Sobre este blog

Formamos una red internacional de personas comprometidas y de organizaciones expertas en idear y aplicar soluciones eficaces contra las desigualdades provocadas por la injusticia, con presencia en más de 90 países.

 

Desde 1956, apoyamos a las personas desfavorecidas, dándoles las herramientas necesarias para que sean ellas mismas las generadoras de cambios, no sólo a nivel individual sino en todo su entorno, protegiendo así sus derechos y los de las generaciones futuras.

 

Una red de cambio contra la injusticia y la pobreza, a la que si te sumas multiplicarás las posibilidades de cambio a nivel global.

CAMBIAMOS VIDAS QUE CAMBIAN VIDAS.

“He sido testigo de cómo el cambio climático provoca hambre”

Filipinas

Yeb Saño, comisario de cambio climático de Filipinas

  • El tifón Haiyan, la tormenta más grande que jamás haya tocado tierra, devastó mi país natal. Apenas tres días después, asistí a la apertura de las negociaciones sobre cambio climático de Naciones Unidas en Polonialas negociaciones sobre cambio climático de Naciones Unidas en Polonia. Sumido en un profundo sentimiento de angustia y ansiedad por no conocer la suerte de mi familia y amigos, pedí, junto a otros delegados presentes, que se reconociese que los países más vulnerables –como Filipinas– no pueden hacer frente solos a los devastadores efectos del cambio climático.

Uno de los riesgos más serios a los que nos enfrentamos es el aumento del hambre. Ninguna civilización puede prosperar sin alimentos y así, muchas han desaparecido con el derrumbe de sus sistemas de abastecimiento de agua y alimentos.

El cambio climático ya está provocando que haya personas pasando hambre. Y tendrá un impacto en nuestra alimentación. Los fenómenos meteorológicos extremos como el tifón Haiyan, unas estaciones erráticas y el aumento de las temperaturas y del nivel del mar ya están provocando el caos para muchas comunidades agricultoras y pesqueras. Los precios de los alimentos están aumentando, mientras su calidad se deteriora. Para el año 2050, 50 millones de personas más –lo que equivale a la población de España– estarán en riesgo de padecer hambre debido al cambio climático.

El tifón Haiyan devastó mi país. Miles de personas perdieron la vida y millones más sus hogares y sus medios de vida. Mi propia familia vivió de primera mano la tormenta. Hoy, millones de paisanos míos viven en casas seriamente dañadas y dependen de la ayuda para sobrevivir. Las pérdidas totales en el sector agrícola ascienden a casi 1.000 millones de dólares.

Pero esto no acaba aquí. La amenaza de una crisis alimentaria global se cierne sobre el horizonte debido a los efectos del cambio climático. Y son los países más pobres y los que padecen una mayor inseguridad alimentaria los que están menos preparados y expuestos a un mayor riesgo.

Se necesita apoyo urgente para impulsar la adaptación al cambio climático y evitar que millones de personas más padezcan hambre en las próximas dos décadas debido a sus efectos. Esto no tiene por qué resultar tan caro. Se estima que las necesidades de adaptación de los países pobres ascienden a aproximadamente 100.000 millones de dólares al año, lo que equivale a sólo el 5% de la riqueza que atesoran las cien personas más ricas del mundo.

También es necesario reducir las emisiones de forma urgente y evitar una crisis alimentaria global galopante que podría tener graves consecuencias para las futuras generaciones. Nuestra sed de energía sucia, de combustibles fósiles, se interpone entre nosotros y una solución global al problema. Debemos acabar con ella.

Muchas personas en todo el mundo ya luchan contra el cambio climático. Desafortunadamente, son muy pocos los Gobiernos y las grandes empresas que se toman en serio esta amenaza. Debemos actuar juntos para ejercer presión y cambiar nuestro estilo de vida para evitar que el cambio climático agrave el hambre en el mundo.

Sobre este blog

Formamos una red internacional de personas comprometidas y de organizaciones expertas en idear y aplicar soluciones eficaces contra las desigualdades provocadas por la injusticia, con presencia en más de 90 países.

 

Desde 1956, apoyamos a las personas desfavorecidas, dándoles las herramientas necesarias para que sean ellas mismas las generadoras de cambios, no sólo a nivel individual sino en todo su entorno, protegiendo así sus derechos y los de las generaciones futuras.

 

Una red de cambio contra la injusticia y la pobreza, a la que si te sumas multiplicarás las posibilidades de cambio a nivel global.

CAMBIAMOS VIDAS QUE CAMBIAN VIDAS.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats