eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Diez curiosidades sobre la pizza que seguramente no imaginas

Italia no es el país donde la pizza es más amada, a pesar de ostentar su denominación de origen. 

- PUBLICIDAD -
Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

1. La pizza es el plato más comido del mundo

La pizza gana a la hamburguesa en la carrera por el trono del alimento más consumido del planeta. Originaria de Italia, se ha extendido con éxito por todo el mundo gracias a su relativamente fácil preparación y la comodidad de su consumo. Más de 5.000 millones de pizzas son vendidas actualmente alrededor del mundo. Si se tiene en cuenta que un 20% de los restaurantes del planeta son pizzerías, nos saldrá un promedio de 55 cajas de pizza -así se mide- vendidas por pizzería y día. Pizza Hut, solo, tiene 12.500 locales repartidos en todo el globo. A ello hay que sumar todo tipo de franquicias y locales unitarios.

2. La pizza es el plato favorito de los norteamericanos

Estados Unidos es actualmente el campeón de la pizza, con 66.000 pizzerías repartidas por todo su territorio y un 94% de la población que asegura haberla probado alguna vez. Los norteamericanos tienen hasta su Pizza National Day, el 9 de febrero, una festividad instituida por el Congreso. Por otro lado, la pizza no se hizo popular con la llegada de los inmigrantes italianos a Nueva York y Chicago, como podría pensarse, sino con el regreso de las tropas después de la segunda guerra mundial desde Italia. Fue entonces cuando la demanda se disparó y la pizza se hizo 'la novia de América'.

3. La pizza es pre-romana

La pizza es pre-romana, al menos en su concepción. Se sabe que los etruscos, antepasados de los romanos, ya consumían panes planos horneados y rellenos de queso y miel. Ahora bien, para que el invento se perfeccionara y la masa cogiera cuerpo faltó el concurso de Colón, que se trajo de vuelta de América el tomate, verdadera base gustativa de la pizza napolitana que se comía en el siglo XVIII en las calles de esta ciudad y que su aristocracia se encargó de popularizar en todas las cortes de la época. 

4. La pizza y Finlandia tienen una relación complicada

Para empezar, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi hizo mofa en una ocasión de la comida finlandesa, con gran escándalo de los habitantes del aquel país, que planearon su venganza. La llevaron a cabo en 2005, cuando dos pizzeros finlandeses batieron al equipo italiano en uno de los varios campeonatos mundiales de pizzeros que existen. El mayor placer de Finlandia fue ver subir a sus cocineros y observar cómo miraban por encima del hombro a sus oponentes transalpinos. También, que los pizzeros que venían del frío, decidieron llamar a su receta ganadora 'Berlusconi'.

Para terminar, al parecer la pizza genera mar de fondo fiscal y economía subterránea en el país de los fiordos. La policía de Helsinki ha dictado una orden de detención a todo aquel comerciante que venda las pizzas por debajo de los seis euros, como sospechoso de evasión fiscal. La policía se apoya en un estudio que asegura que por menos de ese precio el pizzero pierde dinero y por tanto, solo puede venderlas si elude sus obligaciones con Hacienda.

5. Hay solo una pizza con Denominación de Origen

En concreto se trata de la pizza napolitana, que bajo la denominación pizza napoletana verace artigianale ( pizza napolitana auténtica artesanal) está reconocida como producto agroalimentario tradicional italiano por la Unión Europea desde 2010.

6. La pizza hawaiana es un invento alemán

Quizás sea -junto a las torres de Donald Trump y las camisetas de surfero con bolsillito para el tabaco- una de las grandes aberraciones de los ochenta: pizza con piña y jamón dulce. Algunas versiones -arráncate las pápilas gustativas- de esta pizza incluyen tocino, gambas, cerezas, pimiento verde, champiñón, cebollas y/o jalapeños. Y sin embargo, el engendro salió de una cabeza brillante y poderosa: la del cocinero alemán Clements Wilmenrod, el Karlos Arguiñano teutón que triunfó en los años sesenta con sus combinaciones.

Como remate, baste decir que esta variante ha tenido una enorme acogida en Australia: supone el 15% de los pedidos de pizza a domicilio. Y por si dolía poco, según el Oxford English Dictionary, 'pizza', viene del alemán antiguo 'bizzi', que significa mordisco. Es posible que la palabra la hubieran traído los lombardos en alguna de sus invasiones a inicios del primer milenio. 

7. Comer pizza previene el cáncer

Tal como suena, y no se trata de ningún estudio sandunguero pagado por Domino's o Pizza Hut. Hasta el mismo The New York Times se hacía eco de la noticia, aparecida en diciembre de 1997. En aquel momento se asociaba la prevención de los cánceres de próstata, colon y recto con el licopeno del tomate, el caroteno que le da su característico color rojo. La eficacia aumenta si tomate está cocido, como ocurre en la pizza, y más si está sobre una base de aceite de oliva y/o queso, como ocurre en la pizza...

Para más inri, en 2012 se supo que el orégano de la pizza desprende un compuesto, llamado carvacrol, que elimina las células tumorales de la próstata. Es decir que la pizza es en sí misma un milagro. Pero, un momento: ¿no estamos hablando de ingredientes de la dieta mediterránea? En efecto.

8. Existe una pizza tradicional india

Existe una pizza en India llamada Uttapam que se hace con una masa de harina de lentejas y harina de arroz cocido fermentado. El Uttapam se sirve por regla general con tomates o en una especie de salsa de cebolla; otros ingredientes suelen ser una mezcla de verduras diversas.

9. Dos de los mejores pizzeros del mundo son españoles

No son pocos los concursos internacionales de toda índole relacionados con el mundo de la pizza, y en ellos compiten, o van como espectadores, verdaderos fans de este plato. Hay dos variantes en las que las manos españolas triunfan. Por un lado Jesús Marquina, 'marquinetti', un restaurador del Tomelloso, ha sido cinco veces campeón del mundo en la modalidad de pizzeros artesanales. Por otro, el restaurador franco-almeriense afincado en Cataluña  Fabián Martín ha sido campeón mundial de pizza acrobática, es decir haciendo acrobacias con la masa. 

Por cierto que la primera pizzería de España la fundó en Sitges un panadero de Vilafranca del Penedés en 1966, para atender las demandas de comida italiana de los turistas suecos, alemanes y holandeses. Se llamó, y se sigue llamando, El cap de la vila y ocupa una posición privilegiada en la una de las antiguas plazas del pueblo. 

10. Sólo hay seis tipos básicos de pizza y el resto son variaciones en los ingredientes

Sí, sé que has leído nombres de pizza que nunca creeríamos, y que de adolescente hacías volar ingredientes más allá de la puerta de Tanhaüser, pero se trataba solo de eso: de ingredientes. Lo que define la pizza es su base: el tipo de harina de la masa con que está hecha y las proporciones de mozzarella y tomate que lleva, si es que lleva. Para saber todo sobre las pizzas te recomendamos el blog Cómemelapizza.com, del que extraemos los siguientes seis tipos de pizza, que proceden de tres de los principales consumidores mundiales de pizza: 

      • Napolitana: se trata de la pizza original, que lleva vigente desde el siglo XVIII, y sus ingredientes básicos son la masa de harina levada, el tomate y la mozzarella. La masa se deja levando al menos doce horas y el amasado se realiza a mano. Es una pizza muy fina con 35 centímetros de diámetro, un borde de uno a dos centímetros de grosor y 0,4 centímetros en el centro, que no se deja en el horno a 500 grados más de un minuto.
      • New York Pizza Style: El disco tiene 45 centímetros de diámetro y la masa incluye agua, azúcar y aceite de oliva además de harina. Por otro lado, es muy fina para que se tenga que hornear poco y se pueda comer doblada en la calle. Además el tomate está bastante especiado con ajo, orégano y guindilla, lo que le da un sabor característico. Finalmente, no suele llevar mozzarella fresca sino baja en humedad.
      • Pizza a Taglio: Es quizás la variante más moderna y está pensada para cortar a tiras y comerla en la calle. Se hace en unas bandejas metálicas donde se pone masa con hidratación más alta y se deja más tiempo en el horno para que salga esponjosa. Además lleva una base amplia de queso, donde van los ingredientes. 
      • Pizza Argentina: La pizza argentina se puede diferenciar porque es más esponjosa que la napolitana o la pizza estilo New York. Esto es debido a que lleva más levadura en su preparación con el fin de que no haga falta tener un levado (fermentación) tan lento: se trata de que solamente haya que esperar tres o cuatro horas en el levado de la masa. Otro toque característico es que llevan mucho queso, tanto que supera los bordes del disco.
      • Chicago Pizza Style: La pizza al estilo Chicago está pensada para que sea un plato completo, que se pueda comer de camino al trabajo o de vuelta. Por ello la masa, que incluye un poco de harina de maíz, se hornea dentro de un plato metálico profundo cubierto de aceite de oliva, de modo que deje unos bordes elevados para rellenar y un fondo tostado y sólido que aguante el peso del queso y los ingredientes. Hay que pensar que se rellena, además de con el tomate, con medio kilo de mozarella.
      • Sfincione: Es una pizza esponjosa, delgada -no más de un centímetro de grosor- y cuadrada típica de Sicilia. Es muy parca en ingredientes, ya que no suele llevar más que salsa de tomate, cebolla, anchoas, orégano y un poco de queso típico siciliano, pero nunca mozarella. Hay una versión neoyorkina que se conoce como 'sicilian pizza'. 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete al boletín de ConsumoClaro 

Además te recomendamos:  ¿Cómo sería el mundo si no comiéramos carne? Tal vez así

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha