eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Para saber si 2015 TB145 es cometa o asteroide habrá que esperar hasta 2018

- PUBLICIDAD -
Para saber si 2015 TB145 es cometa o asteroide habrá que esperar hasta 2018

Para saber si 2015 TB145 es cometa o asteroide habrá que esperar hasta 2018

Para saber si 2015 TB145, que este año pasó a unos 486.000 kilómetros de la Tierra, es un cometa o un asteroide, habrá que esperar hasta su próximo acercamiento al planeta, algo que está previsto para septiembre de 2018, aunque no será a una distancia tan corta como en esta ocasión.

Javier Licandro, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha explicado a Efe que para saber si se trata de un asteroide o de un cometa los astrónomos necesitan más datos, como espectros que en esta ocasión no ha sido posible hacer desde los observatorios de Canarias.

Por eso, si no hubiera datos de otros observatorios será preciso esperar a la próxima aproximación de 2015 TB145 a la Tierra, en septiembre de 2018, para obtenerlos.

Ese objeto, que también fue bautizado como "Gran calabaza" porque su máxima aproximación a la Tierra se produjo durante la noche de Halloween, había sido descubierto veinte días antes por medio de un proyecto de la NASA en Hawai (EEUU).

Investigadores de varios centros realizaron un seguimiento de ese objeto celeste para intentar determinar si se trataba de un cometa inactivo o de un asteroide, por si en el futuro es preciso establecer una estrategia para desviarlo si hubiera posibilidad de colisión con la Tierra.

Desde los observatorios del IAC se hizo un seguimiento de este objeto, de forma que desde el telescopio IAC80, en el Observatorio del Teide (Tenerife) y el telescopio INT, en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma), se estudió en el rango visible para calcular su periodo de rotación a partir del análisis de la variación de su brillo.

Javier Licandro ha explicado que este objeto, que no es completamente esférico y muestra zona de sombras, tiene un periodo de rotación de 4,8 horas.

Se trata de un objeto muy oscuro, como los cometas, pero resulta que también hay asteroides muy oscuros, y lo que está claro, en palabras de Javier Licandro, es que es muy primitivo, pues los objetos muy oscuros lo son y sus componentes, en el caso de los asteroides primitivos son acumulaciones de granos de polvo, pequeñas rocas y algo de agua.

En el caso de cometas son acumulaciones de hielo de agua, otros volátiles y granos de polvo.

El astrónomo del IAC dijo que con total certeza se trata de parte de un objeto celeste que procede de más allá de 2,5 unidades astronómicas, con lo que si es un asteroide se originó en la parte externa del cinturón de asteroides, y si es un cometa se formó más allá de la región de los planetas gigantes.

El periodo de rotación de este objeto se obtuvo a partir de la variación del brillo entre el 27 y el 29 de octubre y se ha corroborado que es un tanto irregular y debe tener cráteres, como se ve en imágenes de radar, comentó Javier Licandro.

Para decidir si se trata de un asteroide o de un cometa los astrónomos necesitan más datos, como espectros, pero en esta ocasión no ha sido posible conseguirlos desde los observatorios de Canarias

Este objeto pasó el 31 de octubre de este año a unos 486.000 kilómetros de la Tierra, a 1,3 veces la distancia que hay desde el planeta hasta la Luna, y lo hizo a una velocidad aproximada de 126.000 kilómetros por hora.

En cuanto a una posible colisión con la Tierra se podría producir en siglos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha