eldiario.es

Menú

En Sants también hay un 'forat de la vergonya'

El nuevo ayuntamiento aún no se ha molestado en saber qué pasa en la calle Juan de Sada ni a escuchar a los vecinos y vecinas y deja correr el tiempo mientras responde con parsimonia a sus demandas

- PUBLICIDAD -
Carrer Juan de Sada

Calle Juan de Sada

Un año y medio de nuevo consistorio y pronunciamiento sobre las demandas de los vecinos y vecinas afectadas por la Modificación del Plan General Metropolitano (MPGM) de Juan de Sada. Llevamos ya más de 8 años desde la modificación del PGM de Juan de Sada y 40 años desde que el PGM del 76 nos prometió zonas verdes.

El barrio ha continuado sin arreglarse y parece acabe en la Rambla Badal bajo la Avenida Madrid. Pero en la calle Juan de Sada y su entorno está la realidad de las construcciones precarias, abandonadas, que se derrumbando mientras las viejas cubiertas de uralita van desprendiendo polvo de amianto, el tóxico asbesto. El barrio está abandonado, aceras estrechas, estropeadas, solares desocupados, callejones que han perdido la dignidad de ser la vía romana de salida de Barcelona, calles cortadas por aparcamientos privados.

La MPGM se hizo sin consultar a los vecinos, escamoteando los mismos la participación que se había prometido y que debe ser imprescindible en toda remodelación urbana. Son ya tres consistorios diferentes los que no responden a las demandas del vecindario.

El detonante del plan fue la compra a los militares del solar de la calle Roger por más de 6 millones de euros en 2008, a pesar de todos los grupos parlamentarios habían pedido al Congreso de los diputados que este solar fuera cedido a la ciudad. Pero sin embargo más de 6 millones de euros fueron a parar a las arcas de los militares, regidas entonces por el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero.

Con esta compra, el Ayuntamiento de Barcelona, entonces socialista, prometió que serviría para regenerar el barrio y que esto se haría consultando el vecindario, con un proceso participativo. Pero la sorpresa vino cuando la primera asamblea participativa se convoca en junio de 2009, una vez ha finalizado el plazo de alegaciones y se ha aprobado la Modificación del Plan General Metropolitano (PGM) de 1976.

El antiguo PGM prometía zonas verdes, y los vecinos y vecinas esperábamos que después de más de 30 años ahora sería la hora. Pero el nuevo plan se hace a medida y en favor de los dos grandes propietarios de los terrenos que en 1976 habían sido recalificados como futuras zonas verdes, Hermanos Fisas Bosch SLU por un lado y la empresa Hierros Herms otro, y se niega la participación del vecindario. De las dos plazas previstas en el PGM de 76 se pasa a una rambla embaldosada de 32 metros de ancho que no va a ninguna parte para tener la excusa para poder vulnerar la normativa urbanística del Plan General Metropolitano y poder levantar más los edificios de pisos y equipamientos privados, edificios que tendrán magnificas vistas al nuevo espacio regenerado, todo arrinconando y marginando a los vecinos y vecinas, tapándose los la luz y el aire que ahora disfrutan. Y una calle que siempre había sido, la calle Fisas es condenado a desaparecer mientras las nuevas construcciones densificar aún más el barrio.

El vecinos reaccionaron. Han reclamado ser escuchados, reclamaron su legítimo derecho a la participación, poder decir como quieren el barrio y el respeto por el patrimonio del barrio que la modificación del MPGM ni siquiera había contemplado, por el refugio antiaéreo que transcurre por la calle Juan de Sada , uno de los primero refugios que promovió y costear el ayuntamiento de Barcelona para hacer frente a la barbarie del bombardeos fascistas.

Reuniones con el ayuntamiento socialista, reuniones después con el ayuntamiento convergente, y ahora esperando a reunirse en una cita que nunca se les concreta con el distrito en común. El ayuntamiento socialista, en las postrimerías de su mandato pidió a los vecinos y vecinas una propuesta alternativa, y ésta se hizo, y se llevó a todos los grupos municipales del distrito, los que gobernaban y los que no, pero las diferentes administraciones municipales no han hecho ningún caso y han seguido primando los derechos de los promotores de la reurbanización, promotores con los que acordaron la modificación del Plan General Metropolitano en Juan de Sada de espaldas al vecindario.

La crisis económica ha detenido la remodelación especulativa del barrio, pero no se está aprovechando este parón para dar voz a los olvidados, en el vecindario. A finales de 2013 se puso en marcha la reparcelación por compensación para intercambiar solares entre el municipio y los promotores de la reurbanización, pero una vez más se marginó el vecindario, comunicando los hechos una vez agotado el plazo para presentar alegaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha