eldiario.es

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4619

Si gana Syriza, ganará también Europa

Syriza quiere obtener la mayoría absoluta. Y la probabilidad de que lo logre crece a medida que se publican nuevos sondeos. El último, de comienzos de esta semana, le daba el 34% de los votos y los expertos dicen que le haría falta entre el 35% y 39% para obtener la mitad más uno de los escaños del Parlamento. Pero tan significativo como los pronósticos demoscópicos es el nuevo tono con que los grandes medios internacionales están valorando últimamente esa posibilidad. Empieza a asumirse que el partido de Alexis Tsipras va a ser el que gobierne, que el cambio va a producirse. Y tan nuevo como eso es que los apuntes que sugieren ese convencimiento lo hacen sin temor a que eso ocurra.

Uno de los comentarios más llamativos en ese sentido es el que acaba de hacer Handelsblatt, el mayor diario económico alemán: "Puede que una victoria del carismático Alexis Tsipras constituya una ocasión real para Grecia, al tiempo que va a acabar con los políticos de los partidos del establishment que son responsables de la enorme deuda pública, de los privilegios fiscales y de una administración financiera desfalleciente". Todo un desafío a la postura oficial del Gobierno alemán al respecto. Porque aunque lleve unos días callada, y eso ya puede ser un síntoma de que el panorama está cambiando, Angela Merkel prácticamente ha venido a decir que un Gobierno de Syriza sería poco menos que la peste.

Seguir leyendo »

La desigualdad crece y es una bomba de relojería

La desigualdad económica no solo crece en el mundo a medida que se avanza en la crisis, sino que se acelera en los países que inician su recuperación. Tres informes recientes confirman que el modelo económico vigente ha generado una dinámica imparable si no se produce una reacción política que la frene. Y que, según cada vez más expertos limita el crecimiento potencial de las economías y a medio plazo puede provocar graves tensiones sociales y la desestabilización del sistema.

"Las desigualdades deberían empujar a los dirigentes internacionales a hacer frente a los intereses particulares de los pesos pesados que obstaculizan un mundo más justo y más próspero", concluye el  informe que la ONG Oxfam ha presentado este lunes, dos días antes de la apertura del tantas veces contestado Foro Mundial de Davos, en cuyo programa de debates figura de forma destacada el asunto de la desigualdad.

Seguir leyendo »

La crónica política no está favoreciendo al PSOE

El adelanto de las elecciones catalanas a septiembre, el viaje de Rajoy a Grecia, el acuerdo entre el PP y el PSOE para apoyar un paquete de medidas antiterroristas, el anuncio del fin del copago farmacéutico, los rumores de una disolución anticipada del parlamento andaluz… Aunque cada una de estas noticias de los últimos días, particularmente la catalana, tiene su propia razón de ser y su autonomía, todas terminan por inscribirse en la campaña electoral que domina hasta el último resquicio de la vida política española. De ahí el interés en vislumbrar a cuál de los partidos contendientes tienden a beneficiar, o a perjudicar, unas y otras. Aunque sólo sea provisionalmente, que muy pronto pueden ocurrir nuevas cosas que obliguen a modificar el vaticinio.

Empezando por las elecciones catalanas, da la impresión de que a Rajoy le ha gustado que Esquerra no se haya salido con la suya y que no se celebren en marzo, como pedían los republicanos. Porque el PP se evita así afrontar las municipales y autonómicas tras un batacazo formidable de sus correligionarios en Cataluña, que prevén todos los sondeos y que le habría hecho daño en las urnas del resto de España. Por otra parte, la lectura oficial que La Moncloa ha hecho de la decisión de Artur Mas gira en torno a la idea de que ésta supone el fracaso del proyecto de avanzar rápidamente hacia la independencia. Los cronistas del PP no han tardado mucho en repetir hasta el aburrimiento ese mensaje.

Seguir leyendo »

¿Y si la hiperseguridad resulta tan mala como el terrorismo?

Era de prever algo así, pero la realidad puede superar cualquier hipótesis. Al calor de la conmoción popular que han provocado los atentados de París y aupados por el éxito de las manifestaciones francesas, varios Gobiernos europeos han tardado poco en anunciar, o empezar a poner en práctica, drásticas medidas destinadas en teoría a mejorar la eficacia de la lucha contra el terrorismo. Pero que en la práctica supondrán un formidable recorte de las libertades de los ciudadanos, sin que hayan sido consultados sobre si están dispuestos a ceder derechos a cambio de tener mayor seguridad… sobre el papel.

Una de las medidas anunciadas por el Gobierno francés es añadir 10.000 militares y 5.000 policías a los operativos actualmente desplegados para hacer frente a la amenaza terrorista. Que, por cierto, son formidables: basta llegar a un aeropuerto galo o darse una vuelta por el centro de París para comprobarlo. Y la iniciativa recuerda un debate que estuvo abierto en España durante los años más duros del activismo de ETA. En esa época, personajes destacados de la vida pública, y no todos de derechas, decían convencidos –por supuesto, casi siempre en privado– que el remedio frente a esas ofensivas era mandar los tanques a Euskadi. Como si a cañonazos o con un soldado en cada esquina, amedrentando a la gente corriente, se fueran a desactivar las redes clandestinas del terrorismo vasco.

Seguir leyendo »

Tras la manifestación, Sarkozy y los fallos de seguridad ponen a Hollande en apuros

Está claro que las grandes manifestaciones de este lunes han reforzado algo la muy maltrecha imagen de François Hollande. No era ese sin duda el principal objetivo de las mismas, sino que el rechazo masivo del terrorismo yihadista perseguía, sobre todo, evitar que los atentados alentaran aún más la desconfianza hacia los musulmanes franceses. Y también solidarizarse con la comunidad judía, la más numerosa de Europa y que según sus exponentes vive hoy en una situación próxima al pánico. Pero mejorar la valoración popular del presidente podía ser un efecto secundario muy bien venido. Sin embargo, sólo 12 horas después de las marchas ese efecto empieza a estar seriamente en cuestión. Francia ha vuelto a la guerra política y no precisamente con las mejores maneras.

La ausencia del Front National de la manifestación de París era un signo indiscutible de que eso iba a ocurrir muy pronto. Pero no ha sido la líder ultraderechista Marine Le Pen quien ha dado el primer paso en la confrontación con Hollande, sino el expresidente Nicolas Sarkozy, que aspira a ser el candidato de la derecha en las elecciones presidenciales de 2017, y parece que con bastantes posibilidades de lograrlo. Sarkozy, que quiere disputar al Front National la bandera de la intransigencia frente a la inmigración, clave del formidable ascenso que el partido de Le Pen registra en los sondeos, no ha dudado en atacar al gobierno tras las manifestaciones y en insinuar que fallos de las fuerzas de seguridad han podido ser la causa de que los atentados pudieran producirse.

Seguir leyendo »

Retrato de uno de los asesinos de París

El jueves pasado, pocas horas después del asalto a Charlie Hebdo, Amedy Coulibaly mataba a tiros a una policía municipal en la localidad de Montrouge. Se cree que, en una acción coordinada con la de los hermanos  Kouachi, autores de la carnicería del semanario satírico, se dirigía a una sinagoga judía de ese barrio suburbial parisino.  El viernes, Coulibaly se atrincheraba en un supermercado de comida judía en la puerta de Vincennes, tomando 15 rehenes, a cinco de los cuales mataría antes de ser abatido por la policía. Amedy, de 33 años, no sólo era una persona conocida por la policía, tanto en su faceta de delincuente común como en la de activista salafista desde 2010, sino que también había aparecido en los medios de comunicación, cuando en 2009 fue seleccionado para entrevistarse con el entonces presidente francés Nicolas Sarkozy. Le Monde ha publicado una reseña biográfica suya que da algunas pistas para entender a qué tipo de terrorismo se enfrentan Francia y otros países europeos.

Séptimo y único hijo varón entre diez hermanos, "Doly", como se le conocía familiarmente, creció en el municipio de Grigny, en el barrio de la Grande Borne, que desde hace ya mucho tiempo tiene una tasa de paro del 40 %, una situación de miseria social y humana muy importantes y muy altos niveles de delincuencia. Desde muy joven, Doly fue uno de los  que engrosaron ese porcentaje.

Seguir leyendo »

Empieza a cundir un cierto fatalismo

Tras el paréntesis navideño, que nada ha interrumpido o suspendido, la crónica política española se presenta plana, sin sobresaltos ni expectativas que merezca la pena reseñar. Y a no ser que salte, sorpresivamente y por su propia cuenta, un escándalo de corrupción o algo totalmente imprevisto, nada va a agitar ese estanque. Estamos o, mejor, seguimos, en una campaña electoral que solo terminará con las generales: ¿dentro de un año? Ojalá que fuera antes. Una campaña que no produce nada que pueda interesar de verdad a la ciudadanía y que sólo sirve para que los políticos profesionales y toda la parafernalia que les acompaña justifiquen su sueldo. El panorama es tan cenizo y mezquino que cabe seriamente la posibilidad de que mucha gente termine por darle la espalda a todo eso y concluya que no va con ella.

Los periódicos, las televisiones y las radios de mayor audiencia no dejan de contribuir a que se esté creando ese estado de ánimo. Su inanidad creciente y su alineamiento cada vez más estrecho con los distintos poderes alejan cada vez más a la gente de ellos. No van más allá de lo obvio, de lo políticamente correcto, o de la manipulación, si no de la ocultación, de la verdad. Ningún país de Europa tiene una prensa tan poco comprometida con su función social, tan poco interesante, monótona y burda como la española. Y que cuente tan poco en el devenir político. Nuestros medios son actores cada vez más secundarios y prescindibles.

Seguir leyendo »

La deflación puede obligar a Alemania a ceder

El atentado contra Charlie Hebdo ha tenido un eco tan impresionante que en la prensa occidental, casi tanto como el que produjo el de las Torres Gemelas, que ha hecho pasar desapercibida otra noticia internacional de enorme relieve que se produjo también el miércoles. La de que la deflación en la UE es ya un hecho, o cuando menos un dato oficial incontrovertible: los precios cayeron un 0,2% en el mes de diciembre. Y aunque por el momento en segundo plano, tal confirmación de un peligro que se temía desde hace meses, ya ha empezado a agitar seriamente el debate de lo que tendrían que hacer las autoridades europeas para hacer frente a una situación que de consolidarse en el tiempo podría agravar seriamente la crisis económica que padece Europa y, lo que es peor, hacer imposible su solución incluso a largo plazo.

La primera advertencia en el sentido de que algo, o mucho, tiene que cambiar en la política europea ha procedido del poderoso banco central norteamericano, la FED, que en su último informe, que los periódicos estadounidenses reseñaban este jueves, ha advertido de que los problemas europeos –unidos a los que sufren Japón y China, que crecen bastante menos de lo deseado- pueden poner en peligro la fuerte recuperación que está registrando la economía norteamericana.

Seguir leyendo »

Lo que teme Merkel es que Syriza pacte con Bruselas

Un titular del Financial Times de este miércoles resume el nuevo planteamiento que se está abriendo paso en los últimos días: "La eurozona", dice el diario británico, "teme más un acuerdo con Tsipras que una salida de Grecia". Dicho con otras palabras, los poderes fuertes de la Europa del euro, y a la cabeza de ellos, Alemania, temen que la Comisión Europea y una Syriza a la cabeza del Gobierno griego terminen entendiéndose, tras ceder cada uno por su parte. Y que ese acuerdo constituya el principio del fin de la política de austeridad. Porque otros países, empezando por Italia y Francia, tratarían de entrar por esa ranura abierta en el hasta hoy impenetrable muro levantado por Angela Merkel y contra el cual cada día se levantan más voces, no pocas procedentes del propio establishment europeo. No por cierto las de Mariano Rajoy y el Gobierno español.

No son pocos los analistas que empiezan a considerar que un acuerdo no es imposible. Pero lo más relevante es que también este miércoles y en unas declaraciones a Le Monde, el propio comisario de Economía de la UE, el francés Pierre Moscovici, dejaba caer que "aunque la deuda contraída por Grecia debe ser reembolsada, eso puede hacerse a un ritmo o a otro". Es decir que, en su opinión, existe espacio para una negociación. Y esa sugerencia, hecha cuando aún no se han celebrado las elecciones griegas, es poco menos que un desafío a Berlín. Sobre todo tras de que el Gobierno alemán haya venido a decir que una victoria de Syriza supondría la salida de Grecia del euro. Y por si no estaba claro que en los más altos niveles de la UE empieza a haber una disensión de fondo, Moscovici, socialista francés y partidario como François Hollande de un replanteamiento de la política de austeridad, ha añadido: "Las elecciones griegas no van a ser el desencadenante de una crisis". Justo lo contrario de lo que suponen las amenazas de los dirigentes alemanes.

Seguir leyendo »

En Grecia pueden pasar muchas cosas

En Grecia se concentran, de nuevo, todas las miradas de la Europa política y financiera. Ese hecho es, por sí mismo, un indicador de la precariedad de los equilibrios en los que se apoya la actual marcha de la Unión Europea. Pero también una señal de que lo que ocurre en esa pequeña nación, hundida económica y socialmente, es observado por muchos como la posibilidad de un anticipo de cambios relevantes en otras mucho más importantes. Y de ahí las inquietudes, cuando no el miedo, que la dinámica política griega está provocando. Sin embargo, no está ni mucho menos claro qué es lo que va a pasar en el país heleno. En 27 días, que son los que faltan para que tengan lugar las elecciones generales, pueden producirse significativas modificaciones del panorama actual.

Más allá de los sondeos –que dan ganador a Syriza, pero por un margen no muy amplio, entre 2 y 6 puntos, y que además, según alguna encuesta, se habría reducido en los últimos días–, un hecho parece muy evidente: el de que la mayoría parlamentaria actual quería elecciones. La derrota, tercera en dos semanas, que ha sufrido este lunes el candidato de la derecha a la presidencia, Stavros Dimas, se habría podido evitar si algunos partidos menores, de derechas y de centro-izquierda no hubieran hecho oídos sordos a la petición de apoyo para evitar la disolución del Parlamento que les ha venido haciendo reiteradamente el primer ministro, Antonis Samaras. Eso indica la actual debilidad política del líder del centroderecha, que no es precisamente el mejor capital inicial para lanzarse a doblegar el signo adverso de los sondeos.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -