eldiario.es

Rajoy renuncia pero no dimite

La estrategia de Rajoy es transparente: quiere que pase primero Pedro Sánchez, que se estrelle, que le maten en el PSOE y pactar su investidura con el que llegue más tarde.

- PUBLICIDAD -

Mariano Rajoy renuncia pero no dimite. Se escapa del Congreso pero se queda en La Moncloa. Quiere conservar sus derechos, aunque se fume un puro con sus obligaciones. En una decisión sin precedentes y bastante impresentable, el presidente en funciones acaba de decirle que no al jefe del Estado. No, pero solo por un rato, que ahora los tiempos le van mal. No, pero no es un adiós, es un hasta luego; hasta que las presiones políticas y económicas –esos "mercados" de los que habla cada vez que le ponen un micrófono delante– le hagan el juego sucio y le permitan seguir en el poder, a pesar de la mayoría absoluta parlamentaria que hoy, merecidamente, tiene en su contra.

Rajoy admite que no ha sido capaz de lograr un solo apoyo en todo el Parlamento en un mes y dos días que han pasado desde las elecciones: ni uno solo, salvo el presumible voto favorable desde el grupo mixto del comisionista Gómez de la Serna. Es una soledad superlativa y digna de estudio: tiene mérito no lograr un solo aliado en un Congreso con 14 fuerzas políticas distintas.

Aun así el "ganador" de las elecciones saca como conclusión que la culpa es de los demás y pide "pedagogía política". Una pedagogía que, al parecer, consiste en ignorar que España es una democracia parlamentaria y esperar a que todos los demás se rindan y le voten porque sí, porque yo lo valgo. El presidente en funciones con "la agenda muy libre" ni siquiera ha tenido tiempo para hablar con su aliado más a mano, Ciudadanos. Pide acuerdos de altura pero no propone nada, más que una vacía repetición de tópicos sobre los españoles de bien y la unidad de España.

La estrategia de Rajoy es transparente: quiere que pase primero Pedro Sánchez, que se estrelle, que le maten en el PSOE y pactar su investidura con el que llegue más tarde. Su táctica para ayudar a este fin consiste en demonizar a casi un tercio de los españoles –a todos aquellos millones que votan a Podemos o a los nacionalistas– para eliminarles de cualquier acuerdo de Gobierno y así torpedear la investidura de Sánchez. Como Rajoy no puede pactar con ellos, quiere aislarles tras un cordón sanitario, como se hace en Francia con Le Pen o se hizo durante años con Batasuna.

Ayer mismo, Rajoy aseguró que "evidentemente" se presentaría al debate de investidura, que "tenía fuerzas", que era "su responsabilidad". Hoy es evidente que de nuevo nos mintió, por mucho que utilice la oferta de Pablo Iglesias al PSOE como excusa para hacer un nuevo plasma.

La jugada de Rajoy se entiende mejor cuando se mira al calendario: los dos meses para elecciones que empiezan a contar desde que se celebre el primer debate –que ahora se retrasa– y, más importante, el calendario interno de los socialistas. Rajoy quiere estirar las semanas para que Pedro Sánchez fracase en la investidura y al PSOE le dé tiempo a enterrarlo: a celebrar un nuevo congreso que encumbre a Susana Díaz –o a quien escoja la presidenta andaluza– y lograr la investidura o unas nuevas elecciones. Lo que haga falta, con tal de seguir en La Moncloa.

¿Y un pacto de izquierdas?

La maniobra de Mariano Rajoy traslada la presión a Pedro Sánchez, pero no lo saca de la partida. No está en su mano. El PSOE quedó desconcertado por la osada propuesta de Pablo Iglesias, una jugada política que admiten como brillante hasta los dirigentes socialistas que vieron su rueda de prensa como el primer acto de campaña.

Con su oferta, Podemos sale del callejón sin salida en el que habían quedado atrapados en este último mes –esa línea roja del referéndum que una parte importante de sus votantes y algunos de sus socios tampoco entendía– y obliga al PSOE a mover ficha. Es una maniobra maestra: si sale el pacto, Pablo Iglesias será vicepresidente. Si no sale, líder de la oposición, porque Podemos podrá culpar a los socialistas de ser los responsables de que Rajoy siga vivo y que se repitan unas elecciones donde estará mucho más cerca el sorpasso. Pese a que Iglesias había dicho en mil ocasiones que no entraría en un Gobierno que no liderase Podemos, su capacidad para cambiar el discurso sin sufrir tanto desgaste como sus rivales sigue siendo pasmosa. Es como ver a una lancha fueraborda maniobrando a toda velocidad entre trasatlánticos.

Iglesias acertó de lleno en la estrategia y recuperó la iniciativa, aunque cometió un patinazo en su ejecución: esa frase sobre "la sonrisa del destino" que podría permitir a Sánchez ser presidente, que es tan despectiva como inoportuna y probablemente improvisada. No es coherente ofrecer un pacto mientras te ríes en la cara de aquel con el que dices querer negociar. Aun así, el acuerdo para "un gobierno de cambio" es posible y deseable, por mucho que una parte del PSOE antes prefiera ver a su líder defenestrado que en La Moncloa.

Pedro Sánchez ha conseguido algunos imposibles: juntar en el mismo bando y en su contra a Rubalcaba y a Chacón, a Madina y a Susana, a Felipe y a Zapatero, a Bono y a Guerra… La heterogénea coalición antiSánchez de barones socialistas y el viejo senado de Suresnes es enorme y muy variada; los mismos que antes le encumbraron y alguno más. Sin duda, es la corriente mayoritaria entre los principales referentes del partido, que abiertamente admiten que se equivocaron cuando apostaron por él.

Los numerosos críticos presentan a Sánchez y a su cada vez más escaso equipo como unos temerarios dispuestos a cualquier cosa con tal de no tener que abandonar la política. No es muy normal ver a un candidato con serias posibilidades de llegar a la presidencia del Gobierno a punto de ser defenestrado en el mismo momento en el que está negociando. En acertada metáfora de Fernando Garea, es como ver a un artificiero decidiendo si corta el cable rojo o el azul para desactivar la bomba mientras el resto de sus compañeros le da collejas. La duda es si tanta presión no acabe por hacer más fuerte a Sánchez. No hay muchos votantes socialistas que logren entender por qué tantos líderes del PSOE, en vez de cumplir con ese pacto de izquierdas que ya funciona en sus propias autonomías y ayuntamientos y que es el favorito en todas las encuestas, prefieren matar a su secretario general, y que siga Rajoy de presidente.

A pesar de que la división del PSOE juega en su contra, la posibilidad de un gobierno de coalición con Podemos e IU está hoy más cerca que hace una semana. La línea roja del derecho a decidir se ha desdibujado, aunque siga faltando la abstención y algún voto a favor de los nacionalistas. La respuesta que dio Sánchez a Pablo Iglesias no fue un no, sino un más adelante porque ahora aún no tocaba. Lo que no sabía el líder del PSOE es que ese más adelante sería solo unas horas más tarde.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha

sobre este blog

Ignacio Escolar

Ignacio Escolar es periodista. Es el director de eldiario.es. Autor de escolar.net y analista político en La Sexta. Más en www.escolar.net/about.

Promo hazte socio de eldiario.es
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -

Recibe nuestros boletines

Se produjo un error, inténtalo más tarde

Muchas gracias

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -