eldiario.es

Focos

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9283

La indignación vuelve a la escena política

Una ola de indignación recorre España. Y esta vez no es una frase. En cualquier ambiente la gente clama en términos airados contra la decisión de las juezas de Palma que ha permitido a Iñaki Urdangarin regrese sin impedimentos a su residencia ginebrina. No se habla de otra cosa. Ayer en el programa Sálvame, siempre atento a conectar con los humores de las clases populares menos politizadas, todos sus colaboradores –Mila Ximénez, Lidia Lozano, Terelu Campos, Quico Matamoros– expresaron unánimemente su rechazo. "Se ha humillado al pueblo español", "la justicia no es igual para todos", "Urdangarin nunca pisará la cárcel", fueron algunas de las cosas que allí se dijeron.

Las otras noticias clamorosas que han marcado la crónica judicial de los últimos días han tenido un impacto menos masivo. Lo importante es lo de la hermana del Rey y su marido. La monarquía saldría hoy muy mal parada en una encuesta sobre su aceptación popular. A la gente no le gustó que la infanta saliera de rositas en la sentencia, muy pocos se creyeron lo de que ella no sabía nada, pero los más de seis años que le cayeron a su marido calmaron bastante la indignación. Pero que no le hayan pedido un duro por seguir en libertad y, sobre todo, que le hayan permitido seguir viviendo en Suiza –un nombre que en el acerbo popular suena a dinero sucio, a corrupción, a robo– ha desatado la ira. La sentencia tenía trampa, y ésta ha salido a la luz una semana después. Ahora no pocos expertos temen que los recursos liberen definitivamente a Urdangarin de la prisión. Que en los mil folios de la sentencia haya materia, bien disimulada, para conseguirlo.

Seguir leyendo »

La resistencia norteamericana

Echarle de la Casa Blanca es muy difícil, seguramente imposible a menos que pierda la cabeza y haga alguna locura. Pero la extraordinaria movilización que se está produciendo en Estados Unidos en contra de Donald Trump puede condicionar muy seriamente los planes del presidente. Nacida de una manera casi espontánea, con la gran de manifestación de mujeres en Washington al día siguiente de la toma de posesión, el movimiento se está organizando y empieza contar con apoyos importantes. Y, sobre todo, no baja un ápice la intensidad de sus críticas.

"Os estáis poniendo histéricos, Trump no es para tanto", decía esta semana un simpatizante británico del presidente en el debate del programa televisivo de Bill Maher. "Si los alemanes se hubieran puesto histéricos cuando Hitler llegó al poder, seguramente este no habría hecho muchas de las barbaridades que hizo", le contestó el presentador. Los programas televisivos y radiofónicos –no pocos de éstos favorables al presidente– arden día tras día. Los grandes medios, prácticamente todos ellos alineados en contra de Trump, no dejan de atacarle, en un tono más moderado. Y las manifestaciones se suceden cotidianamente en las principales ciudades del país.

Seguir leyendo »

Un nuevo golpe para la Casa Real

Una sentencia de mil folios de extensión disuade de cualquier disquisición apresurada sobre su contenido. Es difícil, si no imposible, valorar con argumentos fundados el veredicto de las tres juezas de Palma sin haberlo leído en su totalidad. Pero eso no impide reflexionar sobre el sentido político del juicio mismo, de sus antecedentes y conclusiones. Y en ese plano sobresale el hecho que dos miembros de la Casa Real han sido juzgados por corrupción, algo que no tiene antecedentes en la Europa contemporánea, que uno de ellos ha sido condenado a seis años y medio y que el otro ha sido considerado responsable civil subsidiario.

¿Se podía esperar más? Seguramente no. Pensar que el sistema judicial español –una trama institucional que va mucho más allá de las tres magistradas de Palma– iba a dejar hecha unos zorros a la monarquía, o incluso propinarle un golpe mortal, era una utopía. La crónica del caso Nóos está tan plagada de maniobras, no pocas de gran calado, destinadas a borrarlo del mapa que lo realmente excepcional es que haya podido concluir su periplo. Y la primera conclusión que surge de este hecho es que en España hay jueces independientes. Que los poderes políticos e institucionales que un día sí y otro también manipulan a la justicia no lo pueden todo.

Seguir leyendo »

Momentos difíciles para la izquierda heterodoxa en Europa

Los partidos o los dirigentes europeos que más o menos comparten la orientación política del Podemos español no se encuentran en una situación políticamente boyante. La Syriza de Alexis Tsipras, el Labour Party que lidera Jeremy Corbyn o el Partido Socialista francés que, casi por sorpresa, acaba de elegir al exponente de su izquierda Benoît Hamon como candidato a las presidenciales sufren, cada uno por motivos distintos, o serios problemas internos o fuertes caídas en los sondeos. La única excepción en este panorama es el gobierno de coalición portugués, encabezado por el socialista Antonio Costa y en el que participan el Partido Comunista y el Bloque, el hermano luso de Podemos y que, desmintiendo todos los augurios, lleva 16 meses en el poder y nada parece amenazar su futuro inmediato.

Empezando por Francia, Hamon lo tiene realmente difícil. Su reciente victoria en las primarias socialistas se debe más al fracaso del candidato oficial, el primer ministro Manuel Valls, que a la pujanza de los planteamientos anti-neoliberales en el seno del PSF. Valls ha sido incapaz de librarse del lastre que para él ha supuesto haber sido el ejecutor de la política del acabado François Hollande y el giro autoritario que como jefe del gobierno ha venido propiciando desde hace más de un año no le han servido para ello.

Seguir leyendo »

Podemos va a ajustar las cuentas con su pasado

De puertas afuera, la dirección del partido Podemos jamás ha dado su versión de por qué se perdió aquel millón de votantes que todas las encuestas le daban por seguros en las elecciones de junio de 2016. De puertas adentro ese dato ha convulsionado la organización desde el momento mismo en que se conoció y, aunque nadie lo explicite, cuando menos públicamente, es el argumento que sostiene los enfrentamientos que ahora han colocado a Podemos al borde del abismo. Como era lógico que ocurriera. Porque fue un hecho demasiado contundente como para que ningún acuerdo para ocultarlo lo hiciera desaparecer.

Aunque seguramente algunas tensiones venían de antes, la terrible decepción del 26-J provocó reacciones durísimas. Ninguna de ellas salió a la luz pública, cuando menos en su forma original sino tan matizadas que las convertían en inocuas. Pero en aquellos días del inicio del verano quien tuvo la oportunidad de hablar en privado con algunos dirigentes y cuadros de Podemos pudo escuchar que pedían sin más dilación la cabeza de Pablo Iglesias y añadían que era urgente cambiar de líder si la organización quería sobrevivir. Que la culpa de aquel desaguisado la tenían él y sus gentes, su estrategia y la manera dictatorial en que la había aplicado, sin tener en cuenta las opiniones disidentes al respecto. Y lindezas de toda suerte contra la figura del secretario general.

Seguir leyendo »

La guerra abierta entre Cataluña y España que nos espera

Cuando el conflicto entre el Estado español y Cataluña estalle sin posibilidad de vuelta atrás la mayor parte de los españoles se quedará atónita. Porque nadie le habrá advertido de que eso podía ocurrir. Los medios masivos, y particularmente las televisiones, llevan muchos meses, y particularmente en los últimos tiempos, ocultando la gravedad del asunto. Porque eso es lo que el Gobierno cree que le interesa, por eso de que lo que no sale en la tele no existe. Pero cada día que pasa parece más inevitable una guerra abierta entre el independentismo catalán y el centralismo español. Una guerra de verdad, que puede derivar en lo que sea, hasta en lo peor. Y los plazos se acortan, sin que en el horizonte se atisbe el mínimo indicio de que ese designio pueda ser evitado.

El Gobierno del PP cree, o hace que cree, que tiene el pulso ganado. El independentismo, por muchos conflictos internos que lo aflijan, está convencido de que nadie va a poder derrotar su causa. Ese tipo de convencimiento mutuo en sus propias fuerzas ha sido siempre la condición necesaria para que se produjeran los enfrentamientos más terribles. La necesidad de mantener el tipo, de no ceder en nada porque se entiende que eso sería un signo de debilidad, suele ser un complemento que refuerza tales dinámicas infernales. Y estamos en eso. O muy cerca de eso.

Seguir leyendo »

La ultraderecha tiene la voz cantante

La xenofobia, disfrazada o no, y el nacionalismo extremo avanzan en los países más ricos del mundo. Esa deriva es en estos momentos la gran protagonista de la política internacional y todo indica que en el futuro previsible va a seguir creciendo. Todavía no se ha producido ninguna catástrofe, pero está ocurriendo algo casi tan malo como eso: que en el horizonte no se atisba la posibilidad de una reacción lo suficientemente fuerte como para obligar a dar marcha atrás a los Trump, Le Pen, Gert Wilders o a los instigadores más radicales del Brexit británico.

Tras las conmociones que ha provocado en sus primeros días de mandato, es muy posible que el nuevo presidente norteamericano redimensione algunas de sus iniciativas. Que rehaga su ley para prohibir la entrada en USA a las personas procedentes de siete países musulmanes, que negocie con México, que retoque alguno de los extremos de su abolición de la reforma sanitaria de Obama. Es más que probable que esas hipotéticas reconsideraciones estén previstas en sus planes. Así actúan los negociadores agresivos, y Trump tiene una larga experiencia de serlo: empiezan con aldabonazos que les colocan en una posición de ventaja para luego bajar el listón. Pero sin renunciar a sus objetivos prioritarios.

Seguir leyendo »

¿Y si falla la economía… y Europa?

El presidente del Gobierno ha reiterado esta semana que su objetivo es reducir la tasa de paro al 10% durante la actual legislatura. Según él, los datos de la última EPA (507.000 parados menos durante 2016) avalan ese empeño. Pero aparte de que no es así y que el ritmo de caída del desempleo habría de intensificarse bastante para alcanzar el 10%, la pregunta que hoy se hacen muchos operadores económicos es si las excepcionales circunstancias que en los dos últimos años han posibilitado el crecimiento de la economía española van a seguir presentes en los próximos tiempos. Y, además de eso, empiezan a temer que el nuevo panorama internacional que se está fraguando pueda tener serios efectos negativos en nuestro país.

Hay que leer con lupa los informes y análisis para detectar esas inquietudes. Las consignas oficiales del "todo va bien" que emanan desde La Moncloa obligan a cuidarse mucho de mostrarse pesimistas y tampoco es sencillo contradecir el mensaje uniforme que en ese mismo sentido transmiten los medios. Pero en el horizonte inmediato y a medio plazo se detectan ya elementos que mueven a la preocupación. Es de temer que si un día aparecen con toda su fuerza pillarán absolutamente desprevenida a la opinión pública.

Seguir leyendo »

Trump le puede dar muchos disgustos a Rajoy

Mariano Rajoy debería estar seriamente preocupado por las consecuencias que va a tener sobre España la política que anuncia Donald Trump y que ya está empezando a aplicar. La supresión temporal de la página de la Casa Blanca en español es un claro indicio de que los intereses españoles importan bien poco al nuevo presidente norteamericano. Dentro de unos días, cuando Trump concrete su plan para dejar muy tocado el tratado de libre comercio con México, la cosa se puede poner bastante peor. Porque ese país es la niña bonita de las inversiones privadas españolas en el exterior. Más adelante, si se confirman las amenazas proteccionistas contra las exportaciones europeas a Estados Unidos, también España tendrá que pagar su parte del pato. Pero los corifeos de La Moncloa siguen diciendo que no va a pasar nada.

"Hay que tomarse en serio el proteccionismo de Trump. El presidente no va de farol" decía este viernes el 'Financial Times' coincidiendo con la impresión que al respecto tienen bastantes analistas europeos. La durísima invectiva que el presidente norteamericano lanzó la pasada semana contra Alemania, la UE y la OTAN en su entrevista al 'Times' y al 'Bild' admite pocas dudas: en el ideario ultranacionalista norteamericano lo europeo nunca ha estado bien visto y Trump parece decidido a acabar con el entendimiento con Europa que ha marcado la política exterior norteamericana desde el final de la segunda guerra mundial.

Seguir leyendo »

Rajoy está cayendo en sus propias trampas

Es cierto que, hoy por hoy, Rajoy tiene amarrada la estabilidad de su Gobierno. Que el apoyo del PSOE y de Ciudadanos a sus iniciativas le confiere una mayoría parlamentaria que aleja tensiones políticas de calado. Y que el hecho de que no vaya a haber elecciones hasta dentro de un año y medio hace pensar que esa situación va a seguir así durante bastantes meses. Pero no cabe excluir sorpresas. Porque el PP tiene construido su montaje sobre bases bastante más débiles de lo que dicen sus corifeos. Los últimos acontecimientos –la conferencia de presidentes autonómicos, el récord de las tarifas eléctricas, el plan para las cláusulas suelo y hasta las catastróficas nevadas de Levante– han confirmado que el Gobierno tiene problemas que no sabe o no puede resolver. Y la lista es larga.

Contrariamente a lo que dicen los medios amigos, o no enemigos, del PP, que son casi todos, la cumbre autonómica ha sido un fracaso. Primero porque no han acudido los presidentes de Cataluña y el País Vasco. Y eso indica, sobre todo, que Rajoy es incapaz de dialogar con los exponentes de casi el 40% del PIB español y sin cuyo concurso, tentaciones centrífugas aparte, está la solución de los muchos y acuciantes problemas que tiene el modelo autonómico. Pero, además, en la conferencia ha saltado a la luz otro problema, también pendiente desde hace años: el de los privilegios fiscales que los dirigentes del PP madrileño han venido concediendo a los empadronados en su comunidad autónoma y que los barones socialistas no parecen dispuestos a seguir tolerando.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi