eldiario.es

Focos

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8005

Mirada al mundo

¿Hay que salvar a los partidos socialistas?

Mediapart es un exitoso diario digital francés que se financia únicamente mediante las aportaciones de sus casi 125.000 suscriptores. Aunque alejado del sector oficial del Partido Socialista, no se adscribe a ninguna de la larga serie de tendencias, facciones, partidos y personajes que componen el espectro de la como nunca dividida izquierda gala. Su gran debate de esta semana se ha dedicado justamente al PSF, en el que no pocos de los miembros de los citados grupos o grupúsculos militaron en algún momento de sus vidas. Y el titular de ese encuentro ha sido: "¿Hay que salvar al Partido Socialista?".

Esa pregunta, u otra con intención parecida, se podría formular en España. Y también en buena parte de Europa. Lo cierto es que las respuestas a la cuestión planteada por Mediapart se referían a Francia. No han sido unánimes, pero la impresión que han transmitido muchos de los que han opinado en el debate es que el PSF tiene muy mal futuro, si es que tiene alguno. Se ha sugerido incluso que la debacle final podría llegar muy pronto si, como todo indica, la segunda vuelta de las cruciales elecciones francesas de la primavera de 2017 tiene como contendientes al candidato de la derecha –Alain Juppé o Nicolás Sarkozy– y a la de la ultraderecha, Marine Le Pen.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

Si en el PSOE y en Podemos sólo se lucha por el poder...

Es inquietante que la lucha por el poder interno sea en estos momentos el dato dominante de la situación tanto del PSOE como de Podemos. Pero también muy elocuente. Porque eso quiere decir que las incógnitas de la política nacional, los eventuales pactos o la formación de un Gobierno, han pasado a un segundo plano en la lista de preocupaciones de los dirigentes de ambos partidos. Porque las tensiones internas deben ser graves y exigir respuestas urgentes. Pero también porque unos y otros deben de pensar que a estas alturas ya poco pueden hacer en ese terreno y que no está en sus manos, en las de los dos partidos, la posibilidad de modificar sustancialmente las cosas. A menos que haya enormes sorpresas.

Siguiendo en esa línea de interpretación, el paso siguiente sería apuntar que ni el PSOE ni Podemos creen de verdad que pueda fraguarse y ser elegido por Las Cortes un gobierno alternativo al del PP. Que todo lo que ambos están diciendo al respecto, y sobre todo la dirección socialista, es retórica o tal vez sólo munición para la pelea interna. Lo cual lleva a concluir que antes o después, con terceras elecciones o sin ellas, con Rajoy o su sucesor a la cabeza, será el PP quien vuelva a La Moncloa. De la que, por cierto, no ha salido para nada y vaya si se nota.

Seguir leyendo »

Mirada al mundo

La ultraderecha es más que una amenaza

Las elecciones regionales de Berlín han sido sólo el último capítulo de lo que parece un proceso imparable. Si la dinámica en curso se mantiene, Europa podría ser un territorio invivible dentro de muy pocos años. Porque, sin que hasta ahora haya saltado ninguna alarma de catástrofe, el peso electoral y político de los nacionalismos xenófobos está creciendo en todo el continente. Mientras la izquierda sigue atascada y sin ideas, la ultraderecha intolerante adquiere nueva carta de naturaleza y condiciona cada vez más la acción del centro-derecha. Es deprimente, pero la reacción más contundente contra los poderes que generaron la crisis económica y social que empezó en 2008 es la de quienes echan la culpa de todo a los emigrantes. Y nadie parece poder pararlos.

En Estados Unidos los plazos pueden ser aún más cortos. Porque Donald Trump, la versión norteamericana de esos mismos planteamientos, puede perfectamente ganar las elecciones presidenciales el próximo noviembre. Los sondeos le colocan ya empatado con Hillary Clinton y la prensa norteamericana más opuesta a él no sólo ha pasado de despreciarle a reconocer sus posibilidades, sino que empieza a entonar algo que suena a canto de derrota. El mismo país que hace ocho años dio un ejemplo al mundo eligiendo y reeligiendo a un presidente negro, eso sí por muy pocos millones de votos de diferencia, podría estar disponiéndose a propiciar una revancha sobre esa decisión, a borrar toda traza de la experiencia Obama y a lanzar al mundo un mensaje de intolerancia que seguramente merecerá no pocos aplausos en todo el planeta. Por algo Estados Unidos sigue siendo el país más poderoso.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

Rajoy y Sánchez: ¿cuál de los dos caerá antes?

En España no hay un bloqueo político. Lo que está produciéndose es la descomposición de la estructura del poder político. Particularmente, aunque no sólo, en la de los dos partidos mayores. La guerra interna del PSOE es el caso más nítido. Pero el PP no se queda atrás, aunque lo disimule bastante mejor: Rajoy está siendo cuestionado abiertamente por altos dirigentes de su partido y empieza a haber indicios cada vez más claros de que el líder corre un serio riesgo de dejar de serlo en breve. La posibilidad de pactos para una investidura ha quedado muy desplazada en la agenda. Lo que ahora prima es la lucha por la supervivencia de los dos políticos que podrían ser elegidos.

La que está librando Pedro Sánchez tiene un futuro muy incierto. El deterioro creciente, y seguramente imparable, de Mariano Rajoy confirma su acierto en negarse a facilitarle una nueva presidencia del gobierno. Pero la oposición interna a ese planteamiento está pasando de la guerra pasiva a un ataque sin contemplaciones. Los dirigentes o exdirigentes socialistas que creen que lo mejor para el partido y para España es un acuerdo que mantenga el statu quo del bipartidismo, parecen dispuestos a todo. Tras articular una campaña de defensa del presidente extremeño Fernández Vara, sin que en realidad hubiera ocurrido algo que la justificara, han pasado al enfrentamiento directo con Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

Mirada al mundo

Europa camina hacia el fracaso

Hasta el propio presidente de la Comisión Europea ha tenido que reconocerlo: "La UE sufre una crisis existencial", ha dicho Jean-Claude Juncker este miércoles en Bruselas. Pero, sin precisar cómo, ha venido a añadir que la superará. No es esa la opinión de cada vez más voces autorizadas de la escena política europea. Sir ir más lejos, su número dos, el socialdemócrata holandés Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión, ha escrito: "Es la primera vez que pienso que el proyecto puede fracasar". Enrico Letta, exprimer ministro italiano, no ha sido menos claro: "Mi gran temor es que sigamos en el statu quo y que al final nos hayamos quedado sin Europa". Unos cuantos opinadores ilustres más han coincidido en que la UE tiene que hacer frente a demasiadas crisis como para poder sobrevivir sin sufrir un terremoto en su actual configuración.

La victoria del 'no' en el referéndum británico, el Brexit, ha sido hasta el momento el aldabonazo más serio. Por sus consecuencias, que por mucho que se aplacen las decisiones al respecto, serán muy grandes, tanto en términos económicos como estratégicos. Por su impacto psicológico en la política internacional y en la percepción ciudadana de todo el continente y más allá del mismo. Y por su significado; porque, a la postre, lo que ha dicho la mayoría de un pueblo que es referencia de unas cuantas cosas es que no cree en la UE y que prefiere asumir los riesgos que implica estar fuera de ella. Ese mensaje es ya imborrable y lo único que puede ocurrir es que otras colectividades nacionales opten también por ese camino. Hay unos cuantos candidatos.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

Empantanados en todo y sin salidas en nada

Mientras la ciudadanía observa cada día con menor interés y más desánimo sus cotidianos aspavientos, los partidos se siguen mirando el ombligo. Todos ellos están debilitados, todos sufren serios problemas internos y su única preocupación es cómo evitar males aún mayores en ese frente. Las necesidades políticas generales, entre ellas la de que España tenga un gobierno, el que sea, no figuran en la lista de sus prioridades inmediatas. Porque manda el egocentrismo partidario y porque los líderes no tienen precisamente amplitud de miras. Pero también, y sobre todo, porque no hay urgencias que obliguen a cambiar de registro. Mientras el petróleo siga barato, el BCE mantenga abierto el grifo del dinero y la crisis catalana no dé un salto cualitativo, la política española seguirá bloqueada. Nada obliga a evitar unas terceras elecciones.

En contra de lo que se dice y se repite, no es muy serio pensar que los resultados de las elecciones vascas y catalanas vayan a cambiar sustancialmente el panorama. Aunque podrían provocar la aceleración de alguna de ellas, las dinámicas hoy en curso seguirán siendo las mismas. Ni el PP ni Rajoy van a renunciar al gobierno porque Núñez Feijóo pierda en Galicia, ni eventuales batacazos del PSOE en esos territorios van a llevar a ese partido a abstenerse en una nueva sesión de investidura. Eso sí que sería un suicidio. Y la hipótesis de que el PNV apoyaría a Rajoy a cambio de que el PP diera sus votos al futuro gobierno nacionalista no se sostiene. Urkullu no hará nunca ese regalo a Bildu y al Podemos vasco y, además, las bases nacionalistas lo rechazarían de plano.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

Marchando sin freno hacia las terceras elecciones

A la luz de los datos disponibles en este momento lo más lógico es pensar que los españoles que quieran hacerlo tendrán que hacerlo por tercera vez. La situación está totalmente bloqueada y las iniciativas que podrían desbloquearla no pueden surgir sin que previamente se hayan producido cambios que hoy por hoy se antojan imposibles. Eso quiere decir, en sustancia, que la ya larga crisis política española está llegando al fondo. Un sistema político que no es capaz de parir un gobierno es un sistema acabado. Y aunque aparentemente hoy no pase nada, eso es muy grave y puede ser terrible en un futuro no muy lejano.

Aunque no deja de ser útil para que los ciudadanos reafirmen su posición política, o la modifiquen, buscar culpables de ese bloqueo no ayuda mucho a superarlo. Porque lo que de verdad falla es el sistema, la base de la que emanan las reglas que limitan la acción de los políticos. El nuestro fue concebido y desarrollado durante la Transición, hace ya casi tres décadas, en una situación muy distinta de la actual. Su expresión fue el bipartidismo, que se creyó que era la mejor solución para que España transitara de la dictadura a la democracia sin impedimentos que paralizaran ese proceso. Todas las piezas del entramado político están pensadas en esa clave, incluida la colocación de los nacionalismos.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

La ilusión ya es otra cosa

La decepción, si no la desolación, se ha instalado en las filas de Podemos y sus dirigentes no están aportando mucho para que se supere este estado de ánimo. Dar con las causas de la pérdida de un millón de votos es un empeño oportuno, pero no debería ser el prioritario. Porque nunca se va a conseguir un dictamen inapelable sobre las mismas y porque lo fundamental en un partido es mirar hacia el futuro. Sobre todo cuando ha sufrido un trauma, y el del 26-J ha sido muy fuerte para Podemos. Si se tiene en cuenta, además, la situación que vive el PSOE que sabe que se encamina hacia una crisis importante pero que desconoce cómo va a salir de ella, la necesidad de cambiar de actitud se hace más perentoria. Porque el riesgo que corre la oposición, la izquierda, es el de quedarse durante mucho tiempo sin capacidad de contestar al PP.

La derrota electoral ha puesto encima de la mesa las debilidades de Podemos y los errores que ha ido cometiendo en su corta trayectoria. Se conocían, algunos eran evidentes, y buena parte de ellos se habían venido denunciando desde hacía tiempo. Pero los éxitos electorales y la ilusión de que se podía progresar sin fin en las urnas, basada únicamente en los sondeos y en el entusiasmo propagandístico de sus líderes, llevaron a muchos, propios y extraños, a no tenerlos en cuenta, a aparcarlos para más adelante. Tal vez creyendo, sin otro fundamento que la pasión, que una victoria inapelable arrumbaría con ellos.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

¿Qué seguridad nos da Rajoy frente al Brexit?

Se diga lo que se diga, nadie tiene una idea muy clara de las consecuencias que puede provocar el Brexit. El hundimiento de los mercados no es un dato determinante. Porque simplemente indica que el dinero huye, o que los especuladores a la baja se lanzan a degüello, cuando la incertidumbre domina el panorama. Lo importante es lo que va a pasar después, en las semanas o en los meses que vienen. En el terreno financiero, comercial y económico y también en el plano político. En el europeo y en el de muchos de los países que forman la UE. Porque, aun siendo algo muy británico, el Brexit es un síntoma devastador, sin paliativos, de que la Unión Europea tiene demasiados problemas que es incapaz de resolver. Y algunos, o la conjunción de unos y otros, pueden acabar con ella.

El primero de ellos y seguramente el más grave es la debilidad de la política, de los gobiernos. La larga marcha del neoliberalismo hacia el reino de la selva, la cesión sistemática de atribuciones constitutivas del poder político al mercado, a la acción libre de las fuerzas económicas, ha terminado por convertir a los partidos en meros gestores de decisiones que se toman en otras instancias o de hechos que no se deciden en ninguna. El problema no es la mediocridad de los líderes, sino que la política que hoy es posible sólo ofrece oportunidades a los mediocres o a los que únicamente saben vender bien su producto.

Seguir leyendo »

Zona Crítica

Los resultados electorales son todavía una gran incógnita

Cualquier hipótesis sobre los futuros pactos de gobierno es poco más que una mera especulación en estos momentos. Falta un dato tan fundamental para formular cualquiera de ellas como es el resultado electoral. Sobre todo, en escaños. Y aunque las encuestas estén pronosticando, con gran coincidencia entre ellas, por donde van a ir los tiros, el reparto final sigue siendo una incógnita. Fundamental. Porque las perspectivas de futuros acuerdos no serán las mismas si el PP saca 110 escaños que si saca 125. O si el PP sube a costa de hundir a Ciudadanos que si eso no ocurre. O si Unidos Podemos supera al PSOE que si se sigue quedando por debajo. O si estas dos últimas fuerzas suman una mayoría que no requiera de apoyos nacionalistas que si no.

Albert Rivera se está llevando la palma a la hora de contradecir esa lógica tan obvia. Agotados sus argumentos programáticos, que han quedado tan desdibujados que pocos se acuerdan de ellos, Ciudadanos ha entrado en el terreno de la inconsistencia, si no de la estupidez, para poder decir algo nuevo cada día, que es a lo que obligan los manuales de campaña. Tras enterrar, para no seguir haciendo el ridículo, el pacto secreto entre el PP y UP que habría confirmado sin matices el que dirigentes de ambas formaciones viajaran en el mismo coche, ese partido lleva ahora un par de días diciendo que no acordará nada con el PP mientras Mariano Rajoy siga siendo candidato a la presidencia del gobierno.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi