eldiario.es

9

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El Gobierno de Navarra recopila en un libro-catálogo las exhumaciones de los represaliados por el franquismo desde 1939

La consejera Ana Ollo apuesta por "recordar, no olvidar frente al pasado de terror" para favorecer la convivencia

El Gobierno foral edita un libro que recoge las exhumaciones de las víctimas de la Guerra Civil en Navarra desde 1939

El Gobierno de Navarra ha presentado el libro Lur Azpian - Bajo Tierra. Exhumaciones en Navarra, 1939-2019 – Desobiratzeak Nafarroan, 1939-2019, trabajo coral de recopilación de las acciones memorialistas realizadas en la Comunidad Foral desde el final de la Guerra del 36 hasta la actualidad.

La consejera en funciones de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, ha reivindicado la labor realizada a lo largo de la legislatura que termina: “Se ha trabajado intensamente en el ámbito de las exhumaciones”, un trabajo orientado a esclarecer el destino de las más de 3000 personas asesinadas en Navarra tras el golpe militar de 1936. “Fueron ejecuciones extrajudiciales que perseguían no solo acabar con el adversario, sino eliminar también su memoria”, ha recalcado la consejera, que apuesta por “recordar, no olvidar frente al pasado de terror”.

El libro no es sino “un paso más en el camino de la memoria”, pues “sigue habiendo cuerpos por encontrar, identificar y devolver a sus familiares”, ha explicado Ollo, que ha recalcado el compromiso “claro y firme” del Gobierno de Navarra por que algo así no suceda “nunca más”.

La obra ha sido coordinada por José Miguel Gastón, director del Instituto Navarro de la Memoria y por el jefe de sección de Memoria de esta unidad, César Layana, que han acompañado a la consejera en la presentación.

Editado por el Gobierno de Navarra, incluye textos elaborados por Jimi Jiménez, Lourdes Herrasti, Francisco Etxeberria y José Miguel Gastón y con fotografías de Clemente Bernard, Unai Beroiz, Patxi Cascante, Lourdes Herrasti, Hedy Herrero, José Luis Larrión, Juan Mari Ondikol, Iñaki Porto y Joaquín Roa.

El libro se estructura en tres partes diferenciadas, pero, al mismo tiempo, interconectadas entre sí, mostrando el compromiso que se inició nada más acabar la guerra civil y que se ha mantenido firme hasta la actualidad. Iniciaron el proceso de exhumaciones las propias familias, siendo especialmente intenso entre 1978 y 1980; continuaron la labor las asociaciones de familiares, a partir de 2003; y recogió su testigo el Gobierno de Navarra en 2015, empujado por el tesón de aquellas.

En la primera parte se ha continuado el trabajo iniciado con la exposición sobre exhumaciones tempranas que se presentó en marzo y en cuya elaboración tuvo especial protagonismo Jimi Jiménez. Se recogen testimonios de algunas exhumaciones desde los primeros años de la posguerra, abordadas a iniciativa de familiares que pudieron encontrar algunos resquicios en el régimen para tramitarlas. Con la consolidación de la democracia, en 1978, se produjo una “verdadera eclosión” de exhumaciones en un proceso en el que participaron cientos de familias de varias decenas de localidades. Cabe destacar la generosidad y el compromiso de las personas que protagonizaron aquel movimiento.

La segunda parte del libro recoge la reactivación, a comienzos del siglo XXI, de las exhumaciones todavía pendientes. La principal novedad de esta segunda etapa es que se llevaron a cabo con metodología científica, a partir de un trabajo “riguroso y comprometido” de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Fueron impulsadas por diversas asociaciones, especialmente AFFNA36, pero también Txinparta o Memoriaren Bideak entre otras, y también por algunos ayuntamientos, como Bera, Berriozar o Egüés. A lo largo de una década, se logró, por ello, localizar y exhumar los restos de 122 víctimas de la represión como consecuencia del golpe militar de 1936. Pero, además, se consiguió también multitud de información sobre posibles ubicaciones y se contribuyó a fomentar en la sociedad navarra el convencimiento del derecho que asistía a los familiares a localizar a sus seres queridos, así como sobre la necesidad de que hubiera una implicación decidida por parte de las instituciones, como representantes de la sociedad, en esta tarea inacabada.

En la tercera parte se aborda el Programa de exhumaciones impulsado por el Gobierno de Navarra desde 2016, recogiendo el mandato expreso del acuerdo programático de la mayoría parlamentaria surgida en 2015. El programa se ha desarrollado con un convenio anual firmado con la Sociedad de Ciencias Aranzadi. A lo largo de estos últimos años se ha procedido a prospectar en torno a 50 fosas; de ellas, 30 intervenciones han sido fallidas, fruto de la imprecisión de la información, como consecuencia del tiempo transcurrido; o de la transformación que el terreno ha experimentado en estos últimos 80 largos años. El balance del período 2015-2019 deja un resultado de 20 exhumaciones realizadas, con un total de 85 cuerpos recuperados. Asimismo, las investigaciones previas y los análisis del banco de ADN –que cuenta con más de 200 expedientes abiertos- han permitido hasta la fecha la identificación de 24 personas, cuyos restos se han entregado a sus familias. En este apartado, por su novedad y la importancia de su proyección futura, se han recogido las visitas escolares a varias exhumaciones en el marco del programa Escuelas con Memoria. Dicho programa ha ofrecido al alumnado la oportunidad de mirar al pasado desde el presente; un pasado oscuro que no se puede olvidar si se quiere construir un futuro basado en valores democráticos y en el respeto a los derechos humanos

Memoria, herramienta de convivencia

En la presentación, Ana Ollo ha hecho una referencia al prólogo del libro apuntando que “todos los caminos de la memoria parten de un punto inicial: la voluntad. Voluntad de recordar, de no olvidar, porque la desmemoria impide construir la convivencia sobre la base firme de la justicia”.

También ha recordado que dentro del patrimonio memorialista “las acciones más emblemáticas y representativas son las exhumaciones de las más de 3.000 personas asesinadas en Navarra como consecuencia del golpe militar del 36. La inmensa mayoría en ejecuciones extrajudiciales y luego enterradas en fosas clandestinas o arrojadas en simas con la intención de eliminar al adversario y también de borrar su memoria y el recuerdo de su existencia”, ha asegurado.

La consejera ha rememorado la eclosión de las exhumaciones, tras la muerte del dictador, articuladas en un “importante movimiento asociativo de familiares para localizar las fosas, que continuaron a principios de este siglo. Esta voluntad, ha reseñado, es la que ha impulsado las políticas públicas de memoria del Gobierno de Navarra desde 2015”.

En este contexto, surge la edición de este libro-catálogo, que supone “un paso más en el camino de la memoria que queremos recorrer, en los muchos aspectos del pasado que deben ser esclarecidos”, ha concluido la consejera, dando el valor a “la memoria como una herramienta de construcción de una convivencia pacífica y justa”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha