El Vaticano considera que la "ideología de género" está creando una "emergencia educativa"

El papa Francisco en la Misa de clausura del Encuentro Mundial de Familias llega en el Phoenix Park de Dublín

La "ideología de género" ha provocado una "emergencia educativa". Así lo entiende el Vaticano, que a través de la Congregación para la Educación Católica, ha emitido un documento, titulado Varón y mujer los creó, en el que le acusa de querer crear "una sociedad sin diferencias de sexo", y arremete contra su "radicalismo ideológico". Aunque, eso sí, pide a los colegios católicos que trabajen por la "no discriminación" y por "educar en el respeto a las tendencia afectivas".

En el texto, la Iglesia opta por enfrentarse al "desafío" de una "ideología de género que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer" y "presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia". El Vaticano se coloca así en la línea de los que optan por achacar a esa supuesta ideología una batería de daños: "El clima cultural de nuestro tiempo, ha ciertamente contribuido a desestructurar la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer", escribe. Y añade que "si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia".

"Esta ideología –añade el texto vaticano– lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo".

Roma extiende esta posición y asegura que intenta "imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños", que "niega la existencia de un don originario" que nos hace a todos hombre o mujer.

Así, cuestiona el documento, "se pasa de un modelo institucional de familia a una visión puramente contractualista y voluntarista", que "llega a teorizar una separación radical entre género y sexo, con la prioridad del primero sobre el segundo", lo que lleva a "una sociedad sin diferencias de sexo".

"Lo que vale es la absoluta libertad de autodeterminación y la elección circunstancial de cada individuo en el contexto de cualquier relación emocional".

Recuerda a las 'terapias' para homosexuales

No obstante, Roma sostiene que "hay puntos de encuentro" con la Iglesia, reclama "una educación a la ciudadanía activa y responsable, en la que todas las expresiones legítimas de la persona se acogen con respeto", al tiempo que se luche "contra cualquier expresión de injusta discriminación". En el documento se llama sobre todo a un diálogo "abierto y respetuoso" y "alejado del radicalismo ideológico" para contribuir a una comprensión más profunda de la sexualidad humana.

No obstante, entre las recomendaciones finales del documento, la Santa Sede avala los "programas de formación afectiva y sexual" en los centros educativos católicos que incluyan "un camino de acompañamiento discreto y confidencial, con el que también se acoge a quien se encuentran viviendo una situación compleja y dolorosa", una expresión que recuerda, y mucho, a las pseudoterapias promovidas por el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig.

Más información en Religiondigital.com

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2019 - 17:38 h

Descubre nuestras apps

stats