eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los preferentistas de los bancos nacionalizados sólo saben que perderán mucho dinero pero no cuánto

El Fondo de Garantía de Depósitos tiene potestad para añadir un segundo descuento a la quita anunciada por el Gobierno. En definitiva, habrá una segunda ronda de recortes

El Estado idea una solución para resarcir a los inversores en preferentes tan compleja como el producto en el que invirtieron


- PUBLICIDAD -
El Gobierno crea la comisión para fijar el acceso a arbitrajes de preferentes

El canje oficial de las preferentes sigue sin aclarar cuánto recibirán los inversores

Si es usted preferentista, está pendiente del canje que anunciaba hoy el Gobierno para ver por cuánto podrá materializar su inversión y no entiende nada, no se preocupe. La solución ideada por el Estado, propietario de NovaGalicia Banco, Catalunya Banc y Bankia, las tres entidades que harán el canje en estos instrumentos financieros, está a la altura de la complejidad de estos productos que se conocen como "híbridos".

Inicialmente, el Frob ha establecido una quita media del 38% para las participaciones preferentes de Bankia. En el caso de los otros dos bancos nacionalizados, oscila entre el 43% para las preferentes de NovaGalicia Banco, el 50% del Banco Gallego y el 61% de Catalunya Banc. ¿Esa es la cantidad exacta que perderán? No. Puede ser superior.

En primer lugar, el procedimiento no será el mismo si es usted cliente de Bankia o si lo es de las otras entidades nacionalizadas. Novagalicia Banco y Catalunya Banc no cotizan en bolsa y la forma de conseguir liquidez, esto es, dinero contante y sonante por su inversión es muy compleja y, a día de hoy, incierta.

Los preferentistas de la entidad gallega tendrán un descuento del 43% y para los propietarios de la denominada deuda subordinada perpetua la quita será del 41%. Esto quiere decir que por cada 100 euros que invirtieron ahora recibirán 57 o 59 euros, respectivamente. Sin son inversores particulares, podrán canjear sus preferentes por acciones del banco por el mismo valor. Es decir, por títulos que valgan 57 euros, según la valoración económica del Frob, el brazo financiero del Estado que actúa como accionista en estas entidades.

Como estos títulos no se pueden comprar ni vender porque las entidades no cotizan en Bolsa, el ministro de Economía, Luis de Guindos, había explicado que se dotará de recursos al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para que compre esas acciones. El Fondo de Garantía de Depósitos se nutre con las aportaciones de todos los bancos y es el que respalda los depósitos por debajo de los 100.000 euros, entre otras cuestiones financieras.

La segunda quita

Pues bien, según han explicado fuentes del Frob, el FGD no tiene por qué dar efectivo por el mismo valor que están tasadas las acciones. Es decir, si se acude con títulos del banco gallego por 57 euros, el FGD puede decidir que hay un coste, una prima, por convertirlo en efectivo y descontársela de este valor. Una especie de segunda ronda de quitas.

Este segundo recorte aún no se ha fijado pero deja en el aire todo el anuncio realizado el viernes por Economía. Es decir, realmente, es imposible saber cuándo dinero le van a dar a un preferentista por sus acciones, una vez que decida canjearlas (también puede decidir quedarse como accionista de la entidad, pero sin que la opción parezca rentable en ninguno de sus extremos).

El proceso es aún más complejo, si cabe, porque estamos hablando de quitas medias. En realidad, el descuento que se ha anunciado depende de cada emisión de estos productos financieros porque, incluso dentro de una misma entidad, tenían distinta rentabilidad. Es decir, el descuento de unas preferentes que se emitieron con una rentabilidad esperada del 4% será mayor que las que tenían una rentabilidad futura del 6%.

El mecanismo sube en dificultad si el instrumento que se posee son las llamandas preferentes con vencimiento, pues el cálculo se hará multiplicando cada mes que falte para el vencimiento por un coeficiente reductor del 1,5%. Sin duda, lo más práctico es consultar de forma individual en la entidad financiera sobre el valor final de la inversión.

Este mecanismo que rige en NovaGalicia Banco es el mismo para Catalunya Banc y solo difiere la quita inicial aprobada hoy. En el caso de la entidad catalana el recorte medio para las preferentes es del 61% y del 40% para la deuda subordinada perpetua. También se ha dado a conocer la valoración de las participaciones en Banco Gallego, que será de la mitad de su valor en el caso de las preferentes y del 39% para la deuda subordinada perpetua.

Finalmente, se da la circunstancia de que el Fondo de Garantía de Depósitos pasará a ser accionista de las entidades gallega y catalana al quedarse con sus acciones.

Bankia tendrá un sistema diferente

El caso de Bankia, la única entidad cotizada de las tres, el proceso de conversión de las preferentes es algo más sencillo, pero también, con unas pérdidas posiblemente más abultadas. Así, los preferentistas y propietarios de deuda subordinada de la entidad podrán canjear sus participaciones por acciones de la entidad, que sí se pueden convertir en dinero al poder venderlas en el mercado cotizado. El recorte medio para los tenedores de preferentes es del 38% y del 36% en la deuda subordinada perpetua.

El problema es que ahora mismo esas acciones de Bankia no valen prácticamente nada. Nadie quiere comprarlas. ¿Qué hará el Frob para que los preferentistas puedan obtener alguna compensación?

Para hacer el cálculo, el Frob ha tenido que fijar el precio nominal de los títulos de Bankia que como se suponía se ha quedado en 0,01 euros por acción. Para completar esta operación, Bankia tendrá que hacer una ampliación de capital con la que entregar acciones del banco a las personas que antes tenían preferentes.

Después llevarán a cabo un proceso llamado 'contrasplit', que es lo contrario a una ampliación de capital. Las acciones se vuelven a reagrupar y por cada cien títulos que tiene cada accionista pasa a tener uno que vale un euro. Se reduce el número de títulos para que el valor pueda volver a negociarse en el parqué (no es posible que un título cotizado valga menos de 0,01 euros, así que hay que hacer este truco para que pueda fluctuar su precio de nuevo).

Las pérdidas por esta operación se prevén cuantiosas para los accionistas, entre los que destaca el Estado como mayoritario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha