eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"En los dos lados hay fuerzas que no quieren la paz", dice israelí Amos Gitai

- PUBLICIDAD -
"En los dos lados hay fuerzas que no quieren la paz", dice el director israelí Amos Gitai

"En los dos lados hay fuerzas que no quieren la paz", dice israelí Amos Gitai

El director de cine israelí Amos Gitai, que hoy ha presentado en el Festival de Cine Europeo de Sevilla su cinta "Rabin, the last day", con la que concursa en la sección oficial, ha señalado que en el conflicto israelí y palestino "en ambos lados hay fuerzas estables que no quieren la paz".

La producción israelí, a los veinte años del día del atentado a Isaac Rabin, presidente israelí moderado y dialogante que se acercó a la creación de un Estado palestino, muestra como aquel asesinato por mano de un extremista israelí truncó una posibilidad cierta de paz y reavivó el odio enquistado que subyace en ese conflicto.

"He eludido cualquier adjetivación cándida o angelical sobre nadie, porque ninguno de los dos lados es angelical", ha advertido el director al recordar que cuando Rabin decidió la retirada del ejército de los territorios ocupados fue cuando los palestinos desencadenaron la mayor cadena de atentados contra Israel, algo que debilitó mucho a Rabín y a su política.

De Rabin ha asegurado que fue una persona "a la que le preocupaban los otros", y que por eso, cuando habló de la retirada de Gaza señaló que allí quedaban "24.000 salarios, suministro de agua y de luz, y oxígeno en los hospitales...", mientras que al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sólo se ha referido con ironías.

Una de las veces para contestar con un lacónico "sí" a la pregunta de un periodista sobre si sus dos breves apariciones en el filme -una de ellas, hace algo más de veinte años, junto a una manifestación de extremistas que piden la muerte de Rabin- son suficientes para retratar al personaje.

Y la otra cuando ha mencionado que la película se estrenó en Tel Aviv, en la sede de la Orquesta Filarmónica de Israel, ante 2.500 personas entre las que había líderes políticos y sociales "pero no, obviamente, Natanyahu", según ha dicho.

La película tiene un 10 por ciento de imágenes documentales, intercaladas en el drama, como las que muestran al actual primer ministro.

También ha asegurado que las imágenes dramatizadas responden a situaciones reales -"desgraciadamente reales"-, como la de la psicóloga que se desmorona al describir la situación psicológica de Rabin los días de "los atroces ataques" contra él por parte "de las sectas y los colonos", de una agresividad tal que no dudaban en calificarlo "colaborador de los árabes".

Gitai ha lamentado que sea fácil "convertir en exótico un conflicto" y ha advertido que "cada país tiene los suyos" al comparar a Netanyahu con Margaret Thatcher, como ejemplo de políticos que "tratan de dar forma a sus países para cambiar sus destinos", unos hechos con lo que su cine trata de confrontar.

"El cine debe posicionarse políticamente y abandonar el 'show-business, si no quedará convertido en algo comercial y perderá su espíritu; es hora de que el cine retome su valor y su posicionamiento político", ha asegurado.

También ha confesado que esta película sobre lo que muchos consideran la gran oportunidad perdida para la paz en Israel la ha hecho "en calidad de ciudadano israelí que ama a su país, como todos las personas aman al país del que provienen", y también por la preocupación "ante la trayectoria que ha tomado en estos últimos veinte años" su país.

Amos Gitai, arquitecto de formación -padre e hijo de arquitectos- que decidió dedicarse al cine tras recibir un disparo en la Guerra del Yom Kipur, ha aludido a su formación cinematográfica no académica, y ha concluido su conferencia de prensa diciendo que aunque lo fácil es ser pesimista y pensar que las cosas no tienen remedio "es necesario avanzar para el diálogo, aunque sea difícil".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha