eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Opinión

Sobre el honor y el buen nombre. En torno a una demanda judicial

"Indigna que, quien nunca tuvo consideración con el honor y el buen nombre de tantos ofendidos, reclame para sí respeto y consideración. Indigna que, quien hizo del insulto la principal arma de sus escritos, se diga ofendido por los supuestos insultos recibidos".

- PUBLICIDAD -

En Extremadura hemos soportado durante años la existencia de varios blogs ultraderechistas que quisieron conseguir mediante la descalificación y el insulto lo que sus propias facultades y recursos no les permitían: desarrollar una crítica sólida y fundamentada de las investigaciones que sobre la historia de la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y la ocupación de la región se habían ido publicando desde la transición. Uno de esos blogs era escrito por Antonio Manuel Barragán Lancharro, natural de Monesterio, y destacaba por la agresividad y los ataques personales a numerosos historiadores, políticos y juristas.

Las personas afectadas por los ataques de Barragán desde 2010 a 2014 forman una amplia nómina entre las que están Cayetano Ibarra, José María Lama, Julián Chaves, Francisco Espinosa, Justo Vila, José Manuel Corbacho, Cristina Almeida, Carlos Jiménez Villarejo, Baltasar Garzón, Guillermo Fernández Vara, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, José Antonio Griñán, Manuel Muiño, Miguel Herrero, Virgilio Zapatero, Ramón Jáuregui, Pedro González-Trevijano, Amelia Valcárcel, Carlos García de Andoin, Alicia Alted, Ricard Vinyes, Carme Molinero, Hilari Raguer, Feliciano Barrios o Francisco Ferrándiz.

A algunos de ellos dedicó Barragán calificativos como “seudohistoriadores”, “marxistas”, “propaladores de falsedades”, “manipuladores”, “subvencionados”, “totalitarios”, “adscritos a la mamandurria”, “mentirosos”, “idiotas”, “corruptos morales”, “caciques”, “estafadores” y “conspiradores” (contra él). Ninguno de los afectados, que no hicieron ni caso a su blog, le puso una demanda, que para todos hubiera sido un engorro y para Barragán una ocasión para figurar.

Los insultos, que constituían práctica habitual de los escritos de Barragán Lancharro, fueron criticados y denunciados por Juan Antonio Cortés Avellano y un colaborador mediante otra publicación digital: “Badajoz y la guerra (In) Civil”. Pero la inquina de Barragán fue en aumento. Llegó incluso a utilizar el pasado de los padres de algunos de los historiadores y políticos a los que atacaba, intentando alardear –con retorcimiento y exageración− de que para él sus vidas no tenían secretos.

Finalmente, quizás consciente de que sus escritos estaban llenos de falsedades e insultos, cerró el blog en 2014 y eliminó de la red todo rastro de sus escritos y comentarios para que no le perjudicaran en el trabajo que inició como abogado en un bufete de Cáceres. Al mismo tiempo, interpuso una demanda a Juan Antonio Cortés Avellano y al colaborador por supuestos daños a su honor y buen nombre, reclamándoles seis mil euros a cada uno y el pago de las costas del juicio, que se celebrará en Cáceres el próximo día 10 de noviembre de 2015.

Después del historial de Barragán Lancharro suena a broma pesada su demanda. Indigna que, quien nunca tuvo consideración con el honor y el buen nombre de tantos ofendidos, reclame para sí respeto y consideración. Indigna que, quien hizo del insulto la principal arma de sus escritos, se diga ofendido por los supuestos insultos recibidos. Indigna que, quien tantas veces ha manchado el buen oficio del historiador con sus continuos recursos a la mentira y al sectarismo, pretenda dar lecciones de dignidad. Indigna que, quien ahora oculta deliberadamente los insultos que durante tantos años profirió, pretenda seguir su ejercicio de simulación haciendo creer a la justicia que nunca hizo nada para merecer la crítica pública. Quien ahora se arroga el papel de víctima ofendida fue durante mucho tiempo verdugo y ejecutor de ofensas continuas. Él es el responsable del descrédito al que cree sometido su nombre y honor.

Por todo ello, consideramos que debe ser desestimada la demanda que ha interpuesto contra quienes sólo pretendieron que cesara su actitud.

Badajoz, 2 de noviembre de 2015

Firmantes:

Francisco Espinosa Maestre, José María Lama Hernández, Cristina Almeida  Castro, Julián Chaves Palacios, José Manuel Corbacho Palacios, Cayetano Ibarra Barroso, Justo Vila Izquierdo, Fernando Ayala Vicente, Rafael Barrientos Vega, Isidoro Bohoyo Velázquez, Felipe Cabezas Granado, Ángel Calle Gragera, Moisés Cayetano Rosado, Francisco Cebrían Andrino, Juan Carlos Doncel Domínguez, Eva Fernández, Juan García Pérez, Luciano Fernández Gómez, Ramón González Cortés, Libertad González Nogales, Cecilio Gordillo Giraldo, Ángel Hernández García, José Francisco Gras Muñoz, José Hinojosa Durán, Juan Antonio Inarejos Muñoz, Fernando Jiménez Berrocal, Guillermo León Cáceres, Juan Carlos López Díaz, Antonio Doroteo López Rodríguez, Hortensia Méndez Mellado Andrés Moriano Saavedra, Agustina Merino Tena, Esteban Mira Caballos, Ángel Olmedo Alonso Antonio Orihuela Parrales, José Pecero Merchán, Jordi Pedrosa, Manuel Pintor Utrero Julio Recuero, Juan Santos Rincón Morales, Jesús Carlos Rodríguez Arroyo, José María Sánchez Torreño, Sergio Riesco Roche, César Rina Aparicio, Francisco Javier Rodríguez Jiménez, Desiré Rodríguez Martínez, Francisco Villena Díaz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha