Ayuso planea aumentar ya el próximo curso las ratios en los colegios

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) y el consejero de Educación, Enrique Ossorio (d) en una foto de archivo.

La Comunidad de Madrid ya planifica acabar el curso que viene con la reducción de ratios que puso en marcha en las aulas por la pandemia, pese a que la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, aseguró a finales de agosto que quería mantener las clases con menos alumnos de manera "permanente". Si la dirigente sigue gobernando el Ejecutivo autonómico para entonces –aún no está claro si habrá elecciones o pueden prosperar dos mociones de censura–, las aulas de Primaria pasarán de 18 alumnos a 25 y las de Secundaria (1º y 2º de la ESO) volverán a contar con 30 frente a los 23 de este curso. Las ratios del segundo ciclo de Secundaria y de Bachillerato no llegaron a reducirse porque el alumnado tiene un régimen semipresencial en días alternos.

Un trimestre de curso con la COVID: las clases a distancia no convencen y los grupos reducidos mejoran la enseñanza

Un trimestre de curso con la COVID: las clases a distancia no convencen y los grupos reducidos mejoran la enseñanza

Los centros educativos no han recibido ninguna comunicación oficial sobre este cambio, adelantado por la Cadena Ser. Se enteraron, cuenta el presidente de la Asociación de Directores de Instituto de Madrid, Esteban Álvarez, a través de la aplicación Raíces. "En el programa informático, fieles a su forma de actuar, asignan ya el número de unidades previstas y el número de plazas escolares por unidad. Ahí nos encontramos hace unos días con la misma estructura que antes de la situación de pandemia". El proceso de matriculación para el curso que viene empieza el 8 de abril y finaliza el 23.

Hace ahora justo un año, las aulas de Madrid y de toda España se vaciaron de un día para otro por el estallido de una pandemia mundial inédita cuyas consecuencias eran entonces desconocidas. Los escolares, sus familias y los docentes tuvieron que afrontar un final de curso muy complicado con clases exclusivamente online que dejaron a una parte de los alumnos atrás. Las consecuencias, el llamado desfase curricular, se siguen notando todavía en las aulas.

Por eso, los docentes no entienden que el curso que viene la planificación se haya hecho como si la pandemia no hubiera existido. O existiese aún. El ritmo de vacunación –problemas en la recepción de vacunas y en la administración– deja dudas sobre cuál será la situación en septiembre. La Consejería de Educación, dirigida por Enrique Ossorio –nuevo portavoz del Gobierno autonómico tras el cese de todos los consejeros de Ciudadanos–, ya afirmó en Navidad que los desfases curriculares habían sido superados y prescindió de los 1.300 docentes de refuerzo que había contratado al inicio del curso.

No es la primera vez que la organización que plantea la Comunidad de Madrid no considera la pandemia. En plena primera ola, Educación tuvo que afrontar el periodo de admisión para el curso 2020/2021. En su planificación contó con elevar al máximo las ratios en algunos centros suprimiendo las aulas menos numerosas pese a que la vuelta a la actividad lectiva iba a exigir, como se ha demostrado después, todo lo contrario: la reducción de escolares para garantizar la distancia física. Algunos profesores piensan que este año se podría repetir esta situación y que finalmente las ratios fueran más reducidas porque el programa Raíces no recoge los nuevos grupos burbuja.

Etiquetas
Publicado el
12 de marzo de 2021 - 13:17 h

Descubre nuestras apps

stats