eldiario.es

9

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Eduardo Alonso | Consejo Navarro de la Juventud

“Tras estudiar, muchos jóvenes se preguntan ‘¿Y ahora qué, otro master?’”

El presidente del Consejo Navarro de la Juventud, Eduardo Alonso, repasa con motivo de la celebración del Día Internacional de la Juventud algunos de los datos más preocupantes en torno a la juventud navarra, como los problemas de emancipación.

“Que a una persona joven se le contrate ahora de forma indefinida prácticamente es una utopía”, lamenta.

Alonso, junto al acceso a la sede en la que se ubica el Consejo Navarro de la Juventud.

Alonso, junto al acceso a la sede en la que se ubica el Consejo Navarro de la Juventud.

Eduardo Alonso Arechaga es, desde el pasado mes de marzo, el presidente del Consejo Navarro de la Juventud. Con motivo de la celebración, este miércoles, del Día Internacional de la Juventud, este representante juvenil repasa algunas de las dificultades que aprietan a las nuevas generaciones en Navarra. El mundo laboral, la sobrecualificación, la emigración y las dificultades para dejar el hogar paterno y materno son algunas de las principales. Un panorama “complicado”, reconoce, que hace que los y las jóvenes de la Comunidad Foral estén hartos.

¿En qué situación ve a la juventud navarra?

El panorama actual es bastante negro. Parece que se empieza a ver mejoría, pero nunca es a corto plazo. El hashtag que hoy [por este miércoles] utilizan los consejos de la juventud de forma estatal es #mequema porque la juventud está quemada. Al principio de la crisis, aún tenía esperanza de salir adelante, seguía formándose y buscaba experiencia, a pesar de los sueldos malos, que aceptaban para poder avanzar y llegar a un futuro mejor; pero ahora llega un punto en el que la juventud está quemada. Por dar su opinión y que no se le escuche, por mejorar su educación y no encontrar trabajo pese a tener un currículo impresionante, y por tener que irse a otro país para trabajar, y mal, porque aquí no hay nada. Ese es el momento actual.

En Navarra, al hacer balance, a menudo se destaca que la situación es mejor que la media estatal. No sé si eso es un consuelo que sirve de poco.

Los datos se pueden ver desde la perspectiva que se quiera [el Gobierno central ha anunciado este miércoles que 5.172 menores de 30 años en Navarra se benefician de las medidas de empleo joven]. Igual en tasa de desempleo estamos mejor que otras comunidades, pero en la relación entre nuestra cualificación y el trabajo al que accedemos, no. Aquí, entre los menores de 30, somos la población con un mayor desequilibrio.

¿En Navarra se cumple aquello de quitar algo del curriculum vitae para llegar a un trabajo?

Eso se cumple, y ahora especialmente. Antes había más expectativas al terminar la formación: tras pasar por una carrera, pensabas en hacer un máster, pero ahora llega un punto en el que se preguntan ¿Y ahora qué? ¿Otro máster? ¿Un doctorado? Pasa lo mismo al superar la Formación Profesional, al estudiar otros idiomas… siempre llega ese momento de preguntarse qué más podemos hacer.

El sindicato CCOO ha hecho un estudio recientemente sobre la Precariedad Laboral en Navarra, según los datos recogidos en la Encuesta de Población Activa (EPA), y ha alertado de que la tasa de empleo parcial ha llegado al 19,3%. En 2008 era del 12,5%.

En nuestro Observatorio de Emancipación en Navarra que presentamos con datos del cuarto trimestre de 2014 se decía que el 95% de los contratos que había habido en la comunidad en el último semestre eran parciales y temporales. Que a una persona joven se le contrate ahora de forma indefinida prácticamente es una utopía. Son contratos malos, con unas malas condiciones y con unos suelos acordes a estas condiciones, así que la seguridad es muy baja. De ahí las dificultades de emancipación: dejar la casa de los padres es algo muy difícil de alcanzar.

UGT han insistido en la línea de esas malas condiciones laborales: el empleo a tiempo parcial de los jóvenes navarros ha crecido un 49,54% desde el inicio de la crisis.

Sí, es una barbaridad. Por eso siempre hay que coger los datos con pinzas y profundizar en ellos. Puede ser que haya bajado el paro, pero si los ha hecho porque hay más contratos de dos horas al día para personas jóvenes que cobran una miseria, es un sí pero no. Habremos bajado el paro, pero cómo.

Ha hablado del tema de la emancipación. El Diagnóstico de la Juventud Navarra 2014, presentado durante la pasada legislatura, concluyó que uno o una de cada dos jóvenes navarros estaba dispuesto a irse al extranjero para trabajar.

Mucha gente se está yendo, y de todos los perfiles. No hablamos solo de una fuga de cerebros, sino de todo tipo, que prefieren ir a Alemania o Inglaterra, donde pueden acceder a puestos de trabajo, aunque no sean grandes empleos. Aquí no hay ni eso.

Si hay más facilidades para acceder a la vivienda, si hay subvenciones… eso siempre facilitará llegar a la vivienda pero, con todo, si luego no puede mantenerla porque no tiene un puesto de trabajo, la emancipación es difícil

El Observatorio de la Emancipación, que antes ha mencionado, determinó que el 24,1% de las personas de entre 16 y 29 años en Navarra está emancipada. El dato es una mejora con respecto al año anterior…

En Navarra es muy difícil emanciparse. Sin estabilidad laboral, no se puede lograr. No compensa emanciparse un mes para, después, volver a casa.

El acuerdo programático del nuevo Gobierno Foral recoge este problema y apuesta por impulsar soluciones integrales. Pero, en cualquier caso, parece difícil lograr soluciones a corto plazo.

Sí. Porque, por mucho que se impulsen medidas, si el problema de base, que es el desempleo, se mantiene, seguirá estando ahí. La emancipación depende mucho del trabajo.

¿Impulsar el alquiler en lugar de la compra no cambia nada?

Si hay más facilidades para acceder a la vivienda, si hay subvenciones… eso siempre facilitará llegar a la vivienda pero, con todo, si luego no puede mantenerla porque no tiene un puesto de trabajo, la emancipación es difícil. El alquiler está claro que es una opción a considerar, y hay que plantearse estas alternativas.

Hablaba de que la juventud está quemada. ¿Y se moviliza o se resigna?

Hay un poco de todo. Ha habido movimientos sociales con mucho impulso, con personas que han salido a la calle a decir que están quemadas, pero también hay quien piensa que la política no ayuda. La situación es difícil, pero hay que intentar forjar nuestro propio destino. Por mucho que nos quejemos, quienes vamos a acabar viviendo somos nosotros.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha