eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 10221

Lo que puede cambiar el triunfo de Pedro Sánchez

Las dimensiones de la victoria de Pedro Sánchez –imprevistas por quien firma estas líneas– modifican el análisis de la situación política española que se había hecho antes de la misma. ¿Poco o mucho? En las próximas semanas y meses se verá, a medida que la nueva dirección socialista vaya conformando su actitud y adoptando decisiones. Pero, por el momento, ya permite plantear hipótesis y preguntas que hace tan solo diez días carecían de fundamento alguno.

El programa con el que Sánchez ha ganado a Susana Díaz era demasiado escueto y genérico como para saber qué línea política va a adoptar su partido a partir de ahora. Habrá que esperar a que concluya el congreso socialista para hacerse una idea precisa de la misma. Pues, aunque cabe suponer que el nuevo secretario general lo ganará sin mayores problemas, no cabe excluir que el debate que se producirá en el mismo le obligue a retocar algunos extremos.

Seguir leyendo »

El momento es bueno para Podemos y para Ciudadanos

El panorama político español ha entrado en una deriva que va a conducir a cambios importantes. Seguramente no a corto plazo. Pero sí en un horizonte temporal no muy lejano. Los dos partidos mayores, el PP y el PSOE, que de forma cada vez más precaria siguen controlando la situación, están metidos en dinámicas de las que no pueden salir y que conducen a su inevitable pérdida de peso, si no a un desastre. Y los dos partidos que todavía se pueden llamar emergentes, Unidos-Podemos y Ciudadanos, pueden tener ante ellos, ahora sí, la oportunidad de alcanzar el protagonismo. Las elecciones autonómicas y municipales de 2018 serían  la primera ocasión de ese cambio. Pero antes van a pasar cosas.

La posibilidad de un colapso del PSOE es la perspectiva más inminente. Porque las primarias de este domingo van a salir mal para sus intereses. Gane quien gane, el partido se va a romper. O cuando menos las dos facciones que se enfrentan en esa pugna van a seguir alejadas irreconciliablemente la una de la otra en el tiempo futuro previsible. Lo cual va a limitar extraordinariamente la capacidad de acción política de la nueva dirección y su influencia en el escenario. Si en los últimos ocho meses el PSOE ha sido un actor político casi inane, lo menos malo que le podría pasar en el periodo que se abre el 21 de mayo es que se limitara a seguirlo siendo. Porque la otra opción sería la escisión.

Seguir leyendo »

Angela Merkel domina el panorama, interior y europeo

Las últimas noticias de la crónica política europea transmiten el mismo mensaje. El de que la derecha y centro-derecha avanzan mientras la izquierda retrocede en conjunto. La victoria de Emmanuel Macron va en esa dirección, aunque tiene también otros significados. La nominación como primer ministro francés de un dirigente de la derecha moderada lo confirma. El remate, hasta el momento, ha sido el batacazo del Partido Socialdemócrata alemán en las elecciones de Renania del Norte-Westfalia que sugiere que Angela Merkel va a volver a ganar. Y su reunión con Macron de este lunes en Berlín indica que el futuro de este está en buena medida en manos de lo que decida el Gobierno alemán.

El presidente francés ha nombrado a un destacado exponente del sector moderado de Les Républicains, el partido de la derecha francesa, para presidir el Gobierno. Probablemente con dos intenciones que, al final, coinciden. Una es la de atraer a votantes de derechas a la lista de su partido, La République En Marche, en las elecciones legislativas que se celebrarán el 11 y 18 de junio y, al tiempo, la de impedir que Les Républicains se conviertan en el primer partido de la Asamblea y obliguen a Macron a "cohabitar" con un gobierno de la derecha.

Seguir leyendo »

El PP se está cargando su futuro

La corrupción tiene al PP, y no sólo a Mariano Rajoy, contra las cuerdas. Durante cuatro semanas, día tras día, sin respiro, su situación no ha hecho más que agravarse. Y los que saben dicen que el chaparrón de golpes no ha acabado. Pero lo más probable es que el combate no vaya a terminar en este asalto, por mucho que se prolongue y por duro que sea. La derecha política tiene aún recursos para resistir. A la desesperada. Minuto a minuto. Pero va a quedar tan tocada que se va a quedar sin futuro. Por muy mal que esté y vaya a estar el PSOE, en política los vacíos siempre se llenan. Y tarde o temprano eso ocurrirá también en España.

El PP y el Gobierno han organizado su defensa sobre la marcha, a medida que los acontecimientos los han ido golpeando. Todo lo que habían montado con antelación para apagar los fuegos posibles ha sido arrasado por hechos incontrovertibles y tremendos. La profundidad y extensión del escándalo de Ignacio González y los suyos, que ahora amenaza con involucrar a Ruiz-Gallardón, ha conmovido a la mayoría de los ciudadanos, también a muchos de derechas, que creían que ya lo habían visto todo.

Seguir leyendo »

Francia, las incógnitas tras el terremoto

El futuro político de Francia es una incógnita en muchos de sus extremos. Porque lo que ha ocurrido en el último mes es un auténtico terremoto político que tiene sólo unos pocos precedentes, el de la Italia de 1992 o el de Grecia de 2015. Emmanuel Macron ha ganado de calle a la candidata de la ultraderecha. Pero esa victoria podría no haberse producido si antes no hubiera batido a los exponentes de los dos partidos tradicionales, el socialista y el del centro-derecha. La desaparición de esas dos formaciones de la primera fila es la gran novedad de las elecciones presidenciales. Aunque no pocos de sus cuadros seguirán en escena, han sido barridos de un solo golpe. Y se mire desde donde se mire, ese es un cambio formidable. Lo que por ahora se desconoce es en qué va a conducir.

Un sondeo realizado pocos días antes de los comicios concluía que En Marche, el partido de Macron, obtendrá entre 249 y 286 escaños en las elecciones legislativas que se celebrarán, a dos vueltas, a primeros de junio. Es probable que el éxito del pasado domingo haya mejorado esas perspectivas. Es decir, que el nuevo presidente contará con la mayoría de la cámara. No se conocen muchos detalles sobre quiénes formarán su grupo parlamentario. Se sabe que en él estará Manuel Valls, quien hasta hace poco era primer ministro del Gobierno socialista, que otros destacados miembros del PSF le acompañarán y que junto a ellos habrá políticos que vienen de Les Républicains, el partido de centro derecha.

Seguir leyendo »

El PSOE va hacia el desastre

Sólo un acuerdo de última hora entre Susana Díaz y Pedro Sánchez puede salvar al PSOE del desastre que para el partido significaría la victoria de uno u otro candidato. Porque ninguno de los dos derrotados y quienes les apoyan van a aceptar disciplinadamente el resultado y renunciar a los objetivos por los que luchan sin cuartel desde hace ocho meses. Ambas facciones parecen ya dos partidos distintos, separados por demasiados enfrentamientos, resentimientos y afanes de venganza como para que el proceso pueda tener marcha atrás. El Partido Socialista avanza hacia el precipicio y todo el sistema político español puede sufrir una gran convulsión si finalmente cae en él. ¿Habrá un milagro que lo evite?

Lo más probable es que no. Porque la dinámica en la que están metidos tanto Susana Díaz como Pedro Sánchez les aboca a concentrarse únicamente en cómo ganar. Para ellos eso es lo único importante. En el fragor de la batalla no pueden dedicarse a pensar en el futuro del partido. Y menos después de que el recuento de los avales haya confirmado que están prácticamente empatados, que cualquiera de los dos puede ganar.

Seguir leyendo »

Francia, el nuevo enfermo de Europa

Gane quien gane este domingo, Francia no va a la levantar cabeza y es muy probable que se hunda aún en la crisis política que vive desde hace unos años y que los resultados de la primera vuelta de las presidenciales han agravado extraordinariamente. Ni Emmanuel Macron ni Marine Le Pen son líderes capaces de aglutinar una fuerza capaz de propiciar la respuesta nacional que el país necesita para salir del marasmo político, económico y social en que se encuentra. Por el contrario, generan animadversión insuperable en el campo rival y ningún entusiasmo, si es que no producen rechazo, entre quienes no saben o no quieren decidirse entre uno y otro. Así las cosas, la debilidad política del nuevo presidente está prácticamente garantizada. Y también que el futuro inmediato va a estar marcado por la inestabilidad y el enfrentamiento.

Los sondeos no se equivocaron mucho en la primera vuelta y, por tanto, no se puede despreciar a los que ahora dicen que Macron ganará la segunda. Que son casi todos, aunque una minoría de ellos no descarta que pueda ocurrir lo contrario. La mayor incógnita que pesa sobre los pronósticos es la abstención, que nadie se atreve a decir hasta donde va a llegar, pero que si alcanza proporciones históricas puede hasta dar el triunfo a Le Pen.

Seguir leyendo »

La moción de censura puede salirle bien a Podemos

¿Qué tiene la moción de censura de Podemos para poner de los nervios a todos los demás partidos y sobre todo al PSOE? Las descalificaciones que ha provocado no dan pistas al respecto. Acusan a Podemos de frívolo, de romper las reglas del juego, de que la moción va a fortalecer a Rajoy. O sea más o menos lo mismo que dicen cada vez que el partido que lidera Pablo Iglesias hace el mínimo movimiento. Tampoco es sorprendente. Porque Podemos juega en otro campo. Esa su principal bandera, su misma razón de existir. Y eso no gusta a los demás, les incomoda mucho. De ahí la animadversión. La misma de siempre. Pero esta vez el asunto que la motiva tiene calado. Y es que la moción podría ser el inicio de una nueva fase en la política española. Aunque también podría terminar en mera anécdota.

Es evidente que los últimos acontecimientos en torno a la corrupción del PP han generado una situación extraordinaria. Que la normalidad política se ha roto estrepitosamente. Porque más allá de las revelaciones sobre la mafia de la Comunidad de Madrid, ha salido a la luz un formidable y articulado intento de manipulación de la justicia por parte del Gobierno que no ha hecho sino confirmar y agrandar las dudas que persistían sobre su comportamiento en anteriores episodios de corrupción. Estamos ante un escándalo público cuya intensidad e impacto popular seguramente superan los de episodios precedentes. Y por si eso fuera poco el presidente del Gobierno está llamado a testificar en un proceso que acusa gravemente al partido que él lidera.

Seguir leyendo »

¿Hasta cuándo va a aguantar Rajoy?

El PP perdió casi tres millones y medio de votos en las elecciones generales de diciembre de 2015 y un año antes había sufrido otro formidable batacazo en las municipales y autonómicas. La corrupción fue la explicación unánime de tales desastres, que la recuperación de 700.000 votantes en las generales de junio de 2016 no palió en lo sustancial. A pesar de esos datos clamorosos, muchos, y no pocos en la oposición, siguen diciendo que la corrupción no hace daño al PP. No es cierto. Y lo que en estos momentos cabe preguntarse es si los escándalos de los que hoy habla todo el país pueden terminar siendo un golpe del que el partido de Mariano Rajoy no consiga recuperarse.

No se puede descartar que si logra capear el temporal, aun dejando algunos cadáveres por el camino, entre ellos el de Esperanza Aguirre, en unas cuantas semanas el Gobierno puede retomar el mando de la situación. Pero hay otros elementos de la actual crisis que permiten pensar lo contrario. El más relevante de ellos es que lo que está ocurriendo es mucho más que la acción judicial contra prácticas corruptas del pasado. Escandalosas, por cierto, seguramente las que más en la larga saga de hechos de este tipo.

Seguir leyendo »

¿Quién quieren nuestros líderes que gane en Francia?

En Francia se está gestando la segunda fase de la crisis política en la que el país está sumido tras cinco años de desastrosa presidencia de François Hollande. La incertidumbre sobre los resultados de la primera vuelta de las elecciones de este domingo es absoluta, según todos los analistas. Y de eso también se deduce que ninguno de los candidatos tiene la fuerza, las ideas y el carisma necesarios para ser el líder nacional capaz de reconducir la citada crisis. Gane quien gane será un presidente débil. Y eso debería inquietar a nuestros dirigentes. Porque los males de nuestro gran vecino pueden afectarnos mucho. Pero aquí nadie dice nada al respecto.

Por respeto al principio de no injerencia –que, por cierto, se salta cada vez que hace falta–, por temor a decir inconveniencias o porque no tienen idea alguna sobre el particular, hasta ahora ninguno de los mayores partidos españoles ha abierto la boca sobre los que está ocurriendo en Francia. Tampoco los nacionalistas. Pero es impensable que no hablen de ello a puerta cerrada. Porque sus intereses y sus estrategias, por no hablar de sus relaciones internacionales, pueden verse modificados, si no muy perjudicados, por el resultado final de las elecciones francesas.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi