eldiario.es

Menú

La indignación por las condenas a Aturem el Parlament vuelve a marchar por el centro de Barcelona

Miles de personas han salido desde la plaza Universitat hasta la plaza Sant Jaume para apoyar a los 8 condenados por el Supremo a 3 años de prisión por protestar ante el Parlament en 2011

La protesta ha reivindicado el derecho de expresión y manifestación, y ha denunciado que la "operación policial de aquel día estaba destinada a criminalizar el 15-M"

El Parlament y la Generalitat catalana, que se presentaron como acusación en el juicio contra los manifestantes, también han sido blanco de críticas: "Que corran a la Audiencia Nacional mientras se llenan la boca con la soberanía es lamentable"

- PUBLICIDAD -
La manifestación en apoyo a los condenados por Aturem el Parlament en Plaça Sant Jaume. / @Nitsuga000

La manifestación en apoyo a los condenados por Aturem el Parlament en la Vía Laietana. / @Nitsuga000

La sentencia del Tribunal Supremo que condena a 8 personas a 3 años de cárcel por participar en 2011 en la manifestación "Aturem El Parlement" ha vuelto a encender la indignación 4 años después. Miles de personas han vuelto a marchar este sábado desde la plaza Universitat a la plaza Sant Jaume para apoyar a los condenados y recordar que el derecho a la expresión y manifestación es inviolable en democracia. Los manifestantes, 2.500 según la Guardia Urbana y más de 6.000 según los convocantes, han llenado las calles del centro de Barcelona al grito de "Jo també estava al Parlament, jo també ho tornaria a fer" (Yo también estaba en el Parlament, yo también lo volvería a hacer).

El recuerdo del 15-M ha estado presente durante todo el recorrido, empezando por las pancartas. "Teniu els diners, la premsa, la justicia… però a nosaltres mai ens tindreu" ha sido el lema de la cabecera que se ha abierto paso por las calles Pelai, Fontanella, Vía Laietana y Jaume I. Consignas como "tres años de prisión por protestar" y el omnipresente "no nos representan", coreado en varios momentos de la manifestación, han rememorado el gran ciclo de movilizaciones que sacudió desde las plazas la conciencia política de miles de personas en 2011.

El manifiesto leído al final del recorrido de la manifestación ha recordado que el 15 de junio de hace 4 años miles de personas acudieron a rodear el Parlament cuando el pleno se disponía a aprobar la primera de las grandes oleadas de recortes presupuestarios en Catalunya. "Allí se produjeron detenciones aleatorias", han denunciado, "la operación policial de aquel día estaba diseñada para criminalizar el 15-M".

La primera sentencia, de la Audiencia Nacional, absolvió a los 19 encausados al entender que el derecho de manifestación de los detenidos debía ser respetado. Sin embargo, el Parlament y la Generalitat, que se personaban como acusación, además de la Fiscalía, recurrieron la sentencia ante el Tribunal Supremo, que finalmente ha condenado a 8 personas al entender que el derecho a la protesta no podía entrar en colisión con la labor política de los diputados. "Nos condenan aunque no hayamos cometido ninguna agresión porque entienden que participábamos de la voluntad general de parar el Parlament", han asegurado los procesados en el manifiesto.

El papel de las instituciones catalanas personadas en la causa, Parlament y Generalitat, también ha sido blanco de las críticas de los manifestantes. "Que corran a la Audiencia Nacional mientras se llenan la boca con la soberanía es lamentable", han asegurado.

En la última semana varios partidos y organizaciones de derechos humanos se manifestaron contra la sentencia. El Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la UB calificó la condena de "barbaridad", y los diputados de la CUP abandonaron el pleno del Parlament en la sesión de control del miércoles en protesta por su papel en el proceso penal. También ICV-EUiA y ERC consideraron "desproporcionados" los 3 años de prisión de la sentencia, y Barcelona En Comú aseguró que la decisión del Supremo "vulneró derechos básicos". Los abogados de la defensa de los condenados han anunciado que recurrirán la sentencia ante el Constitucional y, posteriormente, ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo.

"Ahora debemos afrontar penas de prisión mientras Estrasburgo nos da la razón y condena a España por vulneración de derechos", han lamentado los indignados, pero han recalcado que seguirán "protestando contra quienes solo defienden sus privilegios". 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha