Con una aplicación suiza y sin exigir el DNI: así verifican los hosteleros el pasaporte COVID en Navarra

Cartel sobre la obligación de presentar el pasaporte COVID para acceder a un restaurante de Pamplona

“¿Pasaporte COVID?”, pregunta en la recepción de un céntrico restaurante italiano de la capital navarra una empleada a tres clientas que hacen cola para lograr una mesa. Estas levantan sus móviles y enseñan los certificados digitales cuyos códigos QR la hostelera lee con otro dispositivo. Lo hace utilizando la aplicación ‘COVID Certificate Check’ creada por el Gobierno de Suiza. No les pide el DNI para verificar que los nombres y apellidos de las portadoras corresponden con los que figuran en dichos documentos. Y tampoco puede hacerlo, ya que solo un vigilante de seguridad, agentes de la Policía o un funcionario público en determinadas circunstancias pueden requerir a un ciudadano que se identifique.

La Justicia autoriza el pasaporte COVID para entrar a restaurantes de más de 60 comensales y discotecas en Navarra

La Justicia autoriza el pasaporte COVID para entrar a restaurantes de más de 60 comensales y discotecas en Navarra

La obligatoriedad de presentar este documento para acceder a ciertos espacios entró en vigor en la comunidad foral el pasado 27 de noviembre, tras recibir el aval del Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Pero no existe ningún sistema de verificación del mismo que haya sido elaborado por el Gobierno foral y puesto a disposición de los sectores implicados. En concreto, la orden foral publicada el Boletín Oficial de Navarra el pasado viernes, 26 de noviembre, habla del deber de presentar y exhibir el certificado digital, en soporte digital o en papel, pero no desciende al detalle de los mecanismos o formas de verificación. Además, la orden recoge que las personas que ejerzan el control de accesos al establecimiento o local realizarán la comprobación de los certificados “sin conservar datos que contienen y sin hacer uso de ellos para ninguna otra finalidad que la mencionada de control de acceso”.

“No sé si esto está muy bien controlado”, duda detrás de la barra una trabajadora de un bar restaurante ubicado en la céntrica calle Gregorio del Casco Viejo, al señalar la imposibilidad de pedir la identificación. De hecho, Ionut Lefter, gerente del restaurante ‘La Piamontesa’, que cuenta con una capacidad para 150 comensales, reconoce que solo algunos clientes de forma voluntaria deciden enseñar el DNI para verificar y contrastar la veracidad del certificado digital. En ambos locales usan la herramienta generada por el Gobierno de Suiza, que cuenta ya con más de un millón de descargas en Google Play. Es gratuita, pero no está disponible en castellano. Sí se puede descargar en alemán, inglés, francés, romanche o italiano. En cuanto a términos de privacidad, la herramienta asegura que no recopila los datos personales durante el proceso de verificación y que estos tampoco se guardan en un sistema central. “Por lo tanto, no es posible rastrear qué certificado COVID fue verificado por quién, cuándo y dónde”, se explica en un formulario con preguntas frecuentes sobre cómo funciona.

Este mecanismo es el que ha sido descargado de ‘motu proprio’ por no pocos hosteleros de la capital navarra. Según apunta el portavoz de la Asociación Navarra de la Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH), Juan Carlos Oroz, el sector lo ha hecho “de forma independiente” al no haber facilitado aquí la administración ningún sistema similar. No obstante, señala que entre las peculiaridades de la herramienta está que no da por válidos aquellos documentos que incluyen haber recibido una sola dosis de vacuna y pese a que, de haber pasado la enfermedad, esto equivaldría a contar con la pauta completa. “Nos la hemos buscado por nuestra cuenta y riesgo”, indica, para añadir que en opinión del sector debe existir mayor seriedad en la implantación de la medida, “ya que solo con un papel, que puede ser una fotocopia, se puede acceder a los establecimientos”. En este contexto, aclara que la realidad es que cualquier cliente puede presentar el certificado de otra persona.

En la comunidad foral, la obligación de presentar el pasaporte COVID lleva vigente cinco días para acceder a restaurantes de más de 60 comensales y a eventos multitudinarios de más de 1.000 personas en espacios interiores con consumición. También debe ser presentado en discotecas o salas de fiesta. De hecho, desde este último sector rechazan la utilización de la aplicación suiza o cualquier otro sistema de control que no haya sido facilitado por el Gobierno foral. “Me parece un paso atrás recomendar una aplicación que no es de aquí, de nuestro país y que nadie nos certifica que es válida”, sostiene Carlos Tabar, presidente de la Asociación de Salas de Fiestas, Baile y Discotecas de Navarra (ASBANA) quien, además de considerar un “error” el uso de la misma, exige que sea “la administración pública la que se encargue de garantizar la validez de estos documentos”. Defiende, en este sentido, remitirse exactamente a lo recogido por la orden foral, que tampoco menciona la obligación de presentar el DNI, a la vez que critica la ausencia de herramientas o ayudas facilitadas por el Gobierno para implantar un sistema de control.

Preguntado a este respecto cinco días después de su puesta en marcha, el portavoz del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, no ha descartado la posibilidad de desarrollar una aplicación propia, aunque ha señalado que no se trata esta de “una obligación”. Ha considerado que la implementación de la medida “se está desarrollando sin mayores problemas” y que el Gobierno de Navarra mantiene una “línea abierta de contacto” con los sectores que deben de aplicarla. “Nos consta que se han usado otro tipo de aplicaciones desarrolladas a nivel europeo y nacional con algunas Comunidades Autónomas. Aquí no está encima de la mesa por que no ha surgido esa necesidad, pero estamos abiertos a cualquier instrumento o herramienta que facilite el seguimiento de las medidas preventivas”, ha aclarado.

En los últimos cinco días y desde que entrara en vigor la medida, según indica el Departamento de Salud se han multiplicado las solicitudes de expedición del pasaporte COVID y han sido un total de 64.555 personas las que lo han hecho. De estas, un total de 63.607 corresponden a vacunación, 584 a recuperación, 364 a pruebas diagnósticas. En total, en la actualidad se han expedido en el territorio un total de 538.892 certificados de vacunación, que corresponden a 344.894 ciudadanos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats