eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hombres que te explican cosas (vol.II)

El colectivo masculino oprimido por el feminazismo tuvo, en el Día de la Mujer, el protagonismo del que no gozan nunca. Con su trending topic, sus miles de mensajes en redes sociales y sus mansplainings

555 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se convirtió una vez más en el Día del Hombre. Pasa siempre, no es nuevo. Como cada año, este colectivo oprimido por el feminazismo, tuvo el protagonismo del que no goza nunca, con su trending topic en Twitter, sus miles de mensajes en Twitter y, cómo no, sus mansplainings sobre por qué ni el feminismo ni el 8 de marzo tienen sentido.

Ya hicimos un Top 7 de mansplainers hace algún tiempo, pero se quedó corto, claro. Para que no se pierda toda esta sabiduría fálica, vamos a ampliar el catálogo de "tipos de hombres que te explican cosas" con los mansplainings recogidos ayer.

(Aquí los 7 anteriores).

8. El formal.

Este tipo de mansplainer está de acuerdo en que hay desigualdad -lo cual es todo un logro- pero no le suelen gustar las formas del feminismo. Digamos que le incomoda todo este barullo que formamos; esto de levantar la voz y de usar el sarcasmo para combatir el machismo, chica, no va con él. No es educado. Por eso no puede sumarse a la lucha. Porque las cosas se pueden también pedir por favor.

Imagino que si hiciéramos caso a este tipo de mansplainer, las consignas serían muy diferentes y mucho más amables. Nada de "Si tocan a una, nos tocan a todas", sino algo como "Si tocan a una, la mujer se va a sentir mal". O cambiar el "No son locos, son hijos sanos del patriarcado" por un más comedido "No son locos, pero tampoco son normales". Está bien que haya hombres que te digan a ti, mujer, cómo pelear por tus derechos porque si no fuera por ellos a ver cómo te las apañabas.

9. El historiador.

En esta categoría de hombres que te explican cosas, se agrupan los que opinan que el feminismo, hoy día, no es necesario sino una pataleta. A veces cambian pataleta por "ganas de unas cuantas de que la mujer quede por encima del hombre". Te hablará casi siempre de las sufragistas como verdaderas feministas, ya que ellas luchaban por el voto femenino: cosa que sí le parece a él importante. Tú no eres una verdadera feminista porque lo que haces es quejarte de que te acosan por la calle y demás tonterías, y eso no son más que ganas de llamar la atención. Es el tipo de hombres que, en tiempos de las sufragistas, las hubiera tachado de histéricas y hubiera afirmado que eso no es ser ni feminista ni nada, porque una verdadera feminista pelearía por cosas más importante como... no sé, respirar.

10. El lógico

Su frase favorita es "parece que si no estamos con vosotras es que estamos contra vosotras". Mi consejo es que no le intentes hacer ver que, en efecto, no estar contigo es estar en tu contra. No servirá de nada. Su concepción de la vida es que ser equidistante en casos de desigualdad le asegura no equivocarse (sólo si hablamos de casos de desigualdad en los que él no sea el que sale perdiendo, claro).

11. El rojo

El mansplainer de izquierdas es, quizás, el que más escuece. Es el primero que esperas que se una a la lucha feminista, quizás porque crees que será coherente con sus principios. Pero no. Porque, amiga, la lucha verdaderamente importante es la de clases. El obrero contra el burgués. El pobre contra el rico. Y con el puño en alto y la palestina al cuello, te explicará por qué tu lucha puede esperar. Que está muy bien que seas reivindicativa, si a él le gusta, pero vamos a ir por orden. Todo a la vez no se puede, al parecer.

12. El preocupado

A este mansplainer le preocupa mucho el feminismo y sus reivindicaciones. Sobre todo está preocupado por la extinción de la especie. Porque si la sociedad acaba interiorizando lo que piden las feministas (cosas locas como no acosarnos, no invadir nuestro espacio, no invitar a desconocidas a cafés y no acercarse a nosotras en cualquier momento que él considere oportuno con intenciones de llevarte a la cama), el mundo se extinguirá, ya que no habrá ni historias de amor, ni noviazgos, ni cópulas ni, por tanto, bebés. 

13. El del saco

Este mansplainer es muy típico. Suele coincidir contigo en que nos matan por ser mujeres, pero se opone al feminismo porque "nos mete a todos los hombres en el mismo saco". Conque él mete a todas las mujeres en el mismo saco y sabe que ser mujer es el riesgo, pero no acepta que, precisamente por eso, podamos considerar a cualquier hombre como un posible un agresor. Según él, cuando nos montamos en un ascensor con un extraño, tenemos que tener un sexto sentido y saber quién es un agresor o no. Por otra parte, suele culpar a las mujeres agredidas por haber sido demasiado confiadas. Una explosión de lógica que te dejará sin argumentos.

Habrá una tercera parte. No dejan de reinventarse.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha