eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Dos exconsejeros destacan que la división diseñada por Núñez podría solucionar el "atolladero" de los ERE

Martín Soler y Antonio Fernández aseguran en dos escritos que "podría conducir a una salida mínimamente razonable".

- PUBLICIDAD -
La juez Núñez dice que no son "elegantes" las formas utilizadas por Alaya

La jueza Núñez EFE

Los exconsejeros de la Junta Martín Soler y Antonio Fernández han destacado que el auto donde la juez María Núñez Bolaños acordó rediseñar la división en piezas del caso de los ERE irregulares acordada el 30 de julio, dejando como pieza matriz la causa originaria de los ERE de 2011, de ayudas sociolaborales y directas, y desgajando de esta matriz otras seis piezas, "podría ciertamente conducir a una salida mínimamente razonable y armónica del auténtico atolladero en que se ha convertido la causa".

En dos escritos de alegaciones, a los que ha tenido acceso Europa Press, el abogado de los exconsejeros dice que, en estos momentos, "persiste en esencia irresuelto el dilema que subyace a la decisión de dividir la presente causa en piezas", pues el auto "no acaba de proyectarse sobre el verdadero riesgo lesivo, es decir, la posibilidad de que quien pudiera ser juzgado una sola vez por un solo delito continuado, sin embargo y eventualmente sea juzgado varias veces".

Cabe recordar que, en un auto dictado el pasado 9 de noviembre, la magistrada desgajó de la pieza matriz el denominado procedimiento específico por el que se concedieron las ayudas, las sobrecomisiones pagadas en las pólizas de prejubilaciones, las empresas Acyco, Surcolor y Surcolor Óptica S.A., y Cenforpre, y las ayudas a los empresarios de la Sierra Norte de Sevilla José Enrique Rosendo y José María Sayago.

El letrado, Alfonso Martínez del Hoyo, reconoce no obstante que "el diseño de división que se efectúa" por parte de la magistrada "apunta un plan de acción que, habrá de confirmarlo su ulterior desarrollo, podría ciertamente conducir a una salida mínimamente razonable y armónica del auténtico atolladero en que se ha convertido la causa y a cuyo través, como es lo fundamental, quedarían respetados los derechos individuales de las partes".

"Dicho sea todo lo anterior en el bien entendido de que, de producirse en el futuro, a pesar de los propósitos enunciados en el auto, alguna resolución en efecto lesiva de derechos" de sus patrocinados, "naturalmente que nos reservamos la posibilidad de combatir la misma mediante los recursos a nuestro alcance", pone de manifiesto el abogado en estos escritos consultados por Europa Press.

"FACTIBLE"

El abogado subraya que, en el auto de la juez, "parece resultar y apuntarse una proyección de actuación que estimamos no sólo conforme a Derecho sino francamente práctica y factible, al ofrecerse la posibilidad de que, de manera ordenada y sistemática, se finalice la instrucción y se eleven para su enjuiciamiento los distintos grupos de hechos investigados, encauzando adecuadamente los distintos intereses en juego y alcanzándose así los fines del proceso".

Al hilo de ello, Martínez del Hoyo dice que "uno de los parámetros fundamentales" del auto, "y que se constituye en la razón esencial de que esta defensa lo consienta", consiste "en la aportación de una razonable certeza en cuanto a que, por un lado, la pieza de procedimiento específico se va a acabar de instruir y se elevará a juicio la primera de todas y, por otro y además, que su objeto y ámbito será exclusivamente el presunto delito de prevaricación".

Así, "los presuntos delitos de malversación constituirían el objeto de otras piezas separadas que en su momento --tal vez de manera acumulada, si conviniere-- serían igualmente elevadas a juicio", afirma el letrado, que explica que esta "es la interpretación que exige la lógica de la decisión adoptada, porque en otro caso no tendría sentido dividir en la forma en que se ha decidido dividir".

"Así, no tendría sentido juzgar a cualquiera de los responsables públicos por supuesto delito de malversación en la pieza del procedimiento específico y volverlo a juzgar por ese mismo presunto delito de malversación en, pongamos por caso, la pieza de Acyco, sino que parece lo procedente que si se ha de juzgar la supuesta malversación en cuanto a las ayudas de Acyco a cualquier responsable públicos de los encausados, ello se haga justamente en la pieza separada de Acyco y junto al resto de partícipes en ese hecho", argumenta.

"DÉFICIT DE CONCRECIÓN"

Además, "esa idea rectora" de que la pieza de procedimiento específico se enjuicie en primer lugar "no sólo respondería a una lógica elemental, sino que, además, sería el único modo de no colocar a los órganos de enjuiciamiento en la posición inimaginable de tener que conocer antes sobre ciertas ayudas concretas y después sobre el propio procedimiento específico".

El abogado entiende que "esos cruciales aspectos quedan razonablemente bien definidos en el auto, y por tanto --y cuando menos en relación a dicha primera y crucial pieza de procedimiento específico-- se ha superado el déficit de concreción de que, hasta la actual aclaración, adolecía el diseño de división de la presente causa en piezas".

En el caso de Antonio Fernández, el letrado expresa su "firme y frontal rechazo" a las apreciaciones que, en relación a este imputado, contiene el auto en lo referido a la concesión de ayudas a Acyco, las cuales "causan de nuevo y muy lamentablemente, por gratuito e innecesario, un grave daño a la personal y posición procesal" de su patrocinado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha