eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Serrano Solana

Licenciado en Periodismo (UMH de Elche), Licenciado Historia del Arte y Diplomado en Turismo (Universidad de Murcia). Guía Oficial de Turismo. Autor de dos libros, 'Reciclado. La verdadera historia de Pedro Pérez' (2009) y '25 años sobre el parquet. CB Murcia 1985-2010' (2011). Ha colaborado en varios medios locales. Fue creador de una revista digital especializada en historia y patrimonio, Sawar Murcia, e impulsó la creación de la edición local de eldiario.es en la Región de Murcia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 990

Meritorio, aunque mejorable

El UCAM Murcia ha logrado un triunfo sobre RetaBET Bilbao Basket que, sin que sea ni mucho menos definitivo para nada, sí que merece ser subrayado y festejado. No es definitivo porque se trata ‘simplemente’ de la 9ª jornada de una de las dos competiciones en las que juega esta temporada el equipo murciano, una temporada por lo demás muy larga y en la que, lo sabemos por experiencia, aún habrá momentos de euforia alternados con otros de depresión; y tampoco es definitivo porque, aunque sucedieron cosas que hacen respirar con alivio e invitan a la esperanza, los problemas de fondo persisten. De nuevo, tras conseguir una ventaja más o menos cómoda en el marcador, el CB Murcia estuvo a punto de reincidir en la ya típica espiral de errores de los últimos minutos que le ha llevado a tirar varios partidos de manera incomprensible: Mónaco y Burgos son tristes ejemplos.

La primera cosa positiva, la más importante, es la victoria en sí frente a un Bilbao con el que Murcia viene conviviendo durante los últimos años en la zona templada de la tabla. Sin embargo, en este caso la séptima y la décima ciudad de España se enfrentaban con ciertas urgencias, con un duro transitar por sus respectivas competiciones europeas (BCL y Eurocup) y con un incómodo 3-5 en su casillero de ACB. Este contexto se notó en el juego, en la tensión y en la actitud de ambos equipos, que por momentos mostraban su ansiedad e incurrían en multitud de faltas innecesarias, protestas e interrupciones.

Seguir leyendo »

El físico, el corazón y la cabeza

Si me pusiera a glosar las maravillas del baloncesto, no acabaría nunca. Una de sus principales virtudes, en mi opinión, es que se trata de un deporte muy completo y muy rico en toda su complejidad. Más allá de su variedad técnica y táctica, de la importancia del reglamento y de la forma en la que se aplica y se juzga -el arbitraje-, de su condición de deporte de equipo -con todo lo que ello conlleva-, y de la trascendencia que tienen en el baloncesto tanto lo tangible como lo intangible, aquí me quiero referir a tres elementos que son el principio y el fin del juego: el corazón, la cabeza y el físico.

Cada equipo es, en principio, una suma de individualidades, y en cada individuo hay una combinación de esos tres elementos en diferente medida. Después, por medio de procesos de trabajo y aprendizaje técnico-táctico, de las dinámicas de grupo y de la relación entre las personas que conforman el grupo, se obtiene la combinación de corazón, cabeza y físico que nos ofrece el equipo en su conjunto. Lo ideal sería que la suma fuera equilibrada y que cada jugador aportara lo mejor que tiene, para que en cada momento el equipo fuera capaz de poner corazón en el juego y superar situaciones adversas, y no dejar de luchar, y para que tuviera la cabeza bien amueblada con el fin de tomar las mejores decisiones cuando llegan los minutos decisivos del partido, y para tener la fuerza y la capacidad física necesarias para llevarlas a la práctica.

Seguir leyendo »

La premonición cumplida

Los partidos de baloncesto comienzan a jugarse en nuestra cabeza. Todos -aficionados, jugadores y, especialmente, entrenadores- pronunciamos en voz alta el nombre del próximo rival e inmediatamente visualizamos el panorama que nos espera, o el que esperamos que nos espere; dibujamos jugadas en nuestra mente, prevemos las dificultades que nos vamos a encontrar y nos imaginamos cómo es probable que discurran los minutos hasta la bocina final. Luego, en la práctica, puede ser que nos equivoquemos: puede que todo vaya mucho mejor, o puede que vaya mucho peor, pero también puede que sea justo como lo habíamos previsto. Y en ocasiones, como contra Obradoiro, esto último resulta especialmente desagradable.

Ibón Navarro avisó. Según el entrenador del UCAM Murcia, el partido contra los gallegos sería largo y duro. Dijo que no hay otro equipo en la ACB que juegue como Obradoiro, y aún más: afirmó que, en su planteamiento táctico, el duelo ante los de Moncho Fernández era más complejo todavía que enfrentarse al Barça, rival al que Murcia derrotó el domingo pasado a domicilio. Por lo que conocemos al técnico vasco, en ningún caso trataba de poner la venda antes de la herida; Ibón Navarro elude la excusa que se genera de manera implícita al distinguir entre partidos difíciles, y que, por tanto, ‘se deben perder’, y aquellos que te enfrentan a rivales más asequibles y que en teoría ‘hay que ganar’. Para él, todos se deben pelear y en todos hay que ir a por la victoria.

Seguir leyendo »

El primer (gran) patinazo

Ya no somos novatos en esto de disputar competición europea, afortunadamente, y sabemos que además de ilusión, motivación y orgullo, viajar por Europa conlleva algunos riesgos: por ejemplo, el desgaste físico y mental, y la sobreexposición y evaluación constante del estado del equipo, como si nos hiciéramos un análisis de sangre todas las semanas para ver qué tal van esos niveles de colesterol. Hasta ahora el UCAM Murcia se mantenía estable mostrando sus debilidades y desequilibrios, pero al mismo tiempo evolucionando poco a poco y siendo capaz de sacar el máximo provecho de sus fortalezas.

Un dato quizá simplista nos dice que, hasta el partido en Oldenburg, y sumando Liga Endesa y Basketball Champions Leage, las derrotas de Murcia venían produciéndose por una diferencia media de 5’75 puntos (-10 contra Málaga, -6 contra Tenerife, -2 contra Valencia y -5 contra Sassari), mientras que las victorias llegaban con una media de 3’4 puntos a favor (+4 frente a Andorra, +2 frente a Holon, +2 frente a GBC, +6 frente a Krasnoyarsk y +3 frente a Barcelona). Es decir, que en general, los de Ibón Navarro se mantenían hasta el último minuto de partido con opciones de ganar -y de perder-, y por el mismo precio, de inducir a sus aficionados a padecer severas afecciones coronarias. Sin embargo, en Alemania el CB Murcia nos ha regalado por fin un partido tranquilo, aunque no en el sentido que todos esperábamos. Sí, contra Oldenburg sobraron muchos, muchos minutos.

Seguir leyendo »

Cuando el plan te sale (casi) perfecto

Cuando el partido no te sale como esperabas, lanzas zarpazos o das empujones al rival en el último segundo, como hicieron Pau Ribas y Vezenkov con Sadiel Rojas sobre la bocina que puso fin al FC Barcelona – UCAM Murcia del domingo. Se llama frustración y es comprensible. Pero cuando el plan te sale (casi) perfecto, recibes zarpazos y empujones, y a cambio sólo ofreces una sonrisa de oreja a oreja mientras agarras con fuerza el balón, como hizo Rojas. Y allí arriba, en el marcador del Palau, un no tan sorprendente 94-97. Porque sí, el hecho de que Murcia gane en Barcelona tras 18 visitas saldadas con otras tantas derrotas se debe calificar de sorpresa, pero teniendo en cuenta cómo se desarrolló el partido, más que por la historia o por la diferencia de presupuesto, el marcador sorprende porque a siete minutos del final los de Ibón Navarro ganaban por 16 puntos (67-83); y a cuatro minutos, por 14 (75-89).

“Felicito al equipo por el trabajo que ha hecho durante 38 minutos y medio”, decía el entrenador vasco en la rueda de prensa postpartido, sin ocultar su satisfacción. Más no se puede precisar, pero es que fue así. El plan de Ibón Navarro salió perfecto excepto por esos últimos momentos en los que Murcia estuvo a punto de echar por la borda la tarea de todo el partido. Y por supuesto, no habría sido justo. El equipo rojiblanco -que vistió su llamativa tercera equipación, de color amarillo- mereció el triunfo, pero según parece, no vio venir el peligro que tiene un equipo de Euroliga contra las cuerdas, como el que baja la guardia alegremente ante un león herido. Pressey, Seraphin y un alterado y protestón Ribas intentaron dar utilidad a los esfuerzos anteriores de sus compañeros Heurtel y Vezenkov, pero sus zarpazos no mataron al CB Murcia como sí lo hicieron los del Valencia la semana pasada.

Seguir leyendo »

Facturas a pagar

La temporada es larga, tanto como los ejercicios fiscales, y al nivel en el que ya se mueve el UCAM Murcia, de cuando en cuando abre periodos de pago en los que no hay más remedio que pasar por caja y abonar las facturas; facturas de lo consumido anteriormente y facturas de inversiones a futuro, de pago adelantado por aquello que se espera disfrutar lo antes posible. Así, contra el Dinamo Sassari y en la BasketBall Champions Leage, al equipo de Ibón Navarro le ha tocado afrontar ambos tipos de desembolso: por un lado, ha pagado de golpe toda la factura del esfuerzo físico y mental que le supuso la semana anterior, con desplazamientos a Donosti y Krasnoyarsk, y con un partido de exigencia máxima frente a Valencia Basket; y por otro, ha empezado a pagar la factura por recuperar e ir introduciendo en el juego a Vítor Faverani.

Cualquiera podría pensar que la recuperación de un jugador tan importante como Faverani supondría una fuente de ingresos inmediatos -un mejor rendimiento colectivo desde ya mismo- o, al menos, que no tendría coste, pero esto no es así, e Ibón Navarro ya se encargó de anticiparlo en declaraciones previas al partido contra Valencia. Navarro no parece un técnico de los de ‘viva la virgen’, si me permitís la expresión: en mi opinión, se trata de un entrenador concienzudo y metódico que se centra en el tiempo presente y que, por tanto, intenta sacar el máximo rendimiento de las piezas con las que cuenta en cada momento. También avisó de que la BCL tenía que servir para ir buscando y encontrando el mejor tono competitivo posible de cara a la Liga Endesa, dado que es en la competición doméstica donde Murcia se juega el sustento. A ello hay que sumar que, con partidos entre semana, la cantidad de entrenamientos es menor respecto a otros equipos de la ACB.

Seguir leyendo »

UCAM Murcia: el club de los ‘esforzadistas’

Solemos decir que, en general, los aficionados al deporte en general, y al baloncesto en particular, somos ‘resultadistas’; es decir, que sólo valoramos el resultado positivo, mientras que el resultado negativo nos lleva invariablemente a sacar el hacha para hacer leña del árbol caído. También se ha llegado a caracterizar de ese modo a la afición murciana, cuya piel se ha curtido en mil batallas y sinsabores, en derrotas amargas y en unas cuantas gestas épicas que, hasta hace un par de años, se limitaban a evitar el descenso o a lograr el ascenso. Siempre in extremis, siempre sufriendo, y casi siempre tumbando a la lógica y a los pronósticos.

Por supuesto, un servidor niega la mayor: la afición murciana en general, entre la que me he de incluir desde 1988, nunca ha sido ‘resultadista’ sino ‘esforzadista’. Alguna excepción habrá, como la hay en toda regla, pero los hechos y la historia refuerzan mi opinión. Murcia ha valorado tradicionalmente el esfuerzo por encima de los resultados. A todos nos gusta ganar, todos queremos ganar, pero nunca se ha aspirado a la victoria ciega, lograda sin argumentos, ni se ha exigido un rendimiento por encima de la realidad o de nuestras posibilidades; antes bien, se ha sufrido con el CB Murcia, se le ha animado y se le ha aplaudido en la derrota cuando se ha visto el esfuerzo, cuando ha luchado todo lo que podía luchar y un poco más. Y se ha llorado con el equipo, y al día siguiente se le ha vuelto a animar con la misma ilusión. De Fotis Katsikaris aplaudimos y reconocimos, como ahora empezamos a aplaudir y reconocer de Ibón Navarro, el haber imprimido y mantenido un gen competitivo en el club murciano sin importar el rival que tenga enfrente; el haber tallado esa filosofía tan ansiada del esfuerzo y la dureza, el haber labrado esa imagen ante el mundo de “puede que me ganes, pero te va a costar sangre, sudor y lágrimas”. Es evidente, porque ahí están las tres últimas campañas del club para demostrarlo, que el salto se ha producido en las aspiraciones y en las batallas que se están librando ahora, ya en la zona media de la ACB, y gracias al innegable apoyo económico del actual propietario, la Universidad Católica, así como del resto de patrocinadores, administraciones públicas y aficionados. Pero, hay que decirlo, ese espíritu combativo y esa filosofía del esfuerzo, sólo quebrada en algunas temporadas aciagas, ya existía en el Club Baloncesto Murcia; esa afición ‘esforzadista’ y nunca ‘resultadista’ ya se sentaba alrededor de su equipo -primero en el Príncipe de Asturias y después en el Palacio- para animar y sentirse orgullosa de sus colores tanto en la victoria como en la derrota.

Seguir leyendo »

Acumulando horas de vuelo

“Si hay que ir, se va, pero ir ‘pa ná’ es tontería…”, decía el dúo cómico Cruz y Raya en uno de sus gags más celebrados. Y la frase bien podría aplicarse al largo viaje que ha hecho el UCAM Universidad Católica de Murcia Club de Baloncesto para enfrentarse al Enisey Krasnoyarsk en la segunda jornada de la BasketBall Champions Leage: nada menos que 8427 kilómetros desde nuestra ciudad. Cabe recordar que el equipo no pasó por Murcia y que enlazó su desplazamiento a Donosti, donde el domingo derrotó a GBC en la cuarta jornada de la Liga Endesa, con la segunda jornada de la competición europea. Sin embargo, y ésta es la mejor parte, los de Ibón Navarro sí que han ido a Siberia “para algo”: además de acumular horas literales de vuelo, también las han acumulado en sentido metafórico; las han aprovechado para seguir construyendo su juego y encima se han traído una victoria. Miel sobre hojuelas.

En más de cien años de historia del baloncesto, la sabiduría popular ligada a este deporte ha generado un buen número de aforismos que, generalmente, se cumplen. Por ejemplo, para dar a la parcela más gris y menos vistosa del juego el valor que merece, decimos que el ataque gana partidos y la defensa gana campeonatos. La defensa, con su punto final llamado rebote defensivo, no depende tanto del acierto en un día concreto, como pudiera pasar con el ataque. La defensa depende del físico, de la actitud, de la predisposición y también de la inteligencia, aunque habrá de ser más intensa cuanto más exigente sea el equipo al que te enfrentas. En Rusia, la defensa del CB Murcia fue algo irregular en el inicio del partido, buena un poco después y, por momentos, muy buena en la fase más madura del encuentro.

Seguir leyendo »

Los rudimentos del éxito

Con un equipo embrionario, imperfecto, desequilibrado, que aún no cuenta con todos sus efectivos y al que las ausencias han obligado a reconfigurar, Ibón Navarro ha logrado que la máquina del UCAM Murcia funcione e incluso gane partidos. Sí, el motor traquetea, hace ruido, tira humo y se le abren grietas, pero los obreros no tienen problema en mancharse de grasa y en usar el martillo, la cinta adhesiva e incluso chicle si hiciera falta, como McGiver, para que el invento no explote y se detenga. La temporada es larga, y seguro que más adelante, cuando -ojalá- la máquina resplandezca y tenga todos sus resortes funcionando y a pleno rendimiento, se dará el mérito que merecen las tres victorias que ha logrado el equipo rojiblanco en la última semana -Andorra, Hapoel Holon y GBC-. Porque sí, así es como Murcia, con sus rudimentos, ha podido derrotar a domicilio a un equipo que en sólo tres partidos ya había llamado la atención de la liga por su buen momento de forma. Guipúzcoa Basket venía de promediar más de 87 puntos por partido; su pívot Norel había firmado uno de los mejores comienzos de la historia de la liga en el plano individual; Sevilla y Estudiantes habían sufrido en sus carnes el desenfado de sus jóvenes jugadores nacionales, la experiencia de Chery, Swing o Van Lacke y el empuje y la energía de Fakuade y Agbelese... Pero entonces llegó el CB Murcia y los bajó a la tierra.

Por si GBC no hubiera demostrado ya lo difícil que es jugarle cuando lleva ventaja en el marcador -a Real Betis y a Movistar Estudiantes los desarboló en el primer cuarto-, el UCAM Murcia empezó muy mal en ataque y perdió el parcial por 18-12. Sin embargo, ya dejó apuntadas las claves de su defensa, donde Tumba frente a Norel y Rojas frente a Salvó llevaron a cabo un trabajo sobresaliente. Del quinteto inicial, y con el objetivo de no tirar por tierra en ataque la buena labor que se estaba haciendo en defensa, Ibón cambió pronto a Hannah por Martín y a Soko por Lukovic, y poco después también acertó dando entrada a Benite. Así, entre la dirección del pequeño base madrileño y los puntos del brasileño, junto a Oleson y Lukovic, los murcianos se mantuvieron con vida.

Seguir leyendo »

Sin presión, pero con orgullo

La temporada pasada, tras una segunda vuelta de escándalo con Fotis Katsikaris en el banquillo, el CB Murcia se ganó el derecho a repetir en Europa, y, además, por su clasificación tuvo el privilegio de poder elegir entre jugar de nuevo la EuroCup -competición organizada por la Euroliga- o la Basketball Champions Leage -competición que organiza la FIBA-. Tal y como dije esta semana en la tertulia de SER Deportivos Murcia, yo personalmente prefería la EuroCup, pero si existen motivos de rentabilidad económica para optar por la BCL, adelante, no hay nada que objetar. Ahora bien: una vez elegida la competición, la clave es el planteamiento y la mentalidad con la que se afronte.

La mente es un alambre sobre el que caminamos como equilibristas, unas veces más libres y seguros y otras con mucho peso y a trompicones. El técnico del UCAM Murcia, Ibón Navarro, ha querido descargar a sus jugadores de la presión que supone jugar una competición europea, especialmente en este difícil comienzo de temporada en el que se acumulan los partidos, y, encima, en el que tiene que gestionar las importantes bajas y seguir con la labor de construcción del equipo en lo que a roles, conceptos y filosofía de juego se refiere. Por eso el entrenador, que también debe ser un buen psicólogo, afirmó antes de su partido frente a Hapoel Holon que la Basketball Champions Leage tenía que servir a Murcia para alcanzar su mejor nivel competitivo con vistas a la Liga Endesa. Sin pronunciarlo de este modo, quiso decir que aquí lo verdaderamente importante es la ACB.

Seguir leyendo »