eldiario.es

9

El triunfo final de los socialdemócratas de mierda

Por boca del querido líder de Podemos hoy asistimos asombrados al privilegio de ser testigos de un momento histórico: aquel en el que los hasta ayer socialdemócratas de mierda, vencen por fin la batalla y se convierten en la auténtica referencia de la izquierda

Una de las ventajas de la política 3.0 o 4.0 (que ya me he perdido) es la velocidad a la que suceden los cambios.  Las grandes evoluciones históricas que antes iban asentándose poco a poco, casi como movimientos tectónicos, ahora se producen a la velocidad de los telediarios.

Es cosa que maravilla poder disfrutar de estos tiempos interesantes (o padecerlos, que decían los chinos) no a lo largo de toda una vida, sino a cámara ultrarrápida, que tengo yo yogures en la nevera de cuando izquierda y derecha eran conceptos obsoletos.

La última bomba es la conversión instantánea de Marx y Engels en dos señeros y primigenios representantes de la hasta ayer odiadísima socialdemocracia. Esta traición histórica a tantos millones de sinceros, auténticos y rudos comunistas es lo que explica que a algunos de ellos les vaya a costar tanto votar a su partido, o a lo que quede de él, en las próximas elecciones.

Pero la marea histórica “es lo que tiene”, como decía Chus Lampreave, que uno ha de ser capaz de adaptarse a lo que los líderes determinan en cada momento. Tampoco es cosa que les resulte del todo novedosa a los comunistas de siempre, tan acostumbrados históricamente a grandes evoluciones ideológicas de carácter fuertemente retroactivo. Si acaso aceptaría que les pueda sorprender la velocidad a la que me refería al principio, pero no el cambio mismo.

Modificar el pasado para alterarlo y ajustarlo a las necesidades del líder del momento ha sido una de sus tradiciones más acendradas. En esa tarea tan revolucionaria que incluso revolucionaba la historia, el padrecito Stalin fue maestro indiscutible y precursor de herramientas tan actuales como Photoshop, aunque la inmensa mayoría de sus “correctivos” se aplicaran por métodos más tradicionales y expeditivos. Nadie describió tan bien como George Orwell en “1984” la importancia de esa tarea “liberadora” de corrección a posteriori, que en su libro realizaba Winston Smith como funcionario del Ministerio de la Verdad.

Por boca del querido líder de Podemos hoy asistimos asombrados al privilegio de ser testigos de un momento histórico: aquel en el que los hasta ayer socialdemócratas de mierda, vencen por fin la batalla y se convierten en la auténtica referencia de la izquierda, no ya de hoy sino, como corresponde a la mejor tradición orwelliana, con carácter retroactivo, comenzando por el mismísimo autor de “El manifiesto comunista”. ¡Socialdemócratas del mundo, uníos!”

La última bomba es la conversión instantánea de Marx y Engels en dos señeros y primigenios representantes de la hasta ayer odiadísima socialdemocracia

Que la hasta ayer vil socialdemocracia ha sido la auténtica revolución que venció y trajo derechos y bienestar a los trabajadores es algo que no tiene disputa. Que por hacerlo fueron tildados durante décadas de traidores a la misión histórica del proletariado, aliados objetivos del capital, al que servían con bagatelas para engañabobos como los derechos laborales, a la educación, a una jornada limitada, a la sanidad, a la vivienda digna, a las pensiones… y toda esa mandanga. Eso tampoco hay quien lo pueda negar sin que se le caiga la cara de vergüenza. El que la tenga.

Algunos creímos que la socialdemocracia estaba muriendo de éxito, precisamente porque lo mucho que logró se había convertido ya en un estándar que no discute en voz alta ni la misma derecha (excepto Rosell) pero ahora vemos que no se trataba de ningún fracaso sino de un éxito absolutamente histórico, que la disputa entre comunismo y socialdemocracia nunca existió, que por fin se ha sabido que desde el principio era la socialdemocracia lo que molaba. Grandes noticias para gentes como el antiguo militante del PSOE, Wenceslao Carrillo, que hoy ya puede descansar tranquilo sabedor de que su hijo no fundó otro partido sino otra forma de socialdemocracia. Los mencheviques salen de sus fosas comunes, rehabilitados, Lenin y Olof Palme, Gramsci y Fernando de los Ríos, Willy Brandt y Erich Honecker se abrazan hoy en el limbo de las libertades. ¡Albricias!. Lástima de tantos millones de muertos ¿qué muertos? ¡Ah, perdón! ¿En qué estaría yo pensando?

Visto que, de la mano del nuevo líder, volvemos a la más auténtica tradición de revisión y reescritura del pasado, yo si fuese Monedero me andaría con cuidado de dónde dejo el piolet.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha