eldiario.es

Menú

Mujeres e Internet, una lucha por la igualdad

El segundo capítulo de Igualtat a fons explora las posibilidades que proporciona Internet en la lucha por la igualdad.

- PUBLICIDAD -
Países como Bélgica, Brasil, EE.UU., Estonia y Filipinas ya han implantado el voto el electrónico en las elecciones

¿Qué cambios ha supuesto internet en el avance por la igualdad de las mujeres? ¿Es la red un espacio ideal para la relación y el empoderamiento de éstas? ¿Existe una brecha digital como ocurría durante los primeros años de la existencia de Internet o se ha dado un nuevo paradigma en el uso de la web? El segundo capítulo de Igualtat a fons pone sobre la mesa los diversos debates existentes sobre las posibilidades y los peligros que Internet proporciona a la lucha feminista.

A partir de entrevistas a Lourdes Muñoz Santamaría, ingeniera informática y presidenta de Iniciativa Barcelona Open Data, Lidia Arroyo, socióloga e investigadora de Género y TIC (UOC), y a la periodista Montse Boix, Mujeres e Internet aborda temáticas como el ciberfeminismo, el conocimiento libre o la segunda brecha digital. Cuando Internet nace, supone un cambio de paradigma respecto al resto de medios de comunicación existentes, debido a su estructura horizontal, que permitía a todo el mundo hablar y establecer comunicaciones no jerárquicas. Esta nueva estructura supuso un espacio idóneo de relación para las mujeres, ya que por un lado, posibilitaba establecer redes no presenciales entre ellas y por otra les permitía emitir opinión sin tener que formar parte de los círculos de poder de donde eran marginadas.

Por esta capacidad propagadora, Internet ha proporcionado las herramientas para la extensión de diversas luchas sociales. Son muchos los casos en los que las feministas han usado las redes para hacer llamadas nacionales e internacionales. El caso más sonado en el Estado Español fue la movilización en contra de la reforma del aborto de Gallardón, que unió a mujeres de todo el territorio y de fuera de él en una campaña masiva que hizo un uso efectivo y transversal de las redes. A pesar de ello, recuerdan Lidia y Montse, no hay que olvidar que Internet también está controlado por muchas círculos de poder, y que a pesar de la posibilidad de emitir libremente una opinión, la capacidad de llegar a multitudes es generalmente un privilegio de los poderes fácticos.

Otra característica de Internet en referencia a la igualdad es la posibilidad de que el conocimiento sea libre y accesible a todo el mundo. De forma que si el conocimiento ha sido a lo largo de la historia un reducto para los privilegiados, el movimiento “open” permite a aquellas y aquellos con menos poder, por ejemplo, las mujeres, acceder a aquello que históricamente se les ha negado. Un ejemplo clave en este sentido es el proyecto Wikimujeres, que lucha para que esta enciclopedia en red esté haga memoria de todas las mujeres olvidadas a lo largo de la Historia.

Con Internet nos encontramos, pues, con un espacio que genera muchas posibilidades para empoderar a las mujeres, pero en el que resulta necesario conocer bien cómo usar estratégicamente cada herramienta. De hecho, el problema hoy en día, no es tanto la accesibilidad a Internet, ya que hombres y mujeres están presentes en la red por igual, sino los usos que se hacen de ésta. El fenómeno de la desigualdad en los usos de Internet entre hombres y mujeres se conoce como “segunda brecha digital de género”, y pone sobre la mesa el hecho de que los estereotipos de género se reproducen en el uso de la red, dificultando una vez más el camina hacia la igualdad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha