eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Economistas Sin Fronteras

Somos una Organización no Gubernamental de Desarrollo (ONGD), fundada en 1997 por un grupo de profesores y catedráticos universitarios, activamente comprometidos y preocupados por la desigualdad y la pobreza.

Nuestro objetivo principal es contribuir a generar cambios en las estructuras económicas y sociales que permitan que sean justas y solidarias.

Nuestros fines son la realización de programas y proyectos para contribuir al desarrollo de zonas y sectores de la población especialmente vulnerables, tanto en España como en los países del Sur; el fomento de una nueva cultura económica a través de la promoción de la Responsabilidad Social Corporativa y las Inversiones Socialmente Responsables y la realización de acciones de sensibilización y educación para el desarrollo de la sociedad civil.

Dinero ten, pero… ¿de qué tipo?

La moneda se define en el diccionario como una “Pieza de oro, plata, cobre u otro metal, […] acuñada con los distintivos elegidos por la autoridad emisora para acreditar su legitimidad y valor”. Si se presta atención a la palabra “valor” contenida en la definición, una se da cuenta de que refleja dos conceptos que no tienen por qué estar ligados: el valor económico de los productos en el mercado y los valores que forman parte de nuestras convicciones morales y guían nuestras decisiones.

Estas dos acepciones crean un desfase entre el precio del producto y nuestro acto de consumo, concebido desde un punto de vista ético. Hoy en día, la forma de consumir se ha convertido en una forma de expresarse como consumidor y ciudadano. Aún así, la persona consumidora debe superar numerosos obstáculos en el momento de elegir un producto en una sección repleta de artículos casi idénticos. Es ambicioso pensar que tomamos una buena decisión sin tener acceso a toda la información que desearíamos tener acerca de un producto, su modo de producción o los salarios percibidos por las trabajadoras durante todo este proceso.

Seguir leyendo »

Las trampas sobre el futuro de las pensiones

Llevan un cuarto de siglo anunciándonos la inevitable (supuesta) quiebra de las pensiones. Y ahora nos martillean con el agotamiento del fondo de la Seguridad Social. ¡ El Gobierno tiene que aprobar un préstamo especial para hacer frente a la paga extra de diciembre! Además, vienen los robots y ya no vamos a tener quienes coticen para pagar las pensiones futuras. Parece un panorama desolador que nos aboca inevitablemente a suscribir planes privados o a pasar del actual sistema de reparto a uno futuro de capitalización.

Pero nada de lo anterior es creíble. Es necesario desmontar la sucesión de engaños que pretenden vendernos año tras año. Estas son las principales trampas que hay que sortear:

Seguir leyendo »

¿Por qué la cooperación para el desarrollo no funciona?

En 2016, el Estado Español destinó 4.096 millones de dólares a Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). Muchos, muchos euros que, aun siendo más del doble que el año anterior, suponen sólo el 0,33% de la RNB (Renta Nacional Bruta) de ese mismo año 2016, bien lejos del famoso 0.7% demandado por numerosos colectivos en defensa de los Derechos Humanos a nivel internacional.

Seguir leyendo »

¿Cuántos somos? ¿Dónde estamos?

Estos días, cuando comienzan en el Congreso los trabajos de la Comisión para la evaluación del funcionamiento del modelo autonómico, pueden ser un buen momento para recordar algunos cambios que se han producido en la demografía española en los últimos años. Es muy probable que los debates en la Comisión discurran sobre los logros económicos del estado autonómico, quizá –ojalá- también sobre cómo construir un nuevo marco normativo que facilite la resolución de conflictos entre los gobiernos autónomos regionales, entre sí y con el gobierno central, que dificulten llegar a situaciones como las que estamos viviendo respecto de Cataluña. Será difícil, no obstante, que se llegue a considerar como derecho ciudadano el poder llevar una vida digna en el lugar donde uno desee vivir dentro del Estado español, sin menoscabo del derecho a vivir dentro de toda España en igualdad de condiciones que los demás, derecho ya recogido en el artículo 19 de la Constitución.

De concretarse esta sospecha, estaremos ante una situación, al menos, paradójica. Sí, resulta llamativo que, de forma generalizada, o por lo menos, desde la práctica de lo políticamente correcto, se acepte que haya que facilitar soluciones a los problemas reales que motivan las migraciones internacionales, sean de índole política o, sobre todo, de raíz económica, sin que exista la misma unanimidad respecto de los movimientos migratorios interiores. Porque hay que reconocer que no son infrecuentes las voces contra las transferencias entre las regiones ricas hacia las más pobres del territorio nacional – no se ignora que no son flujos territoriales propiamente dichos, sino entre actores económicos a través de la administración tributaria, aunque difícilmente pueden dejar de ser interpretadas como transferencias “entre territorios”-, aceptándose la idea de que la “buena vida gratis” se mantiene como un pozo sin fondo que amenaza la prosperidad de los – que así mismo se ven como - más laboriosos.

Seguir leyendo »

¿Sueñan los robots con la Renta Básica Universal?

Uno de los argumentos esgrimidos en favor de la Renta Básica Universal es que los robots están quitando el trabajo a los obreros; que los trabajadores se van a quedar masivamente sin empleo y por tanto necesitan una RBU que les permita vivir, dignamente, sin trabajar. Se proyecta así una sociedad futura “ideal” en la que una oligarquía capitalista posee un enorme ejército de robots controlados por una minoría privilegiada de obreros especialistas, mientras la mayoría social puede sobrevivir sin trabajar gracias a la RBU. ¿Es eso lo que queremos? 

Seguir leyendo »

El cuñadismo, el imaginario colectivo y los incendios forestales

El horror de los incendios que hemos vivido este año en España y Portugal ha provocado que durante unos días se hablara mucho de este asunto en los medios de comunicación, en las declaraciones de los políticos, en las conversaciones cotidianas... Esta visibilidad es positiva y necesaria, aunque no tengo ninguna duda de que inmediatamente volverá a quedar fuera de foco. Sin embargo, veo que con frecuencia se han lanzado ideas muy poco justificadas, cuando no directamente disparatadas, repetidas en distintos ámbitos por personas en absoluto especialistas en el tema que sin embargo hablan como si les sobrase autoridad en la materia. Debe de ser el cuñadismo aplicado a los incendios forestales. Escucho algunas de estas ideas desde hace años, y me temo que ya forman parte del imaginario colectivo. 

Mi intención es recoger y comentar algunas de estas ideas, que me he encontrado estos días en relación con los incendios de Galicia pero que aparecen habitualmente en cuanto hay incendios en cualquier lugar de España. Por supuesto, se trata de un tema muy complejo, por lo que exigiría ser tratado con mayor extensión de la que aquí dispongo y con mucha más profundidad y rigor. Pido disculpas por ello, y deseo que los lectores interesados indaguen por su cuenta.

Seguir leyendo »

Miedo al mundo que se adivina

Es incuestionable que España está empezando a recuperarse de una manera asombrosa, creciendo nuestra economía como desde hacía tiempo que no lo hacía, pero, ¿quiénes están sacando provecho de esta espectacular bonanza?

A veces, alarma observar cómo hay tantas personas que se ilusionan cuando los políticos, a través de los medios de comunicación, anuncian lo mucho que sube el Producto Interior Bruto (PIB), por lo que ello significa de aumento de la riqueza en nuestro país (o región, según la perspectiva), entendiendo que tal situación conduce al tan celebrado Estado de Bienestar del que disfrutamos todos los que aquí vivimos. 

Seguir leyendo »

El modelo de empresa

Como ponía de manifiesto Ramiro Feijoo en el artículo del que éste es continuación, hay un amplio consenso en que la tendencia al decrecimiento o al estancamiento de la tasa de productividad es un problema fundamental en las economías de mercado avanzadas. Un problema que -con altibajos- se arrastra generalizadamente en estas economías desde la década de 1970. Es ése el momento en el que empiezan a implantarse extensivamente las políticas de inspiración neoliberal (reducción de costes del Estado de Bienestar, freno salarial, reducción del poder sindical, liberalización y desregulación de la economía...): precisamente, entre otros objetivos, para tratar de superar esa tendencia. 

No obstante, cabe plantearse -como lo ha hecho recientemente C. Dillow- si no habrá sido un remedio peor que la enfermedad: porque, en efecto, son cada vez mayores los indicios de que el bajo tono de la productividad lo han motivado en buena medida las políticas neoliberales que  -con mayor o menor intensidad- desde entonces vienen dominando en el panorama de las economías avanzadas. Ramiro Feijóo ponía de relieve en el artículo mencionado una causa esencial: los efectos sobre la productividad provocados por el paro y el deterioro de las condiciones laborales que dichas políticas han impulsado. Pero no es la única. No es insensato suponer que ha influido poderosamente también el modelo de gobierno empresarial y el propio modelo de empresa que el neoliberalismo ha propiciado -y que constituye uno de sus pilares centrales-. Si así fuera, estaríamos realmente ante un fenómeno no poco paradójico: es el sistema ideológico que ha pretendido reorganizar la actividad económica en torno a un modelo de empresa pretendidamente óptimo en términos de eficiencia y de productividad el que está en la base de la pertinaz hipotonía de esta última variable, esencial para el crecimiento y el desarrollo económicos.  Veámoslo con un poco de detenimiento. 

Seguir leyendo »

Productividad y neoliberalismo, una relación conflictiva (I)

Casi treinta años después de la llegada de la revolución neoliberal iniciada por Margaret Thatcher, los resultados, al menos en términos de productividad, no pueden ser más desalentadores. Uno de los objetivos de su aplicación, el leitmotiv que justificó y explicó tanto desde el plano económico como ideológico la implantación de una creciente desregulación económica y de un decreciente papel del Estado, fue la mejora en la productividad. Pues bien, décadas después, los resultados son completamente opuestos a lo esperado.  

La iniciativa de estudio del Bank of England con respecto a este misterioso descenso constante de la productividad desde los años 70, al que se ha llamado "productivity puzzle", nos está aportando una gran cantidad de datos al respecto. Aquí se puede observar uno de los gráficos que explican la historia de que hablamos:

Seguir leyendo »

Las cuentas entre la banca y el Estado: paga el contribuyente

Este mes de septiembre, mientras todo el mundo mira obnubilado dirección Cataluña,  el Banco de España ha publicado la actualización de las cuentas del rescate bancario que España afrontó durante la crisis financiera. Y digo cuentas porque el rescate fue un préstamo del Estado español –a través de diferentes instrumentos del BCE– a diversas entidades bancarias. Y las cuentas se hacen porque, en calidad de préstamo, uno espera recibir de vuelta no sólo el importe íntegro, sino también sus intereses. No estoy hablando de un instrumento que precisamente los bancos no conozcan y de nada que el presidente del Estado español Mariano Rajoy no dijera: "éste es un crédito a la banca, que va a pagar la propia banca", en una sesión de control en el parlamento allá por 2012.

Pues lo dicho, hagamos cuentas.

Seguir leyendo »