Protestas en toda España contra las inmatriculaciones de la Iglesia: “No son 1.000, son 100.000”

Concentración en Madrid de la plataforma Recuperando

Cientos de personas desde distintas ciudades españolas han reclamado este miércoles la recuperación de los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica. Bajo el lema No son 1.000, son 100.000, la plataforma Recuperando ha defendido que “el patrimonio público no es negociable” y ha exigido conocer el resto de los bienes que la Iglesia tiene a su nombre y que no están en la lista que dio a conocer el Gobierno.

La Conferencia Episcopal admitió a finales de enero que cerca de un millar de los 34.961 bienes inmuebles que puso a su nombre gracias a una reforma legal del presidente José María Aznar no eran realmente suyos. Acto seguido, el Gobierno activó un proceso para que fueran regularizados, es decir, devueltos a sus propietarios originales. Sin embargo, desde Recuperando, sostienen que esto es insuficiente y exigen un listado más amplio de los bienes inmatriculados por la Iglesias desde 1978 y no solo entre los años 1998 y 2015.

“Pedimos que todas las inmatriculaciones que se han realizado desde 1978 queden anuladas porque nuestra Constitución declara que España es un Estado aconfesional”, ha explicado Jorge García, portavoz de la plataforma. Desde esta organización se pide también que se “indague” desde el año 1946 y que “todo el rico legado artístico y patrimonial quede reservado al dominio público”.

La plataforma Recuperando ha reclamado frente al Congreso de los Diputados una entrevista con el presidente del Gobierno para “proponerle nuestra tesis”. “Que nos reciba, ya que ha recibido a la Iglesia, que nos reciba a nosotros también”, argumentando que tanto en su investidura como en su programa de Gobierno se comprometió “a modificar la legislación para revertir las inmatriculaciones”. “Sin embargo, ha hecho todo lo contrario: negociar bilateralmente y cerrar una cosa en falso”, ha denunciado su portavoz.

“Devolución de lo robado”, “la iglesia nos roba y el gobierno lo permite”, han gritado frente al Congreso de los Diputados decenas de personas, que han exigido una vez más que la Iglesia devuelva los bienes que no le pertenecen. En palabras de Juanjo Picó, presidente de Europa Laica, lo primero es que se conozca la lista completa de todas las inmatriculaciones de la Iglesia y que se devuelvan aquellas de las que no se pueda demostrar su propiedad. También solicitan que los bienes de interés cultural se devuelvan a Patrimonio. “Los obispos no son notarios”, se ha podido escuchar también en la protesta de la capital.

Gloria, una mujer que se ha acercado a la carrera de San Jerónimo a apoyar la concentración, opina que “el expolio que se ha realizado es insoportable”: “Es uno de los grandes problemas que hay en España ahora mismo y no se hace nada por ello. Hay que llamar la atención, que esto sigue”. Opina que la población, con la pandemia, “tiene otras preocupaciones”. “Pero el enemigo es muy grande, muy poderoso”, afirma.

Recuperando calcula que, entre 1946 y 2015, la Iglesia pudo inmatricular 100.000 bienes de todo tipo. 

“El 'no robarás' es para los demás”

La de Madrid no ha sido la única concentración. “La Seo es del pueblo aragonés”, han reclamado los manifestantes desde Zaragoza. Un grupo de personas se ha concentrado frente a la Delegación del Gobierno en la capital aragonesa para exigir los bienes registrados por la Iglesia. Al grito de “el ‘no robarás’ es para los demás” han pedido la recuperación del patrimonio y también un listado completo de bienes desde 1978 con la información necesaria para identificar los bienes, asegurando que el listado proporcionado por Carmen Calvo el año pasado “es incompleto y no permite identificarlos”, denunciaba Pedro García Castillo, presidente del ‘Movimiento hacia un Estado laico’. García Castillo considera que en el proceso llevado a cabo entre Iglesia y Gobierno ha habido “irregularidades” y que hay que dar un paso atrás, “volver a la situación anterior” para que la Iglesia responda “como un ciudadano más”.

Cuando se publicaron los 34.961 bienes (entre los que hay edificios destinados al culto, pero también pisos, huertos o cocheras), Gobierno e Iglesia pusieron en marcha una negociación para analizar el listado. Tras meses de conversaciones, la Iglesia terminó por asumir que 965 de esos bienes no le pertenecían y abrió la puerta a su devolución, aunque también reconoció haber vendido 122 viviendas y fincas que puso a su nombre indebidamente y siete lugares dedicados al culto. Ahora tendrá que indemnizar a sus legítimos propietarios en caso de reclamación. Mientras, la comisión creada para examinar las inmatriculaciones continúa con sus trabajos.

“El Micalet és nostre”

“El Micalet és nostre”, han gritado desde Valencia los manifestantes, en referencia al conocido monumento valenciano inmatriculado por el Arzobispado. La portavoz de Valencia Laica, Raquel Ortiz, ha asegurado que la entidad calcula que hay “unos 3.000 bienes indebidamente inmatriculados en el País Valenciano”. Ortiz ha pedido que la responsabilidad de recuperar esos bienes “se traslade al Gobierno y no a la jerarquía católica”. “Es una anomalía democrática”, ha concluido.

En Córdoba, los activistas, han reclamado a la Iglesia la propiedad de la Mezquita, uno de los casos más conocidos y polémicos, y que no está en la lista de las 1.000 inmatriculaciones en las que la Iglesia admite haberse confundido. José Antonio Naz, portavoz de Córdoba Laica ha exigido una reunión con el presidente de Gobierno, y ha asegurado que continuarán luchando “hasta conseguir una regulación que defienda el patrimonio de dominio público”. Por su parte, Miguel Santiago Losada, portavoz de Mezquita-Catedral, ha denunciado que el 80% de los bienes de los españoles ha sido inmatriculados. Por ello, ha reivindicado la nulidad de las inmatriculaciones realizadas sobre todo tras 1978 “por inconstitucionalidad sobrevenida”.

Albacete también se ha sumado a estas movilizaciones y Fernando Cuartero, coordinador de Albacete Laica-Europa Laica recuerda que las inmatriculaciones provienen de una legislación franquista de 1945 donde se les da a los obispos la capacidad de hacerse con este bienes públicos. Se refiere a la capacidad de inmatricular, una acción que “han utilizado con generosidad”, añade.

Junto a la reivindicación nacional se une la reclamación particular de Albacete Laica-Europa Laica contra la decisión del Ayuntamiento de Albacete aprobaba hace unos días para la concesión de un terreno al Obispado en el barrio de Cañicas-Imaginalia-Llanos del Águila, con el objetivo de construir una parroquia.

En Euskadi, la plataforma Recuperando se ha rebautizado como Berreskuratuz, en euskera, aunque comparte el mismo objetivo: “Que los bienes inmatriculados por la Iglesia católica desde 1946 a 2015, sean devueltos al patrimonio público”. Coincidiendo con el resto de convocatorias, este miércoles también se han organizado movilizaciones en la calle de Loiola de Donostia y en la céntrica plaza de Moyúa de Bilbao. Además, esta agrupación confía en poder llegar también a Vitoria próximamente.

Con información de Javier Ramajo, Alfonso Alba, Lucas Marco, Elena Martínez, Iker Rioja y Candela Canales.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats