eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Lula no fue juzgado, fue víctima de una persecución política

Manifiesto de profesionales del mundo jurídico por la liberación de Lula Da Silva

Es esencial que los jueces del Tribunal Supremo ejerzan todas sus funciones y sean garantes del respeto de la Constitución. Además, las autoridades brasileñas deben tomar todas las iniciativas necesarias para identificar a los responsables de este grave abuso de procedimiento

La Justicia condena a Lula a doce años de prisión en un nuevo caso de corrupción

EFE

Nosotros, abogados, juristas, ex ministros de justicia y ex miembros de Cortes Superiores de Justicia de varios países, queremos llamar a la reflexión a los jueces del Tribunal Supremo brasileño y, en general, a la opinión pública internacional, sobre el proceso iniciado contra Lula.

Las recientes revelaciones del periodista Glenn Greenwald y su equipo en el sitio web de noticias The Intercept, en colaboración con los periódicos Folha de São Paulo y El País, la revista Veja y otros medios de comunicación, han agitado a toda la profesión jurídica. Nos ha conmocionado ver cómo se han violado sin vergüenza las normas de procedimiento más fundamentales en Brasil. En un país donde se supone que la justicia es la misma para todos, un juez no puede ser a la vez juez y parte. 

Sergio Moro no sólo condujo el proceso de manera sesgada, sino que en realidad fue él quien dirigió el proceso desde el principio. Además, manipuló los mecanismos de denuncia recompensada, dirigió el trabajo de la fiscalía, exigió la sustitución de un fiscal que no le satisfacía y dirigió la estrategia de comunicación de la fiscalía. 

También espió a los abogados de Lula y decidió no cumplir con la decisión de un juez de apelación que ordenó la liberación de Lula, violando así la ley de manera flagrante.

Hoy está claro que Lula no tuvo derecho a un juicio imparcial. Del mismo modo, según el propio Sergio Moro, fue condenado por "hechos indeterminados". Uno de los empresarios detrás de una de sus condenas incluso admitió que se vio obligado a construir una narrativa para incriminar a Lula, bajo la presión de los fiscales. De hecho, Lula no fue juzgado, fue y sigue siendo víctima de una persecución política.

Por eso, en el seno de la comunidad jurídica internacional, la justicia brasileña atraviesa actualmente una grave crisis de credibilidad, en vista de estas prácticas ilegales e inmorales.

Es esencial que los jueces del Tribunal Supremo ejerzan todas sus funciones y sean garantes del respeto de la Constitución. Además, las autoridades brasileñas deben tomar todas las iniciativas necesarias para identificar a los responsables de este grave abuso de procedimiento.

La lucha contra la corrupción es ahora una cuestión esencial para todos los ciudadanos del mundo, al igual que la defensa de la democracia. Sin embargo, en lo que respecta a Lula, no sólo se ha instrumentalizado la justicia con fines políticos, sino que se ha violado claramente el Estado de derecho, con el fin de eliminar al ex presidente del juego político. 

No hay Estado de derecho si no se respeta el debido proceso legal. Y no se respeta el debido proceso legal cuando un juez no es imparcial, sino que actúa como jefe de la acusación. Para que el poder judicial brasileño recupere su credibilidad, la Corte Suprema tiene el deber de liberar a Lula y anular estas condenas.

Este artículo fue publicado originalmente en el periódico Folha de São Paulo.

Escrito por

Bruce ACKERMAN, Profesor Sterling de Derecho y Ciencias Políticas, Universidad de Yale

John ACKERMAN, Profesor de Derecho y Ciencias Políticas, Universidad Nacional Autónoma de México

Susan ROSE-ACKERMAN, Profesora emérita Henry R. Luce de jurisprudencia, Facultad de Derecho de la Universidad de Yale

Alfredo BELTRÁN, ex Presidente de la Corte Constitucional de Colombia

William BOURDON, abogado, Colegio de Abogados de París

Pablo CÁCERES, ex Presidente de la Corte Suprema de Justicia de Colombia

Alberto COSTA, abogado, ex Ministro de Justicia de Portugal

Herta DAUBLER-GMELIN, abogada, ex Ministra de Justicia de Alemania

Luigi FERRAJOLI, Profesor Emérito de Derecho, Universidad de Roma III

Baltasar GARZÓN, abogado, Colegio de Abogados de Madrid

António MARINHO E PINTO, abogado, antiguo Presidente del Colegio de Abogados de Portugal

Christophe MARCHAND, abogado, Colegio de Abogados de Bruselas

Jean-Pierre MIGNARD, abogado del Colegio de Abogados de París

Eduardo MONTEALEGRE, ex Presidente de la Corte Constitucional de Colombia

Philippe TEXIER, ex juez, asesor honorario del Tribunal de Casación de Francia, ex presidente del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas

Diego VALADÉS, ex juez de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México, ex Procurador General de la República

Gustavo ZAFRA, ex juez ad hoc de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ex juez de la Corte Constitucional de Colombia

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha