eldiario.es

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4934

El desastre irremisible del PP

En las últimas horas se ha empezado a especular con la posibilidad de que haya sido el Gobierno, a través de la Agencia Tributaria, el que ha propiciado la detención de Rodrigo Rato. Para convertirlo en un chivo expiatorio que atraiga todo el escarnio popular, haciendo olvidar a los otros 704, o más, altos cargos del sistema, o del PP, que también han blanqueado dinero de origen sospechoso.

Pero la maniobra va a valer de poco. Eso si no se frustra en breve. Porque el asunto ya ha hecho un daño irremediable a las expectativas electorales del PP. En las municipales y autonómicas. Pero sobre todo en las generales, que todo indica que ya ha perdido sin remisión. Porque de aquí a entonces, el caso del blanqueo no puede sino agravarse. Y en ocho meses pueden aparecer unos cuantos más.

Seguir leyendo »

Podemos todavía puede mucho

En las últimas semanas se ha ido asentando la sensación de que Podemos ha perdido fuelle, de que las ilusiones que hasta hace poco le alimentaban se están apagando y de que, al final, el cambio que preconizaba no va a ser para tanto. No hay datos contundentes que confirmen esa percepción. Los sondeos le siguen siendo favorables, la organización no tiene serios problemas internos, por mucho que se empeñen algunos, ningún fracaso ha marcado hasta ahora su marcha. Pero no poca de la gente que está con Podemos ha empezado a hacerse algunas preguntas que aún no tienen respuesta. Y el mayor desafío que ante sí tienen sus dirigentes es, justamente, disipar esas dudas. Cuanto más, mejor.

Podemos no ha sido el invento genial de un grupito de iluminados sino, sobre todo, la expresión de una necesidad que sentían amplios sectores de la sociedad. La de que existiera algo que pudiera desecar el estanque putrefacto en que se ha convertido la política española, algo que regenerara la democracia. Pablo Iglesias y los suyos comprendieron que ellos podían encarnar esa tara, y ese descubrimiento sí que tuvo algo de genial. Y seguramente lo sigue teniendo.

Seguir leyendo »

Los plazos posibles del cambio que viene

Un cambio político va a producirse. Lo que no está tan claro es si el nuevo escenario aparecerá definido tras las cuatro elecciones que tendrán lugar de aquí a final de año o si tras las generales de noviembre se iniciará una segunda fase del proceso en la que ocurrirán hechos aún más decisivos que los de la anterior. Lo más probable es que ocurra esto último. El deterioro que previsiblemente sufrirán el PP y el PSOE en las sucesivas convocatorias de 2015 provocará dos efectos: uno, tensiones internas muy importantes en ambos partidos que podrían propiciar salidas hoy por hoy imprevisibles; y, dos, un nuevo reparto de fuerzas en Las Cortes que complicará mucho la gobernabilidad y que conferirá a Podemos y Ciudadanos una parte del protagonismo al que ambos aspiran.

La partida no está ni mucho menos jugada pues la intensidad del cambio posible depende de la hondura de ambos procesos. Del deterioro de unos y del crecimiento de los otros. Y eso no se sabrá hasta que no se conozcan los resultados. Pero ya hay indicios de que ambos fenómenos van a ser relevantes.

Seguir leyendo »

No sabemos nada de lo que va a ocurrir

Si por un momento fuéramos capaces de olvidarnos de las encuestas, de la propaganda electoral disfrazada de análisis y de las opiniones que difunden los medios, descubriríamos que lo que puede ocurrir en el panorama electoral español es una incógnita, por donde quiera que se mire. Empezando por las elecciones andaluzas y siguiendo por las municipales, autonómicas y catalanas, para terminar con las generales. Bastaría un argumento para llegar a esa conclusión: el que la mitad de las personas con derecho a voto sigue sin pronunciarse en las encuestas. Ese dato es incontrovertible y no admite interpretaciones técnicas al uso.

Ese porcentaje de indecisos, de abstencionistas y de gente que oculta su voto no tiene precedentes a estas alturas del calendario. En manos de esos muchos millones de españoles está la suerte de todas las convocatorias electorales. Y los instrumentos de análisis de que disponen los institutos demoscópicos no sirven para pronosticar cuál será su decisión final. Primero, porque una parte de ese 50 %va a votar a Podemos y Ciudadanos, que son partidos nuevos, y con ellos no se puede usar la herramienta del recuerdo de voto, que es una de las claves de la imprescindible “cocina” de las encuestas. Las técnicas demoscópicas permiten predecir cuantos de los que votaron a un determinado partido en las elecciones anteriores volverá a hacerlo en éstas aunque no lo confiese. Pero cuando en el juego hay partidos nuevos, y más si su voto potencial no es pequeño, las encuestas tienen mucho de especulación.

Seguir leyendo »

El discurso político oficial está agotado

Han llegado al límite de sus posibilidades. No tienen nada nuevo que decir y se limitan a repetir la cantilena que les ha llevado a estar por debajo de Podemos en la intención directa de voto. Tanto el PP como el PSOE están ahogados por sus limitaciones, por su pasado y por su presente. Incapaces de afrontar el rechazo ciudadano que les acorrala, actúan como si este no existiera. Se mueven en el terreno irreal de la del engaño, de las medias palabras o del truco publicitario porque, a falta de otros recursos, no tienen más remedio que creerse que eso va a funcionar. O porque esa es la única manera de alimentar a sus enormes maquinarias partidarias, en la que todo el mundo quiere cobrar a fin de mes. Su única esperanza es que su juego falsario pero omnipresente termine por aburrir a mucha gente y que ésta, al final, les vote justamente por eso, por hastío. Y en que eso se produzca o no está la principal incógnita del futuro político español.

El debate de esta semana en el Congreso de los diputados ha sido la representación perfecta de esa nada que son las intenciones y proyectos de los dos principales partidos españoles. Ninguno de ellos ha hecho el mínimo esfuerzo por conectar con los sentimientos y expectativas de los españoles que necesitan que los políticos les digan que existe un camino concreto y posible para que se resuelvan sus problemas.

Seguir leyendo »

Las realidades que oculta el ruido mediático

Al tiempo que buena parte de los medios de comunicación españoles, y no digamos los tertulianos, desvelan cada día hechos que según ellos van a cambiarlo todo, la prensa extranjera ha dejado de ocuparse de la política española. Salvo en ocasiones muy puntuales. Y no porque lo que pueda ocurrirnos no le interese, que la preocupación por nuestras debilidades económicas sigue siendo muy alta, sino porque no hay noticias que sostengan una corresponsalía cabal. Y es que, visto fríamente, lo que hay en la crónica española es, sobre todo, ruido, griterío, si no manipulación burda y sistemática de la verdad. Sin embargo, la realidad sigue ahí, actuando a su ritmo, que no es de los medios y los gabinetes de comunicación. Y puede deparar no pocas sorpresas.

En el terreno político, la nota principal de lo que realmente está pasando es que una parte significativa de la ciudadanía parece dispuesta a apoyar un cambio. Esto es, quiere que el sistema de poder que ha estado vigente en las últimas décadas sufra una modificación sustancial. Que los que han venido mandando dejen de hacerlo o que manden mucho menos. O que, de una vez por todas, muerdan el polvo.

Seguir leyendo »

El PSOE camina hacia la irrelevancia

Lo que ahora está por ver es si el PSOE logrará presentarse a las generales como un partido que merezca tal nombre o si en los muchos meses que quedan hasta entonces no se habrá descompuesto. Motivos hay para que esto último ocurra. La crisis que acaba de producirse en Madrid no es sino la muestra dramática de un deterioro profundo, y seguramente irreversible, de los todos elementos que configuran un partido y sin los cuales su supervivencia es imposible. Por muchos apaños que hagan sus dirigentes, y cabe esperar que harán todos los que puedan, esa realidad va a terminar imponiéndose en cualquier supuesto. La incógnita es cuanto puede durar esa agonía.

El primer elemento que está fallando en el PSOE, y de forma cada vez más estrepitosa, es el liderazgo. Y no ahora sino desde hace mucho. Desde la marcha de Felipe González, que creyó que podía seguir mandando sin ser el jefe oficial, y se equivocó, sólo en sus primeros años José Luis Rodríguez Zapatero consiguió ser un verdadero dirigente máximo, que controlaba a los díscolos y a los ambiciosos y que tenía de su lado a los poderes orgánicos.

Seguir leyendo »

Es falso que Grecia no pueda acabar con el euro

En Grecia está ocurriendo lo que era previsible. Que la bolsa se hunde (un 9% este miércoles, más del 20% las acciones de los bancos) y que la prima de riesgo se ha disparado a más de 1000 puntos. Son datos que confirman que los mercados no han recibido con agrado la victoria de Syriza. Pero que no cambian sustancialmente la dramática situación en que el país se encontraba el día antes de las elecciones. Lo preocupante sería que esa tendencia continuara. Porque si así fuera, Grecia terminaría fuera del euro. Algún listo de los que aparece en las televisiones españolas dice que eso hasta sería bueno. Los que mandan sobre la política europea parecen pensar lo mismo. Pero si no cambian de postura y ayudan a Alexis Tsipras a salir del agujero, pueden terminar siendo los aprendices de brujo que se cargaron la moneda única.

En la prensa europea más influyente, y no precisamente de izquierdas, crecen las voces que piden que la UE, el BCE y el FMI se dispongan a recortar sustancialmente la deuda griega. Anulando una parte de la misma –como se ha hecho unas cuantas veces en las últimas décadas con países en graves dificultades- recortando los intereses y alargando los plazos de vencimiento del resto. Quienes defienden esa idea lo hacen porque creen que una salida de Grecia del euro puede ser sólo el comienzo de un proceso que iría dejando a otros países fuera de la moneda única y que, de verificarse, llevaría inevitablemente a que ésta desapareciera del mapa.

Seguir leyendo »

Una victoria demasiado grande como para que termine mal

A falta de confirmar la mayoría absoluta de Syriza, que a tenor de cómo va avanzando el recuento es aún muy posible, está muy claro que el partido de Alexis Tsipras va a gobernar en solitario. Aunque le falten un par de escaños para llegar a los 151, los que ya tiene seguros le confieren una capacidad de maniobra que hace innecesaria cualquier otra fórmula. Lo cual no excluye que decida pactar con alguno de los partidos menores para hacer más segura su andadura política en una primera etapa. Pero puede perfectamente esperar al momento de presentar sus iniciativas legales para buscar ese tipo de entendimientos. Por el momento es el gran ganador. Su éxito electoral se ha logrado, además, contra los elementos, internos e internacionales. Y eso, en sí mismo, le añade una fuerza moral que puede ser un capital precioso en la fase inicial de su mandato.

La derecha política griega se ha llevado un batacazo formidable que va a dejarla fuera de juego durante un buen tiempo. Eso también contribuye a aumentar las dimensiones políticas de la victoria de Syriza. Porque supone que el nuevo Gobierno no va a tener delante un rival durante su primera etapa de gestión.

Seguir leyendo »

Si gana Syriza, ganará también Europa

Syriza quiere obtener la mayoría absoluta. Y la probabilidad de que lo logre crece a medida que se publican nuevos sondeos. El último, de comienzos de esta semana, le daba el 34% de los votos y los expertos dicen que le haría falta entre el 35% y 39% para obtener la mitad más uno de los escaños del Parlamento. Pero tan significativo como los pronósticos demoscópicos es el nuevo tono con que los grandes medios internacionales están valorando últimamente esa posibilidad. Empieza a asumirse que el partido de Alexis Tsipras va a ser el que gobierne, que el cambio va a producirse. Y tan nuevo como eso es que los apuntes que sugieren ese convencimiento lo hacen sin temor a que eso ocurra.

Uno de los comentarios más llamativos en ese sentido es el que acaba de hacer Handelsblatt, el mayor diario económico alemán: "Puede que una victoria del carismático Alexis Tsipras constituya una ocasión real para Grecia, al tiempo que va a acabar con los políticos de los partidos del establishment que son responsables de la enorme deuda pública, de los privilegios fiscales y de una administración financiera desfalleciente". Todo un desafío a la postura oficial del Gobierno alemán al respecto. Porque aunque lleve unos días callada, y eso ya puede ser un síntoma de que el panorama está cambiando, Angela Merkel prácticamente ha venido a decir que un Gobierno de Syriza sería poco menos que la peste.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -