eldiario.es

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 6513

Los catalanes han dado la puntilla

El "no" de los partidos nacionalistas catalanes a un gobierno PSOE-Podemos ha privado al comité federal socialista de este sábado en un acto de mucha de la trascendencia política que se le había atribuido. Los socialistas se podrán ahorrar, al menos por ahora, buena parte de las tensiones internas que se esperaban de ellos y prepararse para nuevas singladuras. Porque sin la abstención de Democracia i Llibertad y de Esquerra ningún hipotético acuerdo de izquierdas puede salir adelante en el Congreso. El apoyo de Ciudadanos podría salvar el proyecto. Pero todo indica que éste no va a producirse. Como conclusión, y a menos que se produzcan novedades imprevistas, habrá repetición de elecciones.

Francesc Homs, el nuevo hombre de la antigua Convergencia en Madrid, no ha hecho sino confirmar su antigua oposición a un gobierno presidido por Pedro Sánchez. Porque los nacionalistas creen que los socialistas se han portado con Cataluña casi tan mal como el PP. Y ERC ha venido a decir que también la posición de Podemos al respecto no es suficiente, que tendría que reconocer sin ambages el derecho a la autodeterminación y la soberanía del parlamento catalán. Pero tras de unas y otras explicaciones, lo que aparece bastante claro es que los partidos nacionalistas catalanes no esperan que ningún gobierno que pudiera surgir del actual galimatías político español vaya a favorecer, hoy por hoy, sus posiciones. Y que, por lo tanto, ellos”, como ha dicho Homs, van a seguir “a lo suyo”, sin implicarse en esa guerra.

Seguir leyendo »

La casta contra Podemos

El término "casta" ha caído en desuso. Seguramente porque cuadraba mejor en la etapa política precedente, la de la denuncia y la agitación, que en la que le siguió, la destinada a establecer una nueva relación de fuerzas políticas, en la que aún estamos. Pero habría que reverdecerlo. Porque es muy útil para entender la esperpéntica situación política en la que se encuentra España. Y es que, buscando las claves de la actuación de unos y otros en los últimos días, lo que se descubre, o se intuye, es que el conglomerado que de una u otra manera ha controlado el poder político desde hace tres décadas no quiere ceder nada del mismo. Aunque las elecciones de diciembre lo hayan reducido en cerca de un 40 %.

Que el Partido Socialista haya calificado de "chantaje" la propuesta para un acuerdo de gobierno que Pablo Iglesias hizo el viernes pasado ilustra muy bien esa actitud. Ha dicho chantaje, pero perfectamente podía haber dicho "ofensa". Porque la dirección del PSOE, y no digamos algunos de sus barones regionales, han tomado como tal el que un partido nuevo y sin pedigrí en el manejo de los asuntos del Estado se haya atrevido a ponerles condiciones. Porque en su visión de las cosas, Podemos estaba llamado a poner sus votos a disposición de Pedro Sánchez para que éste sustituyera a Mariano Rajoy en La Moncloa. Y para que gobernara sin mayores cortapisas en nombre de una supuesta unidad de izquierdas que el PSOE sería el único encargado de gestionar.

Seguir leyendo »

Esto ya está cambiando

Lo intrascendente fue lo del bebé de Carolina Bescansa, los pelos del diputado de Tenerife o las promesas sui generis. Quienes se han empeñado en sacarle punta a esos detalles sabrán por qué lo han hecho. Pero seguramente ignoran que no vale para nada. Porque lo importante va por otro lado. Lo políticamente significativo de la primera sesión del nuevo Congreso es que con esas cosas, y con su presencia masiva en el hemiciclo –parecía que tenía más que 69 diputados-, Podemos acaparó el protagonismo absoluto del acto y de la escena. Tal y como lo ha venido haciendo desde que apareció en mayo de 2014. Guste o no, Podemos representa la mucha o poca voluntad de cambio que existe en la sociedad española. Y eso está por encima de las componendas que ahora se ensayan, aunque sin mucho tino hasta el momento. Porque salga lo que salga, que puede salir cualquier cosa, esa voluntad va a seguir aún durante mucho tiempo.

Aparte de esa fuerza motriz, Podemos cuenta con otro activo del que hoy no dispone ningún otro partido. El de que ninguna de las soluciones posibles al actual galimatías político puede deteriorar sustancialmente sus intereses políticos. Si lo que al final se impone es la coalición PP-PSOE-Ciudadanos, la posición del partido de Pablo Iglesias en el tablero y sus posibilidades electorales se verán seguramente reforzadas. Si sale un gobierno del PSOE, será porque los socialistas habrán aceptado no pocos de sus planteamientos programáticos, económicos, sociales y territoriales. Y si se convocan nuevas elecciones, Podemos, como poco, repetirá en ellas sus resultados del 20-D.

Seguir leyendo »

Una tormenta económica mundial se alza en el horizonte

Como era de esperar, pues siempre acude a esas citas, Goldman Sachs se acaba de sumar al coro de voces del establishment que quieren que Mariano Rajoy conserve el gobierno. Y no precisamente con un argumento original, sino advirtiendo que la incertidumbre política española, derivada de unas nuevas elecciones y de la presión independista catalana, "pesará sobre la confianza de consumidores y empresas y sobre las perspectivas económicas". Pero esa referencia a España es sólo un apunte secundario en el marco de la ola de inquietud, si no de pesimismo, que arrastra a los analistas a la hora de valorar la situación de la economía mundial. Hasta los más pacatos se atreven a decir que el viento es de tormenta. Los más osados, entre ellos Georges Soros, el rey de los especuladores, creen que está en ciernes un nuevo desastre como el de 2008.

El descontrol económico y financiero que vive China es la preocupación más inmediata. Y no sólo porque el hundimiento de las bolsas de ese país haya arrastrado a las de todo el mundo sino también porque los problemas chinos son profundos y van a afectar, lo están haciendo ya y mucho, a toda la economía mundial. Según los expertos, las bolsas van a seguir cayendo durante muchos meses: la española podría hacerlo hasta quedarse por debajo de los 1.800 puntos, dejando en muy mala situación a algunas grandes empresas. Repsol es una de ellas. Se dice que el fuerte descenso de sus cotizaciones –que ya ha hecho un agujero de 3.000 millones a sus socios de La Caixa y de Bankia- así como su gran endeudamiento, le van a obligar a obligar a vender sus yacimientos asiáticos, sus instalaciones de energía eólica en el Reino Unido y hasta su red de gasolineras.

Seguir leyendo »

El PSOE ya no puede dar el poder al PP

El PP ha sido el partido más votado, pero se ha dado el gran batacazo y, además, no está ni mucho menos claro que vaya a gobernar. El PSOE ha perdido dos millones de votos, pero no se ha hundido. Ciudadanos, obteniendo un buen resultado, ha defraudado las expectativas y su futuro depende de cómo se coloque en el complejo escenario político que el 20-D ha generado. Y los más de 5 millones de votos obtenidos por Podemos es la noticia de estas elecciones, la gran novedad del panorama político español.

Dicho lo anterior, es imposible prever lo que va a ocurrir a partir de ahora y cualquier salida es posible. La primera incógnita, la más inmediata y de la que depende todo lo que vaya a producirse después, es si Mariano Rajoy logrará la investidura, si, como es previsible, el Rey le pide que se presente a la misma. A la vista del reparto de escaños, hoy por hoy eso no es posible. El problema del líder del PP no es que no tenga apoyos suficientes para resultar elegido sino que la suma de votos potencialmente contrarios a su investidura supera la mayoría de la cámara. Al margen de lo que hagan Ciudadanos, el PNV y Coalición Canaria, si el PSOE, Podemos, Unidad Popular, Esquerra, Democracia i Llibertad, Geroa Bai y Bildu votan “no” mandarán a casa a Mariano Rajoy.

Seguir leyendo »

Rivera tira la toalla por miedo a Podemos

No. No habrá repetición de las elecciones. Prácticamente en el último minuto de la campaña Albert Rivera ha eliminado esa posibilidad anunciando que en las futuras Cortes dará la presidencia del gobierno al Mariano Rajoy. Para ser exactos, ha dicho “al partido más votado”, pero a estas alturas ya no hay duda de que este será el PP y no el PSOE. Y para acabar con todo tipo de especulaciones al respecto, el líder de Ciudadanos no ha añadido condición alguna. Es decir que aceptará el candidato que el partido más votado proponga. O sea, a Rajoy.

Aunque no pocos suponían que algo así ocurriría el día que el Congreso celebrara su sesión de investidura, Rivera había evitado con empeño pronunciarse al respecto. Aún más, desde hace meses todas sus declaraciones apuntaban, si es que no lo confirmaban expresamente, que Ciudadanos no daría el gobierno al PP. ¿Qué ha ocurrido en las últimas horas para que cambie de posición y asuma, dos días antes de las elecciones, la condición de escudero del PP, una decisión que puede reducir sus posibilidades electorales y hasta poner en riesgo el futuro de ese partido?

Seguir leyendo »

¿Y si hay que repetir las elecciones?

Albert Rivera acaba de asegurar que los escaños de Ciudadanos no darán el gobierno ni al PP ni al PSOE y asimismo que "no permitirá" un gabinete con Podemos. Pedro Sánchez ha afirmado tajantemente que no habrá "gran coalición", es decir, un gobierno PP-PSOE. Si esas negativas se mantienen a la hora de la investidura del que parece que llegará primero, o sea Mariano Rajoy, eso lleva a concluir que el nuevo parlamento no podrá elegir un presidente del gobierno. Y si esa imposibilidad persiste, en el primer trimestre de 2016 habría que convocar nuevas elecciones.

Nadie cree que eso vaya a ocurrir. Seguramente porque es demasiado tenebroso para que ocurra. Aunque también porque unos nuevos comicios podrían producir un reparto de escaños no muy distinto del que se partía. Pero es una posibilidad real. Si los partidos que con su abstención o con su voto favorable creen que apoyar la presidencia de Rajoy va en contra de sus intereses o que hasta puede enajenar su futuro, podría producirse. Algunos gabinetes de prospectiva, de esos que diseñan todos los escenarios posibles, creen que ese es posible.

Seguir leyendo »

Rebelión en el Partido Popular

Puede que dimita en las próximas horas. O que no lo haga y que este domingo sea elegido diputado por Segovia, circunscripción en la que se presenta como  segundo de la lista del PP. Nadie se lo puede impedir. “Solo su muerte o su renuncia” ha confirmado, desolada, quien encabeza esa lista, Beatriz Escudero. A Pedro Gómez de la Serna le han pedido públicamente que dimita la vicepresidenta del Gobierno, el presidente del Congreso y el ministro de Sanidad. Y él ha dado la callada por respuesta. Seguramente también Rajoy le ha presionado, directa o indirectamente. Pero el presidente del Gobierno y del PP no ha querido reconocerlo. Se comprende. Porque lo contrario habría sido aceptar que cuatro días antes de las elecciones un alto cuadro de su partido no solo se ha negado a aceptar las normas que este ha establecido para luchar contra la corrupción, dejando a todas ellas en entredicho, sino también algo bastante más grave: la disciplina interna. Y nada más y nada menos que desoyendo la orden del jefe máximo.

Es de suponer que lo que De la Serna pretende es ser elegido diputado a fin de gozar de la protección parlamentaria en el proceso que le espera por corrupción o por fraude fiscal. En todo caso, el acto no tiene muchos precedentes. Y confirma cual es la actitud de los militantes del PP en estas cuestiones. El “aguanta Luis” de Rajoy con Bárcenas marcó la pauta. ¿Por qué De la Serna iba a ser menos?

Seguir leyendo »

Un panorama muy inquietante

Los medios catalanes, prácticamente sin excepción, subrayan con perplejidad, aunque también con mucha carga crítica, que Rajoy y Sánchez se negaran a hablar de Cataluña en su cara a cara del lunes, a pesar incluso de que el moderador se lo pidiera más de una vez. Fue tan ostensible su negativa que no cupo duda alguna de que no querían entrar en el asunto bajo ningún concepto. ¿Por qué? Caben varias hipótesis. Una, que sus asesores les hubieran dicho que eso no vendía. Otra, que no querían arriesgarse a perder plumas entrando en una cuestión tan espinosa, que obligaba, además, a meterse en el no menos peligroso asunto de la revisión del modelo autonómico, que tampoco se abordó en el debate. Una más, que no tenían nada interesante, o mínimamente constructivo, que decir al respecto. Seguramente la explicación final de tan inusitado comportamiento es una mezcla de las tres opciones. Pero lo cierto es que Cataluña estuvo ausente del debate que es lo mismo que decir que lo está de la lista de preocupaciones actuales de los líderes de los dos mayores partidos españoles. Habrá quien se tranquilice con eso. Pero la verdad es que es para estar muy preocupados.

El Periodic d´Andorra ha dado a conocer este martes la primera de las encuestas electorales que publicará durante esta semana, en la que, en virtud de una norma ridícula pero que nadie contesta, en España está prohibido publicar sondeos. La investigación corre a cargo del instituto Gesop, el mismo que trabaja para El Periódico de Cataluña, y está en línea con los sondeos que ha venido publicando ese diario. El último, el domingo pasado. El de este martes dice que el PP obtendría entre 104 y 108 escaños, el PSOE entre 81 y 85, Podemos entre 63 y 67 y Ciudadanos entre 57 y 61. Otro dato: según Gesop Podemos adelanta ya al PSOE en intención directa de voto. El trabajo de campo se hizo antes del cara a cara entre Rajoy y Sánchez. Habrá que esperar al sondeo de mañana para conocer el impacto demoscópico del mismo. Pero en el supuesto de que los tiros fueran por donde pronostica el diario andorrano, cabría ya hacer la siguiente reflexión: la suma de los escaños del PP y de Ciudadanos no sería suficiente para investir a Rajoy. A la luz de esos datos, el único acuerdo a dos posible para ello sería entre el PP y el PSOE.

Seguir leyendo »

Un debate que degrada aún más la democracia

Había un motivo tan poderoso o más que el de la corrupción para que Rajoy evitara el debate de Atresmedia. Y era el de que el líder del PP no habría podido definir un perfil propio en un encuentro a cuatro. Porque disponer de sólo un 25 % del tiempo era poco para ese fin, porque le habrían golpeado desde todos los frentes y porque era imposible desmantelar a tres rivales de una vez y mucho menos sin poder entonar el “y tú más” a dos de ellos. El cara a cara con Pedro Sánchez era, en cambio, un formato adecuado para afirmarse, aunque solo fuera como un personaje cuco, de esos que saben poner una zancadilla y seguir con cara de bueno. Esa estrategia ha tenido éxito. Porque Rajoy ha aprovechado la oportunidad y en el debate a dos ha hecho valer su principal activo: el de que, por encima de todo, es un hombre que se conoce la lección que siempre ha recitado y que, además, sabe aguantar. Y hoy por hoy eso puede valerle para consolidar el voto del PP, único objetivo político de Rajoy, aunque sea un 40 % menor, o más, que el de hace cuatro años. Aunque su credibilidad para el conjunto de los españoles, y posiblemente para muchos de los que van a votarle, siga bajo mínimos. Y aunque siga pareciendo más un opositor que sabe defenderse que un líder político.

El secretario general del PSOE no ha sido capaz de impedir que Rajoy mandara en el debate. Ha carecido de la fuerza necesaria para achicarle. Tirando solo de datos y de titulares, y no de carácter y de ideas, ha permitido que Rajoy, ciertamente con muchas falsedades y engaños, se fuera creciendo y alcanzara una superioridad que nunca había tenido con los dirigentes socialistas con los que en el pasado debatió en similares ocasiones. Las limitaciones políticas del aún inexperto líder del PSOE se han sumado a la pesada carga que para él sigue suponiendo el muy negativo pasado reciente de su partido, del que Sánchez no ha conseguido librarse y que Rajoy ha utilizado implacablemente, sin que su oponente haya sido capaz de contrarrestar eficazmente esos ataques. Aunque a algunos les pareciera imposible que eso pudiera ocurrir, Rajoy ha dejado pequeño a Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi