eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Yasmina Kadra: "Yo formo parte de la esperanza argelina"

- PUBLICIDAD -
Yasmina Kadra: "Yo formo parte de la esperanza argelina"

Yasmina Kadra: "Yo formo parte de la esperanza argelina"

"¡Ah! Argel...Blanca como una mente en blanco. Ya no es sino una ruina mental..." Así comienza "A qué esperan los monos", de Yasmina Kadra, un novela negra de intriga política, cargada de buena literatura para hablar de la corrupción, y decadencia que existe en Argelia hoy.

"En Argelia no existe solo la corrupción sino que hay una caza de brujas contra toda forma de conciencia y contra la belleza. Si solo fuera la corrupción sería un país como todos los demás", afirma a Efe Kadra, al tiempo que dice que él forma parte de la esperanza argelina.

"Es un país que reclama sueños -argumenta- pero que destruye a quien se los proporciona. Llevan quince años metiéndose conmigo. Y se ha dicho de todo, menos la verdad. Hay unos periodistas que me recuerdan: 'te vamos a destruir', pero los lectores, son los que me quieren y no saben el orgullo y la dicha que les proporciono", precisa.

Yasmina Kadra es el escritor más importante de Argel y de mayor proyección. Afincado en Francia y con casa en Alicante, su nombre de mujer es el pseudónimo que adoptó el excomandante del ejército argelino Mohamed Moulessehoul para poder escribir y no levantar sospechas a la hora de denunciar en sus novelas la situación de su país.

En "A qué esperan los monos", publicado por Alianza, el autor de "Lo que el día debe a la noche", "Las sirenas de Bagdag" o "El atentado" narra, a través de una trepidante intriga que comienza con un brutal crimen y cruza todos los estamentos de la sociedad argelina, los abusos de poder en la política, la policía o los medios de comunicación y los efectos de una "sociedad falocrática".

"No creo en la literatura negra o blanca, ni creo que el género negro sea el mejor para desnudar a los corruptos. Solo creo en el talento de los escritores. Yo he intentado aunar la intriga del género policiaco con el uso del buen lenguaje, que tiene que tener una obra literaria", subraya el autor.

Lo que deja claro Kadra en todas sus obras es el uso estético que hace del lenguaje, de la poética con las que las rodea. "Para mí es fundamental la forma de la novela. La lengua es la música, si no te maravilla el estilo, pues al final solo lo reducirás al desenlace de la historia", aclara.

"Lo que cuento es duro, pero al tiempo, si quiero evitar que los lectores se queden traumatizados, tengo que compensar la dureza del contenido con la belleza del discurso, y a la gente le gusta como escribo y están dispuestos a seguirme hasta el infierno", precisa con humor este autor que se siente también perseguido en Francia.

"En Argelia quieren hacer creer a la gente que con mis libros estoy insultando a los argelinos y 'A qué esperan los monos' es mi mayor éxito en el país, aunque no es mi mejor novela, pero en Francia me aborrecen también por haber sido militar", sostiene el escritor.

"Los círculos intelectuales franceses dice que es imposible que yo sea el autor de mis libros, y es que no les gustan los autores francófonos que no son franceses y que tienen éxito", recalca Kadra, quien en Francia tiene cuatro millones de lectores.

"Mi verdadera patria es la literatura, mi verdadero pueblo son los lectores", advierte Kadra y añade: "Antes he defendido Argelia con las armas y ahora lo hago con la pluma", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha