eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El arte, en la puerta de al lado

- PUBLICIDAD -
El arte, en la puerta de al lado

El arte, en la puerta de al lado

Los espacios domésticos han tomado las riendas del arte contemporáneo para salir del "cubo blanco y frío" donde se encuentran embutidas las galerías de arte tradicionales, lo que al mismo tiempo permite a los artistas, sin necesidad de salir de casa, la posibilidad de comer, trabajar y dormir.

Un referente de este estilo de vida es La Gran, una casa-galería radicada en Valladolid desde 2011, dirigida por Pedro Gallego y que apuesta por acercar al público los valores y significados del arte contemporáneo sin dejar de ser un espacio comercial.

"Para ser más que una galería de arte", ha explicado hoy a Efe Gallego, está instalada en un inmueble del centro histórico de Valladolid, y aunque podría acarrear un problema grave por la falta de aparcamiento, "es el lugar ideal".

Con tan solo dos vecinos en todo el inmueble, en un segundo piso sin ascensor, permite al visitante picar al timbre y que uno se sienta "como en casa", tomar un café tranquilamente y contemplar las obras de arte expuestas tanto en el salón como en resto de la casa.

"En La Gran damos una bienvenida cálida, cercana y cómoda para todo aquel que sea amante del arte o que le guste disfrutar de los pequeños detalles que esconde", donde la potencialidad que ofrece un espacio doméstico al servicio del arte "no lo aporta la caja de zapatos" de una galería de arte, ha reflexionado.

La meta, ha precisado, es convertirse en un centro de referencia del arte donde el público aprehenda el significado de las obras de algunos artistas como Enrique Marty, Marina Núñez o Laura Salguero, bajo una perspectiva didáctica y no en el sentido estricto de espacio comercial como las galerías de arte convencionales.

Para Gallego, esta función didáctica, puesta en marcha hace ya un año, "nace de la necesidad de disminuir la barrera que a su juicio existe entre los ciudadanos de la clase media y el arte contemporáneo, que casi siempre ha estado vinculada a las personas que pertenecen a la elite".

Una reflexión más personal, que Gallego califica como "algo perverso", es la de que en muchas ocasiones las obras de arte "terminan en manos equivocadas, en personas que no entienden de arte".

Al margen de los espacios, las metas y los motivos de su creación, La Gran tiene su historia y ésta está intrínsecamente relacionada con la vida de Pedro Gallego, con la Feria de Arco, con el Museo de Arte Contemporáneo de León (MUSAC) y con las decisiones tomadas en 2007.

Entonces no había aparecido la crisis económica y La Gran comenzaba a tener vida propia dentro un proyecto menor, una idea arriesgada y original consistente en la producción de objetos de artistas a precios asequibles para todos los públicos, "pero que podría tocar fondo económicamente si no se encontraba un plan B que lo sustentase".

En la actualidad, La Gran mantiene la producción de objetos asequibles, pero ha pasado el tiempo y con él ha evolucionado el proyecto, por lo que ahora la galería apuesta por espacios domésticos, reflexión didáctica, participación en ferias y desarrollo y promoción de los artistas en exposiciones de museos públicos y en salas, como su participación en Art Marbella con Enrique Marty y Marina Núñez.

No es la única casa-galería que existe en España, ya que se pueden encontrar proyectos similares en Madrid, Barcelona y Málaga. Beatriz Ferrón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha