eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Alberto Garzón: "El PSOE entró en esa mesa de negociación como un elefante en una cacharrería, a boicotearla"

Adelanto editorial del libro de Miquel Roig 'Conversación con Alberto Garzón. Boceto de un futuro posible', que se publicará el 15 de junio

En este fragmento del libro, Garzón explica cómo se desarrolló la "mesa a cuatro" durante las pasadas negociaciones para la investidura

54 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón. / Marta Jara

El diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón. / Marta Jara

Alberto Garzón dió un paso adelante durante las negociaciones posteriores a las elecciones de diciembre. El ahora coordinador federal de IU, por entonces candidato a la presidencia, convocó una mesa a cuatro para avanzar en las conversaciones con PSOE, Podemos y Compromís.

Aquellas negociaciones no fructificaron, y Garzón culpa de ello al PSOE. Sobre ese proceso y muchos otros temas habla ahora el líder de IU, que repite como candidato, pero en esta ocasión como número cinco de la coalición Unidos Podemos por Madrid. Lo hace en el libro 'Conversación con Alberto Garzón. Boceto de un futuro posible', del periodista Miquel Roig, que se publicará en próximo 15 de junio.

A continuación ofrecemos un adelanto editorial del libro. En concreto, el extracto en el que Garzón da algunos de detalles de cómo se desarrollaron las negociaciones, y de cómo surgió la la propuesta: "La idea general era que habíamos estado siendo instrumentalizados en las tácticas y estrategias de cada organización tanto por el Partido Socialista como por Podemos".

El 18 de febrero una noticia concentra la atención de todos los medios: Alberto Garzón convoca a una mesa de cuatro partidos, PSOE, Podemos, Compromís y UP-IU, para debatir y tratar de alcanzar un pacto de gobernabilidad. ¿Cuál es la génesis de esta propuesta?

La idea general era que habíamos estado siendo instrumentalizados en las tácticas y estrategias de cada organización tanto por el Partido Socialista como por Podemos, ya que —y lo digo de forma aséptica, no quiere decir que nos hayan intentado utilizar— el PSOE quería pactar con nosotros y con Compromís lo antes posible para demostrar a Podemos que estaba solo, en tanto que estos intentaban demostrar que nosotros y Compromís nos encontrábamos en el entorno de su estrategia. Al vernos atraídos hacia esos dos enormes centros de gravedad que eran el Partido Socialista y Podemos, tuvimos que buscar una solución.

(…)

Tenía que sorprender tanto al Partido Socialista como a Podemos y a la propia sociedad, naturalmente. Piensa que eso nos permitiría entrar en escena, algo que con dos escaños era muy necesario. Y era posible gracias a que tanto unos como otros nos habían puesto en primera línea de batalla.

Podemos quería una reunión con nosotros, a solas, para empezar una rueda de contactos en la que Pablo Iglesias se reuniría con todo el mundo, y el PSOE se encontraba en la misma dinámica. Quedamos con Pablo Iglesias a las diez del jueves y con el Partido Socialista a las doce, pero ninguno de los dos sabía de la existencia de la otra reunión, a pesar de que las dos iban a ser públicas. Decidimos anunciar públicamente esas reuniones al mismo tiempo. Quedamos con los dos partidos en que lo anunciaríamos la mañana anterior; todos enviaríamos una nota de prensa anunciando el encuentro con el otro, de tal forma que cuando ambos se enteraran de que nos reuníamos con el otro partido deberían hacer frente a la sorpresa, sin poder dar marcha atrás porque no era de recibo.

¿Eso se pacta en la víspera?

Sí, eso lo hicimos el día anterior por la mañana, el 16 de marzo; lo armamos Daniel Ayllón [jefe de Prensa de Alberto Garzón], que era el único que lo sabía, y yo. Lo anunciamos por la mañana y Podemos y PSOE se llevaron la sorpresa de que nos reuniríamos el mismo día y además, antes del telediario, para que a las tres de la tarde, a la hora de la comida, esto fuera difundido.

Y está la carta.

Eso quedó bien y por la tarde, cuando ya me iba a Sevilla, se me ocurre lo de la carta; lo consulto y cuando termina el acto escribo en Telegram los tres párrafos que conformarían el eje central de la carta y se los envío a Daniel Ayllón para que les dé forma, con total sigilo, y me los reenvíe —yo no tenía ordenador— y así entre los dos la terminamos. A todo esto ya eran las doce de la noche. A la mañana siguiente, cuando me desperté para coger el AVE de regreso en Sevilla, cerramos definitivamente el texto y lo enviamos a los partidos y, obviamente, a la prensa. Añadimos a Compromís para que la mesa fuera a cuatro y porque nos parecía razonable, encajaba en el esquema político.

A la misma hora parten las cartas a los partidos y a los medios. ¿No les diste ningún aviso previo a tus pares de los otros partidos?

Envié un Whatsapp a las siete de la mañana tanto a Pedro Sánchez como a Pablo Iglesias para que quedara bien, para que fuera protocolario, para que no se encontraran ninguna sorpresa más allá de que no se esperaban eso.

La sorpresa ya la habían recibido el día anterior al enterarse de que habría más de una reunión.

Sí, pero mi intención era al mismo tiempo que tampoco tuvieran mucho tiempo de reacción y no le dieran la vuelta. Nosotros lo mandamos y, a partir de ese momento, hubo una contestación, una respuesta de Pablo diciendo que le parecía muy buena idea, además fue prácticamente inmediata; [Joan] Baldoví de Compromís también me dijo que le parecía una gran idea, y Pedro Sánchez me contestó diciendo que lo había recibido, pero no me respondió favorablemente.

No valoró el contenido.

No valoró la propia carta. Entonces fue cuando ya llegamos a Madrid y evidentemente las reuniones habían cambiado de significado. Para todo el mundo; para la prensa ya no eran las reuniones que habíamos previsto la mañana anterior, eran encuentros que parecían a instancia nuestra para ofrecer nuestra mesa a cuatro. Además, como Podemos había aceptado, la presión estaba sobre el Partido Socialista. Nada más terminar la reunión con Podemos a Pablo le preguntaron fundamentalmente sobre si iba a ir a la mesa a cuatro o no. Es decir, ya el motivo cambió radicalmente.

Ya estaba montado el nuevo escenario.

Rompimos la estrategia de Podemos, pero rompimos sobre todo la del Partido Socialista. Antonio Hernando [portavoz del Grupo Socialista] me llamó muy preocupado y me dijo que quería verse conmigo media hora antes de la reunión que teníamos. No fue posible porque se nos había retrasado la reunión de Podemos, con lo cual no había margen; entonces lo que me pidió es que hiciéramos el paripé a las doce, que fuéramos a la reunión la comisión de negociación con todos los medios, toda la prensa. Fingimos que estábamos en la reunión, pero en cuanto se fueron los medios Antonio Hernando se levantó, me pidió que nos fuéramos y yo le pedí que me acompañara a Adolfo Barrena [secretario de Organización de IU] porque Hernando iba con Rodolfo Ares, que eran los dos que pilotaban la comisión de negociación del PSOE.

¿Pedro Sánchez no estaba en el paripé?

Pedro Sánchez estaba en Bruselas, que era desde donde me había contestado el Whatsapp y donde ya la prensa le había preguntado sobre la mesa a cuatro. Entonces Hernando plantea que esto es sencillamente una estrategia de Podemos, que solo les beneficia a ellos; nos pregunta a qué estamos jugando. Y nosotros respondimos: «No estamos jugando con Podemos. Tenemos una posición política muy determinada, no somos neutrales evidentemente, no somos árbitros, tenemos posición política, pero no somos de Podemos ni somos del Partido Socialista. Estamos proponiendo una mesa a cuatro que creemos que tiene fondo político y oportunidades de salir adelante». Ellos estaban muy nerviosos; nos dijeron que ya nos responderían a lo largo de la tarde, pero lo único que ocurrió fue que nosotros nos fuimos satisfechos por el hecho de que habíamos generado ese clima. La rueda de prensa fue muy intensa, la gente estaba muy a la expectativa.

(…)

Tarda dos días Sánchez en responder, pero al fin acepta sentarse.

Y ese es el momento del triunfo. Ese es el momento en el que nosotros nos hacemos cargo de una mesa a cuatro en la que están Podemos, el Partido Socialista y Compromís. Además, esta es una mesa elegida por nosotros; de hecho, el día que nos reunimos por primera vez quien empezó la reunión fui yo, y eso nos dio cierta entidad para poder intentar lo que estábamos haciendo, que se frustró, fundamentalmente, por el apoyo de PSOE a Ciudadanos.

En esa mesa a cuatro, cuando nos reunimos, pasaron dos cosas: el Partido Socialista me dijo a mí que nos hacía este favor, el de jugar en la mesa a cuatro, pero que quería algo a cambio, y yo le dije «Mira, nosotros estamos hablando de política, tú vienes a la mesa a cuatro y vemos cómo se hace». Y Podemos venía con una actitud totalmente diferente a la que había mantenido hasta entonces. Habían pasado sesenta y tres días desde las elecciones, PSOE y Podemos no se habían sentado a la misma mesa para hablar y Podemos había cambiado de estrategia radicalmente: ya no hablaba de puestos de Gobierno, decía explícitamente en la reunión que lo primero que hab ía que hablar era de programa, renunció a poner una línea roja en el referéndum y al mismo tiempo dijo que no le importaba que el Partido Socialista hablara con Ciudadanos. Son tres ejes que eran radicalmente diferentes, antagónicos a los que había tenido antes y que le permitieron entrar en la mesa de negociación con una actitud mucho más abierta, de diálogo. Por el contrario, el Partido Socialista entró en esa mesa de negociación como un elefante en una cacharrería, fue directamente a poner verde a Podemos, a boicotear la propia mesa y tuvimos momentos desagradables, de mucha presión hacia Podemos especialmente y también, al mismo tiempo, momentos desagradables en los que empezaron a circular, uno o dos días más tarde, informaciones de que el PSOE se reunía con Ciudadanos, de que ya estaba a punto de cerrarse el pacto.

¿Esto se hablaba en la negociación?

El PSOE no lo negaba. Pero la cuestión es que de los cinco o seis negociadores socialistas, al final había momentos en los que solo quedaban dos y esos dos miraban al techo mientras hablaban los demás.

(…)

Por otro lado, las encuestas ya no eran tan favorables para Podemos. Esta mesa, en la medida que pone al PSOE en una situación incómoda, facilita a Pablo Iglesias volver a la escena.

Sí, para el PSOE era complicado porque parecía aguantar en las encuestas. Habían teorizado que si eso se mantenía así, Podemos ya no tenía incentivos para ir a nuevas elecciones y acabaría pactando como fuera un acuerdo. En ese escenario planteamos nosotros la mesa que permite al partido de Pablo reincorporarse, cambiar de actitud, y al PSOE lo deja claramente sin herramientas para presionar en solitario a Podemos. La mesa a cuatro no fue idea de Podemos ni del Partido Socialista, fue exclusivamente nuestra y además, tal y como la he descrito, prácticamente personal, pero rompió las dos estrategias: la de Podemos porque ese día Pablo iba a empezar sus consultas y no las pudo seguir, y también la del PSOE. Probablemente es verdad que a quien hizo más daño era a quien disfrutaba de momento de una estrategia que le estaba funcionando, que era el Partido Socialista.

Portada libro Alberto Garzón

Portada del libro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha