eldiario.es

Javier Gallego

Javier Gallego Crudo. Periodista y músico. Director de Carne Cruda 2.0 en . Antes dio con sus huesos en Radio 3. En la Cadena SER y M80 ha copresentado De nueve a nueve y media y No somos nadie, respectivamente. Ha sido conductor de Esta mañana con Pepa Bueno en TVE y guionista de CQC en La Sexta. Aún le queda tiempo para dedicarse a la música, actualmente en el grupo Forastero. Ha publicado relatos en dos libros y cuatro discos con diferentes formaciones. Dedica pues poco tiempo a respirar pero lo hace con muchas ganas.

Las cucarachas

23 Comentarios

Si estalla la Tercera Guerra Mundial o Corea del Norte se lía a lanzar misiles, refúgiense en Génova. Ahí estarán a salvo, está claro. El PP es como las cucarachas. Sobrevive a cualquier desastre nuclear. Ya pueden caerle encima las bombas atómicas de Caja Madrid, Bankia, Bárcenas, la Gürtel o la caja B, que ahí siguen al frente del Gobierno de la nación. Ya podemos ver a Rato y Blesa entrar ayer en la Audiencia Nacional a declarar como imputados por el escandalazo de las tarjetas jetas, que ellos siguen a lo suyo, como si tal cosa. Como si aquí no pasara nada. Y lo peor es que van a llevar razón: no les pasa nada. Les pasa mucho menos de lo que les debería pasar. El PP es como las tarjetas negras: la corrupción no les deja rastro. Pierden votos. Bastantes. Pero ni tantos como deberían, dadas las circunstancias, ni han muerto como moriría cualquiera al que le cae una bomba encima. Cualquiera que no sea una rata ni una cucaracha, claro.

Esto en un país decente no pasa. En un país decente, ningún Gobierno habría podido aguantar en el poder después de que un juez haya dictaminado que su partido tenía una caja B con la que se financió ilegalmente y que con ese dinero hizo una reforma su sede por valor de casi un millón de euros. En un país decente, un Gobierno decente habría dimitido después de que se supiese que su tesorero tenía 50 millones de euros en Suiza y repartía sobres de sobresueldos entre los miembros del partido. En un país decente, un presidente decente habría dimitido después de que le pillaran mandándole mensajes de ánimo a ese tesorero cuando ya se sabía que había defraudado. En un país decente, un partido decente habría saltado por los aires después de que se descubriese que daba dinero público a paladas a una trama ilícita como la Gürtel formada por amiguetes íntimos de un presidente del Gobierno, de presidentes de comunidad autónoma y de ministras de Sanidad. En un país decente cualquiera de estas cosas habría acabado con el Gobierno y habría tocado de muerte al partido, pero está visto que este Gobierno y su partido no son decentes y en este país todavía hay mucha indecencia que barrer.

En cualquier país decente, los ministros dimiten porque les pillan copiando una tesis. Aquí la ministra de Sanidad ni se disculpa después de haber provocado el contagio del ébola en España por tomar decisiones arriesgadas y equivocadas. Aquí el ministro del Interior ordena expulsiones ‘en caliente’ que violan nuestra Ley de Extranjería y la lista completa de los Derechos Humanos, y no se le mueve ni uno solo de los cuatro pelos que le quedan. Aquí hemos visto morir a 15 personas ahogadas en las aguas de Ceuta porque fueron repelidas por los disparos de la Guardia Civil y hemos visto al ministerio mintiendo al respecto y ocultando información, pero no hemos visto ni siquiera un atisbo de arrepentimiento o petición de perdón. Ayer vimos un vídeo de la Guardia Civil apaleando a un inmigrante en la valla de Melilla hasta dejarlo inconsciente y sacarlo atado de pies y manos, pero ni hemos visto ni veremos al ministro dimitiendo. Hemos visto cosas que no creeríamos pero lo más increíble es lo que no hemos visto: un miembro del Gobierno reconociendo un error y presentando su dimisión.

Seguir leyendo »

A Cajamadrid robando y al ciudadano, reventándole

39 Comentarios

El virus del ébola y el virus de las tarjetas negras han vuelto a poner al descubierto que hay dos varas de medir en este país. La vara inflexible con la que se golpea casi a diario al ciudadano común y la vara flexible capaz de soportar toda la corrupción de las élites sin quebrarse. A la enfermera contagiada el Gobierno le sacó la vara para azotarla por mentirosa, descuidada y culpable. Igualito que en Estados Unidos, donde las autoridades han llamado heroína a la infectada y han asumido la responsabilidad del contagio. En España, sin embargo, el ciudadano es lo contrario del cliente, nunca tiene la razón, siempre la culpa.

Otro ejemplo ayer mismo: la Fiscalía empuñó el flagelo para pedir un total de 74 años de cárcel para los 14 imputados por la manifestación que dio lugar al 15M de 2011. Para todos los casos menos uno, el fiscal solicita más de dos años, lo que obligaría a la entrada en prisión. O sea, Rato y Blesa, que nos han costado el mayor rescate bancario, el mayor recorte de servicios sociales y el mayor caos social de la democracia, disfrutan de una acomodada libertad (y en el caso de Rato, de una libertad con cargos en grandes empresas y bancos) mientras que los que salieron a protestar por tejemanejes como los suyos podrían acabar entre rejas. Nos están diciendo que en España es más grave quemar un cajero que robar el banco.

Evidentemente, si se probasen los actos violentos de los detenidos del 15M, deben recibir una sanción, pero parece desproporcionado pedir el ingreso en prisión por altercados que no provocaron ningún herido y dejar en libertad a dos individuos que son parte de la causa de la pobreza, del desahucio, del desempleo de miles de familias y de los recortes en sanidad, dependencia, educación, cooperación… que se ceban con los más desprotegidos. Los contenedores ardiendo llenan muchas portadas tendenciosas pero los destrozos que han provocado los Blesa, Rato y compañía son infinitamente más dañinos, profundos y costosos de restaurar. Blesa y Rato no han quemado cubos de basura, ellos son el fuego.

Seguir leyendo »

La fiebre del ébola

44 Comentarios

Ni a Berlanga se le hubiera ocurrido este esperpento cruel y bochornoso en el que se ha convertido esta semana la España del PP. Primero nos traen el ébola a Europa y el dudoso honor del tener el primer contagio fuera de África. Después la ministra ofrece una rueda de prensa que da vergüenza ajena y si te he visto no me acuerdo. Entonces envían de mamporrero al consejero de Sanidad de Madrid que llama torpes a los enfermeros y mentirosa a una enfermera que lucha a duras penas por sobrevivir. Y finalmente le cargan a ella el mochuelo y se cargan a su perro como si muerto el perro se acabara el ébola. Es todo tan demencial que parece que nos hubiera dado a todos el virus y estuviéramos delirando. Lo peor es que no es fiebre: está sucediendo.

Está sucediendo también que unos jueces inhabilitan casi de por vida con una sentencia express al juez que encarceló a Miguel Blesa como principal culpable del expolio de Cajamadrid. Sucede al mismo tiempo que los correos de Blesa desvelan que repartió tarjetas en negro entre miembros de los principales partidos, empresarios y sindicatos que se gastaron cientos de miles de euros en gastos personales sin declarar. Y a todo esto, quien cae es el juez que investiga, mientras sigue en libertad el amiguete de Aznar que utilizó su tarjeta black para vivir a cuerpo de rey y matar animales africanos como nuestro antiguo rey. Pero sin pedir perdón siquiera. Al revés, según el tribunal, la víctima ha sido él. Menos mal que el juez Andreu le ha imputado junto a Rato y a Barcoj por las tarjetas jetas. Al juez le caerán 10 años, a Rato le ha caído un puesto como asesor en España del fondo de inversiones tejano TPG para que lo compagine con sus cargos en Telefónica y Banco Santander. No es fiebre, todo esto está sucediendo.

Y mientras sucede, el gobierno ni está ni se le espera. Ni el presidente, ni la vice, ni la ministra, ni dios comparece para dar una explicación sobre mayor alarma sanitaria de su mandato, mucho menos para hablar de las tarjetas B. Huyen de la prensa como si fuera el ébola. Lo menos que podría, que tendría que hacer el presidente del gobierno es acercarse al hospital para mostrar su preocupación con la enferma, los ocho hospitalizados y los equipos médicos que les atienden arriesgando sus vidas. Si todo está bajo control como dice la ministra, qué miedo tienen a pasarse por allí. Si Fraga se bañó en Palomares para tranquilizar al pueblo ante la alerta nuclear, Mariano debería ponerse el traje para demostrar que lo están haciendo muy bien, como dijo ayer. O al menos que mande un plasma. Pero Rajoy ya no comparece ni en plasma. 

Seguir leyendo »

Un ébola llamado PP

76 Comentarios

Si es que lo del ébola se veía venir, no me digan que no. Los médicos habían avisado de que los recortes en Sanidad habían mermado las capacidades de nuestro sistema para lidiar con una amenaza tan peligrosa como este virus. Expertos españoles en epidemias no ocultaban que era un riesgo innecesario, dadas las ínfimas oportunidades de salvar a los dos religiosos contagiados y repatriados. Hasta última hora se dudaba si llevar a los enfermos a uno u otro hospital. El Gobierno improvisando que es gerundio. 

Pero al PP no le importó saltarse las advertencias y poner en riesgo la salud de todo el país para apuntarse un éxito mediático disfrazado de humanitarismo. Disfrazado, sí. Un año antes las autoridades españolas habían denegado la repatriación a una economista española gravemente enferma que había emigrado a Argentina en busca de trabajo. Su traslado era demasiado caro, dijeron, sin embargo costaba casi seis veces menos que los 800.000 euros que costó traer a los misioneros, por no hablar de los gastos derivados de aislarlos en un hospital. La Iglesia, por cierto, no puso un duro a pesar de sus ventajas fiscales, del dinero que le damos cada año y de sus abarrotadas arcas. La caridad se la pagamos nosotros a través de un Gobierno que quería ganar puntos ante la Conferencia Episcopal y votos en las urnas.

Ahora el tiro le ha salido al PP por la culata como consecuencia de sus propios errores y recortes. El Gobierno está probando su propia medicina. Esperemos que por su culpa no tengamos ninguna muerte más que lamentar. Por lo pronto, ya hay una enfermera contagiada de ébola que puede morir y que ha estado circulando con el virus por ahí. La patética, poco tranquilizadora y balbuceante intervención de la ministra Ana Mato no nos ha explicado por qué esta mujer no se sometió a periodo de aislamiento después de tratar con el misionero enfermo ni por qué la mandaron a casa después de presentarse con unas décimas de fiebre en el hospital. Hace unos días Ana Mato aseguraba que el riesgo de contagio de ébola en España era prácticamente imposible, pero hay que recordar que esta señora no sabía que tenía un Jaguar en su garaje ni que la Gürtel le pagaba los viajes y el confeti de los cumpleaños de sus hijos. No es de fiar. 

Seguir leyendo »

Rajoy aborta

38 Comentarios

La crónica de la muerte anunciada de Gallardón es la historia de un matrimonio que va a tener un bebé. Rajoy le pidió al ministro que le diera este hijo. Gallardón lo incubó durante meses. Rajoy estaba encantado con su criatura, pero mucha gente, incluso dentro de su partido, no. En esto llega el médico de Génova, Pedro Arriola, con las encuestas y dice que el PP se desangra. Rajoy toma la decisión de abortar al niño y dejar que se muera la madre para salvarse a sí mismo. Un padrazo, vaya. Como para dejarle la custodia de un partido y de un país. Pero ya es tarde también para él. El daño está hecho. Como dirían ellos, haberlo pensado antes de folgar sin protección.

Ahora Rajoy no solo tiene en contra a todos los que se rebelaron contra su ley del aborto, ahora también ha conseguido levantar en armas a los provida que han prometido iniciar una campaña para pedir que no se vote al PP. Y menudos son ellos como los tengas enfrente. Te cogen a los obispos y te lían un cristo que arde Troya. Rajoy ha conseguido que arda Génova. A lo bonzo. Le ha metido fuego a su partido. Rajoy ha conseguido lo que no logró ni la incompetencia de ZP: ponerse a todo el mundo en contra, incluso a los suyos. 

La marcha atrás en política puede ser aún más catastrófica que la marcha atrás en la cama. Una vez que das un paso al frente no puedes recular aunque se te echen encima porque entonces todos se te acabarán tirando al cuello. Rajoy tenía en contra a la mayoría, pero sus votantes no le iban a dejar de votar por la ley del aborto. Al contrario, para muchos este proyecto compensaba algunos de sus errores. Podría haberles contentado y apuntarse el tanto de cumplir (al menos) un punto de su programa electoral. Pero ahora ha quedado retratado como un hombre sin palabra, un político sin honor y un presidente sin agallas. Esto no lo salva ni Marhuenda en La Sexta Noche. 

Seguir leyendo »

El PP huye con el rabo entre las piernas

59 Comentarios

El PP ha empezado a recular. En unos días, ha metido en un cajón la ley del aborto y ha sacado la elección directa de alcaldes de las negociaciones con el PSOE para la regeneración democrática. Las dos cartas que tenían para recuperar terreno y las tiran después de haberlas defendido a capa y espada ante el mundo. Huyen y con el rabo entre las piernas. El rodillo de la mayoría aplastante ya no pasa por encima de toda la oposición. Ahora el conductor de la apisonadora ha metido la marcha atrás y ha empezado a aplastar a los suyos.

Puede que todavía sea un movimiento tibio, nada definitivo, solo un síntoma, pero es un síntoma de falta de fuerza y convicción, de flaqueza. Rajoy titubea. Duda. Aunque siga pareciendo el hombre tranquilo, no es John Wayne. Le tiemblan las canillas. Antes dejaba que las cosas siguieran su curso hasta solucionarse solas, caer en el olvido o imponerse por mayoría. Pero ahora ordena a sus tropas que retrocedan, desmiente a sus generales y deja a sus gallardones al pie de los caballos.

Ya no las tiene todas consigo. Ha perdido el cuajo, su proverbial flema gallega. Sabe que no tiene ninguna encuesta a favor. Siente en la nuca el aliento de la calle, de las urnas, de su propio partido. Los votantes se le van a puñados, el partido se le escurre entre los dedos y Cataluña se lo lleva por delante. Cataluña va a ser la tumba de la derecha. En España y en Montserrat. Por ir de salvapatrias, les van a dar para el pelo.

Seguir leyendo »

V de Botín

38 Comentarios

Se muere su majestad el rey de España y Santander, Emilio Botín, creador del cielo y la tierra, de todo lo visible y lo invisible, y llega una nueva Diada independentista, dos hechos que parece que no tienen nada que ver y sin embargo representan los dos mundos en los que se divide este país: la minoría que decide frente a la ciudadanía que ni pincha ni corta. Botín es el símbolo del régimen para el que la democracia es un decorado. La Diada, aunque monopolizada por el soberanismo catalán, es también un clamor que pide más democracia.

Botín es el sistema y la consulta es una oportunidad de cambiarlo. O por lo menos es la oportunidad de decidir si se quiere seguir con el actual o si se quiere sustituir por uno similar pero con acento catalán, que también puede ser. Eso deberían poder decirlo los catalanes. Pero parece que va a ser que no porque España no es Gran Bretaña. Es cierto que la importancia estratégica de Escocia en el Reino Unido es menor que la de Cataluña en España, pero además  los ingleses no muestran en las encuestas demasiada preocupación con que el reino se les desuna. 

Aquí, sin embargo, la unidad de España es inviolable por la gracia de Dios y de Franco. Según el discurso españolista oficial, nuestra supervivencia como país depende de la permanencia de Cataluña en el Estado español. Pero la realidad es que no es nuestra supervivencia la que depende de ello, por más que la ruptura pueda ser social y económicamente traumática. Es la supervivencia del régimen la que está en juego. De ese régimen que cerró filas con la monarquía anteayer y con Botín ayer mismo. Esos son los que tienen miedo a que se vote.

Seguir leyendo »

Todos los caminos llevan a Podemos

75 Comentarios

Todos esperan a Podemos.

De un tiempo a esta parte, todos los caminos conducen a Podemos. Todas las conversaciones acaban en Podemos. Todos tienen en la boca a Podemos. Todos tratan de parecerse a Podemos. También los que no quieren que se les confunda con Podemos. Incluso los que detestan a Podemos. Especialmente los que más les critican. No quieren ser Podemos pero quieren lo que Podemos tiene. Ese no sé qué que le hace irresistible. El efecto Podemos. El efecto dominó de Podemos que genera una reacción en cadena en el resto. Todos se mueven al ritmo que marca Podemos, al ritmo de la marca Podemos. Los de un lado de la pista y los de otro.

La parejita bipartidista es sorprendentemente la que más le baila el agua, la que más trata de copiar los pasos de Pablo Iglesias y sus bailarines. Al mismo tiempo que les ponen a parir, tratan de imitarles a toda costa. De golpe y porrazo se les llena la boca con la palabra “regeneración”. Ahora de pronto se han acordado de limpiar el sistema y regenerar la democracia. Los que la han arrastrado por el lodo. Los que la han emponzoñado, ahora quieren ser los deshollinadores. Manda güevos, Trillo dixit.

PP y PSOE bailan pegados como Sergio Dalma y se esfuerzan por tocar la música de Podemos. A su manera, claro, que diría Sinatra. El PP ve que le echan de la pista y pide la canción de la regeneración para intentar mantenerse en el concurso de baile. Para ganarlo haciendo trampas. La regeneración es la coleta que le han puesto al pucherazo que quieren dar en las municipales para disfrazarlo de renovación política. Para disimular su caída y para disimular la triquiñuela ante los espectadores. En esto aparece Gallardón prometiendo una espectacular reducción de aforados que sabe que no puede cumplir. Por si cuela. Pero no cuela.

Seguir leyendo »

Carne Cruda se despide de la SER

Esto es una despedida. Carne Cruda se despide de la Cadena Ser. No hemos conseguido llegar a un acuerdo de continuidad con la emisora y hemos tomado la decisión conjunta de romper la relación que nos unía. Aunque el programa ha crecido hasta convertirse en uno de los más descargados de la cadena, ya no compartimos objetivos ni hay la misma sintonía entre nosotros que cuando empezamos, por lo que nos tendremos que buscar otros micrófonos para seguir sintonizando con la audiencia. No abandonamos, simplemente nos mudamos.

Pero antes de irnos, queremos agradecer a la Ser por habernos ofrecido su casa cuando el programa fue desahuciado de la radio pública y a quienes confiaron en nosotros por habernos permitido trabajar con libertad en estos tiempos tan difíciles para el libre ejercicio de esta profesión. Ahí quedan nuestros programas en la red y nuestras secciones en Hora 25 como testimonio de que hemos podido hacer nuestro trabajo con independencia absoluta. En la Ser quedan, por supuesto, muchos ejemplos del mejor periodismo radiofónico con el que hemos tenido la suerte de compartir redacción. Echaremos de menos a muchos buenos compañeros y periodistas pero creemos que la mejor manera de mantener nuestra autonomía es independizarnos.

Seguir leyendo...

Seguir leyendo »

La monarquía hace un 'flashback' a 1978

24 Comentarios

Felipe VI durante su proclamación en el Congreso de los Diputados

Amanece que no es poco en esta España que se acostó con un rey y se ha levantado con dos reyes. No queríais monarquía, pues dos tazas y muy parecidas aunque el nuevo monarca haya querido distanciarse de su padre dejándolo en casa viéndolo por la tele como un jubilado más. Esta no es la monarquía del viejo, venían a decir, es “una monarquía renovada para un tiempo nuevo”, ha repetido dos veces Felipe VI para dejarnos claro que ese será el eslogan de su reinado y el titular para la prensa.

Es la monarquía de la transparencia ha dicho también pero lo primero que ha hecho es ocultar a su hermana Cristina La Imputada para que no la veamos. Viene de moderno Felipe pero todo el protocolo fastuoso y populista de su proclamación ha desmentido sus palabras. El eslogan no se corresponde con el producto que vemos en el anuncio. El rey que se dice renovador se ha vestido con los ropajes de antaño y se ha rodeado de los cortesanos del antiguo régimen en una representación que tenía la pompa y boato de un tiempo en blanco y negro. Como en la película de José Luis Cuerda que inicia esta crónica, el nuevo monarca Felipe VI ha hecho un flashback a finales de los 70.

La coronación Familia Real 2.0 ha sido la versión en color de la vieja foto de la Familia Real 1.0 en la coronación que Franco dejó atada y bien atada. Los de ahora le han puesto un lazo pero el regalito es el mismo. No es casual que el presidente del Congreso, Jesús Posada, lejos de romper con el pasado, haya empezado el acto recordando aquella estampa de la proclamación de Juan Carlos I en 1975. Debería haber recurrido a la aprobación de la Constitución en el 78 que es el principio de la Monarquía Parlamentaria pero la sombra del franquismo es alargada y planeaba ayer sobre esa escenografía y ceremonial mohosos idénticos a los del día en el que el rey saliente juró los principios del Movimiento Nacional.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -