eldiario.es

Menú

Acosadores cibernéticos de género

Cómo en las otras categorías de violencia de género, también se hace imprescindible la denuncia de todos estos acosadores cibernéticos, además de penas más duras por estos agresores.

- PUBLICIDAD -

 

Internet y las redes sociales han aportado a nuestra vida profesional y personal, y desde no hace mucho tiempo, ventajas que no hay que poner en duda. De hecho, desde la asociación Dones en Xarxa los hemos utilizado como una herramienta por empoderar a muchas mujeres en ámbitos asociativos, políticos y laborales.

 

Ahora bien, como cualquier otro instrumento antiguo y también moderno, emplearlo de la manera correcta depende de cada persona. Del mismo modo que el cuchillo de sílex y después de metal, supuso un adelanto indudable para la supervivencia de la especie humana, es también un arma para causar daños e incluso la muerte, de otra persona.

 

Todo esto me venía a la cabeza, cuando escuchaba los últimos datos que con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, han hecho públicas los Mossos d'Esquadra: un incremento del 56,5% de denuncias en el último año sobre “descubrimiento y revelación de secretos” que está relacionada con la difusión de imágenes o información comprometida y de carácter confidencial entre la víctima y el agresor relacionados sentimentalmente, a través de Internet y de las redes sociales.

 

Este mal uso que algunos individuos hacen de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) tienen dos vertientes importantes. Por un lado, las relacionadas con el control que la pareja o expareja puede ejercer sobre la mujer, novia o amiga; y por otra banda, el que se ha denominado en espacios periodísticos “el porno de la venganza (revenge porn)”.

 

Respecto a la difusión de vídeos o imágenes sexuales comprometidas como venganza no es un fenómeno nuevo, pero el uso de las TIC ha multiplicado los efectos. A menudo son fotos o filmaciones con componente erótico o sexual que se han realizado con consentimiento de la mujer en una situación de intimidad y de confidencialidad implícita o explícita. Por lo tanto, no hay duda: el responsable es siempre el individuo que comparte la foto o el vídeo, puesto que está traicionando la confianza de la pareja, expareja o amiga.

 

La utilización de aplicaciones de comunicación o de redes sociales se ha convertido en un tiempo récord, en la mejor arma por parte del agresor para controlar, insultar o amenazar su pareja. Hay que destacar que este tipo de violencia se ejerce sobre todo en las mujeres más jóvenes, pero no tenemos que olvidar que muchas de estas aplicaciones también las utilizan persones adultas.

 

Cómo en las otras categorías de violencia de género, también se hace imprescindible la denuncia de todos estos acosadores cibernéticos, además de penas más duras por estos agresores, la asistencia a las víctimas y la prevención mediante la implantación curricular de una educación afectivo-sexual y en tecnologías de la información y la comunicación. Sólo de este modo podremos conseguir vivir en una sociedad presencial y virtual libre de violencia hacia las mujeres.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha