eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Rovira muestra "luces y sombras" de la esclerosis múltiple en "100 metros"

- PUBLICIDAD -

Tom Hanks era un actor de comedia antes de hacer "Philadelphia" y Robin Williams un cómico de televisión antes de ganar el Óscar por "El indomable Will Hunting". De igual modo Dani Rovira busca su consagración con el drama "100 metros", que aborda las "luces y sombras" de la esclerosis múltiple.

Dirigida por Marcel Barrena, la película se inspira en la historia real de Ramón Arroyo, un ejecutivo de éxito que fue diagnosticado de esclerosis múltiple y decidió plantarle cara participando en la prueba deportiva más dura del mundo, conocida como "Iron Man".

Pero a Rovira, forjado en los escenarios como monologuista y que en febrero presentará por tercera vez los Goya, según ha confirmado hoy, más que el cambio de registro le preocupaba "la responsabilidad de contar al público cómo es una enfermedad degenerativa como la esclerosis múltiple, de manera respetuosa, con sus luces y sombras".

"Es un proyecto que va más allá de lo cinematográfico, y la posibilidad de ayudar, concienciar y dar aliento a los que lo necesitan, más que un reto es un lujo y una suerte", ha subrayado el actor malagueño.

Acompañado en el reparto por Alexandra Jiménez, que hace de su mujer, y de Karra Elejalde, que repite como su suegro después de "Ocho apellidos vascos", Rovira pone cara a un drama que, pese a su crudeza, pone énfasis en el valor del optimismo.

Él lo explica con una metáfora. "Cuando la vida te da una mala tirada de cartas y tienes las peores de la habitación, pero decides jugar la partida, ese el ejemplo de Ramón y de mucha gente", señala, "aceptar las cartas de la vida y jugarlas lo mejor posible".

A Ramón Arroyo un médico le dijo en 2005, cuando le diagnosticaron la enfermedad, a sus 32 años, que en un año no iba a ser capaz de andar ni cien metros. El no se lo creyó y acabó corriendo un "Iron Man", una prueba que consiste en nadar casi 4 kilómetros, correr otros 42 y recorrer 180 en bicicleta.

"Es la historia de una persona a la que le dijeron que no podía", resalta Rovira. "No quiere decir que todo el mundo pueda hacer todo, pero la lección a aprender es que seas tú quien lo compruebe, que no te lo diga nadie".

Eso sí, desde el punto de vista físico, Rovira, licenciado en Actividad Física y Deportiva y corredor habitual, venía preparado. "He hecho deporte toda mi vida", subraya. "Ha sido un rodaje exigente pero terminaba y me iba a la piscina o a correr porque me estaba preparando para una prueba".

El verdadero Ramón Arroyo ha colaborado en el proyecto desde el guion al trabajo con Rovira y ahora en la promoción del filme, que espera sea un "altavoz" para los afectados: "La sociedad nos va a entender, va a ser un empujón para que las administraciones comprendan qué es la enfermedad", afirma.

Y en ese sentido, advierte de las complejidades de esa dolencia que padecen 47.000 personas en España, una de cada mil, aunque precisa que seguramente son más las que, con síntomas leves, aún no están diagnosticadas.

"Para mí era importante que no se transmitiese la idea de que con esclerosis múltiple puedes hacer un Iron Man y si no lo haces eres un vago", apunta. "La esclerosis múltiple no es sólo es una silla de ruedas (son un 10 o 15 % de los casos), pero tampoco es un tío que hace el Iron man", dice.

Marcel Barrena, el director, debuta en el largometraje con "100 metros" después de haber filmado el documental "Mundo pequeño", otra historia de superación, en este caso de un chico que viaja alrededor del mundo sin dinero y en silla de ruedas, y que tuvo una excelente acogida por parte de la crítica internacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha