eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"El tigre de Yuzu", esferificaciones e influencia japonesa del Bulli a escena

- PUBLICIDAD -
"El tigre de Yuzu", esferificaciones e influencia japonesa del Bulli a escena

"El tigre de Yuzu", esferificaciones e influencia japonesa del Bulli a escena

Las esferificaciones y la influencia japonesa de El Bulli confluyen en la obra de teatro "El tigre de Yuzu", que se presenta hoy en el Mercat de les Flors dentro del Festival Grec de Barcelona y que evoca la historia del encuentro entre Ferran Adrià y el restaurante japonés Mibu.

Este encuentro crucial entre dos maestros en 2002 se narra en la obra de manera multidisciplinaria con la compañía Kaiseki Teatre, que toma su nombre del tipo de cocina que se elabora en el Mibu y que está formada por actores orientales y occidentales que hablan en escena en catalán, castellano, japonés, inglés, danés e italiano.

Roger Zanuy, productor de la obra y que interpreta a Juli Soler, ha remarcado que aquel encuentro entre Adrià y Hiroyoshi Ishida, el alma junto con su mujer Tomiko, de un minúsculo restaurante en el centro de Tokio, que mantenía la llama de la cocina tradicional kaiseki, "en el punto cromático contrario de El Bulli".

El Mibu hace "una cocina muy sencilla, pero con un relato que habla de leyendas y de la historia de Japón", señala Zanuy.

Kaiseki Teatre explica el doble encuentro entre los dos cocineros, primero en Japón y posteriormente en El Bulli, donde el cocinero de Tokio trasladó durante una semana literalmente su restaurante, incluidas mesas, sillas, ollas y decoración.

Zanuy ha dicho que el interés de la obra se centra en "el diálogo, el encuentro como chispa, el diálogo entre dos personas, entre dos culturas, entre presente y futuro, entre Japón y el Mediterráneo".

El director del montaje, Roger Julià, ha resumido que "la obra no va sobre la cocina, que es solo el lugar, el espacio físico, sino sobre la búsqueda de la felicidad".

En la presentación de la obra, que ha tenido lugar en el restaurante de tapas Tickets, de Albert Adrià, Ferran Adrià ha dicho que "tenemos una imagen ligera del teatro desde fuera, seguramente como pasa con la cocina".

A su juicio, "esta obra de teatro no se habría podido hacer hace quince años porque la gente no sabía ni siquiera dónde estaba Japón, no había un contexto", y ha añadido: "Nosotros fuimos por primera vez en 2002 y este hecho es un icono brutal en el mundo de la gastronomía porque fue la primera vez que la cultura gastronómica occidental dialoga con Japón, pues hasta entonces sólo había en Europa sushi y sashimi".

Aunque Francia ya había estado en Japón, apunta Adrià, "no habían introducido ese mundo en la cocina occidental".

"Es una cultura tan diferente, que Japón no se puede entender en poco tiempo, y el idioma es un problema importante", indica el chef barcelonés.

Ishida ha recordado aquel encuentro como "un momento inolvidable", en el que pudo conocer a "una personalidad amable, generosa".

El chef japonés se quedó sorprendido por lo que hacía Adrià y El Bulli, "algo que no había visto en la cocina japonesa" y ha concluido: "Allí vi un sueño, una fantasía y me marcó hasta el punto que fue un punto de inflexión en mi cocina".

La cocina japonesa tradicional, ha dicho Ishida, tiene "muchas reglas y un marco muy rígido" y eso no le permitía evolucionar, y gracias al encuentro con Ferran Adrià pudo salir de estas limitaciones.

"La globalización del mundo gastronómico es importante y hay que ser consciente de que si utilizamos demasiados ingredientes internacionales se puede perder la cocina tradicional japonesa, por eso se ha de ser fiel a los ingredientes tradicionales y a la espiritualidad japonesa", ha comentado Ishida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha