eldiario.es

Focos

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9599

La excepción española en medio del anti-europeísmo rampante

Las celebraciones del 60º aniversario del Tratado de Roma han tapado durante un par de días el anti-europeísmo rampante en buena parte de los países miembros de la Unión Europea y particularmente en los que son sus socios fundadores. Faltan pocas semanas para saber si Francia, con una victoria de Marine Le Pen, convierte en drama ese fenómeno, que es el más conspicuo entre los muchos y graves a los que tiene que hacer frente la UE. Ese riesgo agita hoy las cancillerías y los medios del continente. En España pasa casi desapercibido. Lo cierto es también nuestro país es, junto a Portugal, el único en el que el anti-europeísmo es prácticamente inexistente.

En Francia, en Italia, en Holanda e incluso en Alemania, por no hablar de Inglaterra, las denuncias sobre los males que provoca la Unión son moneda corriente en el debate político y ciudadano y generan adhesiones masivas en no pocos casos. Aquí ese argumento no se esgrime en ámbito alguno. No hay entusiasmo por Europa, en España no hay entusiasmo ni ilusión por nada, pero Bruselas tampoco provoca rechazo. Y en todo caso a ningún partido se le ha ocurrido hasta ahora atizar ese fuego, porque todos ellos creen no se entendería o que dejaría fríos a sus seguidores.

Seguir leyendo »

El lamentable estado de la política española

¿Alguien cree que de la realidad política que tenemos delante puedan salir soluciones a los gravísimos problemas que tienen España o los españoles? Pues que se vaya desengañando. Estamos en un estanque, como lo hemos estado en otras etapas de nuestra historia. Las más aciagas, por cierto. Hace tres o cuatro años pareció que algo, o mucho, empezaba a moverse. Esas dinámicas parecen hoy subsumidas por una relación de fuerzas que neutraliza su potencialidad de cambio. Políticos mediocres, sin ideas y sin ganas de hacer nada que no sea permanecer en el cargo dominan los resortes del poder. Sin contrapesos institucionales que los limiten. Y si no ocurre un milagro, o un desastre, así vamos a seguir.

Cuando Podemos y Ciudadanos entraron en escena, se creyó que algo muy serio iba a pasar. El panorama político quedó dividido en dos partes. De un lado, los dos partidos que desde hacía más de tres décadas se habían alternado en el poder y lo habían hecho suyo. Del otro, dos fuerzas que representaban el enorme malestar que la crisis y la corrupción habían generado en muy amplios sectores de la sociedad, seguramente en la mayoría de la ciudadanía. En la izquierda, en la derecha, en el centro y en la ingente masa de los que no eran de nada.

Seguir leyendo »

Trump no es un payaso

Estos medios nuestros, cada vez más alejados de lo que se cuece de verdad en la actualidad, han convertido a Donald Trump en un personaje cómico. Sobre todo las teles. Sin fallar uno solo, cada día sacan la última ocurrencia excéntrica del presidente norteamericano, y durante muchos minutos se carcajean de ella. Sin explicar nada, sin contextualizar ni profundizar en el asunto. Sólo les importa el chiste fácil. Pero lo que están haciendo es algo tan serio como desinformar, como construir una realidad falsa, la de que Trump es un payaso que no debe preocupar a nadie. Y lo cierto es todo lo contrario. Es decir, que el actual ocupante de la Casa Blanca tiene las ideas muy claras y que la que está montando puede terminar en un desastre que nos afecte, y mucho, a todos, incluidos los españoles.

También Hitler era un excéntrico. Pero no sólo porque le saliera de dentro, sino también porque sus maneras atrabiliarias eran útiles para sus fines. Como se supo después, su oratoria desaforada, sus gestos ridículos, hasta su bigotito, habían sido muy bien estudiados, por él y por sus asesores. Porque desde muy pronto comprendieron que servían para algo que para el líder era fundamental: llamar la atención, ser distinto, objetivos máximos, entonces y ahora, de cualquier campaña publicitaria. Y tuvo un éxito formidable. Que terminó en una escabechina mundial.

Seguir leyendo »

La inestabilidad se instala en el panorama político español

La derrota parlamentaria que el PP cosechó este miércoles confirma que la situación política española es mucho más impredecible de lo que los corifeos del Gobierno quieren hacer creer y de lo que los fatalistas ven como un inevitable predominio de la derecha. Sugiere también que Rajoy y los suyos son muy torpes a la hora de gestionar una situación de mayoría muy relativa y precaria y, más concretamente, que negociar contra corriente no es precisamente lo suyo. Y también que el PP está demasiado condicionado por sus compromisos y servidumbres como para renovar sus modos y objetivos a estas alturas de la película.

Todos los argumentos que el Gobierno y el PP han esgrimido tras el rechazo de la mayoría del Congreso a su decreto-ley sobre la estiba se vuelven en su contra. Porque si la reforma es tan ineluctable, porque la exige la UE, su retraso en abordarla solo se explica por desidia e incapacidad. Y no del actual ministro del ramo, que no ha tenido tiempo para afrontar una cuestión tan compleja, sino también de sus antecesores y en primer lugar del presidente del Gobierno.

Seguir leyendo »

La derecha está inquieta

Parece que lo tienen todo controlado y que mandan mucho. Pero la crónica política de las últimas dos semanas está plagada de hechos que indican que las cosas no están yendo como el Gobierno y el PP querrían. El proceso contra el presidente de Murcia, el reverdecimiento del escándalo de corrupción de Madrid, las condenas de algunos de sus corruptos más excelentes, la tensión con Ciudadanos y la confirmación de que el encontronazo con el independentismo catalán es cada vez más inminente no son precisamente tranquilizadores para Rajoy. Y no deja de ser significativo que en ese estado de las cosas a la derecha, o a una parte de ella, se le haya ocurrido que lo que le conviene es dar caña a Podemos.

En lo sustancial nada ha cambiado en la relación de fuerzas políticas. El pacto PSOE-PP garantiza estabilidad parlamentaria al Gobierno hasta que se celebre el congreso socialista y Ciudadanos va a mantener su acuerdo con el partido de Rajoy en el horizonte temporal inmediato. Pero el escenario puede cambiar. Al menos en teoría.

Seguir leyendo »

La Asociación de la Prensa se ha cubierto de gloria

Pero, ¿qué militantes de Podemos han acosado a unos periodistas? ¿Quiénes son esos profesionales? ¿Qué les han hecho o les han dicho? ¿Cuándo? ¿Cuántas veces? ¿Cómo, cara a cara o por teléfono? Una información que no respondiera a esas preguntas jamás se habría publicado en un medio de comunicación normal. Porque esas son reglas elementales, de sentido común, que cualquiera que entre en una redacción sabe que tiene que respetar. Violándolas abiertamente en su nota de este lunes, la Asociación de la Prensa de Madrid se ha cubierto de gloria. Porque, sin cumplir con los citados requisitos, lo que en ella se dice podría perfectamente ser una exageración intolerable de la realidad o algo que estuviera muy cerca de la mentira.

No parece que lo vayamos a saber. Porque la Asociación no ha querido añadir una línea a su acusación pública ni tiene pinta de que lo vaya a hacer. Y si eso no ocurre la cosa quedará en infundio. Pero no pasará nada. Porque quienes podían aprovecharse de esa nefasta iniciativa ya lo hecho con toda suerte de medios, haciendo imposible el esclarecimiento de la verdad en esta cuestión. Editoriales de periódicos que antes eran de referencia, como El País, y decenas de declaraciones de exponentes del PP no han parado de repetir en las últimas horas que "Podemos es un partido que acosa a los periodistas". Y lo repetirán cuantas veces les convenga. Desde hace unos cuantos años así se construye el discurso público en España. ¿Post-verdad? No, trampa, sin más.

Seguir leyendo »

La justicia se puede llevar por delante la democracia

Puede que vaya a acertar quien ha dicho que Rodrigo Rato no pisará nunca la cárcel. Ni Miguel Blesa. Si hace unos años el expresidente de Cajamadrid pasó unas semanas en prisión fue por el empeño del juez Elpidio Silvia. Y esa decisión le costó la inhabilitación al magistrado. Parece que un desliz como ese no se va a volver a repetir. Este viernes una jueza dictó no aplicar medidas cautelares a ninguno de los dos jefes de la banda de las tarjetas negras a pesar de haber sido condenados a 4 y 6 años de cárcel. Un nuevo escándalo jalona así la acción de la justicia española. Cuando el devenir político español trascurre cada día más en los tribunales, la justicia está perdiendo toda su credibilidad a los ojos de los ciudadanos. Eso sí que es una crisis de estado. Pero a ningún poder parece preocuparle.

"No va a llegar la sangre al río", dijo ayer el coordinador general del PP en relación con las tensiones que la imputación del presidente de Murcia ha generado entre su partido y Ciudadanos. Sólo caben dos explicaciones a tanta seguridad por parte de Martínez-Maillo. O está convencido, y por motivos fundados, de que José Antonio Sánchez será exculpado este lunes por el tribunal o no teme que el partido de Albert Rivera lleve las cosas al extremo de la ruptura con el PP. De lo que hay pocas dudas es de que el Gobierno ha utilizado todos los resortes de que dispone para evitar que su partido murciano le dé un disgusto como el valenciano de hace un tiempo.

Seguir leyendo »

Son cada vez más los que quieren acabar con el euro

El rechazo al euro es una propuesta política que crece en algunos de los principales socios de la Unión. Lo defienden los principales partidos ultranacionalistas pero es también, o cuando menos lo era hasta hace muy poco, una reivindicación del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo –que sigue a la cabeza de los sondeos electorales italianos–, del Frente de Izquierdas francés que lidera Jean-Luc Mélenchon y empieza a encontrar su espacio en el interior de unas cuantas formaciones de izquierdas, aparte de tener un cierto eco en ambientes centristas, de derechas e incluso del mundo de los negocios. Hace pocas semanas el embajador de Donald Trump ante la UE pronosticaba que a la moneda única le quedaba un año y medio de vida. Seguramente la cosa no es tan inminente, pero no hay que descartar que el debate sobre la supervivencia del euro se convierta en un asunto prioritario dentro de muy poco tiempo.

Grecia puede ser el escenario del primer capítulo de ese drama y hasta el desencadenante de una crisis de difícil solución al respecto. Porque el país está de nuevo al borde de la bancarrota y los países fuertes de Europa –con Alemania y Francia a la cabeza– exigen a Atenas nuevos sacrificios a cambio de prestarle el dinero necesario para salir del agujero: más impuestos, cuando buena parte de la clase media ya no puede pagar los actuales; más recortes de pensiones, que son ya de miseria, de hasta el 30% adicional; la liberalización de los despidos colectivos; el cese de 50.000 funcionarios, entre otros. De la condonación de una parte de la deuda del país ni se habla.

Seguir leyendo »

La indignación vuelve a la escena política

Una ola de indignación recorre España. Y esta vez no es una frase. En cualquier ambiente la gente clama en términos airados contra la decisión de las juezas de Palma que ha permitido a Iñaki Urdangarin regrese sin impedimentos a su residencia ginebrina. No se habla de otra cosa. Ayer en el programa Sálvame, siempre atento a conectar con los humores de las clases populares menos politizadas, todos sus colaboradores –Mila Ximénez, Lidia Lozano, Terelu Campos, Quico Matamoros– expresaron unánimemente su rechazo. "Se ha humillado al pueblo español", "la justicia no es igual para todos", "Urdangarin nunca pisará la cárcel", fueron algunas de las cosas que allí se dijeron.

Las otras noticias clamorosas que han marcado la crónica judicial de los últimos días han tenido un impacto menos masivo. Lo importante es lo de la hermana del Rey y su marido. La monarquía saldría hoy muy mal parada en una encuesta sobre su aceptación popular. A la gente no le gustó que la infanta saliera de rositas en la sentencia, muy pocos se creyeron lo de que ella no sabía nada, pero los más de seis años que le cayeron a su marido calmaron bastante la indignación. Pero que no le hayan pedido un duro por seguir en libertad y, sobre todo, que le hayan permitido seguir viviendo en Suiza –un nombre que en el acerbo popular suena a dinero sucio, a corrupción, a robo– ha desatado la ira. La sentencia tenía trampa, y ésta ha salido a la luz una semana después. Ahora no pocos expertos temen que los recursos liberen definitivamente a Urdangarin de la prisión. Que en los mil folios de la sentencia haya materia, bien disimulada, para conseguirlo.

Seguir leyendo »

La resistencia norteamericana

Echarle de la Casa Blanca es muy difícil, seguramente imposible a menos que pierda la cabeza y haga alguna locura. Pero la extraordinaria movilización que se está produciendo en Estados Unidos en contra de Donald Trump puede condicionar muy seriamente los planes del presidente. Nacida de una manera casi espontánea, con la gran de manifestación de mujeres en Washington al día siguiente de la toma de posesión, el movimiento se está organizando y empieza contar con apoyos importantes. Y, sobre todo, no baja un ápice la intensidad de sus críticas.

"Os estáis poniendo histéricos, Trump no es para tanto", decía esta semana un simpatizante británico del presidente en el debate del programa televisivo de Bill Maher. "Si los alemanes se hubieran puesto histéricos cuando Hitler llegó al poder, seguramente este no habría hecho muchas de las barbaridades que hizo", le contestó el presentador. Los programas televisivos y radiofónicos –no pocos de éstos favorables al presidente– arden día tras día. Los grandes medios, prácticamente todos ellos alineados en contra de Trump, no dejan de atacarle, en un tono más moderado. Y las manifestaciones se suceden cotidianamente en las principales ciudades del país.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi