eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Un joven muere en el desalojo de un barrio de inmigrantes en Marruecos

Cientos de subsaharianos han sido expulsados esta mañana del barrio de Boukhalef, donde residían buena parte de los migrantes mientras esperan a cruzar a Europa

Desde la ONG Caminando Fronteras aseguran haber visto el cadáver del joven fallecido en la morgue de un hospital tangerino

"Nos han tirado los colchones y las maletas por la ventana. No sabemos dónde vamos a ir", cuenta Sisco a eldiario.es sobre el desalojo

- PUBLICIDAD -
El joven de costa de marfil que ha falledico, tras la caída en el desalojo de subsaharianos de uno de los edificios de Boukhalef. / Imagen cedida por Caminando Fronteras.

Un joven costamarfileño tras caer desde la ventana en el desalojo de subsaharianos de uno de los edificios de Boukhalef. El joven ha muerto según ha podido comprobar Caminando Fronteras/ Imagen cedida por Caminando Fronteras.

Un joven de Costa de Marfil ha muerto esta mañana durante el desalojo del barrio tangerino de Boukhalef, según han confirmado a eldiario.es fuentes de la ONG Caminando Fronteras que aseguran haber visto el cadáver del chico en la morgue del hospital Mohamed V de Tánger. Según la misma fuente, cayó por la ventana del apartamento donde vivía cuando la policía entró para desalojarle. Este barrio es conocido por albergar a un gran número de inmigrantes mientras esperan a alcanzar la Unión Europea.

Cientos de inmigrantes han sido expulsados esta mañana del barrio, como ha podido constatar eldiario.es, y han sido trasladados en autobuses a otras ciudades de Marruecos, sin que sepan exactamente dónde y prácticamente con lo puesto.

Este martes la policía acudió al Boukhalef para advertirles de que debían abandonar el lugar en un plazo de 24 horas, así que mucho de ellos sacaron sus pertenencias a la calle. En otros casos, al llegar a casa, se encontraron con que algunos vecinos del barrio se habían llevado parte de sus objetos personales, como relataba a eldiario.es Aicha, una joven camerunesa: "Cuando entré en casa se habían llevado la televisión y los colchones". Aicha ha pasado la noche al raso con su bebé de dos años, Sebastián, en un campamento improvisado al aire libre, junto a los bloques del barrio, montado con colchones y mantas.

La Policía marroquí ha ido bloque por bloque de Boukhalef sacando a los ciudadanos subsaharianos de sus casas si no se habían marchado por decisión propia. / Elena González.

La Policía marroquí ha ido bloque por bloque de Boukhalef sacando a los ciudadanos subsaharianos de sus casas si no se habían marchado por decisión propia. / Elena González.

"Nos han tirado los colchones y las maletas por la ventana. No sabemos dónde vamos a ir", cuenta Sisco, el chairman de la comunidad camerunesa, que anoche intentaba calmar a sus compatriotas. Muchos de ellos esperaban desorientados en la calle sin saber a dónde ir. Se vivieron algunos episodios de violencia y enfrentamientos entre inmigrantes y algunos vecinos del barrio, que también patrullaban en grupos haciendo salir a los inmigrantes de los apartamentos.

La advertencia de la policía y del ministerio del Interior, a través de un comunicado, se hizo realidad esta mañana. En un despliegue policial sin precedentes, con el barrio completamente acordonado de vehículos y agentes, policía, fuerzas auxiliares y policía secreta han ido revisando casa por casa para sacar a los inmigrantes y subirles a los autobuses. "Dan muchos problemas y no pagan el alquiler", comentaba a este diario Mohamed, un vecino marroquí del barrio, mientras contemplaba el desalojo.

Un momento del desalojo de subsaharianos del barrio tangerino de Boukhalef por las autoridades marroquíes, este 1 de julio. / Elena González.

Un momento del desalojo de subsaharianos del barrio tangerino de Boukhalef por las autoridades marroquíes, este 1 de julio. / Elena González.

Desde hace semanas se repiten los enfrentamientos entre inmigrantes subsaharianos y marroquíes, una situación que se vivió el año pasado, también durante el mes de Ramadán. Este sábado, un grupo de vecinos del barrio se manifestaron pidiendo su expulsión.

En el último año, desde que 1.300 inmigrantes lograran cruzar el Estrecho en botes, aprovechando las 48 horas en las que las costas marroquíes estuvieron sin vigilancia por parte de Marruecos,  cientos de personas han llegado al barrio tangerino. A la situación de saturación del barrio también ha contribuido la expulsión de inmigrantes del monte Gurugú, en febrero pasado, provocando la llegada ininterrumpida de personas a la última puerta que les quedaba para esperar la oportunidad para llegar a Europa.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha