eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gobierno, patronal y sindicatos rechazan en tromba el contrato único

La ministra de Empleo asegura que ya fue estudiado en su día por el Gobierno y que no se ajusta a la Constitución española.

La CEOE cree que es una "propuesta muy atrevida" y que se necesitan más tipos de contratos en España

UGT denuncia que la nueva modalidad daría a los empresarios "plena libertad para despedir" y para CCOO, es "una invitación para despedir

El comisario de Empleo se ha desdicho en parte de su propuesta de reforma

49 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rosell cree que el BCE debería dedicarse a dar liquidez ya que la inflación está "controlada"

Rosell cree que el BCE debería dedicarse a dar liquidez ya que la inflación está "controlada"

Gobierno, patronal y sindicatos están de acuerdo, muy de acuerdo, en algo frente a la troika: no quieren el contrato único. El comisario de Empleo de la UE, Lászlo Ándor, desató un auténtico maremoto ayer al "recomendar" a España que se planteara un "contrato único abierto".

La propuesta de Ándor, que está en línea con las peticiones de algunos laboratorios de ideas en España y con las demandas de otros organismos internacionales, ha provocado el rechazo unánime de los agentes sociales y del Gobierno. La casualidad ha querido que precisamente esta mañana se citaran los primeros espadas del diálogo social, los secretarios generales de los sindicatos, el presidente de la patronal y la ministra de Empleo, en un desayuno organizado por Europa Press. Y la respuesta ha sido unánime y contundente: en España, opinan, no hay cabida para una figura así.

La primera ne hablar ha sido la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que ha asegurado que el contrato único ya fue estudiado en su día por el Gobierno, que concluyó que "no entra dentro de la doctrina constitucional española". La ministra de Empleo ha añadido además que las palabras de Ándor eran "una reflexión" y "no una recomendación oficial de la UE". "Lo que ha hecho el comisario europeo es respaldar la flexibilidad de la reforma laboral", ha añadido.

En cualquier caso, Báñez ha recordado que, tras descartar el contrato único, el Gobierno ha optado por poner en marcha otras modalidades de contratación que, a su juicio, "están funcionando". "Hemos reducido la dualidad de los contratos, con tres puntos menos de temporalidad en un año tan difícil como 2012", ha sentenciado.

Respuesta patronal

El protagonista del desayuno, el presidente de la CEOE Joan Rosell, ha sido igual de tajante en su rechazo a este tipo de propuesta. Para Rosell, la idea de un contrato único es "muy atrevida" y no está en línea con las necesidades de la patronal, que cree que necesita otro modelo de contratos, en referencia a los temporales, para sectores como "la industria y los servicios".

Además, Rosell ha dicho que le gustaría saber "qué contratos hay en el país de origen del comisario (de nacionalidad húngara)", y asegura que un modelo así no existe en otros países del entorno. Rosell relativizó el alto número de contratos en España ya que, en su opinión, al final "solo se usan, 6, 7 u 8".

"No se puede tener un contrato para todo", sentenció el empresario catalán. "Sobre el papel estas propuestas aguantan todo", advirtió, para luego remarcar que cuando se aterrizaba en la realidad se veía cómo eran necesarios el resto de contratos. "Cuando vienen con estos inventos, tienen que venir con el informe", concluyó Rosell en referencia a que quería ver los números y la justificación económica de esta propuesta.

Rosell ha asegurado que el contrato de emprendedores "funciona" y se felicitó por su implantación. Este contrato, que se creó con la reforma laboral del Partido Popular, contempla un año entero de despido libre y gratuito. Pese a que lleva ya más de un año en funcionamiento, no se han ofrecido datos desagregados.

El presidente de los empresarios españoles centró las demandas patronales en una bajada de las cotizaciones sociales y aseguró que entendía que no había margen para bajar los impuestos y sí para hacer un esfuerzo en mejorar la recaudación, bien vía combatir el fraude fiscal, bien mediante la supresión de determinadas bonificaciones.

Los sindicatos se oponen

Por primera vez en esta legislatura, en la que no ha habido un proceso formal de diálogo social, sindicatos y patronal se pusieron de acuerdo en rechazar esta posibilidad.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, aseguró también en la entrada del acto que de implantarse en España, supondría una "invitación" a las empresas a despedir a los trabajadores más jóvenes "sin causa y casi gratis total". Según Toxo, la idea de Bruselas no es nueva y supone un "intento indisimulado para precarizar aún más" el mercado laboral español.

Lo mismo ha dicho Cándido Méndez. El secretario general de UGT ha recordado a Bruselas que no tiene competencias en todo lo relacionado con la contratación en España. Ha asegurado estar un "poco harto" de que la UE, en vez de diseñar otra política para salir de la crisis, hable de cosas sobre las que no tiene responsabilidad.

En su opinión, ese tipo de contrato único ya existe dentro de la reforma laboral española y es el contrato para emprendedores de las pymes de menos de 50 trabajadores. Por lo tanto, ha dicho, de "forma categórica", que el problema en España no está en las modalidades de contratación, sino en la caída del consumo y la falta de crédito.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha