eldiario.es

Menú

Exportando el sol desde Albacete hasta Reino Unido

Es el tercer año que la empresa almanseña Joanfra trabaja en territorio británico, donde realiza el montaje de cableado eléctrico de placas fotovoltaicas

Ha creado hasta 150 puestos de trabajo en el sector de las energías renovables

- PUBLICIDAD -
Equipo de la empresa Joanfra de Almansa / Albacete Capital

Equipo de la empresa Joanfra de Almansa / Albacete Capital

El Reino Unido es uno de los destinos principales de las empresas de instalación de placas fotovoltaicas de la provincia de Albacete. De hecho este 2015 empresas de instalación como Joanfra de Almansa han trabajado en hasta seis plantas repartidas en diferentes puntos del país. Es el tercer año que esta empresa de instalaciones eléctricas almanseña trabaja en territorio británico. Se encargan de hacer el montaje de cableado eléctrico y los cuadros sin los que sería imposible montar las placas fotovoltaicas.

Son un ejemplo de “exportación”, en este caso de energía fotovoltaica. De hecho a ello crean puestos de trabajo, de aquí, vecinos de Almansa que viajan durante meses. Han llegado a contabilizar 150 puestos de trabajo. Como en Reino Unido, esta empresa almanseña, ha estado en Francia y Portugal, otros países de la Unión cuyos gobiernos apuestan por las energías renovables, concretamente la fotovoltaica, teniendo muchas menos horas e incidencia de luz (en los casos concretos de Francia y Reino Unido).

A la apuesta por las renovables se suman ahora los países de América Latina. Hasta Chile se ha ido una delegación con 15 trabajadores de Joanfra a los que se suman empleados nativos. De nuevo son las subvenciones y la apuesta institucional la que hace posible la implantación de las renovables en el país chileno. Una apuesta que no existe actualmente en España donde la instalación de paneles fotovoltáicos se han paralizado en seco y los productores no tienen rentabilidad.

La queja la suscriben también desde la empresa Eiffage Energía que está especializada en Energia Solar Fotovoltaica (Instalaciones en cubierta y en suelo, para autoconsumo y grandes producciones) y Energia eólica. Y es que aseguran que la última medida aprobada por el Gobierno, el llamado impuesto al sol para el autoconsumo eléctrico a través de sistemas como los paneles fotovoltaicos, que grava el autoconsumo de la energía que se produce desde estos paneles, supone un obstáculo al desarrollo de las energías limpias.

Planta solar fotovoltaica Quilapilún (Chile) / Eiffage Energía

Planta solar fotovoltaica Quilapilún (Chile) / Eiffage Energía

Fue su experiencia en España en la construcción de plantas solares y parques eólicos desde la década de los 90, la que les abrió las puertas al exterior y en 2008 cruzaron el umbral de la frontera con la construcción de la central solar de Amareleja (Portugal), con una potencia de 46 MW. Fue sólo el primero de muchos proyectos fuera de España y que les ha llevado por Italia, Portugal, Francia y Reino Unido, Bélgica, Polonia, entre otros.

También Eiffage Energía ha cruzado el Atlántico en dirección a Chile donde este año, el 2015, han comenzado la construcción de tres plantas fotovoltaicas, la más importante es la planta solar fotovoltaica “Quilapilún”, con una potencia de 110 MW, considerada como uno de los mayores proyectos fotovoltaicos en el país andino. De nuevo, desde esta empresa con sede central en Albacete descatan la apuesta del gobierno chileno en las energías renovables. Tanto así que Chile instalará 1000 MW de energías renovables, una cifra muy superior a las de España.

Gracias a ello ha creado 150 puestos de trabajo directos y 800 indirectos que no existirían si sólo vivieran de lo que se instala en España donde no se está construyendo prácticamente nada en materia de infraestructuras de energías renovables.

La entrada en vigor del Real Decreto Ley 1/2012 que estableció la suspensión de las primas a las renovables se dejaron de construir parques eólicos y fotovoltaicos en España, obligó a estos instaladores a mirar hacia fuera. A ello se suma el llamado impuesto al sol para el autoconsumo eléctrico a través de sistemas como los paneles fotovoltaicos, que grava el autoconsumo de la energía que se produce desde estos paneles y que supone un obstáculo al desarrollo de las energías limpias.

"En España se está haciendo todo lo posible para que la energía fotovoltaica no se desarrolle"

Un cambio en las reglas del juego a mitad de partido que hace que España no sea un país favorable para ser instalador y productor de renovables. “Se está haciendo todo lo posible para que la energía fotovoltaica no se desarrolle”. Lo cuenta Manuel Caballero, productor de energía fotovoltaica en Albacete y presidente de ANPIER (Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica), colectivo que aúna a más de doscientos productores, como él, en Castilla-La Mancha.

Su caso es significativo y una muestra clara de lo que ha sucedido en Castilla-La Mancha estos últimos años ya que  pasó de tener una empresa rentable y próspera y ahora mismo sobrevive como puede. “De esto no se puede vivir”, dice apesadumbrado a la vez que asegura que esta legislación poco acogedora con las renovables responde a intereses económicos: “hay un monopolio llamado UNESCO”.

Actualmente hay 3 mil demandas pendientes de juicio contra las leyes, algunas con carácter retroactivo, que se han implantado a lo largo de estos últimos años. Una cifra que va en aumento en contra de lo que ha sucedido  con el número de megawatios instalados en España desde 2008, que se mantiene en los cuatro mil, de los cuales el 25% está en la región. “Sólo hay que mirar a Europa. Mientras que países como Alemania está instalando plantas fotovoltaicas para generar energía, aquí no lo hacemos y eso teniendo en cuenta que sólo Castlla-La Mancha tiene el doble de radiación solar que todo el país germano”, sentencia Caballero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha