eldiario.es

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5465

La catástrofe ya es inevitable

Si el electorado catalán no modifica sustancialmente sus actuales tendencias de voto, a partir del 27 de septiembre podría empezar a producirse una crisis de Estado cuya gravedad sólo sería comparable al golpe de Tejero de 1981. La amenaza no es de hoy, sino que ha venido gestándose a la luz del día, paso a paso, desde hace cuatro años e incluso desde hace una década. Pero los dos mayores partidos españoles, las instituciones por ellos controladas, los grandes medios españoles y buena parte de los intelectuales que opinan sobre estos asuntos han decidido ignorarla año tras año, autosatisfaciéndose con la denuncia de los males del independentismo catalán y elevando a categoría de bien absoluto la aplicación de las leyes cuando ello fuera preciso. Y hoy ya es tarde para reaccionar. El choque de trenes es inevitable.

Si la lista unitaria independentista gana las elecciones –y eso parece lo más probable, aunque algunos sondeos lo desmienten– en 6 meses a partir del 27 de septiembre el nuevo parlamento aprobará una “ley de transitoriedad” que será, de hecho, una declaración provisional de independencia, a la espera de que sea aprobado el texto definitivo sobre la misma, lo cual debería ocurrir un año después. El programa electoral de “Junts pel sí” establece claramente, sin ambages, esos pasos y nada indica que los grupos que componen esa plataforma no estén dispuestos a darlos sin salirse un ápice del guion. Ese es su compromiso con los electores. Les van a votar para que lo lleven a la práctica.

Seguir leyendo »

La derrota de Tsipras no ha cambiado nada la dinámica política española

El tamaño de la decepción que ha producido la humillación infligida a Alexis Tsipras es directamente proporcional a la cantidad de ilusión que se había puesto en que el gobierno griego alcanzara plenamente sus objetivos. Pero, ¿era realista creer que un país de 11 millones de habitantes, hundido económicamente, podía imponer sus opciones al gigante alemán y a todo el resto de la UE? Aunque en las primeras semanas tras el triunfo de Syriza se pudo pensar con algún fundamento que algunos sectores del establishment europeo iban a apoyar a Tsipras en su demanda del fin de la política de austeridad y de sus secuelas, ya desde hace meses era muy evidente que esa dinámica se había agotado. Hubo quienes no quisieron verlo. Y ahora ven negro el futuro porque sienten que no hay que hacer contra los poderosos.

Esa sensación es palpable en algunos sectores de la opinión alternativa española. Y corre paralela a la frustración que produce comprobar que Podemos ha dejado hace un tiempo de subir en los sondeos, mientras se va prefigurando un escenario electoral en el que la posibilidad de un cambio radical no aparece como elemento determinante. Pero quienes se sienten así deberían esforzarse por no caer en la melancolía. Porque la lógica siempre hizo pensar que una situación de ese tipo era la más probable. Porque aún falta mucho y hay muchas incógnitas pendientes como para saber cómo quedará el reparto de fuerzas tras las generales. Porque la situación española sigue siendo tan fluida como lo era antes del varapalo que le han dado a Tsipras. Y porque, en definitiva, todo indica que el proceso de cambio no ha hecho sino empezar en nuestro país.

Seguir leyendo »

Lo de Grecia puede terminar muy mal para todos

Sea cual sea el resultado de la cumbre europea de este domingo, Grecia está condenada a abandonar el euro. Aunque abiertamente lo dicen muy pocos, esa es la conclusión de todos los análisis. La vuelta al dracma, o a una moneda provisional, podría producirse dentro de pocos días si la UE rechaza la petición de rescate que ha presentado Alexis Tsipras. O tendrá lugar dentro de unos meses, cuando se agoten los efectos de esa ayuda. O algo más adelante. Pero es una salida ineluctable. Lo saben todos los gobernantes europeos. Pero como todos temen las consecuencias que tendrá lo que algún gracioso ha llamado el "Grexit", han montado un teatro para que la gente se crea que existen soluciones alternativas.

Grecia saldrá del euro porque en las condiciones actuales su economía no puede recuperarse, es incapaz de normalizar mínimamente su situación en los mercados financieros y de atraer inversiones extranjeras para crecer. Como consecuencia de ello, está abocada a seguir endeudándose y a ahondar el agujero en el que está metida. Va contra la lógica que la UE siga apoyando eternamente esa línea. Solo un cambio radical de la política económica europea, que acabara con la austeridad en todos los países el continente, podría abrir un horizonte distinto. Pero los que mandan en Europa no están, ni de lejos, dispuestos a explorar esa vía. Sobre todo por razones políticas, la mayoría de ellas de orden interno, empezando por una Angela Merkel que manda mucho en la UE pero cuyo único plan es seguir tirando día a día sin mover un ápice sus planteamientos.

Seguir leyendo »

Rajoy cree que la crisis griega le viene muy bien

" La crisis griega es un regalo para Rajoy". Eso dice un titular del Financial Times de este viernes. Porque, añade, puede utilizar electoralmente, y lo está haciendo, la idea de que España estaría como Grecia si no se hubiera aplicado la política del PP; y porque la crisis helena le sirve para que la corrupción pase a un segundo plano. Aceptemos que algo de eso pueda pasar. Pero el conflicto entre Atenas y Bruselas puede también ser muy malo para Rajoy. Porque salga como salga el referéndum, lo más probable es que al mismo le siga la inestabilidad en los mercados financieros, mayor o menor según cual sea ese resultado. Y un país como el nuestro, que tiene una deuda externa de 1,78 billones, se verá seriamente afectado por la misma. Hasta el punto de estropearle la campaña electoral al PP.

Seguir leyendo »

Pasiones y dinámica política real

Es muy llamativo que la polémica en torno a los tweets y a la dimisión del concejal madrileño Guillermo Zapata haya generado muchísimo más espacio y atención en la prensa y en la red que el nombramiento de dos magistrados innegablemente vinculados al PP para juzgar el caso Gürtel. Y eso ha ocurrido no sólo en los medios vinculados a la derecha y al establishment, sino también en los demás. Justo cuando esta última decisión tendrá seguramente como consecuencia que los implicados en el mayor caso de corrupción de la historia democrática terminen absueltos de sus delitos, y con ellos el PP y sus dirigentes.

Está claro que el gobierno y sus terminales mediáticas han hecho todo lo que está en sus manos para que se hable lo mínimo posible de esta última iniciativa en el marco de la Gürtel. Lo mismo hicieron cuando, con idéntico objetivo, echaron a Baltasar Garzón de la carrera judicial y luego apartaron al juez Ruz de ese proceso. Y les fue bien, porque ambos desmanes, y otros cuantos más, no tuvieron mayores consecuencias y de hecho están ya prácticamente olvidados.

Seguir leyendo »

La lógica política ha mandado en los pactos, pero hace falta algo más para ganar las generales

Tres semanas después de las elecciones municipales y autonómicas, nada sustancial ha modificado el panorama que se trazó en la noche del 24M. A falta de algún detalle concreto y a menos de que se produzca una formidable sorpresa de última hora, los pactos postelectorales han confirmado que el PP ha perdido una parte muy importante de su anterior poder territorial y que las distintas izquierdas han avanzado muchas posiciones, algunas de primer orden. Queda por ver qué políticas de cambio aplicarán los nuevos alcaldes y presidentes autonómicos y, no menos importante, cómo influirán los acuerdos en las posibilidades de unos y otros de cara a las generales. Pero, a ojo de buen cubero, la cosa ha salido tal y como la lógica política apuntaba. Cualquier otra opción era imposible.

Era impensable que Susana Díaz no fuera elegida presidenta y que hubiera que convocar nuevas elecciones en Andalucía. Se sabía que tenía margen de maniobra para evitarlo: se lo conferían su victoria en las elecciones, a pesar de haber perdido muchos votos, y el poder que seguía administrando. El apoyo de Ciudadanos había de llegar tarde o temprano. Y si Podemos hubiera sido imprescindible para la investidura, lo más probable es que el PSOE habría hecho las concesiones necesarias para conseguir su voto. A fin de cuentas, en Andalucía no le ha ido del todo mal a ningún partido. Salvo a IU.

Seguir leyendo »

La lucha contra la pobreza ha de preceder a cualquier otra prioridad

La pobreza en la que está sumida más de una cuarta parte de los españoles parece no inquietar al conjunto de la sociedad. Tampoco es un aspecto prioritario, ni mucho menos, del intenso quehacer político de estos días. Sí, los partidos de izquierdas, con notable diferencia de intensidad según los casos, se refieren al asunto, o a aspectos del mismo, en sus programas. Algunas candidaturas de unidad popular quieren tomar medidas puntuales al respecto en cuanto entren en los ayuntamientos. Pero el problema de la pobreza en España está muy por encima de eso. Y para hacerle frente sería preciso un muy amplio y drástico plan de emergencia que debería ser la prioridad política número uno del país. Y como el PP no lo va a hacer, debería ser el punto principal de los programas de cambio para las elecciones generales.

No se puede decir que no haya información sobre esa catástrofe social. Los medios de comunicación no dejan de reseñar informes que concluyen que cerca del 30 % de los españoles está en riesgo de sufrir pobreza o que ya están inmersos de lleno en ella. Que los ingresos de más del 40 % no les dan para llegar a fin de mes. Que cerca de dos millones de nuestros conciudadanos no perciben ingreso alguno. Que un porcentaje creciente de niños sufre problemas de desnutrición.

Seguir leyendo »

Dos izquierdas y cada una por su lado

El PP ha perdido las elecciones autonómicas y municipales. Pero, ¿qué partido las ha ganado? Sin que ninguno de ellos responda tajantemente a esa pregunta, el PSOE y Podemos consideran que los resultados les confieren el protagonismo del futuro político, lo cual viene a decir que creen que son los vencedores cuando menos “morales”. Los socialistas dicen que ellos han de liderar el cambio. Pablo Iglesias asegura que sus objetivos son derrotar al PP y sustituirlo en La Moncloa. En este momento, y la cosa durará aún unas semanas, ambos trabajan para pactar los gobiernos municipales y autonómicos. Pero cuando ese proceso acabe, la confrontación PSOE-Podemos de cara a las generales ocupará el centro del espacio y del debate político. Y no se sabe cómo puede terminar.

Todo indica que el PP será derrotado en noviembre/diciembre. Parece imposible que el partido de Rajoy se rehaga. Lo contrario, que ahonde su caída, es mucho más probable. En sólo seis meses no puede renovar su personal directivo ni modificar su propuesta política. El PP está abocado a la pérdida del poder y Ciudadanos no va a tener la fuerza política para impedir ese designio. (Sus resultados en el 24-M no han sido excelentes, aunque pueden mejorar en las generales). Ni tampoco el mínimo interés en hacerlo. Porque el partido de Albert Rivera está obligado a pensar a medio y largo plazo. Y si el PP cae y, además, entra en una crisis interna, el futuro de Ciudadanos podría ser espléndido.

Seguir leyendo »

Ahora, a por las generales

El viento del cambio sopla con fuerza en España y el PP se empieza a hundir definitivamente. Esos son los mensajes principales que han transmitido las urnas municipales y autonómicas. Ambos han sido mucho más contundentes de lo que sugerían al respecto las encuestas, que una vez más no han acertado. La dinámica de Podemos es mucho más consistente de lo que la mayoría de los analistas ha creído hasta este momento y el deterioro del PP es mucho más profundo. Incluso más de lo que los desastrosos resultados que ha obtenido en estos comicios pueden indicar.

El partido de Mariano Rajoy ha perdido la mayoría absoluta en todas las comunidades autónomas. Y muy probablemente también el poder en varias de las que hasta ahora gobernaba: la Comunidad de Madrid y la valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, y puede que hasta Baleares, pasarán a otras manos a poco que se imponga la lógica de los hechos. Más dura es aún la derrota de los populares en prácticamente todas las capitales de provincias y en las principales ciudades del país. En unas y otras, el PP ha perdido cerca del 30 % de los votos que obtuvo en las municipales y autonómicas de hace 4 años.

Seguir leyendo »

El cambio llama a la puerta

Dos son las cuestiones principales que podrían aclararse en las elecciones de este domingo. Una es si el PP camina hacia la derrota y el abandono del poder. La otra es la fuerza real de la voluntad de cambio que indudablemente late en la sociedad española. Ambas están muy relacionadas. Entre otras razones porque un descalabro de la derecha obedecería también, aunque no sólo, al avance electoral de los partidos del cambio, uno de cuyos objetivos prioritarios es derribar a Rajoy y a los suyos. Pero no se confunden. Y conviene analizarlas por separado.

Antes que eso, una reflexión sobre la incertidumbre que domina los pronósticos, sobre la incapacidad de los institutos demoscópicos para hacer predicciones firmes sobre los resultados. Los expertos aducen un motivo técnico para explicarlo. El de que dos de los principales contendientes, Podemos y Ciudadanos, han aparecido demasiado recientemente en la escena política como para que la historia de su comportamiento electoral pasado tenga la consistencia suficiente para ayudar a valorar con precisión sus posibilidades.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -