eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Elecciones andaluzas: los emigrados no son ciudadanos

Jesús Margar nos cuenta las peripecias que hay que hacer para poder ejercer tu derecho a voto cuando estás fuera

"Hace unos años, el PP y el PSOE implantaron el sistema de voto rogado (voto robado, en realidad), que como hemos visto supone la muerte de la democracia para los ciudadanos emigrados", asegura

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
¿Dónde queda la libertad de expresión y el derecho al voto?

¿Dónde queda la libertad de expresión y el derecho al voto? Foto: Berta de Miguel

Para las elecciones andaluzas, y a petición de Podemos, me inscribí en mi consulado en Washington DC como representante para 'observar' la evolución de las elecciones. Por supuesto, era el único observador de cualquier partido, no sé si porque los otros partidos no tienen una estructura suficiente en EEUU para enviar representantes (el PP, me consta, la tiene), o porque son conscientes de la pantomima que es el voto en el extranjero, con lo cuál es una pérdida de tiempo hacer de observador electoral. Si tienes pasaporte español y eres emigrado, no eres ciudadano sino súbdito, dado que te quitan el derecho más básico, el voto. ¿Parece una hipérbole? Pasen, vean, y lloren conmigo por su falsa democracia.

Si tienes pasaporte español y eres emigrado, no eres ciudadano sino súbdito, dado que te quitan el derecho más básico, el voto.

Para las elecciones andaluzas hay registradas unas 900 personas en el consulado de Washington DC, demarcación consular que incluye territorios que cubren un área similar al de media España. ¿Son estos todos los andaluces en esta demarcación consular? Probablemente no, pues estar registrado y entrar en el censo es una carrera de obstáculos. En primer lugar hay que estar registrado como residente ausente. Si se vive en el área metropolitana de DC hay que venir en persona en horario laboral (primer obstáculo). Si se vive fuera de Washington DC, se puede hacer por correo, siempre que un notario americano certifique su identidad (pagando, claro, segundo obstáculo). Mucha gente no se registra para no perder el derecho a la sanidad (tercer obstáculo), por ejemplo. Aquellas que están registradas reciben toda su documentación (tarjeta de registro y papeletas electorales) por correo, tanto si votan por correo como si no. O bien votan en persona entre el Miércoles 18 y el Viernes 20 (días laborables, cuarto obstáculo si no vives en DC), de 9am a 8pm, o lo mandan por correo antes del Martes 17. El problema es que rara vez la documentación llega antes de la fecha límite para enviarlo (quinto obstáculo) por el que mucha gente al final no puede votar. De hecho, el Miércoles 18 había llegado un solo voto al consulado. En el consulado de DC unas 5000 personas, 900 de ellas andaluzas, un 18%.

De los cerca de 5000 registrados en el consulado para las últimas elecciones europeas votaron 74 personas por correo y 95 en la urna. Les hago el cálculo para que no sufran: un 3,4% del total. Bueno, saberlo seguramente hace que sufran más. De los 900 andaluces registrados para estás elecciones en Washington DC, en las elecciones andaluzas han votado 36 persona, 12 por correo y 24 en persona, un 4% del censo. Que más personas se acerquen en persona en día laboral que por correo se debe a que la mayoría reciben la documentación y las papeletas después de la fecha límite de mandar la carta.

Qué jaleo la democracia, ¿verdad? Claro, a la mayor parte de la gente no se le alinean los astros y no llega al final de esta gymkana antidemocrática, así que acaba no votando (a los datos me remito). Por si acaso no ha quedado claro, me gustaría enfatizar que poder votar es la diferencia entre ser ciudadano de una democracia o no serlo. Si menos del 4% de un grupo de población acaba votando, es que el sistema está diseñado para que no puedan votar, manteniendo la apariencia formal de democracia. El nivel de resignación llega a tal punto que cuando los activistas de Marea Granate se manifestaron en el consulado de NYC para protestar por esta farsa, los mismos funcionarios les respondieron que ya se acostumbrarían, que de 20 funcionarios habían votado uno o dos.

Todos los datos han sido provistos por funcionarios del consulado, que han respondido de manera muy atenta, y que no tienen responsabilidad en este despropósito. El problema no puede resolverse desde el consulado sino desde el Boletín Oficial del Estado. Hace unos años, el PP y el PSOE implantaron el sistema de voto rogado (voto robado, en realidad), que como hemos visto supone la muerte de la democracia para los ciudadanos emigrados. Por eso, en estas elecciones, y en todas las que van a tener este año, votar por PP y PSOE es votar por mantener un sistema anti-democrático.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha