Navarra inicia los trabajos para que 149 guardias civiles de tráfico se integren en la Policía Foral tras la transferencia

Un agente de la Guardia Civil en un control durante el confinamiento en Navarra.

Cuando el 1 de diciembre Navarra y el Estado firmen el traspaso de Tráfico y Seguridad vial, la comunidad foral adquirirá titularidad de la competencia, pero por el momento no la asumirá de forma completa. Para ello el Gobierno de María Chivite se ha fijado un plazo de unos cinco años para dotar a la Policía Foral del número suficiente de agentes -149, según los cálculos- para poder asumir con "garantías" la gestión del tráfico y la vigilancia y control de carreteras. El Ejecutivo foral trabaja ya con el Ministerio de Interior para que algunos de esos refuerzos sean guardias civiles asentados en Navarra que pasarían a integrarse dentro del cuerpo autonómico.

Claves de la seguridad en Navarra: así se reparten el trabajo la Policía Foral y las Fuerzas de Seguridad del Estado

Claves de la seguridad en Navarra: así se reparten el trabajo la Policía Foral y las Fuerzas de Seguridad del Estado

A finales de año la Policía Foral pasará a ser la tercera policía autonómica, junto con la Ertzaintza y los Mossos d'Esquadra, que se encargue de estas labores de forma exclusiva, pero a diferencia de las policías vasca y catalana, la navarra -que tiene el rojo como color corporativo- además de ser menos conocido por la ciudadanía del resto de España, cuenta con un menor número de agentes -algo más de un millar por los más de 7.000 de la Ertzaintza-.

En un primer momento, pese a que la titularidad de la competencia pase del Estado a Navarra, en las carreteras no se reflejará cambio alguno. Policía Foral y Guardia Civil continuarán gestionando de forma conjunta, como hacen ahora, los trabajos sobre el asfalto con alrededor de unos 400 agentes, más o menos la mitad de cada cuerpo, según los últimos datos conocidos.

Pasado ese plazo, que María Chivite ha cifrado en unos 5 años, la Policía Foral se encargará de manera exclusiva del tráfico. Para ello el cuerpo se habrá reforzado con al menos 149 nuevos agentes, los que el Gobierno navarro calcula que son necesarios para complementar a los algo más de 200 que ya realizan estas tareas.

Además de la oferta de plazas públicas de empleo, el Ejecutivo navarro habilitará una pasarela legal para que agentes de Tráfico de la Guardia Civil ya asentados en Navarra puedan seguir ejerciendo sus funciones dentro del cuerpo de la Policía Foral. Se trata de una herramienta recogida en la ley de Policías de Navarra, aprobada en el Parlamento foral en 2018 con los votos de por Geroa Bai, EH Bildu y UPN,  por la que se establece que "se podrán habilitar, dentro del marco del órgano bilateral competente y en los términos que disponga la administración competente, los mecanismos necesarios para permitir la integración de funcionarios del Estado que presten ese servicio en la actualidad".

Para ello se tendrán que resolver algunas diferencias entre ambos cuerpos como el modelo de escala salarial y algunas situaciones particulares como el derecho a una vivienda del que gozan una parte del cuerpo del instituto armado. El vicepresidente primero y portavoz del Gobierno foral, Javier Remírez, ha señalado que estas serán cuestiones que se tratarán con el Ministerio de Interior para garantizar unas condiciones "atractivas" a aquellos agentes que decidan cambiar el verde por el rojo de color de uniforme.

"La Guardia Civil va a permanecer en Navarra"

La pérdida de la titularidad de Tráfico por parte del Estado no supondrá una salida de la Guardia Civil de Navarra, como han querido hacer ver ciertos sectores de la derecha. De hecho, tan solo un 12% del total de agentes del instituto armado que operan en la comunidad foral se encargan a las labores en carretera. Las Fuerzas de Seguridad del Estado, entre las que también se encuentra la Policía Nacional, tienen competencias exclusivas recogidas en la Constitución y que nunca podrán realizar cuerpos autonómicos. Labores como la de vigilancia del aeropuerto de Noain y las aduanas, así como explosivos, traslado de presos, investigaciones de crimen organizado o terrorismo o la expedición del DNI o pasaporte. En general, son suyos todos los temas de carácter internacional o suprautonómico.

"La Guardia Civil va a permanecer en Navarra", ha aseverado el vicepresidente Remírez, que ha asegurado que "ningún guardia civil se va a ver obligado a abandonar Navarra si no es por propia voluntad". Además de la opción de la pasarela, el Ejecutivo foral también busca un acuerdo con Interior para que los agentes que quieran seguir dentro de instituto armado en Navarra puedan seguir en otras áreas del cuerpo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps