Nuevas medidas de tráfico: la velocidad se reduce a 20 y 30 kilómetros por hora en las ciudades

Un coche pasa por una señal de 30km/h en Bilbao.

A partir de este martes 11 de mayo entra en vigor la limitación de la velocidad a la que pueden circular los vehículos en determinadas zonas urbanas. La nueva regulación reduce a 30 kilómetros por hora la velocidad máxima a la que se puede circular en las calles con un solo carril por cada sentido de la marcha y a 20 kilómetros por hora en las vías que dispongan de una plataforma única de calzada y acera. Solo se mantendrá el límite actual de 50 kilómetros por hora en las vías que tengan dos o más carriles por sentido de circulación. 

La normativa de tráfico que viene: la velocidad en ciudad se reduce y los patinetes están obligados igual que el automóvil

La normativa de tráfico que viene: la velocidad en ciudad se reduce y los patinetes están obligados igual que el automóvil

Estas medidas fueron aprobadas por el Gobierno el pasado noviembre, si bien su aplicación se ha retrasado para que los ciudadanos las conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas dispusieran de un plazo suficiente para adaptar la señalización. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha elaborado un documento con recomendaciones para los ayuntamientos que incluye respuestas a las dudas y casos que las administraciones locales han ido planteando al respecto. El documento da respuesta a 32 situaciones y ejemplos reales que se pueden encontrar en las calles de las ciudades.

Durante su presentación el pasado noviembre, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, justificó estas limitaciones ante el incremento de la siniestralidad en el ámbito urbano. Según las cifras de la DGT, las víctimas mortales de accidentes producidos en las ciudades aumentaron un 6% en 2019, principalmente en los llamados usuarios vulnerables, que ya superan a los fallecidos en vehículos de cuatro ruedas.

"Cada vez tenemos más actores y se produce una interacción en las calles de nuestras ciudades. Esta interacción y con todos estos actores no es posible garantizar la seguridad a velocidades superiores a 30 kilómetros por hora no es posible. Punto", señalaba el director de Tráfico, Pere Navarro, en la presentación del manual.

Según DGT, los motivos que le han llevado a implantar esta medida son, en primer lugar, la demanda de los ayuntamientos para tener un paraguas legal normativo y poder aplicar los 30 kilómetros por hora en sus localidades.

Tráfico argumenta que con la bajada de los límites de velocidad máxima permitida en las ciudades también se reduce un 80% el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello. Si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 kilómetros por hora, el riesgo es de un 10%, mientras que si la velocidad es de 50 kilómetros por hora, ese riesgo de fallecimiento se eleva al 90%. Según los datos de la DGT, también reduce a la mitad la distancia que se necesita para detener el vehículo al pasar de 50 kilómetros por hora a 30. 

En este contexto, Tráfico sostiene que las experiencias existentes de zonas 30 en ciudades demuestran "el efecto positivo" sobre la siniestralidad, con reducciones de los accidentes que han llegado a superar el 40%. También, desciende a la mitad el ruido ambiental, según el informe de recomendaciones del Grupo de Expertos Académicos para la 3º Conferencia ministerial global de seguridad vial.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2021 - 11:33 h

Descubre nuestras apps

stats