La normativa de tráfico que viene: la velocidad en ciudad se reduce y los patinetes están obligados igual que el automóvil

Un hombre circula en patinete en el centro de Madrid.

El nuevo año trae consigo nuevas normas en materia de tráfico y circulación. Los principales cambios están relacionados con el uso de patinetes eléctricos, que pasan a ser considerados un vehículo más y, por tanto, quedan sujetos a las mismas leyes que los conductores de coches o motocicletas; y con la limitación de la velocidad máxima a la que pueden circular todos los vehículos en determinadas vías urbanas, donde los llamados usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y ciclomotoristas) ya superan en número de fallecidos a los que usan vehículos de cuatro ruedas. 

Pere Navarro: "El límite de 30 por hora evitará que haya coches circulando todo el día por el centro de las ciudades"

Pere Navarro: "El límite de 30 por hora evitará que haya coches circulando todo el día por el centro de las ciudades"

Estas novedades se suman a otras que ya están en vigor desde el pasado noviembre como la rebaja de la edad para sacarse el permiso de camión o autobús. Además, está previsto que durante el primer semestre de 2021 se inicie la tramitación parlamentaria de la nueva ley de tráfico. El anteproyecto aprobado por el Gobierno prevé reformar el carnet por puntos para penalizar más el uso del móvil al volante, la no utilización del cinturón o el uso de mecanismos de detección de radares. 

El Gobierno sostiene que el objetivo de estos cambios legislativos es generar un nuevo modelo de seguridad vial alineado con la política de la Unión Europea y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para reducir, durante la próxima década, un 50% el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico. 

elDiario.es detalla a continuación los cambios previstos para 2021: 

Patinetes eléctricos. Desde el pasado sábado 2 de enero los patinetes eléctricos —cuyo uso se ha popularizado en las ciudades en los últimos años— pasan a ser considerados un vehículo más y quedan sujetos, por tanto, a las mismas leyes que los conductores de coches o motocicletas. Al ser considerados conductores, las personas que los usen no podrán llevar auriculares ni usar el móvil y se les podrán realizar controles de alcoholemia. También queda prohibida su circulación por las aceras y por las zonas peatonales, por las vías interurbanas y por autopistas y autovías. 

Además, la Dirección General del Tráfico (DGT) trabaja en una resolución que establecerá que, para poder circular, estos vehículos deberán disponer de un certificado de circulación que garantice que cumplen determinados requisitos técnicos. No obstante, la obligación de disponer de esa acreditación no será de aplicación hasta dos años después de que el manual de características de estos vehículos se publique en el BOE, algo que todavía no se ha producido. La DGT también ha anunciado la creación de un grupo de trabajo con los principales ayuntamientos para debatir sobre el uso patinetes en el que se debatirán cuestiones que todavía no están reguladas como el uso o no del casco y del chaleco reflectante o la edad mínima para conducir. 

Límites a la velocidad. Hasta el próximo 11 de mayo habrá que esperar para que entre en vigor la que el director de la DGT, Pere Navarro, considera la "gran medida" para evitar el tráfico innecesario en las ciudades: la limitación de la velocidad a la que pueden circular los vehículos en determinadas zonas urbanas. La nueva regulación reduce a 30 kilómetros por hora la velocidad máxima a la que se puede circular en las calles con un solo carril por cada sentido de la marcha y a 20 kilómetros por hora en las vías que dispongan de una plataforma única de calzada y acera. Solo se mantendrá el límite actual de 50 kilómetros por hora en las vías que tengan dos o más carriles por sentido de circulación. 

El Gobierno ha retrasado la aplicación de estas medidas para que los ciudadanos las conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar la señalización. La DGT ha elaborado un documento con recomendaciones para los ayuntamientos que incluye respuestas a las dudas y casos que las administraciones locales han ido planteando al respecto.

Durante su presentación el pasado noviembre, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, justificó estas limitaciones ante el incremento de la siniestralidad en el ámbito urbano. Según las cifras de la DGT, las víctimas mortales de accidentes producidos en las ciudades aumentaron un 6% en 2019, principalmente en los llamados usuarios vulnerables, que ya superan a los fallecidos en vehículos de cuatro ruedas.

Permisos de conducción. Estas novedades se suman a otras que ya están en vigor desde el pasado 11 de noviembre como la rebaja de la edad para sacarse el permiso de camión o autobús. Así, se ha reducido de 21 a 18 años la edad mínima exigible para conducir camiones habiendo aprobado el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) de 280 horas de duración. También ha bajado la edad mínima exigible para conducir autocares a 18 años, pero solo sin pasajeros y en un radio máximo de 50 kilómetros. Solo se pueden llevar pasajeros a partir de los 21 años y con el CAP de 280 horas. 

Según el Gobierno, estas modificaciones dan respuesta a la adecuación de la edad para la obtención del permiso de conducir con la edad establecida a la que se puede realizar el CAP. Además, en el Ejecutivo defienden que es una petición realizada por el sector de transportes por carretera debido a la escasez de conductores profesionales y que además abre la posibilidad a los jóvenes de acceder al mercado laboral.

Desde el pasado 11 de noviembre también es posible que, en determinados casos y previa valoración médica y mecánica individualizada, se pueda autorizar el acceso a los permisos de conducción de camiones y autobuses de personas con problemas asociados al sistema locomotor. "Los avances en prótesis y vehículos hacen posible que estas personas puedan obtener dichos permisos", sostiene la DGT. 

Nueva ley de tráfico. También está previsto que durante 2021 se lleve a cabo la tramitación parlamentaria de la nueva ley de tráfico. El anteproyecto aprobado por el Gobierno prevé reformar el carnet por puntos para penalizar más los comportamientos que generan mayor riesgo. Así, el borrador aumenta de tres a seis los puntos a detraer del carné por conducir "sujetando el móvil con una mano" y también se elevan de tres a cuatro los puntos a detraer por no utilizar o hacerlo de forma incorrecta el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil, el casco y otros elementos de protección.

Según datos de la DGT, las distracciones al volante son desde 2016 la primera causa de los accidentes mortales, con el uso del teléfono móvil y de aplicaciones como WhatsApp a la cabeza. Además, en 2020 se incrementaron los fallecimientos de usuarios que no utilizaban el cinturón. 125 de los fallecidos que iban en coches o furgonetas no utilizaban este elemento de seguridad, lo que supone el 26% del total de víctimas mortales, cuatro puntos por encima del porcentaje de 2019. "Si hubieran utilizado el cinturón de seguridad el 50% estarían con vida", señaló esta semana en rueda de prensa el ministro Marlsaka, que subrayó que son datos que "cuesta creer" al considerar el uso del cinturón un gesto "instintivo" cuando se entra en un vehículo.

Futura obligación del casco para los 'riders'. Asimismo, el ministro Marlaska anunció que antes de que finalice este mes de enero se iniciará el trámite para la consulta pública del futuro Reglamento de Circulación que, entre otras medidas, prevé el uso obligatorio del casco por parte de los mensajeros (también llamados 'riders'). "Se mueven permanentemente por las ciudades y entendemos que hay que garantizar su seguridad personal", afirmó el titular de Interior. 

Otras de las medidas cuya aprobación el ministro calificó de "razonable" son la obligación que los motoristas lleven una equipación adecuada, guantes incluidos; y que, en caso de colapso de las carreteras, las motos puedan circular por los arcenes a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. La consulta pública es una parte del trámite administrativo por lo que el nuevo Reglamento de Circulación no se aprobará hasta dentro de unos meses. 

Señal V-16 para sustituir a los triángulos. La DGT también trabajará durante este año en el desarrollo de un real decreto que regule las condiciones en las que se realizan las funciones de los servicios de auxilio en carretera. Además de medidas para mejorar las condiciones de seguridad en las que los profesionales prestan servicio, el titular de Interior calificó de "inminente" la aprobación de la señal V-16 como alternativa a los triángulos que hay que utilizar ante cualquier incidencia que provoca la parada en carretera. A su juicio, esta nueva señal dará mejor respuesta al riesgo de atropello que supone bajar del vehículo para colocar los triángulos.

Etiquetas
Publicado el
8 de enero de 2021 - 21:05 h

Descubre nuestras apps

stats