eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

VÍDEO

Esto es lo que pasa cuando se juntan PP, PSOE, IU, UPyD y Podemos a debatir sobre inmigración

Representantes de los principales partidos han participado en un debate sobre asilo e inmigración organizado por ACNUR y moderado por eldiario.es

Las cinco formaciones políticas coinciden en que el uso del lenguaje de la "invasión" es perjudicial, aunque el PP insiste en que en las vallas se producen "avalanchas" y "asaltos masivos"

Los populares anuncian que, tras casi cinco años de retraso, el reglamento de la Ley de Asilo estará listo para su aprobación en tres meses

- PUBLICIDAD -

Representantes de los principales partidos políticos -PP, PSOE, IU, Upyd y Podemos- han durante participado en un debate sobre asilo e inmigración que este jueves ha organizado ACNUR en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, que ha sido transmitido en directo por Desalambre [el vídeo completo estará disponible en pocas horas en esta misma página] y moderado por el subdirector de eldiario.es Juan Luis Sánchez.

El objetivo del encuentro era intentar llevar a las formaciones a algún punto común básico en materia de asilo. Todos se han comprometido a incluir en los programas electorales aspectos que mejoren el sistema de asilo en España y a revisar el lenguaje de "invasión" que a menudo se utiliza en los discursos políticos u oficiales. Sin embargo, han sido más abundantes los aspectos de fricción, en especial contra las políticas del actual gobierno.

“El asilado debe contar con todas las garantías y derechos”, han coincidido los diferentes ponentes. Esta promesa, a escasas semanas de entrar en año electoral, encaja con una de las principales reclamaciones que las ONG vienen demandando desde hace años: mejorar el acceso de las personas que quieren pedir asilo en España y, al mismo tiempo, avanzar en las condiciones de aquellos que son acogidos en nuestro país. En este sentido, el diputado del PP por Ceuta, Francisco Márquez, ha adelantado que dentro de tres meses se va a aprobar el reglamento que desarrolla la Ley de asilo de 2009. Si se cumplen los plazos, llegaría con una demora de casi cinco años.

“Hay que utilizar una buena dosis de pragmatismo. Es necesario comprender la dificultad del equilibrio entre la legalidad y el estricto respecto a los derechos humanos”, ha dicho el representante popular. En la misma línea, la portavoz socialista en la Comisión de Inmigración, Esperança Esteve, ha reconocido que no es fácil tomar decisiones respecto a la inmigración cuando se gobierna porque “existen elementos que comprometen”. “La dinámica de los países actualmente es otorgar el asilo solo en función de sus intereses internacionales”, ha finalizado.

Por su parte, el candidato al Ayuntamiento de Madrid por Izquierda Unida, Mauricio Valiente, ha apostado por dar visibilidad a las entidades sociales “para que puedan acceder a los debates que se realizan en los parlamentos”, y ha puesto el dedo en la llaga ante la complicidad política de España con territorios como Marruecos. Mientras, el dirigente de Upyd, Gabriel López ha incidido en que es prioritario que España “se comprometa en materia de asilo para no buscar atajos en el ordenamiento jurídico. Por último, Ione Belarra, miembro del Consejo Ciudadano de Podemos ha explicado que para su partido “es fundamental” la inmigración y que por ello en su programa electoral se incidirá en “no violar los derechos humanos en las fronteras”.

Rechazo común al lenguaje de la "invasión"

La necesidad de incorporar en el debate público un glosario de palabras para hablar sobre la inmigración ha sido otros de los temas más destacados durante el debate. Todos las formaciones políticas presentes han reconocido que palabras como "invasión" son perjudiciales y derivan en la criminalización del inmigrante.

Este debate se ha abierto después de que dos de los participantes utilizaran términos como "avalancha" para referirse a los intentos de entrada a través de las vallas de Ceuta y Melilla, lo que ha levantado algunos murmullos en el auditorio. En concreto, el representante del PP en este debate sobre inmigración ha utilizado varias veces la expresión "asalto masivo". Al ser cuestionado, ha añadido que “si 300 personas intentan tumbar la alambrada eso es una avalancha, aunque no podemos hablar de invasión. No hablo de invasión, pero los 'asaltos' a la valla de Melilla se producen un día sí y un día no".

El representante de Upyd, Gabriel López, también ha empleado palabras similares. "Las avalanchas son un problema de orden público”, ha afirmado. En una intervención posterior, sin embargo, ha mostrado interés por mejorar la terminología. El resto de participantes en la mesa redonda, PSOE, IU y Podemos, ha apostado por no criminalizar la inmigración cuando se trate este tema y ha puesto en valor la importancia de cambiar el léxico.

La normalización y futura legalización de las devoluciones en caliente ha encendido los ánimos entre los ponentes. Todos los partidos, salvo el PP, han condenado las intenciones gubernamentales. “Debemos ser escrupulosos con la ley, por lo que las devoluciones en caliente son ilegales”, ha dicho el dirigente de Upyd. Una tesis que también ha defendido Mauricio Valiente, de IU: “Las devoluciones en caliente colisión con la regulación, por lo tanto es una ilegalidad”. El PSOE ha añadido una reflexión sobre las consecuencias de expulsar de forma inmediata a los inmigrantes que entran en España de forma irregular: las vulneraciones de derechos humanos perpetrados por Marruecos. "Es necesario destacar la opacidad de los acuerdos con Marruecos. No todos los amigos son de fiar, hay que recordarles los valores democráticos”, ha apuntado la representante socialista.

Por su parte, el diputado popular, fiel al discurso de su partido, ha defendido la tesis por la que un inmigrante no entre en España de forma irregular hasta que no supera la totalidad del dispositivo de seguridad", incluyendo a los agentes desplegados en frontera.

El portavoz del PP ha criticado que “se debe hablar con rigor, no divagar". Francisco Márquez ha defendido que las devoluciones en caliente "son rechazables desde el punto de vista normativo, pero la realidad es otra. Se rechaza solo cuando el inmigrante todavía no está en territorio español. Si no hacemos esto, se promovería el paso ilegal. Todo esto no es solo un problema nacional, sino es internacional”, ha reiterado. 

La intervención más crítica contra las intenciones del Gobierno ha sido la de Ione Belarra, miembro del consejo ciudadano de Podemos. “El PP tiene una visión simplista. Es ínfimo el porcentaje de personas que intentan entrar en España a través de las vallas de Ceuta y Melilla en relación con el resto de accesos. Nosotros no queremos abrir las fronteras, tiene que estar regulado, pero las personas deben tener unas garantías jurídicas para pedir asilo en España”, ha sentenciado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha