eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Los vecinos de Tornavacas recrean la leyenda que da nombre al municipio

La teatralización de la leyenda "Ya tornan las vacas" se realiza el próximo 1 de mayo

Se recrea uno de los capítulo de la Reconquista, que enfrentó a moros y cristianos 

- PUBLICIDAD -
Iglesia de San Miguel Arcángel, Tornavacas / www.turismovalledeljerte.com

Iglesia de San Miguel Arcángel, Tornavacas / www.turismovalledeljerte.com

Los vecinos del municipio cacereño de Tornavacas recrean el próximo 1 de mayo en distintas localizaciones del pueblo la leyenda "Ya tornan las vacas", que da nombre a la localidad y que se enmarca dentro de la Batalla de la Vega del Escobar en el siglo X.

La teatralización de la leyenda se realiza en el marco de la celebración de la X Semana de la Montaña de Tornavacas, organizada por el Grupo de Montaña y Senderismo del municipio, y a la que se ha sumado todo el pueblo. 

Desde hace varios años la población celebra y recrea la leyenda con el objetivo de "recuperar y vivir sus raíces y tradiciones y el legado que dejaron sus antepasados que habitaron estas tierras antes que ellos".

Se trata de una representación teatral en la que participan más de una treintena de actores y actrices lugareños, dirigidos por Germán Mira de Cabo. Vecinos y visitantes se suman portando ropas austeras, con antorchas, con cencerros y con una gran vara al objeto de poder formar parte desde dentro de la celebración.  

La leyenda

Según cuenta la leyenda, en tierras del Aravalle, en el sitio conocido por la Vega del Escobar, durante la Reconquista las huestes del rey leonés Ramiro II entablaron una dura contienda con los musulmanes, quienes pusieron en grave apuros a los combatientes cristianos.

De este mal trance vinieron a sacarles los vaqueros de las sierras cercanas, que recurrieron a una estratagema, utilizada ya por los cartagineses, de colocar teas encendidas en los cuernos de las vacas y dirigir éstas hacia las tropas musulmanas.

Al contemplar tan grande iluminaria que descendía, y al creer que se trataba de un ejército considerable que acudía en auxilio de los cristianos, los hijos de la media luna huyeron "despavoridos" en medio de la noche hacia la población de Ambroz, hoy Plasencia.

Una vez que el engaño había funcionado, el caudillo cristiano ordenó el regreso de los astados que bajaron el Puerto Xerit: "Torna-vacas", exclamó a su lugarteniente. Y el punto exacto donde se produjo el retorno de las reses pasó a designarse, en conmemoración del acontecimiento histórico, Torna-vacas, que mantuvo durante varios siglos esa misma grafía que separa las palabras del sintagma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha