eldiario.es

Focos

Javier Gallego

Javier Gallego Crudo. Periodista y músico. Director de Carne Cruda en carnecruda.es y eldiario.es. Antes dio con sus huesos en Radio 3y la Cadena SER. En esta última y M80 ha copresentado De nueve a nueve y media y No somos nadie, respectivamente. Ha sido conductor de Esta mañana con Pepa Bueno en TVE y guionista de CQC en La Sexta. Aún le queda tiempo para dedicarse a la música, actualmente en el grupo Forastero. Ha publicado relatos en dos libros y cuatro discos con diferentes formaciones. Dedica pues poco tiempo a respirar pero lo hace con muchas ganas.

Lo llevamos crudo

Salvar al soldado Sánchez

Pedro Sánchez se ha convertido en el soldado Ryan. Es el milagroso superviviente de la carnicería que desangra a los socialistas elección tras elección y salvarle es la última oportunidad de evitar que Rajoy vuelva a la Moncloa. Al mismo tiempo, llegar a la Moncloa es la única manera que tiene Sánchez de salvarse como secretario general del PSOE. Si va a unas terceras elecciones, caerá en combate y lo rematarán los barones que ya le están tirando a matar.

Así que el mismo Sánchez ha puesto en marcha la operación “Salvar al soldado Sánchez” con una hábil maniobra de respuesta: convocar de urgencia unas primarias para que la militancia elija entre las dos posturas, la suya del gobierno alternativo al PP, o la de Susana Díaz y los díscolos que quieren abstenerse en la investidura de Rajoy porque consideran suicida intentar gobernar con 85 diputados.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Quieren la cabeza de Pedro Sánchez

Las autonómicas de este fin de semana pueden dar a Rajoy la presidencia que no ganó en las generales. Sin hacer nada, que es como él hace todo. Mariano esperará en la puerta de su casa a ver a su enemigo pasar y cabe la posibilidad de que pasen los barones rebeldes del PSOE con la cabeza de Pedro Sánchez atravesada en una picota.

Si como predicen los sondeos, los socialistas obtienen unos pésimos resultados (los peores de su historia e incluso el sorpasso de Podemos), el mismo domingo por la noche, podría ser la noche de los cuchillos largos contra el secretario general. Aunque las maniobras para derrocarle no son, por ahora, más que amenazas y filtraciones interesadas para desestabilizarle, un nuevo batacazo electoral es la excusa perfecta para que el sector crítico intente destituirle en el próximo comité federal y pida una gestora que permitiría al PP gobernar para que termine el bloqueo y esquivemos las terceras elecciones.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Matar a un refugiado

Mientras los barcos de refugiados se hunden, los líderes mundiales siguen cenando tan tranquilos en el salón donde la orquesta toca un vals. No es una metáfora, es casi literal. Este lunes y martes se reúnen doscientos jefes de Estado en la primera cumbre de Naciones Unidas sobre migrantes y refugiados. Pero el pasado agosto ya decidieron posponer hasta 2018 la firma de un acuerdo global sobre refugiados. Hacen cumbres para citarse en la siguiente. No tienen prisa. Son los pobres de las bodegas los que se están ahogando. Arriba sigue tocando la orquesta.

Pero los refugiados no pueden esperar ni un día. Menos aún dos años. Sólo en este 2016, más de 4.300 personas desplazadas han desaparecido o perdido la vida en el camino, 3.207 ahogadas en nuestro mar Mediterráneo, en nuestras costas. Es más de tres mil veces la foto de Aylán, el niño ahogado en la playa que tanto conmovía a nuestros líderes. Hay imágenes que valen más de mil palabras pero ni una reacción de las autoridades. Aylán se sigue ahogando cada día pero dejarán que siga muriendo, una y otra vez, durante otros dos años más, antes de sentarse a buscar una solución global para salvarle. Matar a un refugiado es fácil, basta con dejarle morir.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

El gobierno de los peores

Rajoy ha vuelto al plasma. Ha salido la causa penal abierta a Rita por el Supremo y él ha vuelto a entrar en la tele para evitar a los periodistas, a los que su equipo mantiene a raya en la campaña gallega colocando conos de tráfico a 50 metros de distancia de donde actúa Plasmariano. Próximamente le veremos comparecer en un plasma dentro de una urna de cristal separada por un cerco policial de un kilómetro. No es el Gran Hermano de 1984, es el Gran Mariano de la España de 2016, el hombre que quiere que le dejen ser de nuevo presidente.

La tragedia de este país es que 8 millones de personas quiere que lo siga siendo, a pesar del saqueo, del choteo y del esperpento en el que ha convertido la política española. Normal que a Rajoy le dé todo igual si a sus votantes les parece que ídem. Normal que no cese a Rita Barberá en cuanto se anunció que el Supremo la investigará. Normal que dos días antes el PP le diera dos comisiones en el Senado al que no va. Normal que haya tenido que ser ella la que deje su militancia del partido por las presiones, pero conserve su escaño por el que le seguimos pagando aunque no aporte por allí.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Terceras elecciones

Mírala cara a cara que viene la tercera: la tercera convocatoria electoral. La matemática y la estrategia hacen casi imposible la formación de gobierno y cada vez más posibles unas nuevas elecciones generales. Más que a las urnas electorales, nos van a terminar convocando a las urnas del crematorio. Si no morimos antes de ver un gobierno, lo haremos quemados de hastío y aburrimiento.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Que se besen Pablo y Albert

Después de cobrarse su venganza con Rajoy, Pedro Sánchez, que no quería pasar a la historia como el único pringao que fallaba una investidura, ha enseñado el mus que ocultó todo el verano. Quiere que Pablo y Albert le den la investidura y le dejen gobernar en solitario con sus 85 escaños.

Suena tan descabellado intentar lo uno, que ya fracasó, como lo otro, que parece abocado al fracaso. Sin embargo, es razonable que no trate de mezclar a Ciudadanos y Podemos dentro de su gobierno, porque el agua y el aceite no mezclan y al mismo tiempo, es lógico que intente la única alternativa estable a Rajoy que existe, por muy remota que sea.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Miedo y asco en San Fermín

Cuatro violaciones en cinco días. Al recuento de heridos en los encierros de San Fermín, habría que añadir el de las mujeres víctimas de violencia de género. Cuatro han denunciado violación este año, veintiocho han notificado agresiones machistas, cinco hombres han sido enviados a prisión provisional y otros siete están detenidos. Habría que sumar ataques menos evidentes como los tocamientos o el acoso verbal y físico, que raramente se reportan. Las cifras son tan brutales como si hubiera habido un encierro de mujeres perseguidas por hombres salvajes.

Cinco de ellos literalmente encerraron a una chica de 19 años en un portal donde la violaron mientras lo grababan con la cámara del móvil, según ha verificado un juez. Los presuntos violadores no sintieron culpa ninguna. Ni siquiera se plantearon huir. La policía encontró a uno en un coche en el que dormía sin remordimiento que alterase su sueño, y al resto, en la plaza de toros, adonde se fueron a disfrutar del maltrato animal, después de disfrutar del maltrato a la mujer. Aunque no van necesariamente unidas, son violencias que tienen en común el placer a través de la vejación y el dolor de seres a los que considera por debajo y a su entera disposición. Cada año sucede lo mismo en Sanfermines. Si ahora se conocen más casos es porque se denuncian y hay mayor conciencia social. De hecho, la violación múltiple de la mujer de 19 años provocó una multitudinaria manifestación de repulsa en el centro de Pamplona. Pero sucesos tan graves deberían generar una reacción y una reflexión mucho mayores, empezando por la suspensión de los encierros que sería la única forma de obligar a la sociedad a movilizarse para acabar con esta lacra intolerable. Si se suspendiera la fiesta hasta acabar con el problema, ya verías cómo se reducía drásticamente. Pero la fiesta continúa casi como si nada porque son mujeres. No creo que exagere. Basta imaginar cuál habría sido el impacto social, mediático y político si los violadores hubieran sido inmigrantes o refugiados musulmanes. Sin duda se habría ordenado un despliegue policial inédito y muy probablemente, la interrupción de los festejos, para enfrentar la oleada de machismo islamista que sería noticia de alcance mundial, prueba de que hasta el odio al extraño es más importante en la sociedad machista que el amor a las mujeres. Por supuesto, si las 5 violaciones y las 28 agresiones denunciadas las hubieran sufrido hombres, el debate ocuparía todas las tertulias de actualidad, eclipsaría por completo los encierros que se habrían cancelado en señal de repulsa y abriría los telediarios que ahora se abren con el número de corneados. Pero son mujeres. Les sucede todo el rato. Cada siete horas se denuncia una violación en España, según el Ministerio del Interior. Eso no abre telediarios. No es noticia porque se admite casi como inevitable que los hombres pierdan el control en el ambiente desenfrenado y permisivo de las fiestas y violen brutalmente a las mujeres. Aceptamos las violaciones masculinas como una fatalidad, como si todos los hombres fuéramos violadores en potencia que no podemos contenernos. También se culpabiliza a las víctimas de incitar al delito con sus desnudeces y desinhibición, como si enseñar una teta, diera permiso para sobarla. Se reduce la responsabilidad al hombre para echársela incluso a la mujer. Pero ni ellas son la causa de las violaciones ni nosotros somos incapaces de controlarnos. Hasta que no admitamos que el problema está en el hombre y que tenemos que pararnos los pies, seguirá habiendo violadores. No a los toros, es a estos a los que hay que encerrar.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

El país de la picaresca

Así que a Messi le declaran culpable de defraudar a Hacienda una millonada y al Barça no se le ocurre nada mejor que salir en su defensa con un comunicado de apoyo y una campaña en redes en la que pide a los aficionados que se solidaricen con el defraudador porque dicen que toda la culpa es de su padre. Se va casi de rositas con una pena de sólo 21 meses después de evadir 4 millones de euros a la caja de todos y todavía hay que hacerle la ola para consolar a la criatura.

Tiene delito que se aplauda al delincuente pero es lo que ocurre secularmente en nuestro país, de Madrid a Barcelona, sin ir más lejos las pasadas elecciones, en las que casi ocho millones de personas aplaudieron con su voto a un partido que chapotea en la corrupción. No hay que olvidar que somos el país de la picaresca. De aquí es ese género literario, único en el mundo, dedicado a contar las pillerías, bravuconadas y travesuras de los vivillos.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Presidente indecente 2

Otra vez, si nadie lo remedia, vamos a tener al presidente indecente en la Moncloa. A Rajoy le corresponde formar gobierno por ser el que más votos ha obtenido aunque no por eso ha pasado a ser un político decente porque las victorias electorales no blanquean biografías. La suya está manchada por la corrupción de su partido bajo su mando, las conspiraciones de sus ministros y sus mentiras como presidente, que salieron antes de las elecciones y siguen saliendo después. Pero da igual porque le han legitimado casi ocho millones de votantes que le han dicho que puede volver a hacerlo. Atropéllame de nuevo camión que la primera vez no acabaste conmigo.

Seguir leyendo »

Lo llevamos crudo

Podemos se asusta de Podemos

Venían a asaltar los cielos y al primer fracaso, asfaltan los suelos. Es normal venirse abajo cuando te has venido muy arriba pero Podemos debería superar esa melancolía en la que se ha instalado tras las elecciones, si no quiere acabar siendo la nueva Izquierda Unida. No querían ser la izquierda triste y perdedora y sin embargo han caído en su misma autocrítica autodestructiva. Ahora resulta que se cierra la hipótesis fundacional y la ventana de oportunidad histórica y toca pasar de la guerra relámpago a la de trincheras en la que me temo que quien más se desgastará son los que más gastados están. Venían a tomar el cielo por asalto y se ponen a cavar hacia abajo.

Indudablemente, empieza una nueva etapa en la oposición en la que Podemos tendrá tiempo de madurar como partido. Veremos cómo pasan de los platós al hemiciclo. Incluso veremos si son capaces de mejorar las formas que tantas veces les han perdido, especialmente a su líder. Renunciar al espíritu explosivo, imprevisible, audaz, incluso incorrecto, que le ha hecho relevante, sin embargo, no parece la mejor manera de seguir creciendo sino de convertirse en un partido más que no se parezca a la manera de hacer política de la calle indignada a la que vinieron a representar. Al propio Iglesias le asusta pasar de ser partisanos a soldados de un ejército regular.

Seguir leyendo »