eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Siete películas que devuelven la épica a la competición de Cannes

El festival de Cannes es el mayor escaparate del cine, donde debutan las películas que encabezarán las mejores listas del año

La cita se inaugura en plena guerra con Netflix, que presenta dos películas en la Sección Oficial junto a directores como Haneke, Sofia Coppola o Hazanavicius

- PUBLICIDAD -
Nicole Kidman en 'The Beguiled'

Nicole Kidman en 'The Beguiled'

La alfombra roja ya está lista para que desfile la excelencia mundial por la Croisette. El mayor escaparate del cine cumple setenta años, una cifra que no pasará desapercibida en los anales de Cannes. No nos referimos a su codiciado cartel ni a los polémicos retoques a una de las actrices más bellas de planeta. El culpable de que Cannes arranque rodeado de polémica es Netflix. 

El gigante del streaming se ha colado en la Sección Oficial por partida doble. Okja, del coreano Bong Joon-Ho, y The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach, son las dos películas que presentará la plataforma en competición. Ambos directores son viejos colegas del festival y sus propuestas casan a la perfección con la tónica del cartel. ¿Dónde está el problema? Hasta ahora, los productos originales de Netflix han debutado en un estreno mundial sin pasar por las salas, y eso es algo que Francia no puede tolerar.  

La Federación de Cines Franceses tildó de "traicionera" la selección de Cannes e instó al festival a anular las dos candidaturas de la plataforma. Netflix, por su lado, intentó programar las películas en algunas salas francesas durante un tiempo limitado, pero fue demasiado tarde. Cannes tiró los intentos de modernización por la borda y anunció que cerraría el chiringuito al video on demand a partir de 2018. 

Una falsa ilusión de apertura que ha chocado de bruces con una de las industrias más nacionalistas, tradicionales y poderosas del cine. Francia no es país para los experimentos. 

La guerra con Netflix no ha terminado, pero en Cannes no hay señales del fuego cruzado. El reputado director francés Arnaud Desplechin subirá el telón en unas horas con Ismael's Ghost, protagonizada por Charlotte Gaingsbourg y Marion Cotillard. Le seguirán un desfile de magníficos como Michael Haneke, Sophia Coppola, Yorgos Lanthimos o Michael Hazanavicius.

Aún queda mucho para vaticinar el palmarés, pero hay siete títulos que seguro traerán cola después del veredicto del jurado presidido por Pedro Almodóvar.

Happy End, Michael Haneke

El director austriaco se convierte en caballo ganador cada vez que pasea por la Costa Azul. Su dos últimas películas, La cinta blanca y Amour, se hicieron con la Palma de Oro y no hay razón para pensar que esta última correrá peor suerte. Haneke nos ha hecho esperar cinco años para traer una historia de rabiosa actualidad con tintes humanitarios. Happy End trata la vida de una familia burguesa de Calais durante la formación del campo de refugiados. Le acompañan la magna Isabelle Huppert y el actor Jean-Louis Trintignant, ambos de Amour y otras dos caras conocidas en el festival.

The Beguiled, Sofía Coppola

Sofia Coppola forma parte de la realeza del festival desde que obtuvo un asiento con nombre propio en 2006, con María Antonieta. Siete años más tarde abrió la sección Un Certain Regard con The Bling Ring, un retrato de la idolatría y el materialismo propios de la adolescencia millenial. En The Beguiled, la directora explota los puntos fuertes de las dos cintas anteriores en un drama histórico que ya fue llevado a la gran pantalla en 1971, con Clint Eastwood como protagonista.

La novela de Thomas Cullinan, A Painted Devil, es la base de ambas adaptaciones, aunque Coppola ha escogido por primera vez la perspectiva femenina. Ahora, Nicole Kidman encarna a la directora de una escuela para chicas en la Virginia de 1864, donde aparece un soldado unionista herido en la Guerra Civil de EEUU. Colin Farrell interpreta al hombre que sembrará el caos en el internado con sus juegos eróticos y una peligrosa aura de seductor. Conviene destacar que Sofia Coppola es una de las cuatro mujeres que participan este año en la Sección Oficial.

The day after, Hong Sang-Soo

El apelativo de cineasta prolífico se queda corto en el caso del surcoreano. Hong Sang-Soo presenta dos películas en el festival de Cannes, The day after en la Sección Oficial y Claire's Camera en proyecciones especiales. La primera sigue la línea de la aplaudida Ahora sí, antes no, donde hace uso de la simetría y la sublimación de lo cotidiano para hablar del contacto entre hombres y mujeres.

La cámara sigue a Aerum, una chica que empieza a trabajar en una pequeña editorial para suplir el puesto de la examante del jefe. Un día, la esposa herida del editor irrumpe en la oficina y vuelca sus celos por error sobre la protagonista. Hong Sang-Soo ya ganó en 2010 en Un Certain Regard, ¿por qué no iba a imponerse ahora en el premio gordo?

Wonderstruck, Todd Haynes

Todd Haynes no tiene la filmografía más larga de la competición, aunque puede presumir de haber sembrado el debate con su último filme. Carol fue injustamente ignorada en la temporada de premios, pero sirvió para para normalizar la relación entre dos mujeres en una industria con escasa visibilidad LGTB.

Ahora, Wonderstruck sigue la pista a dos niños distintos que quieren huir de sus hogares en dos épocas diferentes, 1927 y 1977. Las escenas inspiradas en 1927 imitan el formato de una película muda y han sido interpretadas por actores sordos. Una apuesta arriesgada y comprometida al puro estilo de la casa Haynes. 

The killing of a sacred deer, Yorgos Lanthimos

El joven maestro griego repite el plantel de Sofia Coppola con Nicole Kidman y Colin Farrell, que se han convertido en la pareja actoral más aclamada del certamen. En Langosta, Yorgos hizo su propia película sobre las relaciones de pareja o, mejor dicho, sobre la ausencia de ella. Y, como en Canino -con la que ganó Una cierta mirada en Cannes-, construyó un excéntrico universo mediante situaciones exageradas y mucho humor negro. The killing of a sacred deer no iba a ser menos.

En su último viaje a Cannes, el director se tuvo que consolar con el premio del jurado. Este año viene con un drama basado en la tragedia de Eurípides para intentar curar su ego herido. 

The Killing of a Sacred Deer

The Killing of a Sacred Deer

Redoubtable, Michael Hazanavicius

La carrera del director francés se auguró meteórica después de que The Artist ganase aquel Oscar. Nada más lejos de la realidad. Su siguiente proyecto sobre la guerra de Chechenia, The Search, perdió el pulso y muchos pensaron que se habían equivocado en sus prontas alabanzas.

Pero su nueva película es una triple intención de apelar al orgullo patriótico y recuperar su estatus. Con una biografía de Jean Luc Godard protagonizada por el favorito de Cannes Louis Garrell, Hazanavicius se enfrenta al escepticismo del jurado por su anterior filme.

You were never really here, Lynne Ramsay

Los tres filmes anteriores de la directora fueron presentados en Cannes, incluida la aclamada Necesitamos hablar de Kevin, aspirante a la Palma de Oro hace seis años. Con su último proyecto, Ramsay parece remontar de su última polémica tras abandonar el rodaje de La venganza de Jane.

La cineasta se ha puesto tras la cámara para adaptar la novela homónima de Jonathan Ames, que relata la historia de un atormentado veterano de guerra que intenta rescatar a una niña del tráfico sexual. Su compañero de batalla y actor principal es Joaquin Phoenix, que había desaparecido de la gran pantalla después de Irrational Man

Joaquin Phoenix en 'You were never really here'

Joaquin Phoenix en 'You were never really here'

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha