eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Por un andalucismo republicano

- PUBLICIDAD -
Solo el PP mejoraría su resultado en terceras elecciones, según una encuesta

EFE

1.     La regeneración democrática como ariete frente a la crisis

La mayoría de las clases populares y de las clases medias, especialmente las andaluzas por la desigualdad territorial, estamos sufriendo, sobre todo a partir de la crisis, un empeoramiento de nuestras condiciones de vida por el paro crónico y los bajos salarios, además muchas personas sufren los desahucios y la imposibilidad incluso de pagar la luz y el agua. Necesitamos un proyecto mayoritario para conectar todos nuestros recursos sociales e institucionales y llevar adelante un programa por la igualdad en Andalucía y para Andalucía, que proponemos construir en torno al andalucismo republicano.

Para hacer frente a esta intensa crisis social y económica tenemos que regenerar el sistema político, amenazado por la corrupción política y por el cuestionamiento de la estructura territorial del estado, con una fuerte polarización entre el inmovilismo de la derecha centralista y el soberanismo de las fuerzas políticas que sostienen al actual gobierno de Cataluña. Ambas amenazas tienen su origen en los déficit democráticos sobre los que la ciudadanía no pudo pronunciarse por las excepcionales circunstancias en las que tuvo lugar la transición política de la dictadura a la democracia: la estructura federal del estado y la forma del estado. 

  1. Nuestro patrimonio constitucional: Andalucía es una nacionalidad histórica, un sujeto político

Andalucía es una nacionalidad histórica tal como establece nuestro Estatuto de Autonomía: un sujeto político con derecho al autogobierno gracias a la lucha del pueblo andaluz, simbolizada en la vida y en la muerte de Blas Infante y en las movilizaciones en torno al 4 de diciembre.

El referéndum del 28 de febrero de 1980 fue un ejercicio político de autodeterminación mediante el cual los andaluces y andaluzas optamos por querer ser una Comunidad Autónoma con el máximo nivel de autogobierno, como la que más. Ese es nuestro patrimonio constitucional: los andaluces y las andaluzas, el pueblo andaluz, tenemos el derecho a decidir con plena autonomía las alternativas para dar soluciones a nuestros problemas y proponer una alternativa para el estado en cooperación con las demás nacionalidades y regiones.

Federalismo y república van unidos como alternativa plenamente democrática ante la degradación de nuestra vida política, porque la república, como forma de estado, es la alternativa estructural de regeneración para el actual sistema político que está siendo sepultado por la corrupción política. Sin regeneración democrática no podremos abordar los graves problemas sociales y económicos que padecemos. Para poner en la agenda política esta alternativa es necesario que Andalucía actúe para si y en el estado como nacionalidad histórica, como sujeto político, poniendo la reivindicación de igualdad como el eje de cualquier transformación, hacia dentro y hacia fuera de Andalucía. 

  1. Por la igualdad en Andalucía: justicia social, participación democrática, cambio de modelo productivo y más autogobierno

Después de 35 años de autogobierno Andalucía ha experimentado la mayor transformación de su historia y es una nacionalidad moderna plenamente integrada en Europa. Sin embargo arrastramos graves problemas, en particular una insoportable tasa de paro, el aumento de la desigualdad y una estructura económica dependiente y desarticulada. Necesitamos un nuevo impulso desde la pasión y con objetivos claros y compartidos por la mayoría: un nuevo andalucismo inequívocamente democrático y republicano, de valores cívicos universales, que ponga su principal meta en la igualdad en Andalucía y para Andalucía.

El andalucismo republicano es un proyecto para la igualdad social, la transformación económica y la generación de valores comunitarios. Impulsamos un programa que ofrezca garantías sociales para toda la ciudadanía, basado en elementos educativos y culturales que nos haga reconocibles como pueblo acogedor, solidario y universal, profundizar en la democracia, transformar radicalmente nuestro modelo productivo desde parámetros de sostenibilidad con el objetivo imprescindible de acabar con el paro, la pobreza y el empleo precario, y alcanzar las cuotas de autogobierno necesarias para disponer en especial de una soberanía básica que implique la autonomía energética, alimentaria y financiera, para lo que necesitamos la fuerza de un andalucismo de mayorías, profundamente democrático y ecosocial. 

  1. Por la igualdad para Andalucía: por la república federal

El federalismo republicano, plurinacional y cooperativo ha sido la alternativa del andalucismo histórico para la convivencia de los pueblos ibéricos y la que en estos momentos se percibe como la única sobre la cual se puede llegar a un consenso.

Nuestro andalucismo, de naturaleza cosmopolita, federal y de izquierda se basa en la defensa de la democracia y de los poderes públicos frente al capitalismo globalizado, lo que implica una propuesta de construcción de una nueva institucionalidad democrática y republicana, multinivel y cooperativa, basada en el concepto de reconocimiento de las diferencias nacionales, la soberanía compartida, el fortalecimiento de los poderes públicos y el republicanismo cívico.

Defendemos el derecho a que el conjunto de la ciudadanía pueda expresarse en referéndum sobre la reforma constitucional para elegir entre la monarquía o la república como forma de estado y el derecho a poder optar por una estructura de estado federal, plurinacional y cooperativa.

La pluralidad nacional en el estado español lejos de ser un problema es una oportunidad para liderar este proceso de transformación que pivota sobre la conexión democrática entre república y federalismo y hacer frente a los desafíos del siglo XXI y en particular a la crisis del capitalismo globalizado con todas sus secuelas de desigualdad y destrucción social y ambiental. Por eso decimos que plurinacionalidad se conjuga en andaluz: que sin Andalucía no hay alternativa al conflicto territorial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha