Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Jane Dieulafoy, la exploradora travestida

Imagen de Eugène Pirou - Imagivore. Dominio público.

Jane Dieulafoy nació en Toulouse en 1851 y se casó a los 19 años con Marcel Auguste Dieulafoy tras educarse en varios conventos franceses. Movilizado su marido en la Guerra Franco-Prusiana de 1870 ella le acompañó e incluso combatió a su lado vestida de hombre, una costumbre que ya no abandonaríacombatió a su lado vestida de hombre.

Tras la guerra la pareja realizó varios viajes por Oriente Medio llegando hasta Persia donde visitaron Susa, mítica ciudad protoelamita y del Imperio Parto de la cual enviaron al Louvre de París algunos monumentos y tesoros.

También viajaron por España y Marruecos, dejando sus impresiones por escrito. Por su parte Jane escribió dos novelas, una de las cuales fue convertida en ópera por Saint-Saens.

Pero una de las curiosidades que hicieron famosa a esta mujer fue su costumbre de vestirse de hombre y llevar el pelo corto para viajar sin problemas por Oriente Medio, aunque no sólo: a su regreso a Francia continuó con la costumbre, que era ilegal en aquel momento allí, por lo que tuvo que obtener un permiso policial especial.

La pareja que formaba con su marido era igualitaria y ferozmente fiel; cuando al principio de la Primera Guerra Mundial Marcel solicitó reincorporase al ejército ella le acompañó a Marruecos, donde contrajo una amebiasis que finalmente le costaría la vida en 1916.

Su trabajo como exploradora y arqueóloga y su estilo personal la convirtieron en un icono para el papel social de la mujer en Francia.

Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Etiquetas
Publicado el
3 de abril de 2018 - 21:14 h

Descubre nuestras apps