eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los médicos atendieron a Juan Andrés Benítez ya sin pulso y con heridas en el rostro

El personal sanitario declara ante el juez que cuando llegaron al lugar de los hechos tuvieron que esperar quince minutos porque los agentes no habóan terminado las maniobras de inmovilización

- PUBLICIDAD -
La imagen de Juan Andrés Benítez, a la derecha, en una fachada del barrio del Raval de Barcelona. /ENRIC CATALÀ

La imagen de Juan Andrés Benítez, a la derecha, en una fachada del barrio del Raval de Barcelona. /ENRIC CATALÀ

El personal sanitario que atendió a Juan Andrés Benítez, el vecino del Raval que murió tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra en la calle Aurora de Barcelona, han declarado hoy ante la juez que la víctima no tenía pulso después de la intervención policial y presentaba heridas sangrantes en el rostro.

Según han informado hoy fuentes judiciales, cuatro integrantes del personal sanitario que intentó reanimar a Benítez justo después de que fuera inmovilizado por los Mossos d'Esquadra han declarado hoy como testigos ante la juez que investiga el caso, que mantiene imputados a ocho agentes de la policía catalana por la muerte del empresario del Gaixample.

Los testigos han explicado hoy que cuando llegaron al lugar donde Benítez estaba siendo reducido tuvieron que esperar un rato -unos quince minutos, ha precisado uno de ellos- para atenderle, dado que los Mossos no habían concluido aún sus maniobras de inmovilización.

Cuando examinaron a Benítez, a requerimiento de un mosso d'esquadra que les avisó de que estaba inconsciente, éste se encontraba esposado en el interior de un coche patrulla, sin ritmo cardíaco y con heridas sangrantes en la cara, han afirmado los testigos, según fuentes judiciales.

El personal del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) que hoy ha declarado ha explicado que, durante cerca de media hora, estuvieron intentando reanimar a Benítez, tras pedir a los agentes que lo sacaran del vehículo para poder efectuar las maniobras de recuperación.

El médico del SEM ha añadido que Benítez estaba "vivo artificialmente" y que el equipo sanitario logró recuperar sus constantes vitales durante un breve espacio de siete minutos, tras el cual falleció.

Durante la espera mientras la policía catalana inmovilizaba a la víctima, los testigos han afirmado que escucharon "gritos de dolor y de queja", aunque no se percataron si los mossos le estaban golpeando porque el círculo que formaban los agentes sobre el empresario fallecido estaba fuera de su ángulo de visión.

Según ha añadido el equipo sanitario, a su llegada al lugar del suceso, en la calle Aurora de Barcelona, los Mossos indicaron que Benítez había herido a una agente, por lo que la estuvieron examinando mientras esperaban que la policía catalana acabara su intervención sobre el empresario.

Los Mossos d'Esquadra detallan en su atestado policial sobre lo sucedido que Benítez mordió a una mosso d'esquadra que acudió al lugar, alertada por la pelea que la víctima había mantenido instantes antes con un vecino.

Sin embargo, han añadido las mismas fuentes, los testigos han afirmado hoy que la mosso d'esquadra no tenía heridas, pese a admitir haber observado un enrojecimiento en el cuello de la agente.

La acusación popular presenta querella por asesinato

A las declaraciones de los testigos ha asistido hoy por primera vez la letrada Laia Serra, en representación de la Asociación Catalana de Defensa de los Derechos Humanos, que ha presentado una querella por asesinato contra los ocho policías imputados y, de esa forma, ha sido aceptada como acusación popular en el caso.

Marion Hohn, portavoz de la asociación, ha explicado que la entidad se ha personado como acusación popular en la causa abierta por la muerte de Benítez porque les preocupa "la actuación de las fuerzas del orden en general" y creen que en el caso del Raval podrían encontrarse ante un episodio de abuso policial.

La querella acusa a los ocho agentes imputados de los delitos de asesinato -subsdiariamente homicidio, en función del resultado de las pruebas forenses que deben determinar las causas y circunstancias de la muerte-, falsedad documental, encubrimiento y coacciones.

Para Laia Serra, aparte de la actuación policial sobre el empresario, a la asociación le preocupa que los Mossos d'Esquadra intentaran influir en testigos presenciales de los hechos, algunos de los cuales han explicado que la policía les requirió la grabación que habían hecho con su móvil de lo sucedido y, en algún caso, les pidió borrarla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha