El correo de Medina al Ayuntamiento por las mascarillas cita al primo de Almeida: “Siguiendo las instrucciones de Carlos...”

El empresario Luis Medina a su llegada a los juzgados de Madrid el día de su declaración

Alberto Pozas


14

“Siguiendo las instrucciones de Carlos te envío algunos productos que tenemos disponibles y listos para enviar”. Estas fueron las primeras palabras que Luis Medina, empresario y comisionistas imputado en el caso mascarillas, envió por correo electrónico al Ayuntamiento de Madrid en marzo de 2020. El “Carlos” del que habla es Carlos Martínez-Almeida, primo del alcalde de la ciudad, y el correo al que se dirigió fue el de la coordinadora general de la alcaldía, donde llegaban las ofertas para vender material sanitario.

El primo de Almeida negó ante el juez haber hablado con el alcalde: "Él estaría en temas más complejos"

Estos primeros correos electrónicos, cuyo contenido ha sido desvelado por el diario La Razón y OkDiario y a los que ha tenido acceso elDiario.es, alumbran el primer contacto entre los empresarios y la administración local madrileña después de pasar por el primo del alcalde. Luis Medina pidió a su antigua profesora, María Díaz de la Cebosa, algún contacto en el Ayuntamiento y ella le hizo llegar el teléfono del primo del alcalde. Este, a su vez, consultó a la coordinadora general de la alcaldía, Matilde García, por el correo electrónico al que se podían dirigir y trasladó esa información al aristócrata, que escribió su primer email el 18 de marzo.

El desenlace de esta sucesión de contactos cercana al alcalde de Madrid fue el email enviado por Luis Medina al correo cgalcaldia@madrid.es: “Siguiendo las instrucciones de Carlos te envío algunos productos que tenemos disponibles y listos para enviar por avión a terminal cargo Barajas”, dice ese primer email. Después especifica cosas como que “le estamos vendiendo al gobierno alemán y belga aquí en Europa” e invita a comprar no sólo mascarillas sino también “el desinfectante” que, según dice, procede de Estados Unidos.

Está por ver si alguna de estas afirmaciones forma parte del engaño que investiga el juez del caso mascarillas. La querella de la Fiscalía Anticorrupción explica que la estafa no se ciñe sólo a los precios que ocultaban comisiones millonarias: también que Medina y Luceño se presentaron como expertos en el mercado textil asiático cuando “ni tenía experiencia significativa en negocios de importación ni disponía de fábricas en China”. Las transcripciones de las declaraciones de ambos empresarios no reflejan ninguna alusión a que en ese momento estuvieran vendiendo material sanitario a países europeos y que tuvieran a su disposición fábricas no sólo en China sino también en Estados Unidos.

Ese primer correo de Luis Medina a Matilde García, a quien se refiere como “Maite” en esa comunicación, tardó un poco en tener respuesta. También un segundo correo en el que el empresario remitía los productos disponibles. Fue entonces cuando volvió a contactar con Carlos Martínez-Almeida y éste se interesó nuevamente ante Matilde García por las comunicaciones. Todo fue derivado finalmente a Elena Collado, coordinadora de presupuestos, y empezó un cruce constante de comunicaciones con Alberto Luceño que duró hasta noviembre de 2020, poco antes de la apertura de diligencias por parte de Anticorrupción.

La documentación revela el trayecto del primer email de Medina hasta el buzón de Elena Collado. El 19 de marzo fue una asesora de la coordinación general la que rebotó el email al departamento de Emergencias con el mensaje: “Os paso esta propuesta de venta de material sanitario de Luis Medina Abascal”. Desde Emergencias el correo fue enviado, finalmente, a Elena Collado con una frase: “Otro proveedor”.

Una segunda cadena de correos hizo llegar el ofrecimiento de Medina hasta Elena Collado. “Se trata de suministradores de material sanitario y de fabricantes de ropa que se ofrecen a fabricar mascarillas”, dice este nuevo email de otro asesor de la coordinación general de la alcaldía de Madrid.

El consistorio, que ejerce la acusación en este caso, también ha remitido un informe al consistorio en el que explica cómo la dirección de correo que facilitó el primo del alcalde a Luis Medina era a la que se enviaban todas estas ofertas. La dirección, dice en primer lugar, “era y sigue siendo accesible para los ciudadanos en la página web del propio Ayuntamiento”. También añade que “fue publicado también en la cuenta oficial de Twitter del Ayuntamiento de Madrid”.

La investigación del caso mascarillas, desvelado por elDiario.es, tiene varias direcciones: el engaño de los comisionistas al Ayuntamiento de Madrid para inflar el precio del material y cobrar varios millones de euros de más, la gestión posterior de esa fortuna cuando el dinero llegó desde Malasia a sus cuentas bancarias, pero también si existió algún tipo de trato de favor delictivo a los dos empresarios para llegar hasta la persona que gestionaba estas compras en lo peor de la primera ola de la pandemia. En este sentido, por ahora el juez ha dejado claro en varios autos que Elena Collado, quien centralizó el trato con los comisionistas, fue tan engañada por ellos como el propio consistorio.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats