eldiario.es

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 7823

Marchando sin freno hacia las terceras elecciones

A la luz de los datos disponibles en este momento lo más lógico es pensar que los españoles que quieran hacerlo tendrán que hacerlo por tercera vez. La situación está totalmente bloqueada y las iniciativas que podrían desbloquearla no pueden surgir sin que previamente se hayan producido cambios que hoy por hoy se antojan imposibles. Eso quiere decir, en sustancia, que la ya larga crisis política española está llegando al fondo. Un sistema político que no es capaz de parir un gobierno es un sistema acabado. Y aunque aparentemente hoy no pase nada, eso es muy grave y puede ser terrible en un futuro no muy lejano.

Aunque no deja de ser útil para que los ciudadanos reafirmen su posición política, o la modifiquen, buscar culpables de ese bloqueo no ayuda mucho a superarlo. Porque lo que de verdad falla es el sistema, la base de la que emanan las reglas que limitan la acción de los políticos. El nuestro fue concebido y desarrollado durante la Transición, hace ya casi tres décadas, en una situación muy distinta de la actual. Su expresión fue el bipartidismo, que se creyó que era la mejor solución para que España transitara de la dictadura a la democracia sin impedimentos que paralizaran ese proceso. Todas las piezas del entramado político están pensadas en esa clave, incluida la colocación de los nacionalismos.

Seguir leyendo »

La ilusión ya es otra cosa

La decepción, si no la desolación, se ha instalado en las filas de Podemos y sus dirigentes no están aportando mucho para que se supere este estado de ánimo. Dar con las causas de la pérdida de un millón de votos es un empeño oportuno, pero no debería ser el prioritario. Porque nunca se va a conseguir un dictamen inapelable sobre las mismas y porque lo fundamental en un partido es mirar hacia el futuro. Sobre todo cuando ha sufrido un trauma, y el del 26-J ha sido muy fuerte para Podemos. Si se tiene en cuenta, además, la situación que vive el PSOE que sabe que se encamina hacia una crisis importante pero que desconoce cómo va a salir de ella, la necesidad de cambiar de actitud se hace más perentoria. Porque el riesgo que corre la oposición, la izquierda, es el de quedarse durante mucho tiempo sin capacidad de contestar al PP.

La derrota electoral ha puesto encima de la mesa las debilidades de Podemos y los errores que ha ido cometiendo en su corta trayectoria. Se conocían, algunos eran evidentes, y buena parte de ellos se habían venido denunciando desde hacía tiempo. Pero los éxitos electorales y la ilusión de que se podía progresar sin fin en las urnas, basada únicamente en los sondeos y en el entusiasmo propagandístico de sus líderes, llevaron a muchos, propios y extraños, a no tenerlos en cuenta, a aparcarlos para más adelante. Tal vez creyendo, sin otro fundamento que la pasión, que una victoria inapelable arrumbaría con ellos.

Seguir leyendo »

¿Qué seguridad nos da Rajoy frente al Brexit?

Se diga lo que se diga, nadie tiene una idea muy clara de las consecuencias que puede provocar el Brexit. El hundimiento de los mercados no es un dato determinante. Porque simplemente indica que el dinero huye, o que los especuladores a la baja se lanzan a degüello, cuando la incertidumbre domina el panorama. Lo importante es lo que va a pasar después, en las semanas o en los meses que vienen. En el terreno financiero, comercial y económico y también en el plano político. En el europeo y en el de muchos de los países que forman la UE. Porque, aun siendo algo muy británico, el Brexit es un síntoma devastador, sin paliativos, de que la Unión Europea tiene demasiados problemas que es incapaz de resolver. Y algunos, o la conjunción de unos y otros, pueden acabar con ella.

El primero de ellos y seguramente el más grave es la debilidad de la política, de los gobiernos. La larga marcha del neoliberalismo hacia el reino de la selva, la cesión sistemática de atribuciones constitutivas del poder político al mercado, a la acción libre de las fuerzas económicas, ha terminado por convertir a los partidos en meros gestores de decisiones que se toman en otras instancias o de hechos que no se deciden en ninguna. El problema no es la mediocridad de los líderes, sino que la política que hoy es posible sólo ofrece oportunidades a los mediocres o a los que únicamente saben vender bien su producto.

Seguir leyendo »

Los resultados electorales son todavía una gran incógnita

Cualquier hipótesis sobre los futuros pactos de gobierno es poco más que una mera especulación en estos momentos. Falta un dato tan fundamental para formular cualquiera de ellas como es el resultado electoral. Sobre todo, en escaños. Y aunque las encuestas estén pronosticando, con gran coincidencia entre ellas, por donde van a ir los tiros, el reparto final sigue siendo una incógnita. Fundamental. Porque las perspectivas de futuros acuerdos no serán las mismas si el PP saca 110 escaños que si saca 125. O si el PP sube a costa de hundir a Ciudadanos que si eso no ocurre. O si Unidos Podemos supera al PSOE que si se sigue quedando por debajo. O si estas dos últimas fuerzas suman una mayoría que no requiera de apoyos nacionalistas que si no.

Albert Rivera se está llevando la palma a la hora de contradecir esa lógica tan obvia. Agotados sus argumentos programáticos, que han quedado tan desdibujados que pocos se acuerdan de ellos, Ciudadanos ha entrado en el terreno de la inconsistencia, si no de la estupidez, para poder decir algo nuevo cada día, que es a lo que obligan los manuales de campaña. Tras enterrar, para no seguir haciendo el ridículo, el pacto secreto entre el PP y UP que habría confirmado sin matices el que dirigentes de ambas formaciones viajaran en el mismo coche, ese partido lleva ahora un par de días diciendo que no acordará nada con el PP mientras Mariano Rajoy siga siendo candidato a la presidencia del gobierno.

Seguir leyendo »

Unidos Podemos puede ganar la batalla contra el miedo

Todo indica que esta vez la campaña electoral sí que va a ser importante. Y no tanto por los mensajes que en ella puedan lanzarse, sino porque en las dos semanas que va a durar millones de españoles van a decidir qué harán el 26 de junio. Si abstenerse o votar y, en este último supuesto, a cuál de los partidos en liza. El último sondeo del CIS dice que los indecisos son cerca del 30 % del electorado. De ellos depende la suerte de las elecciones. Muchas y muy variadas son sus dudas. Pero la hipótesis, cada vez más sólida, de un éxito electoral de Unidos Podemos está en el fondo de buena parte de ellas. De formas distintas. Porque hasta personas cuyo voto podría decantarse a favor de esa coalición temen que ese éxito provoque reacciones durísimas. Y por eso aún no se atreven a dar el paso.

Los estrategas de los restantes partidos están jugando de forma prácticamente exclusiva a esa baza. A la del voto del miedo. Tanto, que es imposible diferenciar claramente las campañas del PP, del PSOE y de Ciudadanos. Todas ellas están trazadas con el mismo patrón y casi en los mismos términos. Lo sustancial de las mismas es el ataque, la descalificación, el rechazo de Unidos Podemos.

Seguir leyendo »

¿Por qué se olvida la pobreza que hay en España?

Según el Instituto Nacional de Estadística, 13 millones de españoles se encuentran en riesgo de exclusión social porque carecen de ingresos o porque los que perciben son insuficientes para atender las necesidades básicas. El último informe de Cáritas confirma ese desastre, añade que la situación es particularmente dramática en algunas regiones, a la cabeza de ellas en Andalucía, y pide un salario social que costaría 2.000 millones para atender con urgencia los casos más desesperados. A la luz de esas y de otras muchas cifras que abundan en la misma dirección, está claro que la pobreza y la fractura social constituyen el mayor problema económico, social y hasta moral de este país. Y, sin embargo, el asunto aparece sólo tangencialmente en la campaña electoral en curso.

En más de un programa de los partidos concurrentes figuran medidas destinadas a paliar esos problemas. En el de Podemos-IU de manera más amplia y precisa que en ningún otro. Este viernes el PSOE ha concretado sus propuestas. Pero en el debate electoral al que asistimos día tras día, no pocas veces con espanto, la pobreza que asola a amplios estratos de la población española es la gran ausente. Se hace como si no existiera. El PP da un paso más y promete que en un par de años bajará los impuestos si gobierna. Es decir, confirma por adelantado que el Estado dispondrá de menos dinero para hacer frente a la emergencia social. Cuando el gasto en ese capítulo no ha dejado de descender desde que Mariano Rajoy está en La Moncloa. Y si no que se lo pregunten a los parados que no perciben subsidio alguno. Que ya están muy cerca de ser la mitad del total, buena parte de ellos de larga duración.

Seguir leyendo »

El inútil esfuerzo de tratar de machacar a Podemos-IU

¿Pero de verdad cree algún estratega del PP, del PSOE o de Ciudadanos que se pueden reducir las posibilidades electorales de Podemos-IU haciendo numeritos con Venezuela o deformando hasta el absurdo lo que está pasando en el barrio de Gracia? Que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera acepten encabezar esas y otras iniciativas parecidas pone seriamente en cuestión su solvencia política. Porque no hace falta ser muy listo para deducir que tanto aspaviento insensato sólo puede obedecer a que temen que la potencialidad de Podemos-IU sea bastante más consistente de lo que dicen los sondeos oficiales. Ni tampoco para comprobar que no saben cómo revertir esa eventual tendencia. Y unos políticos inteligentes no deberían permitir que eso se notara tanto.

Están nerviosos, cada uno por sus motivos particulares y unos más que otros. El PP corre el riesgo de sufrir un nuevo correctivo electoral, a perder alguno de los escaños que obtuvo hace seis meses. Ciudadanos a quedarse definitivamente desdibujado y convertido efectivamente en la “marca blanca” de la derecha que dicen sus críticos. Y el PSOE a verse superado en votos y escaños por Podemos-IU.

Seguir leyendo »

El PP está mucho más perdido de lo que nos dicen

Por mucho que insistan algunos sondeos, no es para nada seguro que Rajoy y el PP no vayan a sufrir un nuevo revolcón electoral. Su despliegue propagandístico es espectacular, su influencia en los grandes medios tan grande como siempre, o más, pero sus debilidades políticas se agudizan cada día que pasa. Cuando parecía que se iban a comer el mundo, han hecho el ridículo prohibiendo la estelada. Sus amigos de Bruselas les han evitado el bochorno de multarles en plena campaña electoral por incumplir los requisitos de déficit. Pero pocas horas después ha sido nada menos que José María Aznar quien les ha advertido, él sabrá por qué, que la falta de rigor fiscal del Gobierno puede llevar al desastre a la economía española. Y la crónica de la corrupción se enriquece cada día con nuevos capítulos clamorosos. Es muy difícil que un partido mejore sus resultados con esas cosas, y unas cuantas más, a su espalda. Aunque algunos millones de ciudadanos estén dispuestos a mirar hacia otro lado.

En la noche del 20 de diciembre del año pasado, hasta los más escépticos tuvieron que aceptar que quienes decían que el PP se iba a llevar un batacazo formidable no confundían sus deseos con la realidad. Que la idea de que un voto oculto conservador al final le sacaría las castañas del fuego carecía absolutamente de fundamento. Que ese día el PP obtuvo todos los votos que podía. Que no tenía nada más en donde rascar. Pero ahora, o en el último mes como mucho, los sociólogos de la corte se han sacado de la manga que el electorado de Mariano Rajoy está creciendo, que la posibilidad de la suma de escaños del PP y Ciudadanos puede darle la mayoría. ¿De dónde se han sacado esa teoría?

Seguir leyendo »

¿Y si Europa no frenara el cambio?

La derecha y los socialistas afirman una y otra vez que el programa económico y social de Podemos e Izquierda  Unida es una utopía irrealizable porque la UE rechazará cualquier aumento del gasto social. Y se solazan recordando lo que le ocurrió a la Grecia de Syriza cuando intentó algo parecido, sin tener en cuenta las enormes diferencias que hay entre los dos países. Pero ese planteamiento está empezando a quedarse  cojo a la luz de cómo están evolucionando las cosas en Europa. En su horizonte empieza a perfilarse cada vez con más claridad que la política de austeridad que Alemania ha impuesto sin piedad a toda la Unión podría tener los meses contados. Ningún experto se atreve a pronosticar en qué quedará –un giro de 180 grados es impensable- pero unos cuantos sí a asegurar que en un plazo relativamente corto de tiempo los perfiles de esa política serán modificados.

En cierta medida, muy tímida en lo sustancial, eso ya ha empezado a ocurrir. Desde hace algunas semanas el presidente del BCE y el gobierno alemán libran un enfrentamiento abierto, y muy duro, por la decisión de Mario Draghi de abrir el grifo de la financiación y colocar el interés básico del euro en el cero. La pelea, que no ha acabado, expresa una disidencia que va mucho más allá de las disquisiciones en materia de política monetaria, siendo éstas un asunto no precisamente despreciable. Porque lo que está haciendo Draghi es contestar la omnipotencia de Berlín y no parece dispuesto a ceder en ese empeño. Hace un año nadie habría dicho que eso podía ocurrir.

Seguir leyendo »

Pacto Podemos-IU: ¿y si un día se sumara el PSOE?

Un gobierno de izquierdas con mayoría parlamentaria es hoy por hoy una ilusión que pocos creen que pueda convertirse en realidad. Demasiados obstáculos, algunos posiblemente insalvables, ciegan y van a seguir cegando esa perspectiva. Pero reflexionar sobre esa hipótesis, por muy improbable que parezca, puede ayudar no sólo a entender el estado actual de la política española, sino también a vislumbrar una salida, únicamente teórica si se quiere, al marasmo actual en que ésta se encuentra.

Todo indica que el primer paso en ese camino está a punto de darse. Que Podemos e Izquierda Unida van a concurrir juntos a las próximas elecciones y que ese entendimiento puede propiciar un buen resultado electoral al bloque resultante del mismo: más escaños que la suma de los que lograron ambos partidos el 20-D y puede que también más votos. Una nueva izquierda, hija del terremoto político que este país ha sufrido en los últimos años, entraría así en el nuevo Parlamento con una fuerza que, más allá del signo del futuro Gobierno, condicionaría su andadura e influiría en sus decisiones. Pongamos que obtenga 85 escaños. Serían demasiados como para que los demás partidos pudieran marginarla aunque se coaligaran para intentarlo.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias