eldiario.es

Ciclo 'Alô Alô mundo!'

1968 y los ejes del cine inventado

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4773

El discurso político oficial está agotado

Han llegado al límite de sus posibilidades. No tienen nada nuevo que decir y se limitan a repetir la cantilena que les ha llevado a estar por debajo de Podemos en la intención directa de voto. Tanto el PP como el PSOE están ahogados por sus limitaciones, por su pasado y por su presente. Incapaces de afrontar el rechazo ciudadano que les acorrala, actúan como si este no existiera. Se mueven en el terreno irreal de la del engaño, de las medias palabras o del truco publicitario porque, a falta de otros recursos, no tienen más remedio que creerse que eso va a funcionar. O porque esa es la única manera de alimentar a sus enormes maquinarias partidarias, en la que todo el mundo quiere cobrar a fin de mes. Su única esperanza es que su juego falsario pero omnipresente termine por aburrir a mucha gente y que ésta, al final, les vote justamente por eso, por hastío. Y en que eso se produzca o no está la principal incógnita del futuro político español.

El debate de esta semana en el Congreso de los diputados ha sido la representación perfecta de esa nada que son las intenciones y proyectos de los dos principales partidos españoles. Ninguno de ellos ha hecho el mínimo esfuerzo por conectar con los sentimientos y expectativas de los españoles que necesitan que los políticos les digan que existe un camino concreto y posible para que se resuelvan sus problemas.

Seguir leyendo »

Las realidades que oculta el ruido mediático

Al tiempo que buena parte de los medios de comunicación españoles, y no digamos los tertulianos, desvelan cada día hechos que según ellos van a cambiarlo todo, la prensa extranjera ha dejado de ocuparse de la política española. Salvo en ocasiones muy puntuales. Y no porque lo que pueda ocurrirnos no le interese, que la preocupación por nuestras debilidades económicas sigue siendo muy alta, sino porque no hay noticias que sostengan una corresponsalía cabal. Y es que, visto fríamente, lo que hay en la crónica española es, sobre todo, ruido, griterío, si no manipulación burda y sistemática de la verdad. Sin embargo, la realidad sigue ahí, actuando a su ritmo, que no es de los medios y los gabinetes de comunicación. Y puede deparar no pocas sorpresas.

En el terreno político, la nota principal de lo que realmente está pasando es que una parte significativa de la ciudadanía parece dispuesta a apoyar un cambio. Esto es, quiere que el sistema de poder que ha estado vigente en las últimas décadas sufra una modificación sustancial. Que los que han venido mandando dejen de hacerlo o que manden mucho menos. O que, de una vez por todas, muerdan el polvo.

Seguir leyendo »

El PSOE camina hacia la irrelevancia

Lo que ahora está por ver es si el PSOE logrará presentarse a las generales como un partido que merezca tal nombre o si en los muchos meses que quedan hasta entonces no se habrá descompuesto. Motivos hay para que esto último ocurra. La crisis que acaba de producirse en Madrid no es sino la muestra dramática de un deterioro profundo, y seguramente irreversible, de los todos elementos que configuran un partido y sin los cuales su supervivencia es imposible. Por muchos apaños que hagan sus dirigentes, y cabe esperar que harán todos los que puedan, esa realidad va a terminar imponiéndose en cualquier supuesto. La incógnita es cuanto puede durar esa agonía.

El primer elemento que está fallando en el PSOE, y de forma cada vez más estrepitosa, es el liderazgo. Y no ahora sino desde hace mucho. Desde la marcha de Felipe González, que creyó que podía seguir mandando sin ser el jefe oficial, y se equivocó, sólo en sus primeros años José Luis Rodríguez Zapatero consiguió ser un verdadero dirigente máximo, que controlaba a los díscolos y a los ambiciosos y que tenía de su lado a los poderes orgánicos.

Seguir leyendo »

Es falso que Grecia no pueda acabar con el euro

En Grecia está ocurriendo lo que era previsible. Que la bolsa se hunde (un 9% este miércoles, más del 20% las acciones de los bancos) y que la prima de riesgo se ha disparado a más de 1000 puntos. Son datos que confirman que los mercados no han recibido con agrado la victoria de Syriza. Pero que no cambian sustancialmente la dramática situación en que el país se encontraba el día antes de las elecciones. Lo preocupante sería que esa tendencia continuara. Porque si así fuera, Grecia terminaría fuera del euro. Algún listo de los que aparece en las televisiones españolas dice que eso hasta sería bueno. Los que mandan sobre la política europea parecen pensar lo mismo. Pero si no cambian de postura y ayudan a Alexis Tsipras a salir del agujero, pueden terminar siendo los aprendices de brujo que se cargaron la moneda única.

En la prensa europea más influyente, y no precisamente de izquierdas, crecen las voces que piden que la UE, el BCE y el FMI se dispongan a recortar sustancialmente la deuda griega. Anulando una parte de la misma –como se ha hecho unas cuantas veces en las últimas décadas con países en graves dificultades- recortando los intereses y alargando los plazos de vencimiento del resto. Quienes defienden esa idea lo hacen porque creen que una salida de Grecia del euro puede ser sólo el comienzo de un proceso que iría dejando a otros países fuera de la moneda única y que, de verificarse, llevaría inevitablemente a que ésta desapareciera del mapa.

Seguir leyendo »

Una victoria demasiado grande como para que termine mal

A falta de confirmar la mayoría absoluta de Syriza, que a tenor de cómo va avanzando el recuento es aún muy posible, está muy claro que el partido de Alexis Tsipras va a gobernar en solitario. Aunque le falten un par de escaños para llegar a los 151, los que ya tiene seguros le confieren una capacidad de maniobra que hace innecesaria cualquier otra fórmula. Lo cual no excluye que decida pactar con alguno de los partidos menores para hacer más segura su andadura política en una primera etapa. Pero puede perfectamente esperar al momento de presentar sus iniciativas legales para buscar ese tipo de entendimientos. Por el momento es el gran ganador. Su éxito electoral se ha logrado, además, contra los elementos, internos e internacionales. Y eso, en sí mismo, le añade una fuerza moral que puede ser un capital precioso en la fase inicial de su mandato.

La derecha política griega se ha llevado un batacazo formidable que va a dejarla fuera de juego durante un buen tiempo. Eso también contribuye a aumentar las dimensiones políticas de la victoria de Syriza. Porque supone que el nuevo Gobierno no va a tener delante un rival durante su primera etapa de gestión.

Seguir leyendo »

Si gana Syriza, ganará también Europa

Syriza quiere obtener la mayoría absoluta. Y la probabilidad de que lo logre crece a medida que se publican nuevos sondeos. El último, de comienzos de esta semana, le daba el 34% de los votos y los expertos dicen que le haría falta entre el 35% y 39% para obtener la mitad más uno de los escaños del Parlamento. Pero tan significativo como los pronósticos demoscópicos es el nuevo tono con que los grandes medios internacionales están valorando últimamente esa posibilidad. Empieza a asumirse que el partido de Alexis Tsipras va a ser el que gobierne, que el cambio va a producirse. Y tan nuevo como eso es que los apuntes que sugieren ese convencimiento lo hacen sin temor a que eso ocurra.

Uno de los comentarios más llamativos en ese sentido es el que acaba de hacer Handelsblatt, el mayor diario económico alemán: "Puede que una victoria del carismático Alexis Tsipras constituya una ocasión real para Grecia, al tiempo que va a acabar con los políticos de los partidos del establishment que son responsables de la enorme deuda pública, de los privilegios fiscales y de una administración financiera desfalleciente". Todo un desafío a la postura oficial del Gobierno alemán al respecto. Porque aunque lleve unos días callada, y eso ya puede ser un síntoma de que el panorama está cambiando, Angela Merkel prácticamente ha venido a decir que un Gobierno de Syriza sería poco menos que la peste.

Seguir leyendo »

La desigualdad crece y es una bomba de relojería

La desigualdad económica no solo crece en el mundo a medida que se avanza en la crisis, sino que se acelera en los países que inician su recuperación. Tres informes recientes confirman que el modelo económico vigente ha generado una dinámica imparable si no se produce una reacción política que la frene. Y que, según cada vez más expertos limita el crecimiento potencial de las economías y a medio plazo puede provocar graves tensiones sociales y la desestabilización del sistema.

"Las desigualdades deberían empujar a los dirigentes internacionales a hacer frente a los intereses particulares de los pesos pesados que obstaculizan un mundo más justo y más próspero", concluye el  informe que la ONG Oxfam ha presentado este lunes, dos días antes de la apertura del tantas veces contestado Foro Mundial de Davos, en cuyo programa de debates figura de forma destacada el asunto de la desigualdad.

Seguir leyendo »

La crónica política no está favoreciendo al PSOE

El adelanto de las elecciones catalanas a septiembre, el viaje de Rajoy a Grecia, el acuerdo entre el PP y el PSOE para apoyar un paquete de medidas antiterroristas, el anuncio del fin del copago farmacéutico, los rumores de una disolución anticipada del parlamento andaluz… Aunque cada una de estas noticias de los últimos días, particularmente la catalana, tiene su propia razón de ser y su autonomía, todas terminan por inscribirse en la campaña electoral que domina hasta el último resquicio de la vida política española. De ahí el interés en vislumbrar a cuál de los partidos contendientes tienden a beneficiar, o a perjudicar, unas y otras. Aunque sólo sea provisionalmente, que muy pronto pueden ocurrir nuevas cosas que obliguen a modificar el vaticinio.

Empezando por las elecciones catalanas, da la impresión de que a Rajoy le ha gustado que Esquerra no se haya salido con la suya y que no se celebren en marzo, como pedían los republicanos. Porque el PP se evita así afrontar las municipales y autonómicas tras un batacazo formidable de sus correligionarios en Cataluña, que prevén todos los sondeos y que le habría hecho daño en las urnas del resto de España. Por otra parte, la lectura oficial que La Moncloa ha hecho de la decisión de Artur Mas gira en torno a la idea de que ésta supone el fracaso del proyecto de avanzar rápidamente hacia la independencia. Los cronistas del PP no han tardado mucho en repetir hasta el aburrimiento ese mensaje.

Seguir leyendo »

¿Y si la hiperseguridad resulta tan mala como el terrorismo?

Era de prever algo así, pero la realidad puede superar cualquier hipótesis. Al calor de la conmoción popular que han provocado los atentados de París y aupados por el éxito de las manifestaciones francesas, varios Gobiernos europeos han tardado poco en anunciar, o empezar a poner en práctica, drásticas medidas destinadas en teoría a mejorar la eficacia de la lucha contra el terrorismo. Pero que en la práctica supondrán un formidable recorte de las libertades de los ciudadanos, sin que hayan sido consultados sobre si están dispuestos a ceder derechos a cambio de tener mayor seguridad… sobre el papel.

Una de las medidas anunciadas por el Gobierno francés es añadir 10.000 militares y 5.000 policías a los operativos actualmente desplegados para hacer frente a la amenaza terrorista. Que, por cierto, son formidables: basta llegar a un aeropuerto galo o darse una vuelta por el centro de París para comprobarlo. Y la iniciativa recuerda un debate que estuvo abierto en España durante los años más duros del activismo de ETA. En esa época, personajes destacados de la vida pública, y no todos de derechas, decían convencidos –por supuesto, casi siempre en privado– que el remedio frente a esas ofensivas era mandar los tanques a Euskadi. Como si a cañonazos o con un soldado en cada esquina, amedrentando a la gente corriente, se fueran a desactivar las redes clandestinas del terrorismo vasco.

Seguir leyendo »

Tras la manifestación, Sarkozy y los fallos de seguridad ponen a Hollande en apuros

Está claro que las grandes manifestaciones de este lunes han reforzado algo la muy maltrecha imagen de François Hollande. No era ese sin duda el principal objetivo de las mismas, sino que el rechazo masivo del terrorismo yihadista perseguía, sobre todo, evitar que los atentados alentaran aún más la desconfianza hacia los musulmanes franceses. Y también solidarizarse con la comunidad judía, la más numerosa de Europa y que según sus exponentes vive hoy en una situación próxima al pánico. Pero mejorar la valoración popular del presidente podía ser un efecto secundario muy bien venido. Sin embargo, sólo 12 horas después de las marchas ese efecto empieza a estar seriamente en cuestión. Francia ha vuelto a la guerra política y no precisamente con las mejores maneras.

La ausencia del Front National de la manifestación de París era un signo indiscutible de que eso iba a ocurrir muy pronto. Pero no ha sido la líder ultraderechista Marine Le Pen quien ha dado el primer paso en la confrontación con Hollande, sino el expresidente Nicolas Sarkozy, que aspira a ser el candidato de la derecha en las elecciones presidenciales de 2017, y parece que con bastantes posibilidades de lograrlo. Sarkozy, que quiere disputar al Front National la bandera de la intransigencia frente a la inmigración, clave del formidable ascenso que el partido de Le Pen registra en los sondeos, no ha dudado en atacar al gobierno tras las manifestaciones y en insinuar que fallos de las fuerzas de seguridad han podido ser la causa de que los atentados pudieran producirse.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
>