eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Entrevista | Patrick Duguay

"La economía social es una alternativa para cubrir nuevas necesidades"

"Para nosotros el objetivo no son las empresas de economía social. Este tipo de empresas son herramientas para alcanzar una sociedad más justa", asegura Patrick Duguay, director gerente de la Cooperativa de Desarrollo Regional (RDC) de Outaouais-Laurentides, dos regiones del Quebec

Entrevista publicada en El Diari del Treball

- PUBLICIDAD -
Patrick Duguay, presidente del Chantier de l'Economie Sociale del Quebec

Patrick Duguay, director gerente del Chantier de l'Economie Sociale del Quebec T.F.

Patrick Duguay es director gerente de la Cooperativa de Desarrollo Regional (RDC) de Outaouais-Laurentides, dos regiones del Quebec. Es también presidente del Chantier de la Economía Social y de la Red de Inversiones Sociales de Quebec (RISQ). Asiste a las jornadas Internacionales de municipalismo y economía solidaria que ha organizado el Ayuntamiento de Barcelona. Responde a la entrevista después de comer, saboreando un café en el patio de Barcelona Activa.

Quebec, con 7,5 millones de habitantes, representa el 20% del PIB canadiense, tiene 7.000 organizaciones de economía social que emplean a 150.000 personas. La empresa social ocupa 21 personas de media. La facturación supera los 17.000 millones de dólares canadienses, lo que representa el 8% del PIB. El paro se sitúa en el 7,6%

Quebec hizo la gran apuesta por la economía social a raíz de la última crisis económica. Para dar respuesta el gobierno y la sociedad optaron por aplicar políticas públicas expansivas. Aquí, en Catalunya, estamos en una situación de crisis similar, ¿nos puede dar algún consejo?

Quiero hacer una consideración preliminar importante: la crisis en Quebec no fue tan dura como la que ha afectado a Europa y particularmente a España. En nuestro país ha sido mucho más suave. Por diferentes razones, una de ellas porque el peso de la economía social en relación con el conjunto de la economía quebequense es muy importante. Se calcula que la economía social abarca el 8% del Producto Interior Bruto. El conjunto de Canadá es el 4%. Además, la principal institución financiera de Quebec es una cooperativa: Desjardins. Entonces cuando la crisis financiera llegó, el valor financiero de Desjardins no cayó. Allí (en Quebec) no se vivió una crisis bancaria sistémica.

En ese período sería falso pensar que el gobierno de Quebec llevó a cabo una política de inversión muy grande. Aplicó también medidas de austeridad y de recortes para luchar no tanto contra los efectos de la crisis sino para luchar contra el déficit presupuestario del aparato gubernamental. Sin embargo mientras que diversos programas gubernamentales fueron recortados, también es cierto decir que el gobierno invirtiendo en la economía social.

¿Y por qué lo hizo?

Yo pienso que la respuesta es la gran presencia y fuerza de la economía social en todo el territorio quebequense. Actualmente muchas innovaciones y muchas soluciones a los problemas sociales del país proceden de los territorios y en esta ecuación se debe contar con la economía social.

En Quebec se habla de redefinir el Estado del Bienestar. Se habla de acción pública versus acción estatal. ¿Esto implicaría más por la economía social y por la presencia de los usuarios en esta nueva formulación?

Para nosotros es a la vez un riesgo importante con el que el movimiento de la economía social se mueve con gran prudencia, para evitar ocasionar la desvinculación del Estado. No obstante, la redefinición del Estado de Bienestar está muy en función de las nuevas necesidades que aparecen. ¿Qué es lo que pone mucha presión sobre el Estado y los servicios sociales?: es por ejemplo el envejecimiento de la población, las nuevas tecnologías también amenazan con reducir un buen número de puestos de trabajo.

Para nosotros, la intervención de la economía social permite dar una respuesta complementaria a las necesidades que afectan a los servicios públicos actuales. No se trata de reducir los servicios públicos sino afrontar nuevas necesidades que emergen. Se trata pues de trabajar para dar una nueva respuesta a estas necesidades creando nuevos puestos de trabajo de calidad, estables que dinamizan los mercados.

En nuestro país, nuestro gobierno, que es también muy de derechas tiene la tendencia a deshacerse de la atención a los servicios sociales. Pero hemos hecho una buena negociación para evitarlo.

Patrick Duguay, prsidente del Chantier de l'Economie Sociale del Quebec, en Barcelona Activa

Patrick Duguay, en Barcelona Activa

En Catalunya y en España a veces se han utilizado sociedades de economía social para derivar en ellas aspectos como la atención social. Entonces el debate que se plantea es si se está privatizando una actuación que debería ser pública. ¿La economía social debería ser una tercera vía, o puede sólo apuntalar la acción pública?

Yo pienso que no. Pienso que es peligroso considerar la economía social como una herramienta para reemplazar los servicios públicos. Creo que se debe entender como una alternativa, pero siempre para las nuevas necesidades. Sin embargo, la economía social puede ser una tercera vía para conseguir una mayor atención a los ciudadanos que la que obtendrían solo por parte del Estado. Así pues, la economía debería servir para responder otros imperativos como financiar otras necesidades. Le pongo un ejemplo, los servicios a las personas mayores, ¿deberían ser objeto de lucro?, la respuesta es no. Sin embargo, se quiere asegurar la calidad del servicio que se presta?. La respuesta es sí.

¿Puede poner un ejemplo de este trabajo conjunto?

Una observación a hacer sobre la atención a las personas mayores. El envejecimiento de la población hace que el Estado tenga que pagar cada vez más por prestarles servicios. Considere la hospitalización y los diferentes servicios que son necesarios. Nosotros hemos creado una gran agrupación de economía social que ha hecho posible prestar servicios a las personas mayores en su casa. Esto hace posible que queden más tiempo en el hogar. El resultado es que el Estado gana, porque las personas mayores utilizan menos el hospital. Los afectados ganan más calidad de vida y ganan también los trabajadores que dan servicio a las personas mayores a través de cooperativas, porque hasta entonces estos tipos de servicios los realizaban hacían por personas que no estaban dadas de alta, era trabajo en negro.

La economía social en Quebec forma parte de la idiosincrasia nacional. ¿Esto puede haber ayudado a que los acuerdos se hagan más fáciles?

Sí, creo que sí. Mire, Quebec representa el 25% de la población de Canadá. Pero acoge al 50% de las empresas de economía social de Canadá. Así pues, la presencia de la economía social en Quebec es mucho más importante que en el conjunto de Canadá. Esto se puede ligar a nuestra cultura, que no se limita a aspectos lingüísticos. Recordemos que somos una isla francófona en un mar anglófono. Y en el mantenimiento de los rasgos diferenciales ayuda la vinculación de los quebequenses a la economía del bien común.

¿En su opinión qué papel debería jugar la administración local para mejorar la vida de los ciudadanos, utilizando la economía social?
 
Pensando en el Quebec, una de las respuestas puede ser la importancia que ha tenido el reconocimiento de la economía social al configurar el modelo económico del país. A menudo la economía social se había percibido como un ámbito muy marginal y las políticas públicas se vinculaban a menudo hacia las empresas de capital. Este aspecto se debatió a fondo cuando se negoció una ley sobre la economía social hace tres años. Esta ley obliga al conjunto de los Ministerios abrir los programas y adaptarlos desde un enfoque inicial privado hacia la economía social. Se dice a veces que la economía social recibe ayuda gubernamental, pero la empresa privada también recibe ayuda pública. Hay empresas privadas que viven de contratos públicos y encargos gubernamentales. Para nosotros este gesto de apertura hacia la economía social es muy positivo.

Por lo tanto para nosotros esta apertura es un buen gesto de la administración. Es importante el reconocimiento; la apertura del conjunto de la acción gubernamental a la realidad de la economía social y, en consecuencia, la integración de la economía social como una estrategia de colaboración para el desarrollo del territorio.

¿Qué cosas del modelo cooperativo y de economía social del Quebec cree que se podrían adoptar en Catalunya?. Se me ocurre el hecho de que una parte de la formación y búsqueda de empleo para los parados está en su país en manos de cooperativas.

Mire, también hay cosas del modelo catalán que se podrían adaptar a Quebec. Pienso en las cooperativas de trabajo. La importancia de las cooperativas de trabajo en Catalunya es increíble y son para nosotros un modelo muy interesante.

Mis amigos de aquí me dicen que hay dos aspectos del modelo quebequés que pueden interesar a los catalanes. Uno es la capacidad de trabajar agrupadamente, en agrupaciones amplias. Por ejemplo, yo soy presidente del Chantier de Economía Social. Y el Chantier es un interlocutor reconocido por el gobierno. Esta agrupación no reúne únicamente a las empresas de economía social sino también a los organismos de apoyo a la economía social, los sindicatos, los movimientos sociales, como aquí son las asociaciones de vecinos y los ámbitos universitarios. Se trata de una coalición muy, muy amplia que permite que juntos establezcamos estrategias políticas. Muchas veces se rechaza la participación política por su sentido partidista, pero es fundamental la política para propiciar el desarrollo.

El segundo elemento que yo creo que ha sido importante para nuestro crecimiento, es la posibilidad de que tenemos de acceder a fondos de desarrollo. Nosotros tenemos en Quebec fondos privados y públicos cercanos a la economía social, que nos permiten financiar el desarrollo de nuestras empresas, después de pasar por una doble análisis. Uno cercano a la visión de las entidades bancarias y un segundo análisis más cercano a la filosofía de las entidades sociales. Esto da resultados interesantes. De hecho el capital de riesgo muchas veces registra, por su propia naturaleza, pérdidas elevadas. Pero en lo que concierne a la economía social los resultados son bastante buenos, porque existe la relación de confianza

Se dice que el movimiento de la economía social ha permitido empoderar la población pobre de su país. El modelo parece que en Quebec no lo discute nadie. Visto así,¿ la economía social es un complemento a la economía convencional o ya directamente se plantea como una alternativa al sistema?

Para nosotros es una alternativa. Nuestra militancia es por una economía plural. Pensamos que es importante que una parte significativa de nuestra economía siga siendo pública. Pensamos también que las empresas privadas tienen su espacio, pero que el tercer sector, la economía social, debe tener en el futuro un papel mucho más importante del que tiene hoy. Para mí tiene que existir la alternativa y se debe desarrollar esta alternativa. Y hoy es muy importante para luchar, contra la pobreza, sí, pero especialmente en favor del medio ambiente y el desarrollo territorial. Porque si es sólo el mercado quien regula estos aspectos, quedan de lado.

¿Un elemento diferencial del papel de la economía social en la economía quebequense es la vinculación de los consumidores y sociedad civil?

Para nosotros la economía social forma parte de la sociedad civil, como también forman parte el movimiento sindical, el movimiento de las mujeres, el movimiento ecológico. Dentro de esta visión el debate es que siempre se confunden los objetivos y los medios. Las herramientas y el objetivo. Para nosotros el objetivo no son las empresas de economía social. Este tipo de empresas son herramientas para alcanzar una sociedad más justa, más inclusiva, más igual, más solidaria. El proyecto es muy amplio e incluye todas estas posiciones y para nosotros eso es lo más importante. Las empresas de economía social son una de las herramientas para conseguir estos objetivos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha