La portada de mañana
Acceder
Las comunidades se lanzan a eliminar restricciones
Las Tablas de Daimiel solo sobreviven por las transfusiones de agua
Opinión - Ayuso, un torpedo trumpista a La Moncloa, por Rosa María Artal

Sobre este blog

No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

La violencia es violencia

El crimen de Samuel, que sus amigas han calificado como homófobo, ha desatado una ola de indignación y protestas ante la violencia que sufren las personas LGTBI en España desde el colegio

8

Hoy comienzo por la conclusión. Siempre llego al mismo punto, por más que leo, por más que me salgo de mis zapatos para ponerme en los de otros. La violencia es violencia.

Los recientes asesinatos de dos chicos, Samuel e Isaac, uno en Galicia y otro en Madrid, nos han atragantado las gargantas. Con el primero nos quedamos en shock por la brutalidad, por la deshumanización que hay en las hordas de personas henchidas de ira, ávidas de sangre, como si viviéramos en la Edad Media.

En el segundo, por lo espeluznante, por lo siniestro que hay en esperar a un chico, perseguirlo mientras le insultan y, finalmente, apuñalarle de muerte en la oscuridad de un túnel.

En seguida, se enarbolaron banderas, como si, poniéndole etiquetas, se pudiera agravar la atrocidad del crimen.

Homosexual… Síndrome de asperger y el crimen debe parecernos más horrendo. Más atroz. Más bárbaro. Homosexual, síndrome de Asperger y nuestras voces clamarán justicia con más indignación.

Pero para mí el drama, como para todos, debería ser el hecho de que a una persona se le ha quitado la vida. 

La vida. La vida. Les han quitado la vida. Eso debería bastar. Pero no basta. No basta, porque cuando veo las noticias, las leo y las pienso, siento que la vida, así, en general, cuando no es la mía, la nuestra, la que respira junto a nosotros, la que anima a "los nuestros", ha perdido todo valor. Y eso es lo que a mí me da miedo. Una sociedad a la que le importan más las etiquetas, el hacer frente común con unas o con otras. Hoy es la homofobia, la transfobia, la discafobia, la gordofobia o la interminable lista de fobias que el ser humano, en su infinita capacidad de odiar, quiera crear. 

Banderas contra las homofobias, las discafobias y todos los tipos de odio que pueden llegar a sentir los seres humanos, como si, por la diferencia, el crimen se explicara mejor. Como si la diferencia mediara para la comprensión del acto abominable de matar a una persona. Como si la diversidad agravara el crimen. El odio agrava el crimen. No se odia, me grabó mi madre a fuego en la mente desde bien chica. Pero ahora, ahora yo no sé lo que se inculca a los niños. Tantos odios como diversidades. Para eso sí. Tanto amor como realidades. Para eso parece que no.

Sobre este blog

No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

    Autores

Etiquetas
Publicado el
10 de agosto de 2021 - 22:03 h

Descubre nuestras apps