eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Bonet: "Mis sueños no han cambiado, simplemente se han ido cumpliendo"

- PUBLICIDAD -
Bonet: "Mis sueños no han cambiado, simplemente se han ido cumpliendo"

Bonet: "Mis sueños no han cambiado, simplemente se han ido cumpliendo"

El tiempo ha pasado volando par Maria del Mar Bonet, que es poco aficionada a volver la vista atrás, pero lo ha hecho en una entrevista con Efe con motivo del 50 aniversario de su carrera musical, y se ha dado cuenta de que sus sueños "no han cambiado" en estos años, "sólo se han ido cumpliendo".

La gran dama del Mediterráneo celebra cinco décadas de música, orgullosa de haber recorrido "un camino creativo" que le ha llevado desde su Mallorca natal hasta Cuba, donde acaba de grabar un disco, pasando por Barcelona, ciudad en la que aterrizó en 1967, y por toda la costa Mediterránea, que ha recorrido junto a artistas como el griego Theodorakis, el truco Zülfü Livanelli y el sirio Moslem Rahal, entre muchos otros.

La celebración ha empezado hoy con un acto en la Ovella Negra de Barcelona y se alargará durante todo 2017, con conciertos en lugares emblemáticos de su carrera y la presentación de un nuevo álbum, "Ultramar".

La Ovella Negra es el bar del Raval de Barcelona donde Els Setze Jutges aceptaron hace 50 años a Maria del Mar Bonet como un miembro más de este grupo, que se creó a finales de los años sesenta para impulsar la Nova Cançó y normalizar el uso del catalán en la música.

La cantante tenía entonces 20 años y acababa de llegar a Barcelona procedente de su Mallorca natal, con la intención de estudiar cerámica.

Con la perspectiva que da el tiempo, Bonet recuerda aquel día en la Ovella Negra como un momento "muy emocionante" y asegura que sin la cálida acogida que le dispensaron Els Setze Jutges ella nunca se hubiera dedicado a la música.

Una profesión que le ha dado muchas alegrías porque "ha sido vocacional desde el principio" y le ha abierto "un mundo maravilloso", en el que los músicos y los poetas son su familia y las canciones son sus hijos, según ha confesado.

Cinco décadas dan para mucho, pero Maria del Mar Bonet recuerda con especial cariño los inicios, "cuando a Lluis Llach y a mí nos llamaban la Novísisma Cançó y actuábamos en la Cova del Drac".

En aquella época cantar en catalán era una forma de lucha política, pero la intérprete asegura que nunca lo vivió como una militancia porque el catalán es algo que le sale del alma, sin más.

Las cosas han cambiado desde entonces y ahora son muchos los que cantan en catalán pero, aun así, "no se puede estar nunca satisfecho porque tenemos una lengua con unas dimensiones geográficas que son la que son y tenemos que luchar no contra otras lenguas, sino a favor de la nuestra".

Después de aquellos años intensos en la Barcelona de los setenta, Maria del Mar inició una carrera internacional que la ha llevado por toda Europa, el norte de África, el continente americano, Japón y Siria.

Pero sus raíces siguen estando en el Mediterráneo, un mar que ama porque nació "en una isla situada en medio", y porque después se ha preocupado de "investigar, estudiar y dialogar" con todas las culturas que bañan el Mare Nostrum.

Por eso se siente muy dolida por las muertes que se están produciendo en el Mediterráneo, por la guerra que asuela un país tan querido para ella como Siria, y por las voces intolerantes que se levantan en Europa.

Ella tiene previsto seguir estableciendo puentes culturales entre las dos riberas de su mar y "haciendo todo lo posible por ayudar".

A sus 69 años, Maria del Mar Bonet es una voz de referencia que tiene todavía mucho que cantar, por eso quiere que la celebración de sus 50 primaveras se haga "lejos de nostalgias".

Y la mejor manera de demostrar que su pensamiento está en el presente más que en el pasado es presentar un nuevo disco, "Ultramar", con el que pronto estará en todos los escenarios donde la gente le quiere, que son muchos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha