eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

La Fiscalía se querella contra los presuntos asesinos de la cooperante en Afganistán

La Fiscalía considera que el ataque que le costó la vida a Lorena Enebral "podría tratarse de una acción terrorista" 

De esta forma, podría ser competencia de la Audiencia Nacional ya que el delito de terrorismo está contemplado en la última reforma de la ley de Justicia Universal

La cooperante fue asesinada por un hombre armado en un centro médico de Mazar-e Sharif, al norte de Afganistán

- PUBLICIDAD -
Lorena Enebral junto a dos de sus pacientes en un centro ortopédico del CICR en Kabul (Afganistán) en agosto de 2006 | Imagen de Mónica Bernabé cedida por CICR

Lorena Enebral junto a dos de sus pacientes en un centro ortopédico del CICR en Kabul (Afganistán) en agosto de 2006 | Imagen de Mónica Bernabé cedida por CICR

La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha querellado contra los dos presuntos autores del asesinato de la cooperante española en Afganistán Lorena Enebral, el pasado 11 de septiembre.

El Ministerio Fiscal ha pedido que se investigue la muerte de la madrileña Lorena Enebral, de 38 años, al considerar que "el ataque podría tratarse de una acción terrorista de algún tipo talibán" y que podría ser competencia de la Audiencia Nacional ya que el delito de terrorismo está contemplado en la última reforma de la ley de Justicia Universal, según ha informado la Fiscalía en un comunicado.

La cooperante fue asesinada por un hombre armado en un centro médico de Mazar-e Sharif, al norte de Afganistán, en el que trabajaba para el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) como fisioterapeuta con personas mutiladas por el conflicto en ese país, sobre todo niños.

Tras la muerte, la Policía de Balkh, provincia en la que se encuentra el hospital de CICR donde tuvo lugar el suceso, identificó al atacante como Muhammad N., un paciente con discapacidad de 22 años y familiar del otro detenido, Mohibullah.

La Fiscalía estima que las primeras diligencias de investigación a practicar deben ser la autopsia de la española, la entrega del cuerpo a sus familiares, así como la presentación de los informes oportunos a la Comisaría General de Información.

No es la primera vez que trabajadores del CICR sufren ataques como este. En febrero pasado, el Comité tuvo que suspender temporalmente sus operaciones en Afganistán tras el asesinato de seis de sus empleados y la desaparición de otros dos también en el norte del país.

De hecho, un día después del crimen de la cooperante, el CICR volvió a suspender sus actividades en el noroeste de Afganistán con el cierre de su único centro operativo en la zona.

El pasado diciembre otro cooperante español de la Cruz Roja fue secuestrado en la provincia norteña de Kunduz y liberado cuatro semanas después por las fuerzas especiales afganas en una operación en la misma región.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha