eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La Fundación Tàpies iniciará en 2016 una "transformación integral" del centro

- PUBLICIDAD -
La Fundación Tàpies iniciará en 2016 una "transformación integral" del centro

La Fundación Tàpies iniciará en 2016 una "transformación integral" del centro

La Fundació Tàpies iniciará en 2016 una nueva etapa bajo la dirección de Carles Guerra en la que, a partir del bagaje de su 25 años de historia, la institución afrontará una "transformación integral" que le permita contar con más recursos propios.

El presidente del patronato de la Fundació Tàpies, Xavier Antich, ha explicado hoy en la presentación de la programación del próximo año que "no habrá ruptura con el pasado, habrá continuidad, pero con un nuevo impulso, con cambios en las líneas de trabajo de la fundación a nivel de mecenazgo y patrocinio, de generación de recursos propios, de comunicación y de públicos".

El principal reto al que se enfrenta la institución en esta etapa que se abre es, según Antich, "hacer frente a una transformación integral de la fundación, que afectará a sus tres vértices: los órganos de gobernanza, el equipo de actividad y la reconexión de la fundación con la ciudad, el país y la sociedad".

Consciente de que hay un nuevo escenario que nada tiene que ver con 1990, cuando se creó la Fundació Tàpies, Antich ha señalado que en los últimos años "la crisis económica ha propiciado un descenso relevante de las aportaciones públicas, que en los últimos cinco años ha supuesto un descenso de 250.000 euros, una cifra importante en relación con un presupuesto de 1,9 millones".

La Generalitat ha aportado en 2015 un total de 278.000 euros; el Ayuntamiento ha hecho una aportación ordinaria de 329.000 más otra extraordinaria de 200.000 euros; mientras que la ayuda del Ministerio de Cultura, que Antich ha calificado de "ornamental e irrelevante", fue de 48.700 euros, que supuso el 2,6 % del presupuesto global.

La fundación, que no aspira a incrementar la captación de fondos públicos, dado el contexto de dificultad económica, pretende aumentar los recursos propios a partir de patrocinio y mecenazgo con "la idea de que genere el 55,15 % del presupuesto global con déficit cero en 2016".

El horizonte, ha avanzado Antich, es que "la captación de recursos externos permita al final del período 2016-20 que la aportación pública suponga un porcentaje inferior al 44 % del presupuesto.

La Fundació Tàpies, ha anunciado Antich, tiene intención de cubrir el máximo de plazas (16) de su patronato, que "nunca se han cubierto", y ha iniciado conversaciones para que "en el primer trimestre se actualice este patronato y se convierta en órgano de gobierno, pero que responda al nuevo proyecto y etapa, con un nuevo papel de la familia".

La familia de Tàpies, que paulatinamente fue retirando su apoyo económico, han mantenido concesiones de 75.000 euros en cada uno de los dos últimos años, una cifra que "por complicidad con el proyecto de Guerra podría aumentar en 2016".

Dentro de la línea de un mayor contacto con la sociedad, el director de la fundación, Carles Guerra, ha informado de que se está trabajando en una opción "solidaria" a partir de la liberación de una planta del edificio, que quedaría a disposición de colectivos y profesionales para desarrollar sus proyectos, al menos durante un año.

Guerra ha hablado de "la necesidad de someter a Tàpies a una revisión crítica, en un momento en el que la producción bibliográfica ha decrecido, con la intención de llegar a 2023 con una producción que revele nuevos aspectos de la obra del artista".

Asimismo, el equipo de Guerra trabaja en "una biografía política de Tàpies, un artista que atraviesa prácticamente todo el siglo XX".

La temporada artística comenzará a finales de enero con la exposición "Documentos de acción. Obras de las colecciones Denney y Cordier (1947-1965)", que a partir de unas 60 obras procedentes de Les Abattoirs de Toulouse evoca la emergencia del arte informal a finales de la década de 1940.

La segunda exposición de la Tàpies se centrará en el artista Harun Farocki, fallecido en 2014, que retoma los filmes y las instalaciones de un autor que ha sido considerado como cineasta, artista, crítico y activista, una muestra que será complementaria a la que previamente mostrará el IVAM de Valencia.

En Valencia se verán las instalaciones y películas de Farocki en las que muestra su preocupación por los sistemas de vigilancia, mientras que en Barcelona se exhibirá su obra ulterior, en la que reflexiona sobre el mundo del trabajo, ha dicho Guerra.

El programa se cerrará a finales de año con una exposición del artista catalán Oriol Vilanova, residente en Bruselas, en torno a su colección de 30.000 postales, adquiridas en mercadillos y rastros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha