eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Fotógrafas chinas y españolas, unidas para denunciar la violencia de género

- PUBLICIDAD -
Fotógrafas chinas y españolas, unidas para denunciar la violencia de género

Fotógrafas chinas y españolas, unidas para denunciar la violencia de género

Cuatro fotógrafas, dos españolas y dos chinas, se han unido para denunciar, mediante una cuidada muestra de su trabajo, la violencia de género en una pequeña exposición que se inauguró hoy en una galería de Pekín.

Sun Shaokun y Ren Bo, por un lado, y Diana Coca y Gisela Ràfols, por otro, son el cuarteto elegido para alzar la fotografía contra el maltrato femenino, cuando hoy se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Hasta el próximo 4 de diciembre, alrededor de una decena de fotografías, que tienen en común las tonalidades discretas, con varias en blanco y negro, y la combinación de siluetas femeninas con elementos de la naturaleza (en ocasiones dibujados sobre la foto) constituyen la exposición.

Organizada por la Embajada de España en China, en colaboración con la delegación de la Unión Europea en el país asiático, las fotógrafas -a excepción de Coca, que se encuentra en México- compartieron su determinación en denunciar hoy, en la inauguración, la discriminación de la mujer en cualquier lugar del planeta.

Después de tres años en Pekín, Ràfols dice a Efe que las fotografías, tomadas en Taiwán, forman parte de una serie, en blanco y negro, que hizo hace un año, a las que después aplicó dibujo intervenido.

Cuando surgió el proyecto, la fotógrafa catalana contactó con Ren Bo, quien asegura, por su parte, que el trabajo que muestra lo creó en 2006, "cuando estaba confundida", cuando no se "entendía bien" a sí misma, "que es la parte más complicada".

A Ren le ayudó descubrir "cómo utilizar" su cuerpo y distanciarse de "las cosas que había aprendido y de las presiones derivadas" de su familia o su entorno para casarme, tener hijos, cuando lo que quería era "vivir más libre", apunta a Efe.

A la exhibición de las fotógrafas, que no tomaron las imágenes pensando en la discriminación hacia la mujer, pero que encontraron su conexión con el tema a la postre, acudieron también varias activistas de Derechos Humanos, entre ellas Ni Yulan, famosa por luchar contra los desahucios.

Paralítica a causa de una brutal paliza policial que recibió en 2002, Ni, que acaba de ser liberada del arresto domiciliario al que las autoridades la sometieron (junto a decenas de activistas) con motivo de la cumbre de la APEC (10 y 11 de este mes), unió hoy su voz a la de las mujeres maltratadas.

"No ha habido ni habrá ningún cambio en el tema de los Derechos Humanos en China, la libertad aún no existe", dice a Efe, mientras asegura que su marido fue recientemente golpeado y que la Policía ha obligado al propietario de su casa a que les eche próximamente.

"Los derechos básicos de la población son violados", enfatiza Ni, que fue puesta en libertad en octubre de 2013, después de 2 años y seis meses encarcelada acusada de "incitar disturbios".

Entre esos derechos, los de las mujeres continúan denostados en la segunda economía mundial, donde un estudio coordinado por Naciones Unidas reveló el pasado año que la mitad de las mujeres chinas han sufrido abusos físicos o sexuales por parte de sus parejas masculinas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha